Cinefórum MyE. Reflexiones sobre la película “Divaldo Franco Medium”

Te aconsejo ver primero la película antes de leer este texto. No quiero contarte la sorpresa, porque siempre es mejor cuando las enseñanzas nos llegan de forma espontánea.

 

Puede visualizarse en YouTube, por ejemplo en https://youtu.be/Q8Lq9r6bh1c

Cada sección tiene un link para acceder directamente a su inicio.

Te agradeceré comentarios (contactar)

 

Conclusiones extraídas por todos los participantes en la reunión:

 

Ir a las fechas de celebración de las reuniones:

29 de enero de 2021

3 de febrero de 2021

10 de febrero de 2021

17 de febrero de 2021

 

REUNIÓN DEL 29/01/2021

 

A. 00:03:10 En la casa familiar

1.               Divaldo se siente protegido con su hermana. Hasta tal punto es acertado ese sentimiento que, más adelante, ella le ayuda en un momento trascendental de su vida.

2.             Presentimiento de la madre. Los presentimientos son sentimientos que no tienen una razón evidente donde apoyarse, pero que nos llegan como respuesta a nuestras necesidades, ya sea de nuestro subconsciente o de inteligencias externas.

3.             Aparición de espíritu obsesor y de Joana. El espíritu obsesor, en este caso, lo persigue y acosa desde, al menos, su infancia, y podría ser desde antes, debido a una deuda contraída. Puede ser consecuencia de otros motivos, que voy a publicar próximamente. Joana es el Guía Espiritual de Divaldo, y cumple con su misión de un modo ejemplar. Ya he publicado artículos sobre el Guía Espiritual (ver Indice) y tengo previsto hacer una publicación sobre él.

4.             La madre huele a flores. Además de los presentimientos, tiene facultades sensitivas mediúmnicas. El modo de comprobar las percepciones mediúmnicas es preguntar a los demás si ven, oyen, huelen, etc.

B. 00:04:55 Jugando con el espíritu del indio

5.             Le pide que se vaya, para que no se entere su madre. Uno de los grandes problemas que tienen los médiums, especialmente durante la infancia, es que los demás no les comprenden y, en muchas ocasiones, se burlan de ellos.

6.            La aparición de la abuela, que se identifica por rasgos personales. Este tipo de descripciones, que pueden hacer los médiums visuales, es un método irrefutable para demostrar estas capacidades. Sin embargo, incluso así, muchas personas insisten tercamente en no creerlas. Por eso, es importante respetar la libertad de cada cual, dando testimonios y enseñanzas solo si se presenta el momento oportuno y hay disposición para recibirlos.

C. 00:07:40 Con los niños junto al tren

7.             Los niños le preguntan si ha visto algo extraño hoy, lo que deduce que ya sabían de sus visiones. Otro momento que describe las burlas a las que son sometidos muchos médiums, y de ahí se puede entender que sean muy reservados en difundir estas cosas hasta que tienen fuerza y coraje suficientes como para iniciar su fase de “misión”.

8.             Le invitan a jugar, pero responde que con “el indio”, ya están los necesarios, y los niños huyen despavoridos. El miedo a lo desconocido es otra de las circunstancias limitantes del desarrollo de la información mediúmnica pero, como dijo el Gran Maestro Jesús, “pedid y se os dará”. Porque la vida nos tiene preparadas las enseñanzas para cuando estamos preparados, “cuando el alumno está preparado, el maestro aparece”; solo es necesario que estemos con capacidad y disposición de recibirlas.

D. 00:08:12 En la iglesia

9.            La madre transmite al cura sus inquietudes, y le responde que “esas cosas no existen”. Afirmar o negar lo que no se conoce es absolutamente irresponsable. Sin embargo, no se debe juzgar, porque hay veces que nosotros mismos somos ignorantes, incluso de nuestra propia ignorancia, ya que tenemos aprendidos conceptos erróneos que, dicho sea de paso, son muy difíciles de erradicar, ya que hay que comprender, asumir y “entrenar” con el concepto más depurado hasta que superemos la práctica que teníamos con el anterior. Y eso puede costar mucho tiempo.

10.         La madre vuelve a oler a flores. La mayoría de las cualidades mediúmnicas no son puntuales o momentáneas, sino que se manifiestan muchas veces a lo largo de la vida encarnada.

11.            Joana envía energía con la mano. Es uno de los puntos más importantes para poder transmitirla. En lo que yo conozco, las manos son la mejores fuentes de transmisión de energía amorosa, solo después del corazón. ¿Sabemos todo lo que ocurre cuando saludamos, mostrando la palma de la mano? ¿o cuando la estrechamos con otra persona? ¿o cuando acariciamos? ¿incluso, y como demostración palmaria, cuando nos duele algo y apoyamos nuestra propia mano sobre la parte dolorida? Es lo que hacemos todos, instintivamente, ¡pero, además funciona!

