Perlas de Amor y Sabiduría 2020

Descargar PDF

You can translate this web with Google Crome

 

PERLAS DE AMOR

Y SABIDURÍA

2020

 

Comunicaciones que me han transmitido mis Hermanos Espirituales

a través de mensajes mediúmnicos a lo largo de todo el año

 

Anotaciones del canalizador marcadas con [ ]

Colección de artículos del blog

https://www.moralyespiritualidad.com

 

Canalizado por Vicente Lumbreras

 

Publicación gratuita de libre difusión, carente de derechos de autor

Lo que gratis se recibe, gratis debe entregarse

 

 

PREFACIO

del transcriptor

 

Esta es la recopilación de mi primer año publicando los mensajes que me han transmitido los hermanos espirituales a través de comunicaciones mediúmnicas. Desde mi primer mensaje, difundido el 4 de febrero de 2020 hasta finalizar el año, he incorporado un total de 331 mensajes, y me queda todavía una gran cantidad de información que aún no he tenido oportunidad de difundir, pero que lo haré día a día, enseñanza a enseñanza, para que el alimento del alma y de la vida pueda digerirse, asimilarse, de un modo adecuado, tanto por mí como por todas las personas, todos los hermanos de camino, que deseen alimentarse también. Ahora solo me queda hacer lo posible por ponerlos en práctica porque, aunque son enseñanzas totalmente claras, sencillas, evidentes incluso, eso no significa que sean fáciles de convertirlos en costumbre, todo requiere de su proceso de aprendizaje, de asimilación, de integración en nuestro propio archivo de la conciencia, donde ya no se olvidarán jamás (más info).

 

Las tendencias que todos tenemos, los hábitos, los defectos, la ignorancia, en suma, nos empujan constantemente a caer, una y otra vez, en los mismos errores. Pero agradezcamos a los errores su manifestación, porque son el modo en que la vida nos muestra en qué rincones de nuestro ser tenemos que esforzarnos, para poder limpiarlos y transformar la herrumbre en brillo que ilumine el camino de nuestra evolución. Y este trabajo que te presento o, más que trabajo, bendición, te lo ofrezco gratuitamente para que, si en alguna frase puedes extraer una lección de vida que te permita evolucionar, habré logrado plena satisfacción al esfuerzo realizado.

 

Cada artículo, cada párrafo, cada frase que nos han aportado los Hermanos Espirituales, es una perla de amor y sabiduría, que nos da la oportunidad de poder confeccionar el mejor adorno que nadie puede llevar en la vida, y que no es otro que dar luz en la oscuridad de nuestro propio camino, e invitar, a través del ejemplo, a que otras almas, ya sea encarnadas o no, puedan iluminarse a través de nuestro modelo de expresarnos en la vida. Porque la imagen de que Dios nos está observando constantemente puede entenderse también por que la chispa que Dios ha depositado en nosotros está registrando todo nuestro proceso vital y, cumpliendo con las leyes que Dios ha dictaminado, tendrán unas consecuencias u otras.

 

Ya acabó la época del “temor de Dios”, ahora tenemos la maravillosa oportunidad de transformarnos a través de aprendizaje del amor, de comprender la realidad profunda de la vida sin tener que sufrir por los errores de las experiencias fallidas. Aprendamos y practiquemos, ese es el camino de la verdadera evolución en las leyes de Dios, que emanan de su ley suprema, la Ley del Amor.

 

Como todos los mensajes que publico en el blog Moral y Espiritualidad (https://www.moralyespiritualidad.com/), estos contenidos son mensajes que he recibido directamente de Hermanos Espirituales por vía mediúmnica, y sobre los que he intentado interferir lo mínimo posible. La única información propia que he incluido en los mensajes están precedidas del texto “nota del canalizador o transcriptor”.

 

Para las personas que no conozcan el tema de la mediumnidad o incluso para las que no creen en absoluto, solo les pido que juzguen después de leer, porque lo importante es el mensaje, no el mensajero. Pero cada persona tiene el regalo divino del libre albedrío, por lo que, si juzgas antes de haber leído, no es grave, ya que la ignorancia nos exime de responsabilidad. Sin embargo, si lees, estás adquiriendo el compromiso del conocimiento, y la responsabilidad aumenta. Es, por tanto, tu decisión.

 

Por último, deseo dejar constancia de que aquí se incluyen consejos de aplicación personal, para perfeccionarnos como personas, lo que redundará en beneficio de la sociedad en la que vivimos, y que permitirán ser modelo de vida para otras personas que, libremente, tendrán la oportunidad de seguir el ejemplo. Que cada cual extraiga las conclusiones que desee, todos disponemos de libre albedrío para poder hacerlo, pero no te creas nada, compruébalo en tu experiencia de vida (ver artículo).

 

Te deseo un próspero camino en la vida. Estoy a tu disposición

 

Vicente Lumbreras

vicentelumbrerasm@gmail.com

 


 

 

PARTE 1

PRIMEROS PASOS

 

Índice del Blog

Artículos en el Blog

 


 

PRESENTACIÓN

 

Mensaje de los Hermanos Espirituales

 

Que el amor de Dios os cubra, hermanos, esperamos que nuestras enseñanzas os resulten de utilidad y os permitan transformaros, evolucionar, centraros en vivir una vida en la que vayáis aprendiendo, porque esa es la mejor forma de vivirla, y según vayáis creciendo en sabiduría[1], iréis creciendo en felicidad, porque todo ello es consecuencia de vuestra evolución, de acuerdo a la Ley del Amor[2].

 

[1] Ver el concepto “sabiduría” en el Diccionario.

[2] Ver La Ley del Amor (PDF)

 

Testimonio del transcriptor

 

“Fuera de lo que pueda ayudar al progreso moral, sólo incertidumbre se encuentra en las revelaciones que de los Espíritus pueden obtenerse” (Kardec, Qué es el espiritismo, Fin providencial de las manifestaciones espiritistas, págs. 211 y 212)

 

Este blog se comenzó el 4 de febrero de 2020, y pretende expresar la sabiduría que me transmiten los Hermanos Espirituales por medio de comunicaciones mediúmnicas o mentales. El nombre que le podamos dar a la comunicación no es importante, sino el contenido. En algunos breves casos, aporto algún tipo de aclaración, que personalmente juzgo que puede facilitar la lectura, y que los Hermanos Espirituales me han autorizado sin ninguna limitación. Esta información está encerrada entre corchetes [ ].

 

Asimismo, y también de forma excepcional, también incluyo algún texto propio, el cual indico expresamente, y que siento que puede facilitar determinadas aclaraciones a los conceptos que aquí se incluyen. En este caso, me baso en el conocimiento de la vida que he sido capaz de descubrir, y que sigo aprendiendo de tantos y tantos Maestros, mujeres y hombres, que se cruzan en mi vida. Pero esta es MI verdad de MI ahora y, como indican los Hermanos Espirituales, tú debes descubrir la tuya. Y puede que no sea esta. También debes tener precaución, ya que NADA DE LO QUE AQUÍ SE ESCRIBE DEBE DARSE POR CIERTO. COMPRUEBA PERSONALMENTE LO QUE PUEDA SERVIRTE Y DESECHA EL RESTO. Yo así lo hago, y por eso hablo de “mi verdad de mi ahora”. El paso del tiempo, si logro aprovecharlo para evolucionar, es muy probable que algunos de estos contenidos que yo aporto deba revisarlos con detenimiento.

 

Soy estudiante y aprendiz de muchas cosas, entre ellas las culturas cristiana y espírita, pero deseo dejar patente mi ignorancia en muchísimas cosas de las cuales no hablaré. De hecho, los contenidos personales que aporto no son nada en comparación con la excelente aportación que hicieron a la humanidad, y siguen haciendo, Allan Kardec, cuyas obras están disponibles de forma gratuita en internet, así como publicadas en muchas editoriales en formato papel (más info), y tantos y tantos Maestros, tanto de la cultura espírita como de otras áreas del progreso humano.

 

En cuanto a los contenidos mayoritarios de este blog, son transcripciones directas de los Hermanos Espirituales, y cada cual debe valorar de acuerdo a su conciencia y capacidad. En muchos artículos incluyo el texto “extracto textual de la sesión completa”. Esto es porque las sesiones de contactos son prolongadas, y la información que se muestra es solo un fragmento del conjunto. Pero los contenidos son exactos a como se publican, con las excepciones aclaratorias que aporto, y que se incluyen entre corchetes [ ].

 

También pretendo aclarar que estoy en un proceso de evolución, que no lo conozco todo, que puedo estar equivocado en determinados conceptos y que, si en algo cambio, intentaré actualizar los pequeños fragmentos de aportaciones personales que incluyo en estos contenidos. Al fin y al cabo, mis aportaciones se basan en mi experiencia vital, que no tiene porqué ser la misma que la tuya.

 

Pero la evolución se basa, entre otras cosas, en compartir con los demás la verdad que creemos tener en este momento. Así lo hago yo, y agradeceré a las personas que tengan opiniones diferentes o complementarias que me las puedan aportar para poder crecer todos y avanzar por nuestros caminos respectivos. Puedes contactar conmigo en vicentelumbrerasm@gmail.com.

 

El nombre "moral y espiritualidad" busca transmitir el objetivo en el que me deseo centrar. La palabra "moral" busca declarar el valor de las cosas, del bien y del mal (aunque también se puede entender, quizá más acertadamente, como sabiduría e ignorancia), porque si todo es relativo, nada tiene prioridad, ni lo bueno ni lo malo, y no hemos venido a este mundo a mantenernos en un estado de pasividad; ni siguiera las plantas ni los minerales son pasivos. Sí es cierto que la moral evoluciona con las personas y con las sociedades, porque la conciencia del bien va creciendo a medida que se evoluciona. La denominación "espiritualidad" me permite dejar patente que baso mis opiniones en la constatación de la esencia espiritual del ser humano.

 

Las personas tenemos alma. No existe ningún aparato que sea capaz de detectarla, al menos por ahora, pero es el alma de la que proviene la palabra ánima, ya que permite "animar de vida" a un cuerpo físico. Porque cuando morimos, todo lo visible sigue como antes, pero falta "algo", precisamente lo que le da vida. No ocurre nada si utilizamos otro nombre que dar a esta esencia de nosotros, pero para poder facilitar la lectura deseo incluir una serie de términos que se podrán localizar en la breve sección diccionario, de forma que permita entender los conceptos sin tener que definirlos en cada artículo. En los casos en los que pudiera entender relevante la definición lo dejaré señalado para facilitar el aprendizaje a las personas lectoras.

 

Si te interesa esta información puedes "suscribirte" para recibir todas las novedades cómodamente. Puedes recibir los contenidos de este blog por e-mail y por whatsapp:

-       Por e-mail: pincha en el botón SUSCRIBIRSE que aparece en la parte superior de la pantalla e introduce tu e-mail de contacto. Recibirás un e-mail para confirmar la dirección.

-       Por mensaje personal de whatsapp: envía un mensaje con el texto BLOG MYE (o BLOG MORAL Y ESPIRITUALIDAD), incluyendo tu nombre. Te incluiremos en nuestra lista de difusión.

-       Por grupo de whatsapp: únete al grupo para recibir todos los artículos que se publican.

 

Una de las más claras expresiones de agradecimiento se basa en compensar la ayuda que recibimos. Y si lo hacemos multiplicando el efecto, estamos demostrando aún más claramente que entendemos la Ley del Amor. Por ello, si crees que estos contenidos son de utilidad para ti, si te ayudan, te propongo que te conviertas en una persona que contribuya al equilibrio, aportando gratitud a este trabajo a través de varias posibilidades que te propongo, aunque te pueden surgir muchas más:

-       Ayudar a organizaciones que ejercen la caridad con los necesitados, ya sea personalmente o con aportación económica o en especie.

-       Ayudar a las personas que te soliciten ayuda.

-       Tender la mano, pero sin imponer, a las personas que te puedan parecer necesitadas.

-       Escuchar con paciencia amorosa a quien necesita desahogarse.

-       Invertir tiempo y amor con tus familiares y amigos.

-       Resolver los problemas pendientes de la vida con la medicina del amor.

-       Devolver bien por mal, con humildad y amor.

-       Sonreír a la vida, en todo momento y lugar.

-       Y, sobre todo, cultivarte en amor y sabiduría, cuidarte, amarte.

 

Gracias por leer, compartir y aplicar estas enseñanzas. Esa es mi gran recompensa.

 

Vicente Lumbreras


 

DICCIONARIO

 

No se incluye aquí el texto del diccionario, ya que está en permanente estado de actualización. Por tanto, en el enlace del encabezamiento se podrá acceder a la versión actualizada.

 


 

LAS DOS COSAS ESENCIALES QUE DEBE APRENDER EL SER HUMANO DE VUESTRAS GENERACIONES

 

Hay dos cosas esenciales que debe aprender el ser humano de vuestras generaciones: la importancia que tiene la Ley del Amor a nivel individual y a nivel de toda la sociedad, y el proceso infinito del alma humana[1], donde se producen las sucesivas reencarnaciones, para ir produciendo la evolución progresiva, para ir logrando eliminar todas las limitaciones que provoca la ignorancia y conseguir una mayor iluminación, esa iluminación que permite entender, cada vez más, cuáles son las leyes del creador, para poder cumplirlas y permitir la evolución.

 

En el momento en que la humanidad entienda estas dos lecciones, las sociedades y los individuos cambiarán de un modo transcendente. Tenéis muchas más posibilidades en la actualidad de poder alcanzar este conocimiento, pero es decisión de cada persona el poder adquirirlo. Por tanto, nunca pretendáis imponer este conocimiento, mostrad cómo influye en vuestra vida, y todo lo demás surgirá de forma espontánea.

 

-       ¿Cómo se puede alcanzar este conocimiento?

 

El conocimiento se alcanza por procesos internos de comprensión. Entender la Ley del Amor es un proceso interno de comprensión, que se manifiesta en todos y cada uno de los instantes de la vida, que se pone en práctica y que, inmediatamente, consigue obtener resultados satisfactorios. Y la comprensión de las múltiples existencias en el plano carnal es una cuestión fundamental que permite entender toda la realidad que nos rodea, porque se comprenden las diferencias entre unas personas y otras, se comprende cuando los niños mueren al poco tiempo de nacer o, incluso, antes de nacer. Se comprende las personas que tienen graves enfermedades, los que sufren y los que gozan, los que viven en la indigencia y los que viven en la opulencia.

 

Las múltiples existencias es un concepto que solamente se puede comprobar por los testimonios de todos los hermanos que han desencarnado y se han comunicado desde el lado espiritual. Pero las personas que no han tenido esa experiencia pueden entender que el hecho de las múltiples existencias es el único que permite explicar las grandes diferencias que hay en la humanidad, manteniendo el concepto de un Dios soberanamente justo y bueno, porque de cualquier otra forma, si solamente existiera una única vida, todas las diferencias que hay en las experiencias de cada persona, no permitirían entender la justicia de Dios de ninguna manera. Y cuando una persona no comprende este concepto, automáticamente le invade el egoísmo, porque en ningún momento ve motivos para poder actuar de forma altruista, y muy especialmente en los casos en los que estas personas puedan salir perjudicadas. El egoísmo crece en sus corazones, y una sociedad egoísta se destruye a sí misma. No tendría lógica que Dios, en su infinita sabiduría, pudiese implantar semejante ley.

 

Pero cualquiera de las dos opciones puede formar parte de las creencias de las personas, y creer una u otra opción, aunque no puedan comprobarlo, produce unos efectos completamente diferentes. Creyendo en la reencarnación se desarrolla el amor, se asumen las dificultades, se lucha por el progreso, pero siempre manteniendo una actitud amorosa y feliz, porque se comprende la adversidad. Sin embargo, cuando solamente se cree en una única vida, la actitud cambia completamente, y solamente se busca el bien personal, sin entender en ningún momento, la trascendencia que pueda tener la experiencia actual para el futuro, después de la muerte física, pero sin entender tampoco la diferencia que se produce entre unos recién nacidos y otros, en los que hay tantas y tantas diferencias, tanto intelectuales, como morales, como físicas. Y este concepto lleva irremisiblemente al ateísmo, porque no se puede mantener la idea de Dios como ser justo y bueno, observando estas realidades en la creación.

