Temporal

 REUNIÓN DEL 17/02/2021

 

L. 00:28:18 Despedida en la estación

1.               Divaldo siente la necesidad de irse. “De quedarme aquí, nunca sabré quién soy de verdad”. Al fin y al cabo, no siempre podremos encontrar nuestro destino en el sitio donde estamos. Hay veces que toca irse, otras veces no. Es la aventura de la vida: “buscad y hallaréis”, dijo Jesús (Evangelio según San Lucas 11,9). Pero los amigos y la familia, con sus buenos y malos consejos y ejemplos, son una excelente forma de aprender. Es dolorosa, pero es menos dolorosa que pasar por la propia experiencia de nuestros propios errores.

M. 00:30:19 En casa de Doña Laura

2.             Llega a su habitación, que está llena de espíritus amigables. Eso le facilitará cargarse de energía positiva. La casa de Doña Laura tuvo que ser una fuente muy importante para la evolución de Divaldo.

3.             Da limosna. La compasión con los necesitados es algo que nunca debemos olvidar. Recomiendo leer el artículo La caridad (2), donde se explica que cuando alguien está en la calle pidiendo, es porque tiene necesidad. Estar pidiendo en la calle tiene que ser verdaderamente duro, es algo que a nadie le gustaría que le pasara. La compasión no implica sufrir, sino comprender; com-pasión, comprender-la-pasión (ver definición en Diccionario) También hay otro artículo que habla de los “profesionales de la caridad”, donde indica “entregar una pequeña cantidad de dinero a alguien que esté en la calle pidiendo, puede aplacar vuestras conciencias, pero hay personas que viven de eso. Ellos os dan lástima y vosotros les dais dinero” (ver artículo Una nueva sociedad). Muchas veces no sabemos hasta qué punto hacemos bien, porque dar limosna a alguien así es contribuir a mantenerlo en esa situación. Pero no se puede dar una respuesta que sirva para todas las situaciones. Hoy puedes encontrarte con una persona que pide y sientes que no debes darle y otro día ves a la misma persona y sí le das. En los dos casos, sale de tu corazón lo que haces, y la intención es lo que cuenta para Dios (ver artículo Utilizar animales de laboratorio). Tenemos que entender si nuestra intención está sostenida en el amor o no. Todo en la vida tiene una finalidad (ver artículo Valorar los defectos o sufrimientos), pero eso no significa que tengamos que ser pasivos ante todo lo que ocurre.

4.             “Las comunicaciones mediúmnicas son muy desgastantes”, especialmente si se establecen con espíritus atormentados o sufrientes, ya que hay intercambio energético del espíritu que más luz tiene al que tiene menos. En este caso, el médium perderá energía, que recibirá el espíritu sufriente. Al finalizar la sesión, el Guía Espiritual debe regenerar la energía desgastada del médium, para evitar que pueda enfermar. El desgaste energético afecta mucho a la salud, y un ejemplo se puede ver en esta pandemia, donde el miedo baja mucho las defensas, y muchas personas pueden padecer enfermedades, solo por el miedo generado, por la bajada de ánimo (la palabra “ánimo”viene de “alma”).

5.             “Las reuniones mediúmnicas son trabajos muy serios. Así como necesitamos la espiritualidad, ella también nos necesita”. Las enseñanzas de los Hermanos Espirituales elevados son nuestro gran regalo espiritual, pero la ayuda a las almas atormentadas es nuestra gran contribución. Recomiendo leer los artículos El consumo de energía del médium durante la canalización y, El cansancio del médium tras canalizar.

En relación con las enseñanzas de los Hermanos Espirituales elevados, sería muy difícil para nosotros que, a través de la experiencia, pudiésemos adquirir toda esa sabiduría. Un ejemplo de ello se muestra a partir del minuto de este vídeo, que recomiendo escuchar completo, donde se hace referencia a que tribus nativas descubrían remedios terapéuticos en la selva. Aquí se demuestra que hay “algo” que está fuera del conocimiento experimental, y que podría ser, muy posiblemente, las enseñanzas de espíritus que les pudieran transmitir la información que necesitaban. En el punto 93 de este documento se incluirá un ejemplo de ello.

Nos han repetido en varias ocasiones que utilicemos un procedimiento sistemático para perfeccionarnos, para ir incorporando capacidades por medio de la práctica, de modo que podamos tener preparada nuestra “buena actitud” ante sucesos previsibles, en lugar de tener que observar los errores cometidos. Esto nos facilita el progreso basado en el éxito, en lugar que basarlo en la reparación del error.