E. 00:09:38 En la casa del cura

12.          El cura se niega a hacer una misa por la hija fallecida, y la madre responde que “Jesús dice que se debe perdonar setenta veces siete”. Pero la iglesia no perdona. El cura está al servicio de la iglesia, no de la palabra de Jesús, y cada cual, de acuerdo a su propia conciencia, debe saber elegir en la vida, porque “no se puede servir a dos señores” (Evangelio según San Mateo 6,24), y es una decisión que toda persona, obligatoriamente, debe hacer en la vida.

F. 00:11:38 En la fiesta

13.          El hermano muere y vuelve a aparecer el obsesor. Porque los obsesores se mantienen próximos al obsesado, aprovechando cualquier circunstancia para intentar disminuir su dolor pero, como consecuencia de su ignorancia, pretenden influir negativamente, lo que les reporta más dolor.

G. 00:12:16 En la oración familiar

14.          Divaldo se cae. El médico no sabe, pero da una respuesta sin fundamento. Al igual que el cura, también responde sin saber, movido por la necesidad de mantener su estatus. Desgraciadamente, la mayoría de las personas no admiten que un sacerdote o un médico no tengan respuestas en sus ámbitos, y el orgullo les dificulta actuar con la sinceridad necesaria.

 

REUNIÓN DEL 03/02/2021

 

H. 00:13:16 Llega Doña Laura

15.          Laura ve el espíritu sentado en la cama. Los médiums videntes pueden ver determinados espíritus en determinadas circunstancias, ya sea por afinidad fluídica (de frecuencias vibratorias) o por otros motivos. En este caso, Laura sí puede ver al espíritu, pero Divaldo no.

16.          La enfermedad “no tiene una causa física, es completamente espiritual”. Cuando la ciencia y la espiritualidad se integren, muchas de las realidades y de las ignorancias actuales cambiarán por completo.

17.           “En casos de muerte repentina, en ocasiones el espíritu no comprende que desencarnó, y busca quedarse ligado a las personas cercanas”. Este es el típico caso de obsesión por afinidad, por cariño, que provocan perjuicios cuando su intención no es mala. De ahí se demuestra que la intención no es suficiente para los resultados, porque influye mucho el conocimiento, pero la intención sí es suficiente para Dios.

18.          “Esa cosa de los espíritus es mentira”. Por tercera vez se muestra que es una costumbre en el ser humano sacar conclusiones de lo que no comprenden. El cura, el médico y, ahora, el padre.

19.          Laura ve al espíritu de la misma manera que a los encarnados, pero no todos los médiums pueden verlos. Como se comentó anteriormente, existen condiciones para poder percibir a los espíritus, al igual que ocurre con todo lo demás. Por ejemplo, muchas personas ven los colores, pero los daltónicos no pueden.

20.       “No basta que el espíritu quiera ser visto o que quieran verlo. Tiene que existir una afinidad fluídica entre ellos”. Se muestran dos de las condiciones. Por supuesto, las capacidades y condiciones del médium en ese momento influyen también.

21.          Diferentes frecuencias vibratorias entre seres impiden la comunicación, por ejemplo, abducido y atormentador. Sin embargo, las frecuencias deben tener un carácter que permitan la influencia del emisor sobre el receptor, y acciones como la oración nos pueden facilitar la liberación de las influencias negativas.

22.        Solución por medio de pases y oración. Los pases aportan energía física, la oración, energía espiritual, pero ambos pueden transmitirse en la distancia.

23.        Las interferencias de personas con actitud negativa dificultan el trabajo. Nuestra actitud emite energía en una frecuencia que asciende con las buenas intenciones. Las energías de frecuencias bajas, fruto de pensamientos y emociones negativos, se combinan con las de quienes aportan pases magnéticos u oraciones y las neutralizan. Por eso es tan importante que en cualquier reunión haya una intención común, lo que permite que se sumen (o multipliquen) las energías de todos los participantes.

24.        Dijo Jesús: “donde estén dos o tres reunidos en mi nombre, allí estaré yo, en medio de ellos” (Evangelio según San Mateo 18,20). Cuando las energías invocan a espíritus poderosos, éstas se multiplican.

25.        “Como ve, soy espiritista, pero mi Dios es el mismo que el suyo. Dios es uno solo para todas las religiones”. Por eso, los espiritistas no “luchamos” por nuestro Dios, sino que entendemos que Dios es el mismo para todos, y el enfrentamiento deja de tener sentido, llevándonos necesariamente a un diálogo constructivo.