 

[1] “Creced, hermanos, es la voluntad de Dios, y es el anhelo que está inscrito en vuestras almas para avanzar en la felicidad eterna, progresiva y evolutiva a la que estáis sometidos en vuestro proceso de perfección eterna hacia Dios” (fragmento del artículo El cambio personal para la regeneración del planeta).

 


 

QUÉ TEXTOS SON MÁS IMPORTANTES ESTUDIAR EN PRIMER LUGAR

 

-       ¿Qué podríamos decir a las personas que preguntan sobre qué textos son más importantes estudiar en primer lugar?

 

Cada persona es un mundo diferente. Pretender aconsejar un orden de lectura nunca jamás podrá ser el idóneo para todas las personas. Hay personas que necesitan información muy concisa, hay otras personas que disponen de tiempo, paciencia, capacidad e interés por profundizar en informaciones más profundas. Pero todo lo que puedan desarrollar en el aprendizaje del amor es una enseñanza que les resultará de utilidad práctica a lo largo de la vida. Otras cuestiones pueden ser adicionales, pero la base fundamental es entender cómo poner en práctica el amor en todos los momentos de la vida cotidiana.

 


 

¿CREER LITERALMENTE LAS ENSEÑANZAS DE LOS ESPÍRITUS?

 

-       ¿Hasta qué punto podemos creer literalmente las enseñanzas de los espíritus?

 

No tenéis que creer nada, tenéis que experimentar, tenéis que comprender. Vuestra mente os permitirá desechar todas aquellas informaciones que colisionan entre sí, que os demuestran que son erróneas, y nunca podéis manteneros en una actitud de creer nada, porque de ese modo daríais por verdad algo que podría no serlo.

 

Los hermanos espirituales podemos tener mayor o menor nivel de sabiduría, del mismo modo que ocurre en el plano encarnado, y ni a los unos ni a los otros tenéis que creer necesariamente. Eso no significa ser escéptico, significa que debéis comprobar la información antes de valorarla como cierta, porque en caso contrario estáis llenándoos de falsedades que os estarán desviando de vuestro camino de sabiduría y de amor.

 

De nosotros, tampoco os tenéis que creer nada de lo que os decimos, porque ya os hemos repetido en muchas ocasiones que debéis comprobar todo lo que os transmitimos. Esa es la verdadera forma de poder evolucionar, porque la responsabilidad es vuestra. Nadie puede cargar de responsabilidad a un Maestro, porque el aprendizaje es cuestión del alumno, y cuando el alumno es aplicado, el Maestro hace los esfuerzos necesarios para que pueda recibir la enseñanza que le corresponda, y ese Maestro es la vida, a través de todas las manifestaciones con las que se os transmiten las enseñanzas que podéis captar y que servirán para vuestro progreso personal, de acuerdo con la voluntad que Dios ha decidido para todo vuestro proceso vital encarnado.

 


 

LA INFORMACIÓN QUE COMPARTE EL CANALIZADOR

 

-       ¿El canalizador está ahora en fase de prueba o realmente la información que comparte es útil?

 

A lo largo de toda la vida, todos los seres humanos están en fase de prueba. Todos los errores que se cometen son grandes enseñanzas. Todas las experiencias permiten evolucionar, aprender, y el hermano ha recibido estas capacidades en este momento para poder transmitirlas del modo en el que lo está haciendo. Hay información que llegará a muchas personas inmediatamente, y otra información que llegará más adelante, y que se está difundiendo en este momento, pero eso es algo que no debe preocuparos, porque el primer objetivo es que aprendáis vosotros, y que esta información esté disponible para todas aquellas personas que quieran realizar cambios en su proceso evolutivo. Y del mismo modo que os hemos comentado que con las personas necesitadas que ayudéis, no tenéis que estar pensando en si os lo agradecen o no[1], esto es exactamente lo mismo, a la hora de compartir enseñanzas de sabiduría. Ofrecedlas, pero no las impongáis. Ese es vuestro destino y vuestra misión.

 

Las enseñanzas que ha recibido hasta ahora no han tenido una fase estéril de prueba, porque ya había recibido esa fase previamente sin necesidad de pasar por el estado de transmisión de la información, del modo en que lo está haciendo ahora. Estuvo desarrollando los valores éticos a través de todas las actividades que fue implantando a lo largo de la experiencia de su vida profesional, y que tendrán, en su momento, un impacto importante en la forma de entender el empleo de la fuerza militar. Pero eso ya no es cuestión de él. Él ha plantado la semilla, y otros recogerán los frutos. Y ese proceso de análisis ético que estuvo desarrollando, de todas las resistencias a las que se enfrentó, fueron la prueba que nos permitió entender su disponibilidad para poder dedicarse a esta misión que está desarrollando.

 

La información queda a disposición de quien quiera aprovecharla. Ese es el objetivo. Por lo tanto, lo que estuvisteis viendo de destruir la información previa[2], en este caso no debe ocurrir, porque podréis analizar, punto por punto, cada uno de los contenidos que habéis recibido, y observaréis la carga de sabiduría que encierran, y la utilidad que tienen para el día a día de vuestro progreso personal.

 

[1] “Cuando un ser necesitado recibe la ayuda, puede actuar de una forma agradecida o de un modo egoísta. La verdadera compasión permite que no haya en nuestro corazón ninguna respuesta hostil, que no haya ninguna expectativa, que no esperemos la respuesta amable como compensación necesaria de nuestros actos”. Ver artículo La caridad.

[2] Película Divaldo Franco Medium de 01:27:29 a 01:29:45.

 


 

ESTUDIAR LAS ENSEÑANZAS QUE OS TRANSMITIMOS

 

Tenéis que estudiar con detenimiento las enseñanzas que os estamos transmitiendo. Todas nuestras enseñanzas tienen la finalidad de ser aplicadas en el día a día, en la vida cotidiana. Estar buscando un momento especial para poder aplicar lo que habéis aprendido de nosotros es un error. Todas estas enseñanzas tienen la finalidad de que podáis vivir una vida en la que podáis estar aprendiendo, evolucionando, transmitiendo amor a los demás y siendo felices.

 

Y todas las dudas que surgen son una excelente oportunidad de poder definirlas, convertirlas en preguntas y trasladárnoslas para que, si nosotros tenemos la capacidad y es voluntad del Padre Eterno, os las responderemos con sumo gusto.

 


 

APROVECHAR AL MÁXIMO ESTA INFORMACIÓN QUE SE NOS OFRECE

 

Es importante que leas esta información con detenimiento, para que puedas llegar a extraerle el máximo partido. La información que os transmitimos es muy difícil de comprender en una primera fase, porque como todas las enseñanzas, se van depositando, como semillas, en el campo de nuestra mente, pero el fruto no sale, a no ser que las cuidemos, que las reguemos, y que realicemos los trabajos necesarios para que la semilla pueda cumplir su función. Trabajad sobre vosotros para poder lograr que se produzcan estos efectos que realmente necesitáis y deseáis, porque si no existe trabajo por vuestra parte, no tendréis ningún resultado.

 

La oración contemplativa, sin un proceso de acción posterior, no sirve para nada.

 


 

APLICAD NUESTRAS ENSEÑANZAS EN LA VIDA COTIDIANA

 

Tened en cuenta que estas enseñanzas debéis entenderlas para poder aplicarlas en la vida cotidiana. Estamos utilizando muchas palabras, para que os puedan servir de alimento diario en el despertar de vuestro espíritu, para multiplicar la velocidad del progreso al que queráis comprometeros, de acuerdo con vuestra propia voluntad.

 

Pero depende de vuestra actitud que podáis, o queráis, atender a estas enseñanzas. Porque sois libres de poder hacerlo. No existe ninguna exigencia por nuestra parte. Es un ofrecimiento, del mismo modo que lo han hecho todos los grandes Maestros que han venido a este mundo a transmitiros enseñanzas a lo largo de las eras. Pero es necesario que las enseñanzas se sigan aportando, porque en cada momento de la historia de la humanidad tenéis diferentes formas de entender las realidades, y las enseñanzas de hace mil, o dos mil, o cinco mil años, pueden resonar dentro de vosotros de un modo diferente a como lo pueden hacer las enseñanzas que se os puedan transmitir en este momento.

 

Pero, en cualquier caso, la base fundamental es exactamente la misma, porque el progreso espiritual se mantiene en todo el proceso de elevación.

 


 

CUANDO NO CONOCEMOS EL CAMINO QUE TENEMOS QUE SEGUIR

 

Una de las grandes dudas que tienen muchos de los hermanos encarnados está relacionada con que no conocen el camino que tienen que seguir. En el mundo espiritual estamos evolucionando de un modo limitado, hasta cierto nivel. Ese espacio de progreso está asociado a los procesos encarnados para poder demostrar que se han conocido las enseñanzas adquiridas, unas enseñanzas que se reciben, tanto en los planos encarnado como desencarnado, y que se basan esencialmente en la experiencia.

 

Pero cuando tenéis la oportunidad de aproximaros a maestros superiores, os podemos aportar enseñanzas que no necesitaréis aprender a base de la experiencia. Las experiencias que provocan enseñanzas son de dos tipos:

-       Experiencias propias, que normalmente incluyen dolor, porque se basan en los errores que se cometen en la vida, y de los cuales se aprende.

-       Y la observación de las experiencias de otras personas, de donde podéis aprender sin necesidad de sufrir directamente los efectos de esos errores.

 

Y en el momento en que tenéis una actitud más abierta, comenzáis a aprender también de los buenos procedimientos de actuación de los demás. Esas enseñanzas prácticas son la mejor escuela, porque os permiten seguir los caminos correctos que ya han sido transitados por otros. Exactamente lo mismo ocurre cuando escucháis a otros seres, más evolucionados que vosotros en determinados aspectos, que os puedan transmitir las enseñanzas.

 

Pero de poco sirve escuchar si luego no se pone en práctica. Por eso podréis comprobar que muchas de las enseñanzas que se os dan os suponen, muy poco tiempo después, oportunidades prácticas para poder apoyar vuestro aprendizaje. Esas oportunidades varían de acuerdo a vuestra actitud y a vuestro nivel de comprensión. Si el nivel es suficientemente elevado, el sufrimiento será mínimo; de hecho, podemos decir que no existe sufrimiento en el momento en que existe comprensión. Otros niveles de comprensión inferiores exigirán pasar por procesos de mayor sufrimiento para poder haceros conscientes de la necesidad de progreso que tiene la actuación de acuerdo a los designios del Padre Eterno.

 

Y lo que verdaderamente mueve todo este proceso es la actitud amorosa que produce felicidad en cada paso que dais en la dirección del Padre. Aunque tengáis que pasar por adversidades, en vuestro interior podrá brillar la llama del amor absoluto, la chispa divina que Dios ha puesto en cada uno de nosotros, y que nos permite sintonizar con ella en el momento en que nos sentimos que avanzamos en este camino que Dios nos marca.

 


 

CONSECUENCIAS DE CONOCER LA VERDAD

 

Cambia absolutamente el hecho de conocer o desconocer la verdad. Una persona ignorante no tiene la misma responsabilidad que una persona con conocimiento. Y la responsabilidad que adquirís con estas enseñanzas que os aportamos os está exigiendo mucho más de lo que disponíais anteriormente.

 


 

TODOS LOS QUE PARTICIPAMOS EN LA DIFUSIÓN DE LAS ENSEÑANZAS (1)

 

Los procesos que llegan a la mente del hermano canalizador están integrados, tanto por sus propios pensamientos como por los mensajes que nosotros le enviamos, de acuerdo a sus peticiones y a la voluntad del Padre. Nosotros estamos preparados en todo momento para poder apoyarle en esta misión. Los trabajos que está realizando le permitirán evolucionar, en primer lugar, a él mismo, pero también a todas las personas que deseen estudiarlos con detenimiento. Está empezando a desarrollar sus capacidades intuitivas de un modo muy intenso, pero también está estudiando. No recibirá mensajes si no estudia, porque la integración de los conocimientos que él va adquiriendo, con los mensajes que nosotros le aportamos, le permitirán comprender las realidades que les transmitimos, y podrá transformarlas de acuerdo a sus propias palabras en las enseñanzas que tendrá, y tiene, la oportunidad de transmitir. Cada vez que nos solicite ayuda, y tengamos la autorización del Padre Eterno, la recibirá. Porque nosotros tenemos el compromiso, hemos asumido ese compromiso, para poder apoyarle, y formamos un equipo, para conseguir unos resultados.

 

Todas las personas que participáis en este proceso tenéis una función, y gracias a ella el proceso se está produciendo. Que nadie considere que su labor es insignificante. La humildad nos tiene que llevar a sentir que formamos parte de un todo, que nuestra trascendencia evoluciona gracias al apoyo que recibimos de toda la creación. Pero sin el esfuerzo personal, sin la atención personal, sin el progreso personal, nada se llevaría a cabo. Dios, en su infinita sabiduría, nos da la oportunidad de poder progresar de acuerdo a nuestras decisiones individuales, pero la integración con el resto de los hermanos en el plano físico permite que se puedan poner en práctica todos los proyectos de progreso que se han planteado antes de venir al mundo físico.

 


 

TODOS LOS QUE PARTICIPAMOS EN LA DIFUSIÓN DE LAS ENSEÑANZAS (Y 2)

 

Todo lo importante está preparado de antemano, y de acuerdo a la infinita sabiduría con la que Dios Padre nos impregna, somos capaces de poder establecer un circuito en el planeta, donde se produzca la integración de todos los hechos, de acuerdo a las necesidades de cada una de las almas encarnadas.

 

Pero los Hermanos que se encargan de dar formación a las almas desencarnadas, aprovechan estas experiencias para que estos hermanos puedan aprender sin necesidad de que tengan que experimentarlo personalmente. Una vez que lo han aprendido, pueden comprometerse en la siguiente encarnación para poder superarlo, pero esta vez, ya no como una expiación o como una lección para poder progresar, sino como un simple examen, en el que la preparación ya se lleva por adelantado. Y la finalidad, en este caso, es solamente confirmar que, efectivamente, se ha podido aprender la lección correspondiente.

 

El hermano [canalizador], a lo largo de su vida encarnada, ha pasado por diversos procesos, y ahora le toca aprovechar las experiencias vividas para poder integrarlas con las enseñanzas que nosotros le aportamos. De este modo, todo lo que él sea capaz de expresar, estará apoyado en la experiencia y en la realidad del mundo en el que él ha vivido. Y eso les facilitará a los demás hermanos que puedan escucharle, leerle, para que puedan comprenderle mucho mejor.

 

No obstante, esta tarde, él ha solicitado el apoyo para poder realizar unas escrituras. Ha habido un momento en el que él ha sentido la posibilidad de vanagloriarse de ellas, pero ha rectificado inmediatamente. Nada saldría de él si no tuviese el apoyo que le estamos otorgando, de acuerdo a la voluntad del Padre. Y aunque él tiene sus propias capacidades, el objetivo de estos textos no está dentro del alcance de la experiencia de su vida. Necesita contantemente de nuestro apoyo para que se pueda comprender la integración de la realidad física, mental y espiritual en todo el proceso de la experiencia vital de cada ser humano.

 


 

JUZGAD LA INFORMACIÓN QUE RECIBÍS

 

El hermano [canalizador] sigue planteándose la duda de si somos nosotros los que nos comunicamos o si es su mente la que desarrolla esta información. Es positivo que mantenga una actitud de permanente sospecha, para evitar cualquier información que sea inadecuada pero, sobre todo, que cualquier información que entendáis de forma inadecuada, podáis juzgarla de acuerdo a la razón y a las leyes básicas de la bondad, que son, al fin y al cabo, la Ley de Dios.

 


 

CONFIAR EN LA INTUICIÓN

 

Tu intuición empieza a funcionar desde hace mucho tiempo, pero muchas veces le das la espalda. La ahogas con tus pensamientos negativos. Recuerda, la confianza [la fe] es la esencia del progreso espiritual. Nadie puede escalar una montaña si no tiene confianza, nadie puede cruzar un abismo sin confianza. Porque cuando no hay confianza hay miedo, y ya os he repetido muchas veces que el miedo es el paralizador del amor.