También es importante la dosificación, ya que es necesario asimilar lo que aprendemos, y demasiada información es como demasiada comida, que no se puede asimilar bien. Lo bueno acaba siendo perjudicial.

En cuanto a la ayuda a las almas atormentadas, una vez preguntamos a los Maestros Espirituales si podría ser más fácil que los desencarnados pudieran apoyar a los sufrientes desencarnados. La respuesta fue tan evidente que nos costaba comprenderla por nosotros mismos. Nos dijeron que todos los espíritus se atraen entre sí por afinidad, y un espíritu sufriente, por ejemplo, que le guste el alcohol, será atraído por los encarnados afines, que estarán bebiendo. Y los desencarnados todavía sufrirán más, porque no podrán beber ellos. Así, de acuerdo con nuestros defectos y virtudes, los espíritus serán atraídos por nosotros. Y si, por nuestros defectos, atraemos a hermanos con problemas similares, y les mostramos cómo podemos superarlos, les estamos dando la oportunidad de que en sus próximas encarnaciones estén más preparados para poder elevarse por mérito propio, ya que tendrán registrado ese aprendizaje de ejemplo. El ejemplo es la mejor enseñanza que podemos recibir y que podemos dar.

Y no es necesario estar viéndolos, ni sufrir por ellos (ver artículo La compasión). El hecho de hacer oración por ellos es una excelente forma de enviarles energía amorosa (ver artículo Enseñanzas sobre la oración), y esa energía es la única que, cuanta más das, más crece dentro de ti. Divaldo dice que tiene una larga lista de personas por las que hace oración todos los días, porque cada vez que un espíritu sufriente, encarnado o desencarnado, recibe una oración personal, es como si recibiese un soplo de aire fresco. En el libro de Yvonne A. Pereira “Memorias de un Suicida” (descargar) se explica el alivio que reciben “esos infelices para los que existe un solo bálsamo: - la oración de las almas caritativas”. Asimismo, también explica en esta obra que “los médiums deberían contribuir con grandes parcelas de sus propias energías para alivio de los desgraciados que les golpeaban la puerta”. Por último, en el prefacio de esta obra, Leon Denis expresa “¡Y si las lágrimas alguna vez rocían tus mejillas, al paso de un lance más dramático, no resistas contra el impulso generoso de exaltar tu corazón en oración piadosa, por aquellos que se retuercen en las trágicas convulsiones de la inconsecuencia de infracciones contra la Ley de Dios!”

N. 00:31:26 Llegan a la primera reunión mediúmnica

6.            “Puede que incluso un espíritu se manifieste a través tuyo”. Las reuniones mediúmnicas no pueden garantizar el contacto con los espíritus, porque existen unos requisitos, como ya ocurrió cuando el hermano de Divaldo lo atormentaba sin mala intención, pero en ese momento no podían comunicarse entre ellos (ver escena Llega Doña Laura).

Esta escena nos puede hacer comprender que los demás nos pueden estar causando daño sin intención, y que nosotros también podemos cometer este error, no solamente en el plano espiritual, también en el físico. Esta enseñanza nos permite dar un salto evolutivo muy importante, ya que nos permite hacernos conscientes de los errores cometidos, cosa que nos pasaba desapercibida anteriormente, quedando pendiente compensar el daño causado. Hacer el bien es la forma de ir compensando nuestros errores. Es como tener una cuenta corriente, con ingresos y gastos, con actos buenos y malos.

7.             La principal tarea del médium principiante es aprender, el resto se va manifestando de forma natural.

La experiencia compartida facilita mucho el desarrollo de las cualidades de cada participante, al entrar en sintonía con otras personas que tienen vibraciones similares, potenciándose mutuamente.

O. 00:31:46 El espíritu atormentador del médico

8.             El médico está tratado por la energía que le aporta con las manos el hermano encarnado (Pallarés), y con la intervención de otro médium, que intenta dirigir la comunicación. En ese momento estaba aplicando energía sin mover las manos. El hecho de mover las manos o no carece de importancia, depende de los impulsos que reciba el pasista, de acuerdo con la ayuda que recibe.

9.            El espíritu atormentador es el que más sufre. Cuanto más daño produce, más daño se hace a sí mismo, ya que aumentan más y más su deuda como consecuencia de sus intenciones.

Se siente solo en el hospital, quiere que el médico sufra los mismos dolores que está sufriendo. Culpa al médico de haber muerto porque rehusó a atenderlo por ser “sucio y pobre”. Cuántos médicos pueden sufrir obsesiones como consecuencia de que sus pacientes hayan creído morir por desinterés del doctor, ¡incluso aunque hayan hecho todo lo posible! Es posible que actitudes de distanciamiento que puedan tener algunos profesionales sanitarios podrían estar influidas por sentir que esto podría ocurrir, aunque esto no tiene por qué darse de forma necesaria.