I. 00:16:36 Los pases y la oración de sanación

26.        La actitud de la persona que va a ser tratada: “cierra los ojos y piensa en Jesús”. Muchos espíritas tenemos como referencia más excelsa a Jesús, pero los miembros de otras culturas y religiones pueden tener como referencias a otros personajes históricos. Además de todo eso, Dios es la única referencia que no puede colisionar con ningún seguidor de la verdad, la belleza y la bondad, atributos del amor que deposita Dios en la creación. Además, si analizamos el fondo de muchas de las religiones actuales, podemos entender que están transmitiendo muchas cosas comunes. De hecho, son comunes las más importantes, como es el caso de la Regla de Oro (ver artículo La Regla de Oro), lo que permite entender que hay muchos caminos que llevan a Dios.

27.         Documento sobre la oración: Enseñanzas sobre la oración (PDF).

28.        Se han hecho estudios científicos de cómo la energía de la meditación de un grupo de personas puede modificar el comportamiento de la sociedad (ver vídeo ¿Puede la meditación en grupo traer la Paz Mundial? Dr John hagelin, Físico Cuántico, también disponible en el artículo Comandante Ashtar Sheran).

29.        Divaldo se excusa ante su padre, “no tengo control sobre esto”. Es necesario desarrollar cualquier capacidad para poder aprovecharla del modo correcto, por lo que no se puede pretender que un médium pueda ejercer de un modo eficaz desde el principio.

J. 00:18:41 Divaldo visita al cura

30.       Saluda a las monjas. Divaldo sigue sin controlar su capacidad, lo que le causa muchos problemas en la vida. Sin embargo, no siempre se pueden solucionar las cosas y, ante los problemas, si es posible, soluciónalos, en caso contrario minimízalos lo que puedas y asúmelos con paciencia, porque quien hace lo que puede, debe prepararse para asumir lo que no puede.

31.          “Esas cosas son del demonio”. De nuevo, el cura interpreta de acuerdo a su criterio, sin conocer. Pero lo que le muestra Divaldo son actos de bondad, basados en la oración. ¿Tiene sentido que sean “cosas del demonio”?

32.        “Ella se lleva bien con ‘el jefe’ (Dios) porque el hermano se fue al cielo”. “Por sus frutos los conoceréis” (Evangelio según San Mateo 7,16). Por lo tanto, analicemos los hechos, evitemos los prejuicios y nos aproximaremos a la verdad.

33.        “El diablo se manifiesta de la manera más diversa” …pero si actúa de acuerdo a la Ley de Dios, no puede ser el diablo. No obstante, observemos, mantengamos la atención, porque todo pescador pone un anzuelo atractivo para capturar al pez.

34.        Ve a la madre fallecida del cura y la describe físicamente, demostrando la identidad. En este caso, el cura asume el hecho y se siente obligado a cumplir el mandato de su madre. Este hecho es significativo, porque tendrá mérito ante Dios si ha actuado por conciencia, pero no lo tendrá si lo hizo por miedo.

35.        El cura le dice “la verdad”. “La verdad os hará libres” (Evangelio según San Juan 8,32). Pero, ¿quién está en posesión de la verdad? La verdad florece en el camino de la sabiduría del amor.

36.        El obsesor intenta disuadirle del buen camino. Es la función que ha decidido asumir, sintiéndose tremendamente desdichado, tanto cuando logra su objetivo como cuando no lo consigue. En ambos casos aumenta su culpa por la intención. El éxito le produce una triste alegría vacía de amor, y el fracaso aumenta su rencor y frustración.

 

REUNIÓN DEL 10/02/2021

 

K. 00:22:21 En el centro espírita

37.         “Jesús siempre viene a los centros espiritistas… está en todas las personas, en todas las cosas… pero no se ve con los ojos, se ve con el corazón”. Entiendo que se refiere a Dios, que no es lo mismo, pero podrían referirse a Jesús. En este sentido,

En relación con esto, hay tres textos del Evangelio que pueden analizarse:

El primero es cuando Jesús dice “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais” (Evangelio según San Juan 14,6-7).

El segundo es la Oración del Padrenuestro: “Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén” (Evangelio según San Mateo 6,9-13).

En el primero de los textos se podría entender que Jesús es el “intermediario” entre Dios y nosotros, pero con la Oración del Padrenuestro nos demuestra que eso no puede ser, porque nos muestra una relación absolutamente directa con Dios, sin intermediarios. Ni siquiera el mismo Jesús se declara intermediario entre cada uno de nosotros y Dios.