 

Vuestro camino, el camino de todos los seres progresivos, como yo, como vosotros, está en única e íntima sintonización con el amor.

 


 

LAS ENSEÑANZAS DEL MAESTRO JESÚS Y LAS NUESTRAS

 

Buenas noches, hermanos. Como de costumbre, estamos reunidos para poder transmitiros enseñanzas que puedan ser útiles para vuestro progreso y el de todos los hermanos que deseen participar de esta información. Del mismo modo que el Maestro Jesús, que solo enseñaba para la propia vida, daba enseñanzas de vida, para que el comportamiento, tanto en el plano interno, de los pensamientos y de los sentimientos, como en el plano de las relaciones con los demás, se pudieran desarrollar del modo más coherente.

 

Y las enseñanzas, como en cualquier otra faceta del saber humano, para poder interiorizarlas, es necesario realizar las prácticas correspondientes. No se puede aprender nada práctico si solamente se estudia en el plano teórico. Y tanto las enseñanzas del Gran Maestro Jesús como las de nosotros, humildes hermanos, están dirigidas a poder ponerlas en práctica, para poder vencer todas las realidades que viven en cada uno de vosotros. Para vencer el orgullo, para vencer la ansiedad, para vencer los miedos. No pretendemos enseñaros nada que esté fuera de estos objetivos.

 


 

LAS ENSEÑANZAS QUE OS ENVIAMOS

 

Fijaos que las enseñanzas que os enviamos son para que lleguen al alma de todas las personas que habitáis el mundo. Sirven para todos. No existe ningún ser elevado que pueda tener una misión más importante que esta.

 

Los conocimientos técnicos no os los transmitimos nosotros, solo influimos en las personas que tienen capacidades para ello, para comprender los desarrollos que permitan mejorar vuestras capacidades técnicas, a nivel científico, a nivel de cualquiera de las ciencias y de la sabiduría humana.

 

Es diferente el trabajo de un poeta que el de un médico, pero ambos son fundamentales para el desarrollo de las personas y de las sociedades. Cada cual dentro de su área. Pero también es tan importante el de un basurero, el de un ama de casa, el de una persona en paro. Cada cual tiene las oportunidades en la vida para poder ejercer el trabajo más digno que le permita desarrollar su espíritu.

 


 

EL PROCESO DE EVOLUCIÓN A TRAVÉS DE LAS ENSEÑANZAS DE LOS HERMANOS ESPIRITUALES

 

El proceso de evolución no tiene nada que ver con el número de Hermanos que podamos estar transmitiéndoos las enseñanzas. El proceso de evolución consiste en escuchar las enseñanzas, comprenderlas, interiorizarlas y ponerlas en práctica. Esa práctica se transforma en ejemplo para los demás, y en una forma de vivir nueva, que permite que la forma de expresarte con los demás también permita convertirte en ejemplo. Porque las palabras también son actos.

 

Toda expresión de nuestros pensamientos y de nuestros sentimientos tienen un efecto sobre los demás, ya sean palabras, ya sean gestos, ya sean acciones. Y ese proceso de evolución permite que los hermanos que están a vuestro alrededor vayan pudiendo tener la oportunidad de aprender, siempre de forma voluntaria.

 


 

TRANSMITIR NUESTRAS ENSEÑANZAS

 

Os agradecemos el esfuerzo que hacéis para poder transmitir nuestras enseñanzas. A través de ellas tenéis la posibilidad de darle el enfoque que cada cual esté en condiciones, para poder expresarlo a través de su realidad personal y de las enseñanzas que pueda aportar a los demás. Hay quién lo podrá hacer a través de explicaciones, otros podrán contar historias, otros podrán presentar obras artísticas, pero todos tenéis la oportunidad de ser ejemplo ante los demás a través de una vida en la que se ponen en práctica todos los principios que os presentamos.

 


 

QUIÉN ES EL CANALIZADOR

 

Testimonio del transcriptor

 

La verdad es que poco importa quién soy realmente. Solo creo importante informarte de que he sentido la llamada para colaborar en la difusión de la palabra del Padre Eterno, de acuerdo con el nivel que soy capaz de asimilar yo mismo. El aprendizaje debe ser siempre progresivo, y la vida me ha aportado enseñanzas, tanto basadas en la experiencia propia como, sobre todo, en el conocimiento y sabiduría elevada de muchos Maestros que nos han visitado en este pequeño planeta, y que me han enseñado una determinada verdad. Pero esta es solo MI verdad de MI ahora. Y la verdad de cada persona evoluciona a la vez que lo hace su conciencia, su concepto del bien y del mal. Por tanto, solo soy un transmisor de la sabiduría que soy capaz de captar con mis medios, y para ello me ayuda un grupo de Hermanos Mayores que hacen lo posible para transmitirme cuestiones relacionadas con la moral y la espiritualidad. El método que utilizan para transmitirme estas enseñanzas se denomina mediumnidad de tipo intuitiva. Hay más información sobre esto en El Libro de los Médiums, ítem 180, pág 198.

 

Pero creo que es mejor explicar un poco más sobre cómo comenzó todo esto. En 1982, cuando tenía 20 años, por esas “casualidades” que la vida nos presenta con absoluta claridad, sin yo participar de ningún modo, un espíritu informó, a través de un médium, que me encontraba en una ciudad, y nadie del entorno sabía que yo me encontraba allí. Ni siguiera yo conocía al médium. Poco tiempo después lo conocí, y con él aprendí las bases de las comunicaciones con seres de muy diversos grados de adelanto o de “luz”. Tras nueve años de asistencias esporádicas a sesiones mediúmnicas con esta persona, no volví a poder contactar con otros médiums hasta que, del 1 al 3 de noviembre de 2019, 37 años después, asistí a la primera reunión espírita. En este pequeño periodo de “maduración” conocí religiones, filosofías, “verdades” (que no lo eran tanto) y muchas creencias, que me facilitaron ser muy escéptico. El 13/01/2020, a propuesta de una amiga espírita, pruebo a intentar canalizar a través de la escritura y, a continuación, por medio de la palabra, que grabo y transcribo posteriormente. El 04/02/2020 creo el blog Moral y Espiritualidad.

 

Pero vamos a lo importante. Mis Maestros Espirituales me han informado de que no son almas muy elevadas, “solo un poquito más que yo”, si se puede entender y valorar el concepto de “elevación espiritual” por parte de uno mismo, ya que quien tiene la capacidad de establecer esta valoración es el Padre Eterno y sus seres elevados que administran los universos en su nombre. Pero estos Hermanos desean dejar constancia de su insignificancia en comparación con la inmensidad de sabiduría que puebla la creación. No obstante, la experiencia me está demostrando que, aunque sean “un poquito más elevados que yo”, creo que tardaré mucho en lograr aproximarme a ellos en sabiduría.

 

Estos Hermanos Mayores forman parte de un grupo de Hermanos afines entre sí, que trabajan por el desarrollo de la sabiduría de la humanidad. Recordad que la verdadera sabiduría está en saber vivir una vida digna, coherente y feliz al servicio de una causa noble; y no hay causa más noble que ayudar a otros hermanos a evolucionar. Pero recordad también que nadie puede dar un paso por la evolución de otros, pero sí podemos indicar el camino con nuestro ejemplo, con nuestros errores y con las enseñanzas que podamos difundir a los demás. Todo ello será tenido en cuenta cuando dejemos este cuerpo, pero desaparecerá nuestro mérito cuando actuemos por egoísmo de cualquier tipo, incluso de pretender acelerar nuestra propia evolución, porque la Ley de Dios es el amor absoluto e incondicional, y no puede haber condiciones para nuestro proceder, y mucho menos la de obtener ventajas personales.

 

El sentimiento de gratitud por permitir a la vida que nos aporte las enseñanzas que necesitamos en cada momento es la actitud adecuada, siempre con la atención de que se cumpla la voluntad del Padre Eterno. A través de los contenidos de este blog solo pretendo cumplir la misión que me han asignado: difundir las enseñanzas de moral y espiritualidad al mayor número de almas, para que puedan preparar la nueva era[1] que se avecina. Espero poder estar a la altura de tan alta misión. Y para ello necesito del apoyo de todos para poder difundirla. De ti también. Aportadme vuestras necesidades de aprendizaje que pueda trasladar en consulta a nuestros Hermanos Mayores y, si es la voluntad del Padre Eterno, nos serán respondidas. Estoy a disposición de todos en vicentelumbrerasm@gmail.com.

 

Un fraternal saludo en el amor absoluto del Padre Eterno

 

[1] Nota: Este concepto de “nueva era” parece estar vinculado a predicciones de diverso carácter, tanto de evolución espiritual de la humanidad como de otros cambios drásticos. Sin embargo, mi recomendación es darle un valor de tipo personal, de cambio evolutivo personal. Porque si comenzamos a creer en la venida de Jesús sobre una nube perderemos el tiempo y la vida que tenemos que vivir en el hoy, en el ahora. Más información en Una nueva sociedad (PDF) y en El cambio de Era.

 


 

LAS ENSEÑANZAS Y EL LIBRE ALBEDRÍO

 

Nosotros [los Hermanos Espirituales] no mandamos nada, solo os damos consejos. Tenéis el libre albedrío, la libertad absoluta, para poder cumplir con ellos, siempre habiéndolos pasado por el filtro de la comprensión y la razón. Pero tened en cuenta que en el momento en que recibís las enseñanzas, ya estáis cargados de la responsabilidad. Porque la lección la habéis recibido, y si queréis mirar para otro lado, estáis traicionando a vuestro ser interior, a vuestra alma, que pidió en su momento poder recibir estas enseñanzas para la iluminación a través del aprendizaje, sin tener que sufrir la experiencia traumática de tener que cometer errores que os vayan enseñando esto.

 


 

¿QUÉ SON LOS SERES EVOLUTIVOS?

 

Cuando Dios adopta la decisión de crear los universos, ve la importancia de que está creación tenga la posibilidad de ir progresando por mérito propio, para formar parte de la labor evolutiva de esta Creación, de tal manera que en el momento en que los seres se van desarrollando, van adquiriendo mayor comprensión de la realidad de Dios. Y Dios es infinito amor e infinita sabiduría. Por tanto, los seres evolutivos van creciendo en amor y en sabiduría, y ese crecimiento es el que les va aproximando de un modo continuo, infinito, al Padre Eterno. Cuanto más amor y sabiduría hayan adquirido por mérito propio, tanta mayor proximidad tendrán a Dios y, por tanto, mayor nivel de felicidad. Ese es el concepto de los seres evolutivos.

 


 

LA MISIÓN QUE TIENEN TODOS LOS SERES EVOLUTIVOS

 

Vuestra misión es ser apóstoles del Padre Eterno. Es la misión que tienen todos los seres evolutivos en el momento en que llegan a comprender que para avanzar solamente se puede lograr a través de la humildad y del servicio a los demás. Por lo tanto, tenedlo claro, buscad la felicidad en los demás, ese es un paso fundamental. Combatid el sufrimiento a través de la ayuda, y encontraréis la felicidad que va brotando en cada uno de los momentos de vuestra vida.

 


 

¿CUÁLES SON LAS MISIONES QUE TENEMOS?

 

Tenéis que ser difusores de las enseñanzas de Dios. Esa difusión debéis hacerla, prioritariamente, a través de vuestro ejemplo. Sed ejemplo de virtudes, para poder transmitirlas, y esas virtudes os permitirán ir captando la sutil energía que os permitirá aumentar vuestra capacidad de transmisión, como estáis haciendo ahora a través de las enseñanzas que os estamos entregando, y como podrás hacer si te decides a desarrollar tus capacidades [personales].

 


 

LOS BENEFICIOS DEL CAMBIO AL CAMINO ESPIRITUAL

 

El principal beneficio inmediato que se obtiene al decidir entrar en el cambio al camino espiritual es la felicidad, porque empiezas a observar toda la existencia desde un punto de vista muy diferente. En vez de ver la vida como la ve casi todo el mundo, como una sucesión aleatoria de hechos que nos afectan de un modo u otro, y que nosotros simplemente intentamos sobrevivir, sin otra trascendencia, entendemos que formamos parte de un plan que está muy por encima de nuestras capacidades, que todos estamos interconectados y que la Ley del Amor es la base fundamental en la que se sustenta la felicidad de todas las personas y de todas las sociedades. En vez de ser reactivos ante las situaciones, ya sean positivas o negativas, agradables o desagradables, en vez de estar esperando que ocurra algo bueno para sentirnos bien, en vez de reaccionar de un modo hostil, con tristeza o angustia ante la adversidad que nos sobreviene, nos convertimos en protagonistas y creadores de la felicidad, trabajando para resolver los problemas, por supuesto, pero en la confianza de que todo tiene un propósito, y que todo lo que hacemos está dirigido a generar felicidad, tanto en nosotros como en los demás. Independientemente de todo lo que nos rodea. Y, sobre todo, del resultado. Porque lo que valoramos como “bueno” o “malo” está basado normalmente en la conveniencia personal y, en algunos casos, en la conveniencia del grupo (familia, amigos, país, etc.), pero hay muy pocos casos en los que las personas son capaces de tener fe real, confianza real en que lo que tenga que ocurrir será lo que necesitemos para evolucionar, por lo que siempre, siempre, debemos sentir agradecimiento. Aunque a veces duela. Son cosas que tiene nuestra ignorancia. Pero cuando se alcanza el nivel adecuado de fe real, el dolor nunca supone sufrimiento, es solo un proceso de aprendizaje, y nos sirve para hacernos conscientes de que el camino debe ser otro, o que tenemos que superar la experiencia. Procesos necesarios para evolucionar.

 

Y cometemos errores, y esas son nuestras grandes lecciones. Cada vez que cometemos un error y nos damos cuenta de ello, y vemos cómo resolverlo y cómo cambiar para mejorar nuestra forma de actuación. Estamos cambiando nosotros y cambiando el mundo. Porque después hacemos las mismas cosas, pero para nosotros es completamente diferente. Nuestra actitud cambia y se hace fuerte y a la vez humilde, confiada y a la vez compasiva.

 

Cuando alguien nos dice algo que antes nos incomodaba, ahora tenemos una actitud compasiva, primero con nosotros mismos, porque ahora observamos el proceso reactivo que bulle en nuestro interior, y nos decimos a nosotros mismos, con una sonrisa comprensiva “ese era mi yo anterior, pobrecito. Muchas gracias, Dios mío, porque me has permitido entender que esa no es la reacción que yo quiero en mi vida”. Ese proceso me hace sentir feliz, porque me estoy dando cuenta de que antes estaba equivocado, de que en este momento sigo teniendo una “reacción automática” que no quiero tener y que, como consecuencia de ello, he sido capaz de frenarla antes de manifestarla.

 

O puedo darme cuenta después de haberla manifestado, después de haber cometido el error, y puedo decir “muchas gracias, Dios mío, porque soy consciente de que me he equivocado”. Lo que se entiende como pecados, en realidad son equivocaciones, porque entendemos la vida de una forma errónea. Pueden ser voluntarias o involuntarias, pero siguen siendo equivocaciones.

 

Y comenzamos a sentir compasión con nosotros mismos. Esa compasión nos ayuda muchísimo, porque nos permite perdonarnos. Cuando nos perdonamos, estamos dando el gran paso para poder conseguir perdonar a los demás. Nunca jamás podremos perdonar a otros si antes no sabemos perdonarnos a nosotros mismos. Porque el perdón condescendiente, con actitud de superioridad, jamás es un perdón real. El perdón real es decir en nuestro interior “esto que ha pasado forma parte de un error, de una equivocación que tú tenías, y yo hago todo lo posible para ayudarte a que entiendas cuál es el buen camino”. Y ponerlo en práctica de un modo humilde y amoroso, con la intención de mejorar a esa persona.