Cuando las personas sufren mucho durante su proceso de desencarnación, y si responsabilizan de ese sufrimiento a alguien y no tienen suficiente elevación espiritual, al entrar en el mundo desencarnado puede quedar adherido a esa persona y hacerle sufrir, siempre de acuerdo a la afinidad fluídica o espiritual que tengan. Porque si el médico del ejemplo tiene un nivel espiritual más elevado, eso no puede suceder. Esto nos explica la trascendencia que tiene el juramento hipocrático, ya que el comportamiento moral va más allá de todo lo visible y tangible. La humanización de la medicina se está desarrollando progresivamente, lo cual es muestra de que la humanidad sigue progresando, y todos tenemos unas capacidades y unas responsabilidades, y a través de ellas podemos influir en otras personas y en el progreso del mundo (ver artículo La misión).

No obstante, el hecho de tener un vicio no es consecuencia de tener espíritus obsesores, ni tener un vicio hará que necesariamente aparezcan. De hecho, es incluso posible que un defecto de alguien pueda servir para que desarrolle la resignación, y para que otras personas puedan aprender también, por lo que no se debe juzgar a nadie.

Imaginémonos una ciudad llena de imanes. Si aparece un trozo de hierro, se pegará al primer imán que se encuentre y los demás seguirán como estaban. La atracción de espíritus con defectos semejantes a los propios es algo parecido, pero es algo que solo concierne al obsesor y al obsesado, y ambos tienen la oportunidad de perfeccionarse al desarrollar la consciencia y seguir las fases del perdón de los pecados (ver artículo El perdón de los pecados). No obstante, hay más espíritus desencarnados que encarnados

10.         El médium está ordenándole que se vaya, pero no tiene suficiente luz como para hacer como Jesús y sus apóstoles, que “expulsaban a los demonios”. Este médium no tiene bien comprendida la Ley del Amor. Uno de los muchos ejemplos de los Evangelios aparece en San Lucas 11,14: “Estaba Jesús echando fuera un demonio, que era mudo; y aconteció que, salido el demonio, el mudo habló; y la gente se maravilló”. Este tipo de hechos se han producido a lo largo de toda la historia de la humanidad, pero la ciencia no puede analizar y demostrar muchos de los casos porque no se reproducen de un modo sistemático.

11.            El espíritu obsesor, en lugar de irse, contraataca, difamando al médium.

12.          Doña Silvina, en lugar de intentar expulsarlo, le da la bienvenida y, pese a las resistencias del espíritu, continúa diciéndole que son hermanos, hijos del mismo Padre. La luz de Doña Silvina sí es suficientemente fuerte como para conmover al espíritu, que le pide ayuda.

13.          El espíritu siente de forma recurrente la agonía de su muerte, donde perdió mucha sangre. Esto parece que ocurre en muchos casos de muerte con sufrimiento, donde el espíritu compensa el daño producido por su comportamiento anterior, tanto encarnado como desencarnado, con la recurrencia de la agonía de su propia muerte.

14.          Doña Silvina no discute con el espíritu, sino que lo comprende y, aprovechando que muestra un mínimo de atención, le explica que “devolver el mal que te hizo no te compensará. Si hoy tú te vengas, mañana él también hará lo mismo, y el odio se extenderá por siglos”.

15.          Surge un punto fundamental: el amor por los que te han hecho daño, que son las primeras personas por las que tenemos que orar, seguidas por las personas que sentimos que sufren. Es lo que más bien nos puede hacer, siempre que no lo hagamos desde un punto de vista egoísta. Doña Silvina muestra que “no hay hipocresía al amar a los que nos odian”. Jesús lo expresó claramente cuando dijo: “amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen; bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian” (Evangelio según San Lucas 6,27-28). Hay que entender los efectos de las cosas, y el hecho de orar por las personas que nos caen mal es una forma maravillosa de poder volver a contactar con ellas en el nivel vibratorio del amor. Y Doña Silvina lo explica de un modo magistral: “mi deseo no es que él quede libre de ti, sino que tú quedes libre de él, porque eres tú el que más sufre”.

Cuando entramos en el circuito inacabable del odio, no hay forma de mejorar. Pero cuando se adquiere la consciencia de la situación, nos damos cuenta de que podemos ser protagonistas de la realidad en la que vivimos porque, de hecho, lo somos. Y de acuerdo con todo lo que transmitamos, estamos creando a nuestro alrededor, o un jardín o un desierto. Depende única y absolutamente de nosotros, independientemente de lo que hagan los demás. Y eso es fundamental comprenderlo, porque dejamos de culpar a los demás de lo que nos pasa y asumimos nuestra realidad y nuestro destino. Nos otorgamos la verdadera libertad.