Otro punto de vista diferente para entender que Jesús es “el camino, y la verdad, y la vida” puede ser que el hecho de pensar, sentir y actuar como Jesús nos permite entrar en “el camino, y la verdad, y la vida” del Padre, que Jesús es un modelo de perfección a seguir, al menos a intentarlo en la medida de nuestras limitadas capacidades. Si nos mantenemos en intentar imitar en lo posible a Jesús, nuestro yo superior aflorará de forma natural.

El tercer texto es cuando Jesús nos dice: “venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí. Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber? ¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos? ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti? Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis” (Evangelio según San Mateo 25,34-40).

En la escena que estamos analizando, todas las personas que se indican (el hombre con muletas, el ciego, la mujer…) van a recibir ayuda espiritual con la charla, y cuando se ayuda “a uno de estos mis hermanos más pequeños”, a Jesús se le hace.

Por tanto, cuando dicen que “Jesús está en todas las personas”, podemos entender que todas las personas pueden ser hermanos a los que poder ayudar y, si a ellos les ayudamos, estamos ayudando a Jesús.

38.         “El sufrimiento por la muerte del cuerpo es solo consecuencia de una mala interpretación de los objetivos reales de la vida y la existencia. El apego al cuerpo físico, que se descompone con la muerte, trae siempre la sensación de que todo acabó, y que no hay nada más allá de la existencia humana. Debemos meditar constantemente sobre la muerte, pero también reflexionar sobre la continuidad de la vida del espíritu, sin depositar en la vida material todas nuestras aspiraciones, y sin vivir en la ilusión de la eternidad física. Solo así, con la comprensión de que la vida del espíritu continúa, es que aceptaremos la muerte sin apego, desesperación o con preocupaciones inútiles”. De hecho, la comprensión de la continuidad de la vida tras la muerte del cuerpo físico es la verdadera impulsora de una vida encarnada dedicada al bien y a la felicidad, tanto propia como de los demás.

39.        “Nada sucede sin la voluntad de Dios”. En base a esta afirmación. De otro modo, nuestra lucha material jamás desaparecerá.

40.       “La oración y el pase fueron muy importantes para que yo entendiera que solo el cuerpo murió, pero yo sigo con vida, de este lado”. El hermano confirma la importancia de la oración y el pase, componentes espiritual y energético, que ayudan a los espíritus, encarnados y desencarnados, en su proceso de elevación.

41.          “El cuerpo físico, incluso saludable, es la cárcel. Por tanto, no permitas que mi muerte física te produzca dolor. Siente alegría, como una madre que ve a su hijo salir de prisión”. Esta petición del hijo a la madre, que es tan difícil de llegar a sentir, por la separación física, cuando se entiende y se integra en nuestra alma, alivia el sufrimiento de un modo trascendental, porque queda atenuado como si se hubiese ido a un lejano país, y se tiene la esperanza de que, un día, al morir en la carne, volverán a encontrarse.

42.        “Por algún tiempo me quedaré sin tus abrazos, mamá. Pero desde donde estoy puedo verte. Puedo platicar contigo a través del pensamiento, comulgar con tus emociones. Comunicarme contigo a través de mi hermano, y sentir todo el amor que aún tienes por mí en tu corazón”. Hablar con el pensamiento y sintonizar las emociones con los seres fallecidos es un ejercicio de amor y de felicidad que tiene una gran trascendencia para ambos. Comunicarse a través de un médium es un modo de seguir emocional y espiritualmente unidos.

43.        “No tengas miedo de la muerte, madre, ella no tiene el poder de romper el afecto. De este lado yo te amo aún más”. Cuando desencarnamos, nuestra consciencia se despierta en toda su dimensión, sin las limitaciones que se le impusieron durante la etapa encarnada. Por eso dice “de este lado yo te amo aún más”.

44.        “La vida es eterna, y un día estaremos todos reunidos nuevamente. Por mayor que sea el sufrimiento en la Tierra, ten fe. El socorro siempre vendrá”. Y este socorro viene de Dios, a través de nuestros actos, convirtiéndonos en sus servidores, de acuerdo con las enseñanzas que nos dio el Gran Maestro Jesús y todos los demás Profetas que han transmitido a la humanidad sus enseñanzas.

45.        “Todo pasa. Estamos en constante evolución”. Esta frase es muy importante, porque nos demuestra que carece de sentido aferrarnos a nuestras ideas y opiniones actuales. Al evolucionar, todo cambia, y nuestra verdad de hoy, mañana puede que la observemos con cariño misericordioso, comprendiendo que no se puede llegar a la sabiduría sino a través de la ignorancia.

46.        “Divaldo tiene una mediumnidad muy rara [especial]. Necesita ser bien orientado”. Cuando los médiums tienen la posibilidad de poder ser orientados, sus capacidades se desarrollan de un modo mucho más eficaz. Igual que cualquier otra capacidad, un buen entrenador o preparador multiplica los resultados.