 

Eso crea satisfacción, no por el orgullo de sentirnos superiores, que es una satisfacción vil y no produce felicidad real, sino porque nos sentimos conscientes de que estamos en el camino que nos ha marcado Dios. Esto es infinitamente satisfactorio, y nos llena de una felicidad que supera todos los vanos goces que produce el egoísmo. Y como consecuencia de ello, nuestra vida cambia, nuestra forma de ver el día a día cambia, cada segundo de nuestra vida. Desaparecen los motivos de acciones reactivas de enfado, de orgullo, de cualquier tipo de lo que entendemos como pecado o error. Y cada vez que cometemos uno de esos errores, cada vez somos más conscientes de que los estamos cometiendo, y cada vez tenemos más capacidad de perdonarnos a nosotros mismos.

 

Pero ese perdón, por supuesto, implica reparar los daños que se causan y decidir no volver a cometer el error más veces. De lo contrario no logramos evolucionar, nos estamos mintiendo a nosotros mismos, intentamos justificar una cosa, pero sin que surja del corazón.

 


 

COMUNICARSE CON DIOS

 

La oración se puede dirigir al Padre. Dios no tiene intermediarios contigo, ni con ningún ser dentro de la infinita escala evolutiva. Que tus oraciones, que tus pensamientos estén dirigidos a Dios es la forma más sencilla, lógica y efectiva de poder recibir la respuesta adecuada.

 

-       Pienso que no sé quién soy yo para que Dios me escuche, si soy tan insignificante, y además veo la figura de Dios muy abstracta, por lo que estoy en un mar de dudas.

 

Dios no tiene figura. Pretender entender a Dios… puedes aprovechar el concepto de entender, de intentar entender el amor en el máximo nivel que tú seas capaz, y cuando llegues a ese máximo nivel de comprensión, multiplícalo por infinito. Piensa en la máxima sabiduría que puedes llegar a imaginar, y cuando has alcanzado ese nivel de imaginación, multiplícalo por infinito. ¿Cómo [si no] puede crearse cualquiera de los seres vivos que hay en vuestro planeta?

 


 

DIFERENCIA ENTRE ORACIÓN Y MEDITACIÓN

 

En el sentido en que se conocen habitualmente estas dos palabras, la oración se suele entender como las peticiones que se envían a un ser que está fuera de nosotros y que es mucho más elevado que nosotros; y la meditación se entiende como un proceso contemplativo, en el que se activan determinadas funciones físicas y psíquicas que permiten mejorar las cualidades relacionadas con la vida en su conjunto.

 

El proceso que os proponemos, y que ya os lo hemos propuesto en anteriores ocasiones[1], lo denominamos también oración, pero tiene grandes diferencias con el concepto que se utiliza en la mayoría de las religiones. Nuestra enseñanza, lo que hace es integrar estas dos actividades, de tal modo que entendemos, porque es una sabiduría que hemos constatado, y no es una creencia por nuestra parte, que los procesos físicos, mentales y espirituales están siempre integrados, y cualquiera de ellos afecta a los demás. Cada uno de estos procesos es sucesivamente más elevado.

 

Los procesos físicos pueden llegar a bloquear los procesos mentales y espirituales, pero no les pueden afectar de un modo negativo. Son unos procesos basados en el instinto, en la supervivencia, están grabados en el inconsciente.

 

Los procesos mentales son aquellos en los que se procesa la información de acuerdo a los conocimientos previos adquiridos, tanto de sabiduría como de prejuicios y, de acuerdo con ellos, se llega a conclusiones que se traducen en actos. Esto implica que todos los procesos mentales acaban en procesos físicos. Estos procesos físicos pueden ser internos, a través de glándulas, de órganos, y pueden ser también externos, a través de los actos que realizamos al interactuar en la vida.

 

Y los procesos espirituales son aquellos que están vinculados al amor y a la sabiduría. Esos procesos espirituales tienen contacto directo con los Hermanos Espirituales del orden inmediatamente superior, entre los que se encuentra siempre el espíritu protector, ángel de la guarda o guía espiritual, como deseéis denominarlo. Y de acuerdo con el proceso que sigue el ser encarnado, esta evolución recibe más o menos instrucciones, en función de tener más o menos receptividad a los mensajes de amor de Dios.

 

Así, cuando una persona es capaz de comprender y de poner en práctica las realidades del proceso del amor, van incrementándose las posibilidades de aprendizaje, porque a través de la experiencia de la vida, se tiene la posibilidad de ir incrementando las enseñanzas, para aumentar la evolución. Y en el plano espiritual, el guía es el que coordina estos procesos, para que se lleven a cabo de acuerdo al programa evolutivo del espíritu encarnado. Y estos procesos se transmiten al plano mental por medio de pensamientos, que generan sentimientos, y al plano físico por los actos, que se manifiestan en la vida cotidiana, en cada uno de los momentos y oportunidades que tenemos para poder expresar todas las enseñanzas que recibimos en todos los planos superiores. De este modo, la coordinación cuerpo, mente y espíritu, está en constante proceso de acoplamiento, para poder sincronizar toda la evolución en cada uno de los planos, lo cual redunda siempre en el proceso de evolución general de la persona.

 

Pero los planos físico y mental, cuando el ser desencarna, esos planos desaparecen. Y, aunque tienen mucha importancia ambos planos dentro de la vida cotidiana, la continuidad que se produce en el infinito es solamente en el plano del cuerpo espiritual, del alma, quedando tanto el cuerpo físico como el cuerpo mental, separados del alma. Pero gracias a ellos, el alma es capaz de evolucionar y trascender.

 

Así, cuando hagáis oración, entended que tanto el cuerpo, como la mente, como el alma, deben sincronizarse para crear un canal que permita establecer la conexión de todos los niveles, físico, mental y espiritual, para poder tener el avance, el progreso, en todos los ámbitos.

 


 

LA SENCILLEZ DE NUESTROS MENSAJES

 

Nuestro hermano canalizador tiene a veces la sensación de que los mensajes que os transmitimos son muy simples. Deseo comenzar explicándoos que si se os enseñan estas simples lecciones es porque no las estáis aprendiendo.

 

Tened en cuenta que el camino recto del Padre Eterno es simple. Haced el bien. Vivid, actuad, sentid, pensad en el bien, y cada uno de los segundos de vuestra vida será una prueba manifiesta de que estáis en Su camino.

 

Estáis en un momento evolutivo en el que tenéis una gran responsabilidad, porque vosotros ya sois conscientes del bien y del mal y, por lo tanto, vuestros actos y todos los procesos internos, están sustentados por vuestras decisiones conscientes. Ya tenéis la oportunidad de ser conocedores de todos los principios esenciales que deben regir vuestra vida para cumplir con el destino que se os ha otorgado, de acuerdo a vuestras decisiones previas al nacimiento.

 

Y tened en cuenta que los mensajes simples son los únicos que llegan a lo más profundo del alma. Si aborrecéis la simpleza de la verdad es porque abrazáis la complejidad de la mentira. Todos estos pequeños mensajes que se os envían son formas de transmitir las oportunidades que podéis tener de realizar prácticas en vuestras vidas. Ponedlas en práctica, y vuestro proceso regenerador se producirá con éxito.

 

Pero analizad con detalle todas y cada una de nuestras admoniciones, de nuestros consejos, y veréis que la simpleza requiere posteriormente un gran compromiso para poder transformar vuestras vidas, vuestras almas. Porque el más simple escalón que queráis subir requerirá de un esfuerzo por vuestra parte, y la humildad de reconocer vuestras necesidades de progreso es el primer paso que necesitáis para poder atenderlas del modo adecuado. Jamás podréis enfrentaros a vuestras limitaciones si no las admitís con la atención y la humildad precisas.

 


 

CENTRAROS EN EL MENSAJE, NO EN EL MENSAJERO

 

SOLICITUD

 

-       [El canalizador] no sabe si los mensajes que recibe son pensamientos suyos o enseñanzas vuestras. ¿Por qué no nos dais un nombre? A otros hermanos les comunican los nombres.

 

RESPUESTA

 

Nuestros nombres no tienen importancia. ¿De qué sirve revestir un mensaje con el nombre de un ser que podéis haber conocido en la historia de vuestra sociedad? ¿Realmente creéis que ese ser solo ha vivido una existencia? Cuando un ser se aferra a un nombre, está demostrando que hay algo que lo tiene atado a ese nombre. No queremos decir que sean malos espíritus, ni mucho menos, por el hecho de utilizar nombres conocidos, pero ya habéis tenido oportunidad de poder leer las enseñanzas que dio el codificador del espiritismo[1].

 

Los hermanos que están revestidos de cuerpo físico, que están encarnados, en el momento en que se elevan, a través de su desmaterialización, si tienen un nivel elevado, ingresan en colectivos de seres espirituales que tienen afinidad entre ellos. Nosotros así lo estamos, y no perdemos en absoluto nuestra individualidad, pero somos totalmente conscientes de que nuestro breve paso por los cuerpos físicos de las encarnaciones son simples suspiros dentro de nuestra propia historia. Aferrarnos a un nombre es un modo de sentirnos vinculados a algo que ya pasó. Pretendo con esto demostrarte, o más bien, explicarte, que nuestra intención de no utilizar nombres tiene, precisamente, la finalidad de poder dejar constancia de que estamos liberados de todos esos problemas relacionados con el orgullo.

 

Observad nuestras enseñanzas, captad lo que consideréis oportuno, consultadnos todas las dudas que tengáis fruto del estudio serio y profundo de las enseñanzas que os damos, y en el momento que veáis que hay algo que no se ajusta a vuestro nivel de lógica, entonces podréis plantear dudar razonables. Lo que planteas, lo entendemos, pero debéis centraros en el mensaje, no en el mensajero, y si os damos nombres que estén relacionados con personas célebres que estén desencarnadas ya, vais a perder la esencia de las enseñanzas, vais a desviaros del camino recto. Y si pensáis que os damos nombres de personajes que no conocéis…

 

Nosotros no estamos aferrados al orgullo de pertenecer a ninguna élite. Somos humildes hermanos sirvientes de Dios, y por nuestros hechos nos conoceréis. No necesitáis conocer más de nosotros, solo os falta sentirnos más. Pensad en el deseo de sentir nuestra presencia cada vez que queráis profundizar en las enseñanzas que os otorgamos, cada vez que queráis estudiar y aprender de la vida. Porque las enseñanzas que os damos son enseñanzas de vida, y no os contamos ningún tipo de historia que no os sirva para vuestra propia vida.

 

El resto de información no podemos afirmar que sea inútil, pero no es nuestra misión centrarnos en esa parte. Estamos dándoos la información más valiosa que podáis creer o pensar, que os sirve para vuestro desarrollo personal en el ámbito espiritual, que es el ámbito moral. Porque solo se desarrolla el espíritu a través del desarrollo de la moral.

 

En resumen, nuestros nombres serían más un obstáculo que una ayuda para la misión que estamos encargados de cumplir a través de vosotros, y para el aprendizaje que vosotros tenéis la oportunidad de poder recibir.

 

[1] Allan Kardec. Ver sus obras principales

 


 

NUESTRA MISIÓN

 

Nuestro objetivo, nuestra principal misión en este mundo es transmitir la obra de Dios a través de nuestro ejemplo. Nuestras obras son la única llave que abre las puertas de los corazones de las personas, porque son la expresión de todo lo que bulle en nuestro interior. Expresar buenos pensamientos y buenos sentimientos se traduce en realizar buenas obras, transmitiendo lo que conocemos del valor intrínseco del ser humano, un conocimiento que siempre evoluciona, y cada cambio permite mejorar el modo de ver, entender e interactuar con nuestro entorno.

 

Nuestra fortaleza reside en nuestra bondad, ese es el único camino correcto. Dejémonos guiar por la bondad, expresión viva del amor, dando a cada persona lo que necesite, pero solo cuando lo solicite. Pedid y se os dará.

 

Seamos luz para grandes y pequeños, atraigámoslos con la energía que sale de nuestra sonrisa y de nuestra mirada tranquilizadora, reflejo de una mente equilibrada y un corazón amoroso. Y conoceremos el amor en cada persona, en cada momento, en cada lugar.

Nuestro peregrinaje no siempre dará sus frutos en el momento, pero cada semilla de amor que sembremos será bendecida, crecerá y dará mil por uno.

 

Es el amor quien os habla. Y me conocéis.

 


 

EL PROGRESO PERSONAL

 

El progreso personal está completamente vinculado al progreso colectivo. Aunque cada individuo tiene la responsabilidad personal de su progreso, también contribuye al progreso de toda la colectividad de la sociedad en la que vive, del grupo de personas con las que se relaciona, de la familia en cuyo seno se encuentra. Y ese progreso colectivo también es responsabilidad de cada individuo, porque las aportaciones, buenas o malas, que podamos hacer, son las que dan forma a la realidad de cada caso, de cada grupo, desarrollándose un ambiente en consonancia con las aportaciones y con la energía que emana del conjunto de todos los individuos que la conforman.

 

El progreso individual es la base esencial para que se produzca todo lo demás. A través del progreso individual, los valores individuales se desarrollan, y permiten la contribución adecuada para ese progreso colectivo.

 

El progreso individual, como he dicho antes, está completamente integrado en el progreso colectivo, por medio de todas las relaciones entre las personas. Esas relaciones pueden ser positivas o negativas, espirituales o mundanas, inspiradoras o tóxicas, de acuerdo, no solo a nuestra intención, sino también a nuestra capacidad. Y la intención y la capacidad, ambas, se pueden desarrollar, porque la intención está relacionada con la moralidad, y la capacidad, con el progreso humano. Por tanto, el progreso individual se basa en desarrollar valores morales y en desarrollar capacidades humanas, que contribuyan al bien personal y colectivo.

 

Para hacer las cosas hay que trabajar en ellas. La intención es el impulso, que luego hay que poner en práctica. Si te quedas solo en la intención, no consigues nada. Si no organizas las actividades del día y tomas la decisión de cumplir objetivos, el día pasará y no habrás alcanzado ninguno de ellos. No tienes que obsesionarte, pero sí entusiasmarte. Y cuando tienes una vida organizada, le das prioridad a las cosas que quieres hacer.

 


 

CRECIENDO EN FELICIDAD

 

[Los Hermanos Espirituales] queríamos saber si os sentís mejor, más felices, más satisfechos, cuando cumplís y ponéis en práctica nuestras recomendaciones.

 

[En caso afirmativo] eso es una forma de comprobar que las enseñanzas son buenas. La conciencia de cada persona, que es capaz de discernir entre el bien y el mal, va evolucionando. Es el elemento principal, el concepto principal de la evolución del alma, y vuestro aprendizaje os hace que, cada vez, vuestros niveles éticos estén más elevados o más adelantados. Y eso redunda en la felicidad. Por eso, la elevación suprema implica felicidad suprema.

 


 

LA PRÁCTICA

 

La práctica es esencial. Es el modo de demostraros a vosotros mismos que habéis superado las pruebas. Por eso, con la práctica, observamos nuestros errores y los corregimos. Otras personas observan nuestros errores y aprenden.

 

La cadena que une los seres entre sí, es más como una red multidimensional que une a todo con todo en diferentes distancias. De este modo nada se pierde, todo son oportunidades de aprendizaje. Los errores de unos sirven de enseñanzas para otros, y la actitud que tenemos ante cada una de las circunstancias de la vida que pasan delante de nosotros es lo que nos permite aprovechar las enseñanzas, modificar nuestros modelos, evolucionar, transmitir nuestras capacidades a los demás, mantenerlas de una vida a la otra y tener, en la evolución eterna, la esperanza de ir avanzando constantemente.

 

Por ello, la oración que nos enseñó el gran Maestro Jesús, en la que nos dice “no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal” tiene la finalidad de reforzar nuestra atención y nuestra voluntad en la dirección adecuada para enfocarnos en todo lo bueno, bello y verdadero.

 


 

DIFUNDIR ESTAS ENSEÑANZAS

 

Cada alma que recibe un mensaje tiene a su disposición el libre albedrío de poder ser apóstoles de la palabra de Dios. Las obras son el modo de transmitir. Las palabras solo sirven para que se conviertan en actos. Jesús ya dijo: “por sus hechos los conoceréis”. De poco sirven las palabras si no se convierten en hechos. Y todas las personas que están recibiendo estas enseñanzas tienen la oportunidad de poder convertir estas palabras en hechos, y esto debe cambiaros la vida.

