Las vibraciones de amor y miedo

You can translate this web with Google Crome

Comunicación Espírita realizada el 17/03/2020 (transcripción íntegra)

 

Contenidos:

-         Amor VS. Miedo.

-         La actitud.

-         La responsabilidad de apostolado en la información que compartimos.

-         La importancia de la práctica.

-         Buscar las ocasiones.

-         Somos elementos para introducir la evolución.

-         Contrastar la información. Más vale el silencio que la mentira.

-         Crecer en responsabilidad.

-         La atención y la intención.

-         Crecimiento en toda experiencia.

 

SOLICITUD

 

En el nombre del Padre Eterno, pido a los Hermanos de Luz que me transmitan las enseñanzas, para que pueda difundirlas para bien de la humanidad.

 

Queridos hermanos, os quiero pedir que informéis sobre los valores y los sentimientos del amor y del miedo, que tanto nos están afectando en esta situación actual.

 

RESPUESTA

 

El amor es la fuerza de Dios, es la forma de manifestación de Dios en todas las cosas y en todas las criaturas. Ante los hechos de la vida, cuando existe incertidumbre, cuando el desconocimiento, la ignorancia, cuando falta la confianza en nosotros mismos, cuando desconocemos lo que es la realidad de un entorno amigable y solo percibimos hostilidad en nuestro alrededor, el miedo nos ataca y se introduce en nuestro interior igual que cualquier otra enfermedad, provocando en nuestro organismo, a nivel psicosomático, verdaderas y terribles enfermedades que nos limitan en nuestro desarrollo humano y evolutivo.

 

Podéis observar la actitud que tienen sanitarios, religiosos, a lo largo de toda la historia, sobre los efectos del amor y del miedo. El amor es la verdadera barrera, es la verdadera vacuna que nos protege de tantas y tantas enfermedades. Amor y miedo son incompatibles, podemos intentar disfrazarlos con cualquier otra palabra o acepción, pero cuando hay cariño, cuando hay altruismo, esas son formas de amor. Cuando hay alegría, cuando hay compasión, esas son formas de amor. Cuando mandamos buenos sentimientos, cuando actuamos con humildad, esas son formas de amor. Pero el egoísmo es miedo manifestado, del mismo modo que la ira, que la impaciencia, que la rabia, todas son formas de miedo. Y nos podemos alimentar de amor o de miedo, de acuerdo a nuestra elección personal, y podemos alimentar a los demás también con amor o miedo a través de nuestros comunicados, de la información que difundimos, incluso con nuestros gestos.

 

Cuando tomamos consciencia de esto, adquirimos una responsabilidad, porque ya conocemos estos efectos y sabemos qué es lo que vamos a producir. Recordad, hermanos, cuál es vuestra misión en esta vida, y todo lo que esté en sintonía con el amor cumplirá la Regla de Oro de Jesús, de hacer a los demás lo que queréis que los demás os hagan a vosotros[1].

 

La situación más catastrófica se resuelve muchísimo mejor con un espíritu amoroso que con un espíritu miedoso. La situación más positiva se resuelve mejor con un espíritu amoroso que con un espíritu miedoso. Por tanto, se puede inducir como corolario que el amor está por encima del miedo en cuanto a resultados positivos para todas y cada una de las actividades que se desarrollan en el mundo y en la vida.

 

Sed consecuentes con ello, y aprovechad esta enseñanza, ponedla en práctica, porque solamente lo que se pone en práctica es útil en la vida y en el espíritu. Recordad como manifestaciones fundamentales del amor el altruismo, la caridad, la compasión, la alegría, la entrega, la ayuda, la comprensión, la inducción a la verdad de forma respetuosa.

 

Buscad todas las ocasiones en vuestra vida para poder actuar de este modo y seguiréis el camino marcado por el Padre Eterno. Recordad lo importante que es vuestra labor de apostolado. Transmitid las buenas enseñanzas, todas las que os lleguen del mejor modo posible, de forma que vuestra inteligencia os haga que os permita llegar a las personas de acuerdo con su condición y capacidad.

 

Vuestras unidades de vida forman, dentro del conjunto de la humanidad, un elemento con el que el Padre Eterno introduce la evolución en todo el colectivo de seres que habitáis el planeta. Escuchad a vuestra intuición. Contrastad la información; tened la calma para contrastar esa información y evitad difundir información que no sea verídica. Más vale el silencio que la mentira, y todos sois responsables de la información que compartís. Porque la verdad es absolutamente importante y está totalmente vinculada al crecimiento espiritual. Creced, pues, en responsabilidad y transmitid lo que realmente permitirá ayudar a todos los hermanos que compartís en vuestra vida.

 

Que la voluntad del Padre Eterno guíe vuestros pasos y que sepáis apreciar esa voluntad en toda su magnitud, para que podáis crecer en la alegría y en la tristeza, en la paz y en la adversidad, manteniendo la atención y la intención. Porque la atención permite captar todas las señales, internas y externas, para poder procesarlas del modo adecuado y correcto. Y la intención os guiará de acuerdo a lo que os dicte la mente y el corazón, según vuestras actitudes. Sed responsables, porque todos respondéis de vuestros actos y de toda vibración que generéis desde vuestro interior. Abríos a la energía purificadora del amor, en la vibración que os llene. Desechad toda vibración negativa. Es vuestra elección, es vuestra responsabilidad y es la consecuencia de vuestra propia existencia.

 

[1] Ver La solución a todo: La Regla de Oro de Jesús

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

Comentarios

  1. Con amor y compasión podemos ayudar a los demás y a nosotros mismos. De la situación actual en la que vivimos; y con miedo ni a los demás ni a ti mismo. Re vuelves desconfiado y temeroso. Con amor confianza y compasión podemos salir de esta

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Índice

Solicitudes de Oraciones

Actividades de apoyo y ayuda