47.        “Sé que no nació para ser solo mío. Este niño nació para ser de todo el mundo”. La madre tiene la intuición que, pese al dolor de la separación, la asume con determinación y resignación. Porque el bien para muchos es más importante que el que nos pueda llegar solo a nosotros.

 

REUNIÓN DEL 17/02/2021

 

L. 00:28:18 Despedida en la estación

48.        Divaldo siente la necesidad de irse. “De quedarme aquí, nunca sabré quién soy de verdad”. Al fin y al cabo, no siempre podremos encontrar nuestro destino en el sitio donde estamos. Hay veces que toca irse, otras veces no. Es la aventura de la vida: “buscad y hallaréis”, dijo Jesús (Evangelio según San Lucas 11,9). Pero los amigos y la familia, con sus buenos y malos consejos y ejemplos, son una excelente forma de aprender. Es dolorosa, pero es menos dolorosa que pasar por la propia experiencia de nuestros propios errores.

M. 00:30:19 En casa de Doña Laura

49.        Llega a su habitación, que está llena de espíritus amigables. Eso le facilitará cargarse de energía positiva. La casa de Doña Laura tuvo que ser una fuente muy importante para la evolución de Divaldo.

50.       Da limosna. La compasión con los necesitados es algo que nunca debemos olvidar. Recomiendo leer el artículo La caridad (2), donde se explica que cuando alguien está en la calle pidiendo, es porque tiene necesidad. Estar pidiendo en la calle tiene que ser verdaderamente duro, es algo que a nadie le gustaría que le pasara. La compasión no implica sufrir, sino comprender; com-pasión, comprender-la-pasión (ver definición en Diccionario) También hay otro artículo que habla de los “profesionales de la caridad”, donde indica “entregar una pequeña cantidad de dinero a alguien que esté en la calle pidiendo, puede aplacar vuestras conciencias, pero hay personas que viven de eso. Ellos os dan lástima y vosotros les dais dinero” (ver artículo Una nueva sociedad). Muchas veces no sabemos hasta qué punto hacemos bien, porque dar limosna a alguien así es contribuir a mantenerlo en esa situación. Pero no se puede dar una respuesta que sirva para todas las situaciones. Hoy puedes encontrarte con una persona que pide y sientes que no debes darle y otro día ves a la misma persona y sí le das. En los dos casos, sale de tu corazón lo que haces, y la intención es lo que cuenta para Dios (ver artículo Utilizar animales de laboratorio). Tenemos que entender si nuestra intención está sostenida en el amor o no. Todo en la vida tiene una finalidad (ver artículo Valorar los defectos o sufrimientos), pero eso no significa que tengamos que ser pasivos ante todo lo que ocurre.

51.          “Las comunicaciones mediúmnicas son muy desgastantes”, especialmente si se establecen con espíritus atormentados o sufrientes, ya que hay intercambio energético del espíritu que más luz tiene al que tiene menos. En este caso, el médium perderá energía, que recibirá el espíritu sufriente. Al finalizar la sesión, el Guía Espiritual debe regenerar la energía desgastada del médium, para evitar que pueda enfermar. El desgaste energético afecta mucho a la salud, y un ejemplo se puede ver en esta pandemia, donde el miedo baja mucho las defensas, y muchas personas pueden padecer enfermedades, solo por el miedo generado, por la bajada de ánimo (la palabra “ánimo”viene de “alma”).

52.        “Las reuniones mediúmnicas son trabajos muy serios. Así como necesitamos la espiritualidad, ella también nos necesita”. Las enseñanzas de los Hermanos Espirituales elevados son nuestro gran regalo espiritual, pero la ayuda a las almas atormentadas es nuestra gran contribución. Recomiendo leer los artículos El consumo de energía del médium durante la canalización y, El cansancio del médium tras canalizar.

En relación con las enseñanzas de los Hermanos Espirituales elevados, sería muy difícil para nosotros que, a través de la experiencia, pudiésemos adquirir toda esa sabiduría. Un ejemplo de ello se muestra a partir del minuto de este vídeo, que recomiendo escuchar completo, donde se hace referencia a que tribus nativas descubrían remedios terapéuticos en la selva. Aquí se demuestra que hay “algo” que está fuera del conocimiento experimental, y que podría ser, muy posiblemente, las enseñanzas de espíritus que les pudieran transmitir la información que necesitaban. En el punto 93 de este documento se incluirá un ejemplo de ello.

Nos han repetido en varias ocasiones que utilicemos un procedimiento sistemático para perfeccionarnos, para ir incorporando capacidades por medio de la práctica, de modo que podamos tener preparada nuestra “buena actitud” ante sucesos previsibles, en lugar de tener que observar los errores cometidos. Esto nos facilita el progreso basado en el éxito, en lugar que basarlo en la reparación del error.