 

Muchas de vuestras acciones en vuestra vida se convierten, de repente, en cosas de niños. Entendéis que, de repente, todas esas cosas ya no llenan vuestra alma. Tampoco lo hacían antes, pero os mantenían entretenidos. Vuestra atención estaba dispersa, pero gracias a esta palabra se convierte en actos.

 

Los cambios en las personas son vistas por los demás, se están transmitiendo por el ejemplo. Por lo tanto, no os impacientéis. Nosotros, los Hermanos, estamos pendientes de apoyar a todos aquellos que deseen seguir el camino. No es misión [del redactor de este blog] distribuir la Palabra. Solamente plasmarla, y ponerla a disposición. El resto de los hermanos que reciben esta palabra son los que se encargan de distribuirla de acuerdo a su conciencia. Así está decidido que se haga.

 

Que el amor del Padre Eterno os guíe en vuestro camino, que entendáis las oportunidades que os aporta y que podáis superarlas, de acuerdo a vuestra disposición. Estamos a vuestro lado, hermanos.

 


 

CÓMO APRENDER RÁPIDO EL CAMINO DE DIOS

 

SOLICITUD

 

Queridos Hermanos de Luz, sé positivamente que la palabra de Dios la podemos extender a todos los rincones de nuestra existencia. También sé que la Regla de Oro de Jesús[1] es la herramienta que permite mantener un criterio perfecto para actuar en la vida, en todo momento. Quería pediros si me podéis dar algún consejo más, para que una persona que desee empezar, pueda aprender rápidamente.

 

RESPUESTA

 

Para poder aprender rápido es necesario interiorizar toda la información[2]. Hay que ser capaz de discriminar la información adecuada, para poder seleccionar, y después ponerla en práctica, analizando todos los días y en todos los momentos, siempre que sea posible, todos y cada uno de aquellos actos, de aquellos pensamientos y sentimientos de los que somos responsables.

 

INTERIORIZAR

DISCRIMINAR

PRACTICAR

ANALIZAR

 

Aprender rápido significa poner en práctica las cosas pronto. Empezad desde el primer momento, desde este momento. Sed capaces de convenceros de la transfiguración que deseáis hacer en vuestra vida. Para eso, tenéis que dejar todo. Todas vuestras costumbres, todas vuestras manías, todos vuestros prejuicios, y empezad a plantearos[3] todas y cada una de las cosas.

 

Eso es convertirse en alguien nuevo, y es cuestión de decisión. Decidir que os ponéis al servicio de Dios Padre todopoderoso. Que el amor será la guía de vuestra vida. Que la verdad, la belleza y la bondad serán lo único que entre en el reducto, en la fortaleza de vuestro ser. Que expulsaréis los demonios del miedo, que se revisten de odio, de enfado, de envidia, de lujuria, de avaricia, de codicia...

 

Seréis consecuentes y vuestra vida será la gran escuela donde seguiréis aprendiendo. Porque cada error que cometáis será una lección. Cada éxito que tengáis tendrá una recompensa, principalmente en la satisfacción de que os sentís en el camino.

 

Seguid aprendiendo. Leed, estudiad, de donde veáis fuentes que no se contradigan, que entren en vuestro corazón, y que os den la señal de que están facilitándoos avanzar en el camino del Padre Eterno.

 

Entended que la vida no es contemplativa, es activa. Tenéis que ganar vuestro sustento de forma honrada. Tenéis que tener relaciones con vuestros hermanos, buscando siempre la concordia, que es el elemento esencial de la Ley del Amor.

 

Buscad en todos vuestros actos, y vuestras responsabilidades, y vuestras manifestaciones de todo tipo, la verdad, la belleza y la bondad. Todas ellas son manifestaciones de amor.

 

Así aprenderéis rápido, y avanzaréis desde el primer momento de la decisión que toméis en el camino que Dios ha destinado para vosotros.

 

[1] Ver la solución a todo: La Regla de Oro de Jesús

[2] Se entiende “información” como toda enseñanza que nos da la vida.

[3] Se entiende “plantearos” como analizar y valorar. Es un renacimiento en espíritu y en verdad, por lo que hay que “plantearse” cada una de las verdades anteriores, para mantenerla o desecharla, y poder escapar de la fuerza de la costumbre y la rutina.

 


 

CÓMO SEGUIR EL CAMINO DE DIOS

 

Buscad el aprendizaje continuo a través de vuestro maestro interior, que os estará aportando toda la información que necesitéis, y os estará ocultando toda la información que necesitéis. Porque muchas veces necesitáis de la experiencia para poder aprender.

 

Como seres imperfectos que somos todos, hay muchas veces en las que no deseamos seguir el camino de Dios. En el nivel en el que nosotros nos encontramos, eso es poco habitual, pero nuestro progreso sigue, lo cual quiere decir que no somos perfectos. Sin embargo, vosotros, hermanos, necesitáis muchas veces recurrir a la experiencia, porque sois contumaces, porque persistís en el error. Y cuando vuestro espíritu no está todavía preparado para entender cada uno de los procesos evolutivos, cuando vuestro nivel de comprensión y vuestro nivel de contumacia no permiten entender las lecciones de la vida, la vida os las muestra de un modo más intenso, con dolor.

 

Cuando no hay comprensión, hay dolor. Eso forma parte de la experiencia humana. En el momento en que entráis en el feliz, en el dichoso tránsito del camino del Padre, eso ya no ocurre, porque tenéis confianza. Es necesaria la confianza para transitar ese camino, porque es un camino desconocido, es el camino del progreso. Avanzaréis por lugares que no conocéis, pero esa confianza, esa fe, os permitirá comprender los nuevos niveles evolutivos por los que vais a pasar, sin necesidad de tener que sufrir por ellos.

 

Así, las enfermedades, las tragedias, cuando no se quieren entender, o no se saben entender, se sufre con ellas. El dolor nos invade, y nuestra ignorancia nos hace sufrir. Sin embargo, cuando tenemos la fe de que todo en la vida son enseñanzas que el Padre Eterno pone a nuestra disposición, el sufrimiento desaparece, la fe ilumina nuestro camino y entendemos cuáles de nuestros aspectos en la vida tenemos que mejorar para evolucionar a través de esas pruebas.

 

Esas pruebas nos permiten tanto evolucionar como poder demostrar a toda la estructura espiritual, de acuerdo a cada uno de nuestros niveles, que somos dignos de pasar de un nivel a otro, que somos dignos de progresar. Con ello, las siguientes pruebas serán más complejas, nuestras responsabilidades en el plano espiritual serán mayores y nuestro nivel de felicidad crecerá.

 

En el momento en que entendemos todo este proceso, nuestros pensamientos entran en sincronía con el camino y los mandatos del Padre Eterno. Estos pensamientos se convierten en un filtro de amor a todas nuestras experiencias, a todas nuestras informaciones, a todos nuestros pensamientos que surjan de nuestro interior. Y provocarán unos sentimientos totalmente diferentes que si nos mantenemos en el oscuro camino de la contumacia y del error.

 

Esos sentimientos son los que se procesan en el corazón, ese chakra del que habéis oído hablar, y que genera la mayor onda vibratoria de vuestro organismo, y que cuando se sincroniza con el chakra frontal, que es el que emite el pensamiento, incrementa su onda vibratoria y permite la armonía en las personas.

 

Cuando una persona tiene una colisión entre sus pensamientos y sus sentimientos, esa desarmonía se traduce en todo lo que expresa, y la onda vibratoria permite que las personas sensibles puedan notar la desarmonía muy rápidamente. La filosofía, la cultura pero, sobre todo, la ética, son las que permiten armonizar los pensamientos con los sentimientos, son las que permiten entrar en la corriente fluídica del camino del Padre Eterno, y a través de ella, nuestras ondas vibratorias aumentan. La frecuencia se hace más elevada y somos capaces de percibir y de emitir en unos niveles completamente diferentes.

 

Como consecuencia de ello, todas nuestras expresiones externas, todos nuestros gestos, palabras y obras estarán armonizados de una forma coherente con la estructura vibracional interna, y seremos capaces de poder transmitirla a nuestro alrededor, y tendremos la experiencia que se muestra en las Escrituras [cristianas] de la llegada del Espíritu Santo a los apóstoles, porque es esencialmente el desarrollo de la coherencia entre pensamientos y sentimientos.

 

Esto no es solamente físico, porque modela el alma, del mismo modo que el alma modela los pensamientos y sentimientos. Se produce una interrelación permanente entre todos los cuerpos que conforman el ser humano. Y esta sincronización es el modo de facilitar la conexión con información más elevada. Podéis conectar con nosotros en el momento en que subáis vuestra vibración, porque nosotros somos felices de bajar la nuestra para entrar en vuestro nivel vibratorio, que llamáis, en vuestro caso, elevado, pero que nosotros debemos bajarlo para que vosotros podáis entender nuestros mensajes. De este modo, pensamientos, sentimientos y actos están activados dentro de una misma frecuencia, en una misma sintonía, que permite expresar lo que realmente es el desarrollo del alma.

 

-       Si analizo mis pensamientos y veo que no soy capaz de hacer que sean acordes con Dios ¿hay algo que pueda hacer cambiar rápidamente esos pensamientos? Como si fuese una especie de resorte y los malos pensamientos no se conviertan en un bucle repetitivo. ¿Cómo se puede salir de ese bucle?

 

La herramienta fundamental es la voluntad. Antes de la voluntad es necesario el discernimiento. En el momento en que se entiende que estamos apartándonos de la Ley del Amor, cuando nuestro discernimiento, nuestra conciencia, que son sinónimos, nos hace entender que estamos fuera de la Ley del Amor, nuestra voluntad será la que nos permita cambiar. Porque nada se hace sin esfuerzo. Si no existiese el esfuerzo, no existiría el mérito. Y necesitáis esforzaros para poder combatir vuestras tendencias negativas. Pero tenéis una gran herramienta que os permite impulsaros, y es la fe. Cuando entendéis en vuestro corazón que algo es bueno, aunque podáis recibir el impulso egoísta de que quizá no os conviene, lo que es bueno, seguirá siendo bueno, aunque no os convenga.

 

-       Pero ¿cómo puede haber algo que sea bueno y pensar que no me conviene?

 

Si tienes que hacerle el bien a una persona que no te cae bien, a lo mejor puedes pensar que no te conviene, porque puede herir tu orgullo. Pero si es bueno, es bueno. Hacer el bien implica hacerlo en todos los casos y en todos los momentos. Por lo tanto, puede haber cierta resistencia por los obstáculos que podamos tener todavía en nuestro corazón, por todos los errores que todavía están arraigados. Y puede haber codicia, y puede haber desconfianza, y puede haber envidia, y puede haber lujuria, y cualquiera de los errores de la vida hacen que se modulen nuestros deseos con la verdadera felicidad que da el camino de Dios. Por eso es tan importante observarse constantemente, para que en el momento en que aparezcan estos pensamientos o estos sentimientos, que tienen siempre un carácter egoísta, podamos entenderlos y podamos sentir la compasión hacia nosotros mismos, que será la llave que nos permita evolucionar y crear una persona nueva. Eso es avanzar en el camino del Padre.

 

El camino del amor es absoluto y siempre debe ser beneficioso para todos. Si una persona sale perjudicada, no puede ser el camino del amor, aunque los demás salgan beneficiados. Cuando se entiende el camino del amor colisionarán el egoísmo y todas las demás pasiones nefastas que cada cual tiene todavía arraigadas en su alma, y las experiencias de la vida son las que nos dan la oportunidad para poder superarlas.

 

Cuando tenemos que hacer cualquier cosa, cualquier palabra, cualquier gesto, cualquier acción de nosotros mismos, se produce un proceso interno previo. El resultado correcto debe estar siempre impregnado de la Ley del Amor. Es el filtro que permite que todo lo que salga de nosotros esté en el camino del Padre Eterno. Pero todos los defectos que acarreamos, todos los errores que deseamos superar se resisten a seguir esa ley, y como consecuencia de ello, existe una lucha interna entre nuestro propósito de seguir esta ley eterna de Dios y nuestros intereses, basados en el egoísmo o en cualquiera de nuestras bajas pasiones que nos atenazan.

 

Con la consciencia nos damos cuenta de estos errores que se producen dentro de nosotros, y que seremos capaces de poder superar, ya sea en el momento en el que están surgiendo, antes de expresar nuestras acciones, o después de ellas, a través del arrepentimiento. Este arrepentimiento requiere compensar el daño producido y tener la firme determinación de no volver a cometer los errores. Eso es lo que denominamos el perdón de los pecados. Ese es el modo de evolucionar. Por tanto, todas las pruebas que nos da la vida son formas de hacer crecer nuestro ser en el camino del Padre.

 

-       He entendido que nuestros errores nos atrapan, impidiéndonos ir hacia el Padre…

 

Son los obstáculos que creamos por nuestra propia contumacia, nuestra persistencia en el error.

 

-       Qué absurdo es estar sometiéndonos a lo que nos ata, nos gobierna, nos manipula, cuando podríamos ser felices, libres, elevarnos, tener luz.

 

Pero para ello hace falta tener valor, para ello hace falta conocer. La ignorancia es enemiga de la evolución, y muchas personas se contentan con mantenerse en su nivel de ignorancia. Ese conformismo hace que la evolución se detenga. Ser un inconformista es seguir buscando en la oscuridad, a pesar de la comodidad de la luz en la que nos encontramos. Porque no se puede avanzar con luz, siempre avanzaremos sobre terreno desconocido. Pero la fe y el progreso que tenemos acumulado nos permitirá dar los pasos correctos para aprender, nos permitirá comprender nuestros errores para corregirlos, y estos dos procesos son los que permiten evolucionar las almas de todos los seres humanos que pueblan el universo.

 

-       Lo he entendido. Es como si hubiese subido un escalón.

 

No lo subirás hasta que no lo pongas en práctica, pero comprenderlo es el primer paso necesario para después poder hacerlo. No se puede hacer al revés, porque la experiencia no nos enseña, la experiencia nos muestra, pero aprendemos a través del proceso evolutivo interno de nuestra comprensión y nuestra decisión de cambiar. Eso es evolucionar.

 


 

CÓMO PODEMOS HACER PARA ESTAR EN EL RITMO DE DIOS

 

Nos alegramos mucho de que nos hagas esta pregunta. Vamos a intentar explicaros el proceso que podéis seguir para todos los grados de elevación espiritual de todos los espíritus, de todos los seres, encarnados y desencarnados, que poblamos los universos del Padre Eterno.

 

Para poder estar en el camino del Padre es necesario tener fe, tener confianza. Si yo avanzo por el camino oscuro de mi ignorancia y no tengo confianza, no daré un solo paso, porque la oscuridad de lo desconocido no me permitirá avanzar en absoluto. Me querré quedar en mi zona de confort, en aquello que yo conozco. No sacrificaré nada, y todos mis pasos serán en círculos alrededor de todo lo que yo ya conozco ¿acaso de esa forma se puede evolucionar? Nunca.

 

La evolución significa aprender en dos niveles, en el nivel espiritual [moral] y en el nivel intelectual. De poco sirve desarrollarnos en el nivel espiritual si no somos capaces de comprender las cosas de la naturaleza del Creador. Conocer la mente del ser humano, conocer las plantas, los animales, todo ello nos permitirá profundizar en cada uno de los diferentes aspectos. Nunca jamás recibirá un ignorante información sobre cómo mejorar cualquier elemento tecnológico, porque de nada le serviría. Y nosotros solamente ayudamos cuando es necesario para que vuestro nivel intelectual tenga la oportunidad de estar al mismo nivel que vuestro nivel espiritual. Por tanto, es el nivel espiritual el que dirige la evolución de cada planeta, a través de la evolución individual de cada uno de los miembros vivos, físicos, encarnados, que os encontráis en cada momento histórico.