16.          “Un perdón sincero puede demorar muchos años, pero atormentando a este hombre, que es médico, también pondrás en riesgo la vida de otras personas”. Muestra así las graves consecuencias y responsabilidades que suponen sus actos.

17.           “Eres un ser semejante a Dios, y Dios no es vengativo”. Somos hijos de Dios, que nos hizo a su imagen y semejanza (Génesis 1,26). Si Dios fuese vengativo, nos habría extinguido hace miles de años.

18.          “Si aún no puedes perdonar, al menos, disculpa su ignorancia y aléjate”. Recuerda a Jesús, cuando en la cruz pidió por sus verdugos (Evangelio según San Lucas 23, 34). Y le pide al espíritu obsesor que también perdone al médico.

Este esfuerzo se facilita cuando actuamos “como si” ya lo hubiésemos conseguido, “como si” ya lo hubiésemos perdonado. Así, cuando nace en nosotros un sentimiento que no deseamos, ya sea de indignación, de rabia, de odio, podemos atenuarlo, transformarlo, neutralizarlo, si actuamos “como si” estos sentimientos no existiesen, es decir, transformamos estos sentimientos en comprensión de nuestras limitaciones, en autocompasión, desarrollando amor, primero, por nosotros mismos, y después por el objeto sobre el que se dirigían esos sentimientos no deseados. Así, donde ponemos la atención, ponemos la energía y la vida, y podemos transformarnos por medio de esta práctica consciente. Pero no es cuestión de reprimir los sentimientos, hay que dejarlos fluir, permitirles que se vayan, enviarles amor y comprensión, siendo conscientes de que estamos liberándonos de esos lastres que nos dificultaban avanzar en el camino de Dios. Entendemos que dirigimos nuestra vida de acuerdo a la ley del amor, y que podemos evolucionar, no a través del dolor, sino por medio de la comprensión.

Este proceso está relacionado con el efecto placebo, ya que la fe, la confianza en que se va a producir el efecto, es la condición imprescindible para que logremos ponerlo en práctica. Como dijo Henry Ford, “tanto si crees que puedes como si no, tienes razón” (ver artículo La fe).

19.          “Hoy estamos en dimensiones diferentes, si no, te tomaría en mi regazo y cuidaría de tus heridas, pero estaré contigo, en pensamiento y sentimiento, todos los días, hasta que encuentres la paz”. La dimensión física y la espiritual son, simplemente, niveles vibratorios diferentes que, como ondas de radio, están todas presentes, pero solo se capta aquella sobre la que se sintoniza, sin percatarnos de las demás. También le explica que le acompañará “en pensamiento y sentimiento”, que son los generadores de todo lo que existe. La oración debe basarse, esencialmente, en ello (ver artículo La oración de ayuda a otras personas).

20.       Doña Silvina le envía energía a través de la palma de su mano, para que el espíritu comprenda que no solo son palabras, sino que la energía fluídica consoladora lo impregna de amor, y el obsesor se retira. A continuación se puede observar cómo Doña Silvina necesita un momento de introspección para reponerse del desgaste experimentado.

21.          “No es la palabra, es la autoridad moral. No es el tono de voz, es el tamaño del amor. Todo está interconectado. Sin amor, no hay solución”.

Las palabras, si no van apoyadas en los sentimientos, están vacías, pero si van cargadas de sentimiento, arrasan. El sentimiento permite que la comunicación se impregne de una vibración muy potente, que es captada por las personas y permite que se produzca el contacto corazón-corazón y mente-mente. Así el sentimiento es la llave que abre la puerta, y permite que llegue el mensaje y produzca el efecto beneficioso deseado. Esta enseñanza se puede aplicar constantemente, todo el día, comenzando por nosotros mismos y por nuestra familia, y continuando con todo y con todos. Y los demás no tienen nada que ver, no influyen en nuestra decisión de actuar en base a la ley del amor.

En la relación con los espíritus no hay engaños que funcionen, porque la comunicación se transmite a nivel espiritual, donde las palabras no importan. Así, en la oración, no es importante el texto, sino el sentimiento (ver artículo La labor diaria de la oración por los desfavorecidos y el progreso espiritual y moral).

 

Más información:

Continuará tras las siguientes reuniones, pendientes de celebrarse. Si deseas participar puedes Contactar o suscribirte.

Índice

Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Contactar o suscribirse

La Ley del Amor