También es importante la dosificación, ya que es necesario asimilar lo que aprendemos, y demasiada información es como demasiada comida, que no se puede asimilar bien. Lo bueno acaba siendo perjudicial.

En cuanto a la ayuda a las almas atormentadas, una vez preguntamos a los Maestros Espirituales si podría ser más fácil que los desencarnados pudieran apoyar a los sufrientes desencarnados. La respuesta fue tan evidente que nos costaba comprenderla por nosotros mismos. Nos dijeron que todos los espíritus se atraen entre sí por afinidad, y un espíritu sufriente, por ejemplo, que le guste el alcohol, será atraído por los encarnados afines, que estarán bebiendo. Y los desencarnados todavía sufrirán más, porque no podrán beber ellos. Así, de acuerdo con nuestros defectos y virtudes, los espíritus serán atraídos por nosotros. Y si, por nuestros defectos, atraemos a hermanos con problemas similares, y les mostramos cómo podemos superarlos, les estamos dando la oportunidad de que en sus próximas encarnaciones estén más preparados para poder elevarse por mérito propio, ya que tendrán registrado ese aprendizaje de ejemplo. El ejemplo es la mejor enseñanza que podemos recibir y que podemos dar.

Y no es necesario estar viéndolos, ni sufrir por ellos (ver artículo La compasión). El hecho de hacer oración por ellos es una excelente forma de enviarles energía amorosa (ver artículo Enseñanzas sobre la oración), y esa energía es la única que, cuanta más das, más crece dentro de ti. Divaldo dice que tiene una larga lista de personas por las que hace oración todos los días, porque cada vez que un espíritu sufriente, encarnado o desencarnado, recibe una oración personal, es como si recibiese un soplo de aire fresco. En el libro de Yvonne A. Pereira “Memorias de un Suicida” (descargar) se explica el alivio que reciben “esos infelices para los que existe un solo bálsamo: - la oración de las almas caritativas”. Asimismo, también explica en esta obra que “los médiums deberían contribuir con grandes parcelas de sus propias energías para alivio de los desgraciados que les golpeaban la puerta”. Por último, en el prefacio de esta obra, Leon Denis expresa “¡Y si las lágrimas alguna vez rocían tus mejillas, al paso de un lance más dramático, no resistas contra el impulso generoso de exaltar tu corazón en oración piadosa, por aquellos que se retuercen en las trágicas convulsiones de la inconsecuencia de infracciones contra la Ley de Dios!”

N. 00:31:26 Llegan a la primera reunión mediúmnica

53.        “Puede que incluso un espíritu se manifieste a través tuyo”. Las reuniones mediúmnicas no pueden garantizar el contacto con los espíritus, porque existen unos requisitos, como ya ocurrió cuando el hermano de Divaldo lo atormentaba sin mala intención, pero en ese momento no podían comunicarse entre ellos (ver escena Llega Doña Laura).

Esta escena nos puede hacer comprender que los demás nos pueden estar causando daño sin intención, y que nosotros también podemos cometer este error, no solamente en el plano espiritual, también en el físico. Esta enseñanza nos permite dar un salto evolutivo muy importante, ya que nos permite hacernos conscientes de los errores cometidos, cosa que nos pasaba desapercibida anteriormente, quedando pendiente compensar el daño causado. Hacer el bien es la forma de ir compensando nuestros errores. Es como tener una cuenta corriente, con ingresos y gastos, con actos buenos y malos.

54.        La principal tarea del médium principiante es aprender, el resto se va manifestando de forma natural.

La experiencia compartida facilita mucho el desarrollo de las cualidades de cada participante, al entrar en sintonía con otras personas que tienen vibraciones similares, potenciándose mutuamente.

O. 00:31:46 El espíritu atormentador del médico

55.        El médico está tratado por la energía que le aporta con las manos el hermano encarnado (Pallarés), y con la intervención de otro médium, que intenta dirigir la comunicación. En ese momento estaba aplicando energía sin mover las manos. El hecho de mover las manos o no carece de importancia, depende de los impulsos que reciba el pasista, de acuerdo con la ayuda que recibe.

56.        El espíritu atormentador es el que más sufre. Cuanto más daño produce, más daño se hace a sí mismo, ya que aumentan más y más su deuda como consecuencia de sus intenciones.