 

Una vez que se entiende esto, comprenderéis la importancia que tiene el no perder el tiempo con informaciones absurdas que no están en la línea de vuestro camino hacia Dios. Avanzar en el camino hacia Dios, repito, es seguir el aprendizaje espiritual e intelectual, aprendizaje o evolución. Y todo lo que estéis alimentando vuestra mente, y que esté en esta línea, os permitirá avanzar en ese camino. Y todo lo demás os hará invertir el tiempo en el que estaréis detenidos.

 

Del mismo modo que os podéis alimentar con comida que esté en buen estado, y os permite progresar y seguir una vida sana, si os alimentáis de forma inadecuada, vais a tener consecuencias, vais a enfermar. Exactamente lo mismo pasa con vuestro progreso espiritual, que también podemos llamarle moral, y vuestro progreso intelectual. Cuando estáis cubriéndoos de información que está en contra del principio básico del amor, estáis inundando vuestro espíritu de una capa que le impide ver durante el camino. Lo estáis cegando. Y no puede avanzar. Igualmente, si no estáis aprendiendo cosas útiles para vuestro avance humano, estáis manteniéndoos en el mismo nivel de aprendizaje que teníais anteriormente. Tampoco avanzáis. Por tanto, es necesario que ambos elementos, tanto el elemento moral como el elemento intelectual, se vayan desarrollando, para que podáis seguir el camino del Padre.

 

Y el camino moral es el que nosotros estamos intentando haceros desarrollar, de acuerdo con vuestra voluntad. Os estamos dando las oportunidades de conocer, pero recordad que todo necesita ponerse en práctica. Si no se pone en práctica, no sirve de nada. Y cuantas más posibilidades de aprendizaje tengáis, vais a tener más oportunidades de progresar, y vais a tener inconvenientes en la vida, que vais a poder solventar manteniéndoos en el camino del Padre.

 

Pero debéis tener valor, porque es necesario confiar. Las personas cobardes, que pretenden mantenerse en un estado de comodidad en la Tierra, cuando desencarnan, tienen que pagarlo. Pero no debe seguir esto vuestro pensamiento, porque entonces actuaríais por miedo, y eso tampoco os funcionaría. Debéis entender las grandes satisfacciones que tiene avanzar en el camino del amor, porque las satisfacciones más profundas se logran cuando se ayuda a las personas que lo necesitan, cuando nos encontramos dispuestos para poder apoyar a nuestros hermanos sufrientes, cuando recibimos las pruebas del Padre Eterno y bendecimos las posibilidades que tenemos de poder demostrar que somos dignos de su confianza, y que las superamos, porque todas las pruebas que nos aporta el Padre las podemos superar.

 

Pero debéis entender que esa superación no se ajusta a los conceptos que se tienen en el ámbito material. Hay que entender que la superación es a nivel espiritual, y sucumbir en la Tierra, morir, ya sabéis que no es el final, ni mucho menos. Por lo tanto, no hay que tener miedo a la muerte, hay que tener esa fe para poder dar el paso necesario en la oscuridad, porque confiamos en que el Padre Eterno nos está guiando.

 

Pero no tengáis miedo. No es vuestro momento. Todavía tenéis que aprender mucho en esta vida, y tenéis que transmitir vuestras enseñanzas a muchos, porque es muy importante la difusión de la Palabra de Dios. Sed, por tanto, consecuentes, estad atentos, observaros a nivel interno, porque nuestras reacciones internas son siempre automáticas, de acuerdo a nuestro nivel moral y espiritual, y ante cualquier problema, actuamos con desdén, o con ira, o con pena. Ninguna de esas reacciones permiten resolver ningún problema. Solamente están demostrando que tenéis que seguir aprendiendo.

 

Y debéis alegraros de que sois conscientes de percibir estos sentimientos, porque os están demostrando en qué elementos de vuestro ser, de vuestro espíritu, debéis incidir para mejorarlo. Entendiendo esto, la vida se os abre de un modo especial, porque veis que todo son oportunidades, que no existe el estar bien o el estar mal, sino que dirigís todo vuestro ser, toda vuestra existencia, para cumplir con el objetivo para el que estáis aquí. Y cada vez que avancéis un peldaño en la escalera eterna que os ha puesto el Padre a vuestra disposición sentiréis el gozo de decir “lo he ganado por mérito propio, y estoy en condiciones de poder ayudar a más hermanos sufrientes que antes”. Porque he aumentado mi luz y, como consecuencia de ello, soy el mayor sirviente entre todos, tengo más posibilidad de otorgar luz a los demás hermanos, porque yo la tengo. Y mi nivel de compasión aumenta, y tengo más capacidad de dar. Porque Dios nos da más, según evolucionamos, y en ningún caso penséis que eso tiene que ver con las cosas materiales. Supongo que ya lo entendéis.

 

El crecimiento siempre es espiritual. Las cosas materiales no son vuestras. Son lo que necesitáis en cada momento para cumplir con vuestros objetivos en esta vida. Y disponer de recursos puede serviros para hacer el bien o para aumentar vuestro egoísmo. Recordad en cada momento seguir la Ley del Amor y veréis cuántas cosas que hacéis no son necesarias. Además, seréis conscientes de vuestros errores, y desarrollaréis la humildad para reconocerlos ante vosotros mismos y ante vuestro Padre. Seguiremos el proceso de evolución, de modo que podremos entender la importancia del arrepentimiento, una vez que hemos detectado nuestros errores. Comprenderemos que después del arrepentimiento debemos tener la firme convicción de no volver a cometer los mismos errores y, por último, devolver 10 por 1 de todo el daño que producimos, multiplicando por 10 nuestro amor, nuestros cuidados, nuestro servicio a los demás. Ese es el modo en el que podéis avanzar en el camino del Padre.

 


 

HERMANOS DESENCARNADOS QUE TIENEN BAJA VIBRACIÓN. CONTACTAR CON ELLOS

 

Solo aprecias la luz cuando conoces la sombra, y los contactos con los hermanos desencarnados que tienen baja vibración son de gran ayuda para ellos. Tenéis que inducirles a que entiendan el Camino del Amor, que es el mismo camino que tenéis aquí.

 


 

HERMANOS DESENCARNADOS QUE TIENEN BAJA VIBRACIÓN. EXPERIENCIA, PROGRESO Y CÓMO AYUDARLES

 

SOLICITUD

 

-       Con los hermanos desencarnados ¿no sería más apropiado que los Hermanos desencarnados, de Luz, ayuden a los hermanos desencarnados que no tienen tanta luz? Porque, al fin y al cabo, los Hermanos de Luz ven a los hermanos desencarnados que tienen menos luz.

 

RESPUESTA

 

Los hermanos que tenemos por debajo de nuestro nivel de luz están siempre apoyados por nosotros.

 

Los hermanos que no tienen luz desean absorber la energía de los hermanos encarnados. En el momento en que contactan con hermanos encarnados reciben sensaciones que puedes compararlas con una persona que tiene síndrome de abstinencia de tabaco y, de repente, le dan un cigarrillo. Los hermanos desencarnados no tenemos cuerpo físico, y la energía vibracional del cuerpo físico es la que atrae a los hermanos desencarnados de baja vibración.

 

Los hermanos desencarnados de baja vibración apenas pueden ver a los hermanos superiores. Como ya os dije, tengo un poco más de luz que vosotros, pero me cuesta decirlo, porque solamente es el Padre Eterno el que tiene que valorar eso. Pero tenemos que entenderlo así para poder saber a quién podemos dirigir nuestra ayuda y a quién podemos solicitar ayuda nosotros.

 

Por eso yo os estoy ayudando a vosotros, y los hermanos que tienen poca luz no perciben nuestra energía, por más que nosotros les induzcamos a ello.

 

Cuando estás en el plano físico, hasta que no estás dispuesto a escuchar, no recibes información a nivel interno. Tu intuición está apagada, y en el momento en que te iluminan, te das cuenta que todo lo que te rodeaba, que no ha cambiado, tú lo observas de diferente forma. Eso le pasa a un hermano desencarnado de baja vibración. Entonces, los hermanos que estáis encarnados tenéis cuerpo físico, y esa energía la captan.

 

Y por eso se os pide que hagáis oración por ellos, porque ellos sí que la escuchan, y cuando son conscientes estos hermanos de baja vibración y les decís que observen a los Hermanos de Luz que les rodean, en cuanto quieren abrir los ojos, en cuanto se quieren dejar guiar por ellos, los Hermanos de Luz les aportan del mismo modo que te estoy aportando a ti.

 

El camino es siempre individual, y el apoyo que les damos, tanto desde el plano físico como desde el plano espiritual, es únicamente para que ellos puedan recibir los avisos intuitiva y directamente, del mismo modo que los recibes tú.

 

Los hermanos sin luz no nos ven, ya te lo he dicho, y solamente nos podrán ver cuando sean capaces de quitarse ese velo que les cubre. Y gracias a vuestras aportaciones, que son las emociones, los sentimientos, los que les llegan realmente. Las palabras no les sirven de nada, porque si no tienen luz no os oyen. Solamente con las emociones podéis llegar a hacerles entender dónde están y todo el gran trabajo que pueden hacer en su etapa errante.

 

Es un trabajo amoroso que hacemos todos, pero nadie puede dar un paso por los demás. Solo podemos ayudarles si ellos quieren dejarse ayudar. Y no nos ven. Por eso es tan importante la oración que hacéis por los hermanos desencarnados, porque entran en la misma vibración que vosotros, empiezan a recibir intuitivamente la información de que han fallecido, de que tienen un trabajo que hacer, de que su dicha crecerá de acuerdo al crecimiento que tengan en sus actos.

 

La intención es la punta de la flecha por la que se mueve todo el progreso espiritual. El tiempo es una percepción que tenéis aquí, pero recuerda que, si la intención existe, por muchos errores que cometáis, siempre avanzaréis en el camino, y llegaréis a vuestro destino. Mientras no haya intención, no hay nada.

 


 

SOLICITAR PRUEBAS EN LA VIDA. LA REALIDAD VIRTUAL EN EL PROGRESO PERSONAL

 

Pedir pruebas en la vida no implica desear sufrir. Lo que se busca con ello es manifestar el deseo de progresar. Cuando en la oración que nos entregó el Maestro Jesús nos dice “no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal” no nos está diciendo que huyamos de las pruebas, sino que el mal que aparezca en la vida no nos absorba.

 

Todas las pruebas tienen la finalidad de expiar nuestras faltas y de demostrar nuestra capacidad para avanzar en el camino de Dios. No tener pruebas es equivalente a estar ocioso, ¿y para qué estamos en este mundo, sino para tener las oportunidades de avanzar? Por eso, todas las pruebas que se nos planteen en la vida debemos acogerlas con entusiasmo, porque debemos saber que son oportunidades que nos da el Padre Eterno para poder elevarnos. Sin ellas, no hay elevación posible.

 

Pero las pruebas pueden ser de muchos tipos. Esencialmente son pruebas que nos impone la vida, problemas que surgen, variadas circunstancias sobre las que tenemos que actuar. Y problemas que generamos nosotros mismos, porque nuestras imperfecciones nos hacen caer en el error muchas veces, y las consecuencias nos permiten recibir la enseñanza inmediata de esos fallos que cometemos.

 

También se encuentran las pruebas que nos surgen a nivel interno. Esas luchas intentas entre lo que muchas personas dicen “el ángel y el demonio que tenemos dentro”, que realmente son la conciencia en lucha con las tentaciones, y que podemos obtener la victoria sin tener que provocar ningún hecho fuera de la mente y de las emociones. De hecho, estas batallas internas son las que provocan los resultados posteriores en los hechos de la vida.

 

Si hacemos meditación, lo que estamos haciendo realmente es entrar en batalla con nuestras limitaciones, y tenemos las oportunidades maravillosas de poder elevarnos desde la paz de la meditación, sin tener que sufrir los dolores de las pruebas físicas y de las experiencias desagradables. Si entendemos la importancia de este proceso podremos aprender mucho con los procesos de meditación. Será el equivalente a lo que ahora llamáis vosotros realidad virtual, donde muchas de las emociones se pueden reproducir por aproximación, aunque sabéis perfectamente que no es exactamente lo mismo. Igualmente ocurre con el proceso de meditación de nuestros defectos, porque no tenemos que sufrir todo en la misma medida que cuando tenemos que experimentarlo a través del dolor de los errores.

 

Por tanto, entended la importancia que tiene la introspección. Aprovechad cada pensamiento y cada sentimiento que os surjan, y que en vuestra conciencia entendáis que son erróneos. De la meditación sobre ellos podéis conseguir superarlos sin necesidad del dolor de la experiencia del error. Esto se hace mediante la confluencia de la conciencia del bien y del mal, y de la consciencia, con la atención de humildad de todos los procesos internos que se manifiestan en nuestra vida.

 

Aprovechad también todos vuestros estudios, todas vuestras experiencias, que os permitan inspirar vuestro análisis interno, y con toda humildad poder interiorizar en vosotros mismos e intentar comprobar todos los posibles errores que formen parte de vuestra vida, para que podáis corregirlos antes de que se manifiesten.

 

Son las grandes oportunidades de elevación, sin necesidad del sufrimiento. Porque se aprende mediante la comprensión o mediante el dolor del error. Os estoy aportando la herramienta para poder hacerlo mediante la comprensión.

 


 

¿QUÉ DIFERENCIA HABRÍA SI LOS MENSAJES FUESEN DEL CANALIZADOR Y NO DE LOS HERMANOS ESPIRITUALES?

 

La sabiduría es la sabiduría. Debéis ser capaces de aprender allá donde vayáis. La vida es una escuela, y tanto de las experiencias positivas como negativas, tanto de los procesos mentales y emocionales positivos como negativos, se tiene oportunidad de aprender. La actitud y la capacidad son las que definen hasta qué punto se saca mayor o menor provecho de cada una de estas experiencias y de estos procesos.

 

El hermano canalizador, actualmente, interpreta de una forma muy personal las enseñanzas que os aportamos. Pero es su forma de contactar con nosotros. Todos los médiums que reciben los mensajes a través del pensamiento, tienen que procesarlos de acuerdo a sus capacidades, y por eso, hay muchas veces que explica cosas basadas en experiencias propias que ha tenido. Pero las ideas que le llegan, podéis comprobar en muchos casos, que no concuerdan exactamente con el modo en que él tiene sus ideas preconcebidas.

 

Sin embargo, como os he dicho, la sabiduría es la sabiduría, y si de las palabras que salen de su boca hay alguien que es capaz de evolucionar mediante el aprendizaje, ha logrado el objetivo propuesto.

 


 

LA SINCRONIZACIÓN DE PENSAMIENTOS, SENTIMIENTOS Y ACTOS

 

El proceso de manifestación del ser humano incluye una fase interna y otra fase de exteriorización de ese proceso interno. Todos somos reflejo de lo que hacemos. Por eso dijo el gran Maestro Jesús “por sus hechos los conoceréis”. Pero para que se produzcan los hechos, previamente hay un proceso interno. Ese proceso incluye los pensamientos y los sentimientos. Tened en cuenta que toda la información que viene de vuestro exterior, y toda la información que surge de vosotros mismos, está pasada por el filtro de vuestros pensamientos, que valoran, que juzgan cada información, cada hecho que observáis, y lo entienden como bueno o como malo, como agradable o desagradable, como lícito o ilícito.

 

Esos pensamientos son las ideas que tenéis, las que habéis aprendido, a las que os habéis sometido por vuestra educación. Y podréis tener complejos, derivados de todas esas enseñanzas. Especialmente de las ideas que os tienen atados a complejos, los cuales nunca están asistidos por la Ley del Amor.

 

Es necesario, por tanto, en todo proceso evolutivo, que hagáis un análisis constante de toda la biblioteca que tenéis en vuestra mente, que juzguéis constantemente todos vuestros pensamientos y que siempre os preguntéis si cumplen con la ley eterna del amor de Dios. Porque los pensamientos están basados en la costumbre, y si tenéis la costumbre adquirida, lo que entendemos por la cultura o el aprendizaje social, se actúa de forma automática, sin meditar. Realmente no son pensamientos lo que estáis utilizando, sino que son sistemas rígidos que dirigen vuestra vida. Y nunca jamás se puede evolucionar si no se cambia ese modo de entenderlo.