Se siente solo en el hospital, quiere que el médico sufra los mismos dolores que está sufriendo. Culpa al médico de haber muerto porque rehusó a atenderlo por ser “sucio y pobre”. Cuántos médicos pueden sufrir obsesiones como consecuencia de que sus pacientes hayan creído morir por desinterés del doctor, ¡incluso aunque hayan hecho todo lo posible! Es posible que actitudes de distanciamiento que puedan tener algunos profesionales sanitarios podrían estar influidas por sentir que esto podría ocurrir, aunque esto no tiene por qué darse de forma necesaria.

Cuando las personas sufren mucho durante su proceso de desencarnación, y si responsabilizan de ese sufrimiento a alguien y no tienen suficiente elevación espiritual, al entrar en el mundo desencarnado puede quedar adherido a esa persona y hacerle sufrir, siempre de acuerdo a la afinidad fluídica o espiritual que tengan. Porque si el médico del ejemplo tiene un nivel espiritual más elevado, eso no puede suceder. Esto nos explica la trascendencia que tiene el juramento hipocrático, ya que el comportamiento moral va más allá de todo lo visible y tangible. La humanización de la medicina se está desarrollando progresivamente, lo cual es muestra de que la humanidad sigue progresando, y todos tenemos unas capacidades y unas responsabilidades, y a través de ellas podemos influir en otras personas y en el progreso del mundo (ver artículo La misión).

No obstante, el hecho de tener un vicio no es consecuencia de tener espíritus obsesores, ni tener un vicio hará que necesariamente aparezcan. De hecho, es incluso posible que un defecto de alguien pueda servir para que desarrolle la resignación, y para que otras personas puedan aprender también, por lo que no se debe juzgar a nadie.

Imaginémonos una ciudad llena de imanes. Si aparece un trozo de hierro, se pegará al primer imán que se encuentre y los demás seguirán como estaban. La atracción de espíritus con defectos semejantes a los propios es algo parecido, pero es algo que solo concierne al obsesor y al obsesado, y ambos tienen la oportunidad de perfeccionarse al desarrollar la consciencia y seguir las fases del perdón de los pecados (ver artículo El perdón de los pecados). No obstante, hay más espíritus desencarnados que encarnados

57.         El médium está ordenándole que se vaya, pero no tiene suficiente luz como para hacer como Jesús y sus apóstoles, que “expulsaban a los demonios”. Este médium no tiene bien comprendida la Ley del Amor. Uno de los muchos ejemplos de los Evangelios aparece en San Lucas 11,14: “Estaba Jesús echando fuera un demonio, que era mudo; y aconteció que, salido el demonio, el mudo habló; y la gente se maravilló”. Este tipo de hechos se han producido a lo largo de toda la historia de la humanidad, pero la ciencia no puede analizar y demostrar muchos de los casos porque no se reproducen de un modo sistemático.

58.         El espíritu obsesor, en lugar de irse, contraataca, difamando al médium.

59.        Doña Silvina, en lugar de intentar expulsarlo, le da la bienvenida y, pese a las resistencias del espíritu, continúa diciéndole que son hermanos, hijos del mismo Padre. La luz de Doña Silvina sí es suficientemente fuerte como para conmover al espíritu, que le pide ayuda.

60.       El espíritu siente de forma recurrente la agonía de su muerte, donde perdió mucha sangre. Esto parece que ocurre en muchos casos de muerte con sufrimiento, donde el espíritu compensa el daño producido por su comportamiento anterior, tanto encarnado como desencarnado, con la recurrencia de la agonía de su propia muerte.

61.          Doña Silvina no discute con el espíritu, sino que lo comprende y, aprovechando que muestra un mínimo de atención, le explica que “devolver el mal que te hizo no te compensará. Si hoy tú te vengas, mañana él también hará lo mismo, y el odio se extenderá por siglos”.

62.        Surge un punto fundamental: el amor por los que te han hecho daño, que son las primeras personas por las que tenemos que orar, seguidas por las personas que sentimos que sufren. Es lo que más bien nos puede hacer, siempre que no lo hagamos desde un punto de vista egoísta. Doña Silvina muestra que “no hay hipocresía al amar a los que nos odian”. Jesús lo expresó claramente cuando dijo: “amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen; bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian” (Evangelio según San Lucas 6,27-28). Hay que entender los efectos de las cosas, y el hecho de orar por las personas que nos caen mal es una forma maravillosa de poder volver a contactar con ellas en el nivel vibratorio del amor. Y Doña Silvina lo explica de un modo magistral: “mi deseo no es que él quede libre de ti, sino que tú quedes libre de él, porque eres tú el que más sufre”.

Cuando entramos en el circuito inacabable del odio, no hay forma de mejorar. Pero cuando se adquiere la consciencia de la situación, nos damos cuenta de que podemos ser protagonistas de la realidad en la que vivimos porque, de hecho, lo somos. Y de acuerdo con todo lo que transmitamos, estamos creando a nuestro alrededor, o un jardín o un desierto. Depende única y absolutamente de nosotros, independientemente de lo que hagan los demás. Y eso es fundamental comprenderlo, porque dejamos de culpar a los demás de lo que nos pasa y asumimos nuestra realidad y nuestro destino. Nos otorgamos la verdadera libertad.

63.        “Un perdón sincero puede demorar muchos años, pero atormentando a este hombre, que es médico, también pondrás en riesgo la vida de otras personas”. Muestra así las graves consecuencias y responsabilidades que suponen sus actos.

64.        “Eres un ser semejante a Dios, y Dios no es vengativo”. Somos hijos de Dios, que nos hizo a su imagen y semejanza (Génesis 1,26). Si Dios fuese vengativo, nos habría extinguido hace miles de años.

65.        “Si aún no puedes perdonar, al menos, disculpa su ignorancia y aléjate”. Recuerda a Jesús, cuando en la cruz pidió por sus verdugos (Evangelio según San Lucas 23, 34). Y le pide al espíritu obsesor que también perdone al médico.

Este esfuerzo se facilita cuando actuamos “como si” ya lo hubiésemos conseguido, “como si” ya lo hubiésemos perdonado. Así, cuando nace en nosotros un sentimiento que no deseamos, ya sea de indignación, de rabia, de odio, podemos atenuarlo, transformarlo, neutralizarlo, si actuamos “como si” estos sentimientos no existiesen, es decir, transformamos estos sentimientos en comprensión de nuestras limitaciones, en autocompasión, desarrollando amor, primero, por nosotros mismos, y después por el objeto sobre el que se dirigían esos sentimientos no deseados. Así, donde ponemos la atención, ponemos la energía y la vida, y podemos transformarnos por medio de esta práctica consciente. Pero no es cuestión de reprimir los sentimientos, hay que dejarlos fluir, permitirles que se vayan, enviarles amor y comprensión, siendo conscientes de que estamos liberándonos de esos lastres que nos dificultaban avanzar en el camino de Dios. Entendemos que dirigimos nuestra vida de acuerdo a la ley del amor, y que podemos evolucionar, no a través del dolor, sino por medio de la comprensión.

Este proceso está relacionado con el efecto placebo, ya que la fe, la confianza en que se va a producir el efecto, es la condición imprescindible para que logremos ponerlo en práctica. Como dijo Henry Ford, “tanto si crees que puedes como si no, tienes razón” (ver artículo La fe).

66.        “Hoy estamos en dimensiones diferentes, si no, te tomaría en mi regazo y cuidaría de tus heridas, pero estaré contigo, en pensamiento y sentimiento, todos los días, hasta que encuentres la paz”. La dimensión física y la espiritual son, simplemente, niveles vibratorios diferentes que, como ondas de radio, están todas presentes, pero solo se capta aquella sobre la que se sintoniza, sin percatarnos de las demás. También le explica que le acompañará “en pensamiento y sentimiento”, que son los generadores de todo lo que existe. La oración debe basarse, esencialmente, en ello (ver artículo La oración de ayuda a otras personas).

67.        Doña Silvina le envía energía a través de la palma de su mano, para que el espíritu comprenda que no solo son palabras, sino que la energía fluídica consoladora lo impregna de amor, y el obsesor se retira. A continuación se puede observar cómo Doña Silvina necesita un momento de introspección para reponerse del desgaste experimentado.

68.        “No es la palabra, es la autoridad moral. No es el tono de voz, es el tamaño del amor. Todo está interconectado. Sin amor, no hay solución”.

Las palabras, si no van apoyadas en los sentimientos, están vacías, pero si van cargadas de sentimiento, arrasan. El sentimiento permite que la comunicación se impregne de una vibración muy potente, que es captada por las personas y permite que se produzca el contacto corazón-corazón y mente-mente. Así el sentimiento es la llave que abre la puerta, y permite que llegue el mensaje y produzca el efecto beneficioso deseado. Esta enseñanza se puede aplicar constantemente, todo el día, comenzando por nosotros mismos y por nuestra familia, y continuando con todo y con todos. Y los demás no tienen nada que ver, no influyen en nuestra decisión de actuar en base a la ley del amor.

En la relación con los espíritus no hay engaños que funcionen, porque la comunicación se transmite a nivel espiritual, donde las palabras no importan. Así, en la oración, no es importante el texto, sino el sentimiento (ver artículo La labor diaria de la oración por los desfavorecidos y el progreso espiritual y moral).

 

Más información:

Continuará tras las siguientes reuniones, pendientes de celebrarse. Si deseas participar puedes Contactar o suscribirte.

Índice

Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Contactar o suscribirse

Descargas gratuitas de publicaciones y enlaces de interés