 


 

ASISTENCIA DE PERSONAS A LAS SESIONES DE CANALIZACIÓN

 

Las personas invitadas podrían participar como observadores, podrían plantear preguntas por escrito antes de comenzar las reuniones, y podrían volver a plantear preguntas a lo largo de las mismas, que serían revisadas después de acabar la reunión, para poder consultar en la siguiente ocasión. Queremos evitar que hagan preguntas que no estén relacionadas con los objetivos claros para los que nosotros estamos aquí.

 

La asistencia podría ser beneficiosa para muchas personas, porque tendrían la oportunidad de entender muchas cosas de su propia vida. Nuestras enseñanzas están abiertas a toda la humanidad y, del mismo modo que el Gran Maestro Jesús aportó enseñanzas que eran comprensibles para la inmensa mayoría de las personas, así nosotros estamos intentando transmitir las enseñanzas del mismo modo, aunque con nuestras lógicas limitaciones, y los Hermanos de Luz que estamos aquí reunidos no vamos a permitir influencias negativas en este tipo de reuniones, porque la finalidad no está marcada ni por vosotros ni por nosotros, sino por entidades mucho más elevadas. Como consecuencia de ello, debemos respetar estos objetivos.

 

El hecho de que otras personas puedan participar como asistentes es exactamente lo mismo que está ocurriendo en el plano espiritual con seres desencarnados que tienen poca luz. Están próximos, observando y escuchando, para poder aprender de las enseñanzas que tenemos la oportunidad de transmitiros. No penséis que solamente estáis aprendiendo vosotros en estas reuniones.

 

Pero todos tenemos el libre albedrío para poder escuchar y asumir estas enseñanzas o no hacerlo. Pero negarles la oportunidad sería estar revestidos de orgullo, de menosprecio. A todos nos da oportunidades nuestro Padre Eterno, y cometemos errores, y nos vuelve a presentar nuevas oportunidades. El libre albedrío permite que se pueda elegir, y la caridad consiste en ofrecer del mejor modo posible, de acuerdo a nuestro criterio. Pero nunca plantearse rencor por las decisiones que puedan tomar.

 

Por tanto, pueden participar más hermanos en estas reuniones, pero no pueden estar haciendo preguntas hasta que no se pueda garantizar que pueden ajustarse a los requisitos que estamos siguiendo en este momento. Las personas que lo deseen tienen total autorización por nuestra parte para que puedan ser observadores.

 

No debéis guardar en secreto estas reuniones. Todos tienen libertad de poder entender o atender, los mensajes que damos. Pero solo recibe la información quién la necesita. Ofreced la mano, pero nunca la impongáis, y el que quiera agarrarse de vuestra mano, ayudadle en la medida de vuestras posibilidades. Así, quien quiera aprender, podrá hacerlo.

 

-       Pues tienen para leer un montón de cosas para aprender [contenidos ya publicados en el blog].

 

Pero todo el mundo no entiende las cosas del mismo modo, y no aprende del mismo modo. En el siglo XIX empezaron a manifestarse los espíritus de una forma muy elemental, pero permitió con ello que se desarrollase un método científico para poder analizar las comunicaciones espíritas. Fue la semilla que permitió que creciese la planta.

 

Nota del transcriptor: en el momento en que se redacta esta publicación, las reuniones se realizan en domicilio privado. Las personas interesadas en participar, ya sea presencialmente o a través de consultas vía e-mail o whatsapp, deberán cumplir una serie de requisitos. Pueden ponerse en contacto conmigo a través de la sección contactar.

 


 

SOBRE LA DIFUSIÓN DE INFORMACIÓN PERSONAL, PERO DE INTERÉS GENERAL

 

SOLICITUD

 

-       Os pido que me asesoréis sobre difundir la información personal, pero que pueda ser de utilidad para otras personas.

 

RESPUESTA

 

Las enseñanzas que os transmitimos están dirigidas por Hermanos superiores. Nosotros nos dirigimos a toda la humanidad, y nuestras enseñanzas, cuando las aportamos a título particular, hacemos lo posible para que tengan una trascendencia más general, porque en el ámbito particular, cada hermano tiene que ser capaz de afrontar las pruebas de su vida. Por eso, las enseñanzas que os aportamos ante preguntas particulares, hacemos lo posible para que estén formuladas de manera que tengan una aplicación en el ámbito general, como enseñanza para toda la humanidad.

 

Algunas cuestiones concretas, que son muy particulares, tú, hermano, ya te encargas de separarlas, de modo que eso no se publica. Pero las enseñanzas que nosotros os otorgamos no están dirigidas solo a vosotros. Ya os dijimos que tienen la finalidad de que puedan llegar al máximo de hermanos, tanto encarnados como desencarnados. Nosotros nos encargamos de que los hermanos desencarnados que lo necesitan, tengan la oportunidad de recibir estas enseñanzas, y tú, hermano, eres el que te encargas de difundirlo a los hermanos encarnados. Que lo aprovechen en mayor o menor medida es responsabilidad de ellos, no tuya.

 

La participación de otras personas favorece que las consultas sean más amplias. Pero nuestras respuestas no son propiedad de nadie, y pretender que una respuesta particular solamente se quede en el ámbito personal no está mostrando que se sigue la Ley del Amor, que constantemente estamos intentando transmitir.

 

Por tanto, cuando alguien hace una consulta, debe entender que debe de ajustarse a los objetivos que nosotros marcamos, enseñanzas relacionadas con la moral y la espiritualidad y, por tanto, nuestras respuestas nunca tienen una finalidad personalizada.

 

Cuando se pretende quedarse con la información de un modo exclusivo, se está demostrando egoísmo pero, sobre todo, ignorancia, porque no se comprende el motivo por el que estamos realizando esta labor. En cualquier caso, la responsabilidad la tiene cada persona. Nosotros, en relación con los contenidos que te aportamos. Tú, a la hora de transmitir la información que recibes. Y el resto de las personas que reciben estas enseñanzas, tienen la responsabilidad de poder aplicarlas y difundirlas. El criterio que quieran tener es totalmente personal. Es su responsabilidad, para obtener la evolución que les pueda corresponder por sus méritos personales

 


 

 

PARTE 2

ESPÍRITAS

 

Índice del Blog

Artículos en el Blog

 


 

ESPIRITUALIDAD Y ESPIRITISMO, DOS CARAS DE LA MISMA MONEDA

 

Testimonio del transcriptor

 

El estudio de las leyes de la vida nos presenta muchas incógnitas:

-       ¿Existe Dios?

-       Si existe ¿es justo que unos nazcan en la opulencia y otros en la más absoluta miseria, unos en familias de buenas personas y otros entre delincuentes, unos en el amor y otros en el dolor y el miedo?

-       Si nuestra vida es una prueba para que Dios nos juzgue por nuestros méritos ¿por qué hay niños que mueren pocos días después de nacer, en el parto o incluso antes, sin tener tiempo de demostrar su valía? ¿acaso se les puede otorgar mérito o castigo sin haber podido hacer nada para merecerlo?

-       ¿Por qué hay personas que nacen con deficiencias físicas o mentales, y necesitan el apoyo permanente de otras?

-       ¿Por qué hay veces en que los problemas no paran de venir?

-       ¿Por qué el esfuerzo durante la vida solo produce satisfacciones pasajeras, y el acto de fluir con la vida nos transmite una paz inquebrantable?

-       Si no existiese la continuidad de la vida tras la muerte del cuerpo físico, ¿qué sentido tendría el altruismo, la compasión por los necesitados o cualquier otra manifestación de amor, siendo que el egoísmo nos puede proporcionar mayores satisfacciones materiales?

 

Si te interesan estas preguntas, en este blog intentaré aportar las respuestas que recibo de los Hermanos Espirituales, y alguna sucinta aclaración por mi parte. Sin embargo, yo solo soy un aprendiz. Estas son mis aportaciones imperfectas que pretenden dar apoyo a quien pueda beneficiarse de ellas. El mayor recopilador de sabiduría espiritual que conozco ha sido Allan Kardec y, aunque no puedo compararlas con los mensajes que recibo de mis Hermanos Espirituales, animo a todas las personas que sientan la llamada que estudien sus obras.

 


 

SOBRE LOS GRUPOS ESPÍRITAS

 

Hermanos, buenas tardes. Que el amor del Padre Eterno esté con vosotros.

 

Todo grupo necesita un orden, ser capaces de seguir un programa que permita un proceso en el tiempo. Las buenas intenciones no son suficientes. Y no queda tiempo. Hay que darse prisa. Vuestra misión es captar almas que transmitan el amor de Dios. El Evangelio de Kardec es solo una interpretación de algunos fragmentos, pero la Verdad está en todos los sitios, y a través de la energía que se une entre vosotros en cada reunión podéis hacer crecer la VERDAD en los asistentes y en las personas sobre las que vosotros podréis influir después.

 

Sois transmisores de la Luz y la Palabra de Dios, no lo olvidéis

 


 

MENSAJE PARA EL TRANSMISOR

 

Eres transmisor, solo eso. Tu mente me permite expresarme y tu luz me permite transmitir mi luz. Puedes ayudar con discreción, puedes ser guía de pequeños y grandes, pero recuerda que no puedes ayudar a quien no se ayuda. Tu fuerza, tu valor, está en comprender las almas y aportarles la clave que ellas deben seguir. Tu precaución será tu escudo protector. Porque muchos te necesitan, pero no están preparados para entender este proceso. Háblales como un amigo, honesto y humilde. Tu cordialidad te llevará hasta el corazón de los demás, y nosotros guiaremos tus palabras.

 

Pero debes seguir estudiando los valores de la vida, porque debes enseñar a muchos. Usa tus recursos, sé capaz de aportar desde la caritativa humildad, porque nosotros te guiaremos.

 


 

UN MÉDIUM ES COMO UN PAPAGAYO

 

-       Hay una anécdota que habla sobre que un médium es como un papagayo, que solo se limita a transmitir la información que recibe[1] ¿puedes comentarnos acerca de esto?

 

Depende del médium. Los médiums inconscientes solamente transmiten la información que reciben. Los médiums conscientes y semiconscientes pueden influir en la información que reciben. Es importante ser capaz de discriminar toda la información que os llega, ya sea a través de los Hermanos Espirituales o de cualquier otra fuente. Así seréis buscadores de la verdad, y no basaréis vuestra realidad en los criterios que os puedan marcar otros. En el caso del hermano [canalizador] él recibe la información en su mente, y la tiene que expresar de acuerdo con sus capacidades. Y ya hemos explicado que su proceso de aprendizaje nos facilita transmitir estas enseñanzas de un modo coherente, porque él no es un médium inconsciente, y si no tuviese la capacidad de entender los mensajes que le transmitimos, no sería capaz de poder darles expresión. Por lo tanto, debe entender el concepto de “ser como un papagayo” en el sentido de la humildad que debe mantener siempre, porque realmente el proceso y el esfuerzo que realiza en aprender, para poder transmitir las enseñanzas que nosotros le entregamos, no son motivo de orgullo porque, de hecho, el orgullo no deja de ser un gran error, una demostración de ignorancia, porque la sabiduría que vosotros adquirís con nuestras enseñanzas, eso es lo único que tiene mérito en vosotros, en relación con todo este proceso. Las conclusiones a las que llegáis a través de la lectura, estudio y meditación profunda de estas enseñanzas y de la aplicación a la vida cotidiana. Todo lo demás solo es un proceso, para que se pueda lograr el objetivo final deseado.

 

Con esta explicación podréis entender que es acertada la expresión de “ser como un papagayo”, pero que no todos los papagayos son capaces de transmitir los mismos mensajes. Pero, en cualquier caso, nunca debe ser motivo de orgullo, sino de satisfacción de poder ser un canal mejor para la expresión de las enseñanzas que os transmitimos.

 

[1] Película Divaldo Franco Medium de 01:00:50 a 01:02:00

 


 

LAS CUALIDADES DE LOS MÉDIUMS QUE CONTACTAN CON HERMANOS ESPIRITUALES

 

Debéis entender de todos aquellos que manifiestan estar en contacto con seres muy sublimes. Conoced sus hechos, comprended que no puede haber ningún canalizador que contacte con seres elevados si él personalmente no actúa de una forma suficientemente digna. No me refiero a que sea del mismo nivel espiritual. Vosotros no sois del mismo nivel espiritual que nosotros, pero nosotros no podemos contactar con otros hermanos que aborrezcan el camino de la luz del Padre Eterno y, como consecuencia de ello, todos aquellos que dicen contactar con seres del mayor nivel espiritual, deben dar muestras de que realmente están en esa línea y en ese nivel que les permita comprender las palabras que puedan transmitir esos seres.

 


 

CÓMO CANALIZO O CONTACTO CON SERES ESPIRITUALES

 

COMUNICACIÓN RECIBIDA

 

-       Espero con ilusión que llegue cada reunión de canalización, para poder hablar con vosotros.

 

Puedes hablar con nosotros a cada momento a través de tu pensamiento

 

-       Pero no sé cuándo son mis propios pensamientos o cuándo sois vosotros.

 

No es importante tampoco, porque nosotros nos comunicamos con tu espíritu, y tú recibes la información a través de tus pensamientos. El filtro de la Ley del Amor de la que os he hablado[1] es lo que marca la diferencia crucial en vuestro camino, si es el camino de Dios o si se aparta de él.

 

Solamente recibiréis esta información cuando tengáis la vibración adecuada. No podréis recibir información superior a lo que estéis en condiciones de captar. Por lo tanto, toda información que os llegue y que sea buena, bella y verdadera, forma parte de la vibración que recibís de todos los Hermanos Espirituales que están en la sintonía del camino del Padre Eterno.

 

Y vosotros también tenéis parte de la sabiduría acumulada en vuestras vidas anteriores y en la presente, pero pretender discriminar vuestros pensamientos de los que os llegan a través del subconsciente y de la intuición es un modo de perder el tiempo, porque todo va a pasar previamente por vuestra mente. Solamente os sorprenderéis de la coherencia de los mensajes que os aparecen, y os sentiréis felices. Pero si no los ponéis en práctica, se irán de nuevo.

 

TESTIMONIO DE EXPERIENCIA PERSONAL DEL CANALIZADOR

 

Para hacer canalizaciones y contactar con los Hermanos Espirituales, incluyo la petición, el agradecimiento, la humildad y la coherencia. Lo primero que hago es mantener una actitud receptiva y de agradecimiento a Dios, por darme la oportunidad de poder ser un instrumento de su voluntad y de poder aprender a través de los mensajes que pueda recibir. La actitud de agradecimiento está combinada con la actitud de humildad, porque estoy dispuesto a aprender de seres mucho más sabios que yo.

 

También, algunas veces, y especialmente lo recomiendo al principio de estas experiencias, les pido comprensión a los Hermanos Espirituales, porque tienen que adaptarse a mis limitaciones y, además, porque tengo que comprobar que toda la información que me llega es coherente, porque podría tratarse de mi propio pensamiento o de mensajes que me transmitiesen seres de bajo nivel espiritual, y necesito comprobar la información, como con cualquier persona encarnada en el plano físico. El hecho de creernos lo que nos diga cualquiera tiene sus riesgos, y en estas experiencias ocurre lo mismo. De hecho, si alguna información no puedo considerarla completamente segura ni la puedo comprobar, y si además me parece urgente comunicarla, incluyo una observación que indica esta puntualización.

 

Cuando la canalización la realizo en compañía de más personas, comenzamos con una oración colectiva, donde expreso en voz alta lo anterior y, para finalizar el proceso de preparación, realizamos una lectura y comentarios de El Evangelio según el Espiritismo (descarga gratuita en PDF o audiolibro), procediendo posteriormente al proceso de canalización.

 

Normalmente tenemos preparadas varias preguntas a poder hacer, pero los asistentes van realizando las que consideren adecuadas, de acuerdo con la evolución de la sesión.

 

Lo que yo percibo es una energía en la parte superior de la cabeza, unas veces desde la frente hasta la parte superior del cráneo, otras veces me cubre todo el cerebro. Podría expresarlo como que siento una vibración energética que cubre mis chakras frontal y coronario. Además, muchas veces también noto una vibración por toda la columna vertebral, una especie de escalofrío agradable. Y, creo que es especialmente importante, siempre percibo un agradable sentimiento de felicidad y amor desde el momento en que empiezo a pedir que se establezca el contacto, y esa sensación se mantiene durante todo el tiempo que estoy canalizando.

 

Hago una o más inspiraciones profundas, y me dejo llevar, atendiendo a los impulsos de hablar que me van surgiendo. Tengo la sensación de que la combinación de esto con la actitud emocional de felicidad y amor me preparan y me facilitan la comunicación.

 

Estas canalizaciones son exactamente lo mismo que el contacto con nuestro ser interno. De hecho, contactar con nuestro ser interno es una forma de canalización, y ese contacto permite que nos llegue la información que necesitamos, que se recibe a través de la intuición y del pensamiento. Esta información, que nos la transmite nuestro ser interno, puede ser propia o haberla recibido inmediatamente antes, o simultáneamente, de otros seres espirituales. Con esta comunicación nos hacemos conscientes de ella. Cada vez que hacemos una introspección estamos canalizando. Porque todos los seres que actualmente poblamos el planeta, tenemos posibilidad de hacerlo.

 

El nivel espiritual está vinculado a, o más bien tiene como consecuencia, una determinada frecuencia vibratoria. Esta frecuencia podría valorarse o entenderse como más elevada o más baja, según el nivel espiritual sea más elevado o más bajo. Y podríamos decir que esa frecuencia es la que emitimos y recibimos, por lo que podremos “sintonizar” con aquellas frecuencias que sean similares a la nuestra. Y esta vibración la hacemos variar con nuestras emociones. Así, una emoción egoísta, ligera, etc. generará una vibración que permitirá sintonizar con seres, ya sean espirituales o físicos, que estén en esa misma frecuencia. Igualmente, una emoción amorosa, pacífica, etc. emitirá una vibración que facilitará la sintonización con seres amorosos o pacíficos.

 

Por tanto, se puede afirmar que la energía que emanamos es afín a lo que somos y viceversa. Los seres espirituales que vienen estarán siempre en sintonía con la vibración de la energía que estamos emanando. Si estamos intentando comunicarnos sobre contenidos de “baja vibración”, es decir, sobre cosas mundanas y poco espirituales, lo que podrá aparecer serán espíritus de ese nivel vibracional, lo que se suele denominar como espíritus burlones o inferiores. Un espíritu superior no se va a dedicar a semejantes temas, y un espíritu inferior no tiene la capacidad de conocer cosas verdaderamente importantes.

 

Yo nunca he experimentado miedo durante las canalizaciones, pero si existiese en algún momento una sensación de miedo y de sus manifestaciones (egoísmo, codicia, odio, rechazo, etc.), los Hermanos de Luz se retiran. Cada acción tiene sus consecuencias, y la sintonización de mi frecuencia con la de ellos exige que mi nivel vibratorio se eleve. Esto me demanda un estado de tranquilidad y recogimiento que me permita superar mi humilde condición habitual. Los Hermanos de Luz se sacrifican, bajando su nivel vibracional para acoplarse al mío y logramos contactar. Estas experiencias me permiten conocerme en unos niveles nuevos, a los que hago lo posible por alcanzar en la vida cotidiana. Solo esto, ya es un privilegio que agradezco que me haya concedido Dios, por lo que mi compromiso para ser útil a su voluntad se hace más patente y decidido.

 

Dejo que venga la información. Yo no “veo” a estos seres, pero siento perfectamente que estoy dirigido por la información que estos seres me transmiten cuando comienzan a hablar. El que habla soy yo, y soy consciente de todo lo que ocurre, pero la información entra dentro de mí como por paquetes, y yo tengo que convertirla en palabras.

 

Al principio siempre saludan, y cuando empiezo a hablar, siguiendo este impulso, a continuación sale toda la información de un modo fluido, cuando celebramos las sesiones desde la posición de sentado y con los ojos cerrados. Sin embargo, cuando solicito el apoyo de los Hermanos cuando estoy paseando, por ejemplo, tengo que repartir la atención, y entonces la transmisión de la información me cuesta más, diría que es más pausada. En la posición sentado, cierro los ojos porque siento que me concentro mejor, pero no es imprescindible. De hecho, cuando comencé a canalizar lo hice a través del método de escritura automática, y también comencé con los ojos cerrados, pero la letra era muy irregular, por lo que probé con los ojos abiertos y conseguí hacerlo perfectamente. En cualquier caso, actualmente realizo las canalizaciones desde sentado y con los ojos cerrados o andando y con los ojos abiertos, y grabo las comunicaciones, que después transcribo a formato texto.

 

Como he comentado, mi nivel de consciencia es completo. Incluso, una vez, lo hice conduciendo, y mantenía la atención de la conducción perfectamente. Otros médiums pueden tener otras características, pudiendo ser inconscientes, expresarse a través del dibujo, pintura, etc. en mi caso, he logrado canalizar la información a través de la escritura y de la voz.

 

Hay sesiones que duran más de una hora, donde se mantengo sin apenas moverme, y después noto entumecimiento en algunas articulaciones, especialmente en las rodillas, cuando mantengo las piernas cruzadas. Esto es lógico, pero se me soluciona muy rápido. En otras ocasiones me siento de un modo normal y apenas noto ese entumecimiento, por lo que parece evidente que es una consecuencia del mantenimiento de una determinada postura y no por otra causa.

 

El objetivo que yo me marco siempre es estar abierto a las enseñanzas que puedan enviar y que sean buenas para mí y para las personas a las que se las pueda transmitir. En resumidas cuentas, se trata de valorar cómo puedo progresar yo y cómo puedo ayudar a que los demás progresen. Con esta actitud, las preguntas que podemos plantear nunca serán triviales.

 

El progreso que podemos tener de estas experiencias no solamente deriva del hecho de aprender, aplicar y transmitir las enseñanzas que ellos puedan dar. También se pueden dar testimonios de las experiencias individuales de cada persona, por ejemplo, en cuanto a las experiencias en el aprendizaje, el modo en que hemos contactado con los seres espirituales, el modo en que esto influye en nuestras propias vidas, cómo hemos puesto en práctica estas enseñanzas, etc.

 

Deseo hacer unas advertencias o consejos finales. Esto no es un juego ni permite satisfacer la curiosidad. Si deseas experimentar el contacto y las enseñanzas de los Hermanos Espirituales, te aconsejo que te prepares, porque puede ser más peligroso que escalar una alta montaña o hacer una expedición por una selva desconocida, ya que la experiencia me demuestra que hay tanto espíritus malos como buenos, y la mala práctica no produce buenos resultados. Es necesario estar muy preparado y los peligros son reales, pero la evolución que se logra con la experiencia no tiene comparación. Recomiendo una preparación inicial, estudiando los libros que sugiero leer u oír en primer lugar (acceder en descargas gratuitas de publicaciones espíritas) y contactando con algún grupo espírita, que pueda guiarte en el camino. Si no puedes hacerlo, puedes contactar conmigo (ver contactar o suscribirse). Haré lo posible para ayudarte.

 

[1] Ver artículo Cómo seguir el camino de Dios

 


 

INTERCOMUNICACIÓN ENTRE HERMANOS DEL MISMO NIVEL ESPIRITUAL

 

[Los Hermanos Espirituales que aquí nos encontramos] están influyendo [sobre el que está informando], porque nos comunicamos permanentemente, pero también estamos dando protección a la reunión. Podrías entenderlo en la forma de un portavoz, que transmite las opiniones de todo el conjunto.

 

Pero nosotros estamos comunicados con todos los demás hermanos de nuestro nivel espiritual, y toda la energía de luz está fluyendo constantemente, e incluye las enseñanzas que os vamos aportando. Por lo tanto, no es solamente de los que estamos aquí, a vuestro lado, sino que todo el conjunto de Hermanos transmite, para que os pueda llegar. Y eso lo hacemos, no solamente con vosotros, lo hacemos con muchos otros hermanos que actualmente están cumpliendo la misma misión.

 


 

MODELO DE SOLICITUD DE COMUNICACIÓN A LOS HERMANOS DE LUZ

 

“Queridos Hermanos de Luz, os pedimos que, si en algo podemos ser útiles, canalizando la sabiduría que podáis transmitirnos, haremos todo lo posible por ser dignos de la confianza depositada en nosotros, para poder cumplir la misión que nos asigne el Padre Eterno, como pequeños que somos ante vosotros, y como meros transmisores de vuestras enseñanzas al mundo”.

 

Una vez que se siente la presencia: “Tenemos una serie de preguntas que poder hacerte, si te parece oportuno”.

 

* Nota del transcriptor: aconsejo que, antes de intentar una comunicación, contactes con un grupo espírita que te pueda orientar, ya que podrías recibir comunicaciones de espíritus no deseados, y si lo tomas como un juego, ellos también lo pueden hacer. Puedes acceder a la sección Contactar o suscribirse para solicitar contacto con grupos próximos a tu domicilio.

 


 

DUDAS QUE SE PLANTEAN AL HERMANO ESPIRITUAL

 

Dudas que se plantean al Hermano Espiritual sobre el repentino descubrimiento de las capacidades.

 

Entiendo las reticencias que se plantean con este repentino cambio. Yo puedo contactar con el hermano Vicente y leo su mente, y él lee la mía o, más bien, lee o escucha los mensajes que le envío. Solo aparezco cuando el hermano me consulta; es la diferencia entre una misión y una obsesión. Mi trabajo está en armonía con el Padre Eterno, dentro de mis limitaciones, y la prueba es la comprensión intuitiva de la Verdad. La afinidad espiritual con el hermano Vicente es elevada, y por eso contacto con él, pero también es importante que comprendáis que él me ha llamado, y solo con su permiso y el del Padre Eterno me comunico.

 

Ayer tuvimos una comunicación de prueba, donde mostraste desconfianza (se dirige a otra persona). Es comprensible, pero la Ley del Amor no admite resistencia, por lo que solo comunicaré contigo a través del hermano cuando desees aprender sobre espiritualidad y moralidad. Ninguno de nosotros tres somos imprescindibles para el cumplimiento de la voluntad del Padre Eterno, pero somos parte de su mano. Estáis destinados a evolucionar y a comunicar con vuestro ejemplo, ya os lo dije, y tenéis libre albedrío para cumplir con la voluntad de Dios. Seguid con introspección, para conoceros. Seguid estudiando de fuentes externas, para seguir aprendiendo de la Verdad, porque ese es el camino, siempre bajo el velo del amor en todo lo que hagáis, penséis o sintáis.

 


 

¿DESCONFIAR DE LOS MÉDIUMS QUE SOLO RECIBEN COMUNICACIONES DE GUÍAS MAESTROS?

 

-       Otros espíritas dicen que hay que desconfiar de los médiums que solo reciben comunicaciones de Guías Maestros, ¿en este caso nos ocurre esto?

 

Cada persona tiene unas experiencias y, como consecuencia de ello, expone sus opiniones basadas en ellas. Espíritus muy elevados han tenido siempre contacto con Hermanos muy elevados, y no han pasado por procesos de adaptación a través de hermanos de nivel menos desarrollado. En el caso del hermano canalizador, ya os hemos dicho que nosotros no somos espíritus mucho más elevados[1], pero que nuestras enseñanzas os pueden hacer avanzar dentro de vuestro nivel. Porque todos los caminos se transitan dando pasos, y si otros Hermanos mucho más elevados os estuvieran enseñando, habría mucha información que no seríais capaces de entender[2], y ese no es el objetivo para el que estamos aquí. Estamos en una época en la que muchas personas van a tener la oportunidad de recibir las enseñanzas que ellos, personalmente, necesitan para poder evolucionar sin necesidad de pasar por las experiencias traumáticas que muchas veces necesitan superar. A través del aprendizaje tenemos la oportunidad de poder aplicarlo a nuestra experiencia vital, y transmutar nuestro nivel espiritual por medio de los actos superiores que se derivan de esas enseñanzas bien aprendidas.

 

También os dijimos que hay millones de hermanos en todo el mundo realizando esta misma actividad[3], pero no hay que obligar a nadie a acceder a esto. Muchas personas tendrán la oportunidad, pero solo la tienen en el momento preciso, y esa no es vuestra responsabilidad.

 

Habrá hermanos que puedan pensar que por el hecho de no haber pasado por esos procesos a los que ellos se refieren, de aprendizaje con hermanos menos elevados, por no estar en contacto con hermanos sufrientes, no le den valor a las enseñanzas que os estamos transmitiendo. Pero eso es responsabilidad de ellos, y no vuestra.

 

Entended que la Ley del Amor tiene aplicación en todos los momentos de vuestra vida, y ofrecer estas enseñanzas, si no son del agrado de las personas, vosotros no tenéis ninguna obligación de insistir. De hecho, tenéis la obligación de respetarles, y no insistir.

 

Ya os dijimos en su momento que, cuando el alumno está preparado, las enseñanzas de la vida se muestran[4], pero eso es una cuestión individual, personal, de cada uno.

 

También os hemos dicho que no tenéis que creer nada[5], ni de lo que os decimos nosotros, ni de lo que se transmite a través de otro medio. Comprobad todas las cosas antes de creerlas, es el único modo de que podáis desarrollar vuestra libertad y podáis progresar en el desarrollo como personas y como almas.

 

[1] Ver artículo Quién es el canalizador

[2] Nota del canalizador: así ocurrió cuando del Maestro Jesús enseñaba, muchos no entendían la profundidad de sus enseñanzas.

[3] Ver artículo Paciencia y humildad (1)

[4] Ver artículo Captando influencias. Cuando el alumno está preparado, el maestro aparece

[5] Ver artículo ¿Creer literalmente las enseñanzas de los espíritus?

 


 

LAS DUDAS AL DIFUNDIR LA PALABRA

 

Las dudas de un hermano son las dudas de muchos. Las enseñanzas que cada uno recibe debe transmitirlas de acuerdo con sus capacidades y sus oportunidades. El bien se transmite y se expande a través de la voluntad de cada ser.

 

El entusiasmo es la energía nos impulsa a actuar con alegría y decisión, pero ese impulso hay que alimentarlo, porque ningún impulso continúa indefinidamente. Tiene que existir una energía que le vayas aportando.

 

Pero el entusiasmo también tiene sus riesgos, porque nos obnubila. Sed precavidos y analizad con detenimiento y recogimiento en la paz del Padre Eterno, para que vuestras palabras y actos sean realmente lo que deseáis transmitir a los demás, y lo que deseáis recordad que hicisteis y dijisteis una vez que volváis a vuestro estado espiritual, donde todo se ve, todo se observa y solo tú te juzgas para evolucionar cuando desees.

 


 

EL CANSANCIO DEL MÉDIUM TRAS CANALIZAR

 

Las emociones que siente un ser desencarnado cuando se comunica con un médium se transmiten del mismo modo que sus pensamientos. La conexión es con el alma, por lo que todo lo importante se transmite. Si en la comunicación hay desarmonía, el médium percibe el dolor del espíritu, ya sea por su falta de luz o por el sentimiento de dificultad para transmitir las enseñanzas a los seres encarnados, debido a sus dudas o a la dureza de sus corazones.

 

Cuando eso ocurre, el médium se equilibra mediante la oración. Pedid y se os dará. Y es posible que se haya afectado a nivel físico, pero la oración le inducirá lo que tiene que hacer.

 

Y recordad, en un planeta de prueba, como es el vuestro, las personas que se quedan son las que lo necesitan. Porque la evolución en el cuerpo físico es solo una parte del proceso, y las experiencias son fruto de la necesidad de mejorar las limitaciones, pero en el otro plano, el aprendizaje continúa, cada cual en su nivel, porque demasiada luz nos ciega, y demasiada sabiduría no puede llegar a nosotros sin el proceso de aprendizaje progresivo en valores y experiencias.

 

Los médiums deciden aceptar el esfuerzo de canalizar, y esto supone sacrificios. Como todo en la vida. Es su legado para los demás hermanos encarnados.

 

Nota del transcriptor: el 5 de marzo de 2020 realicé una comunicación que duró 89 minutos, manteniéndome durante todo el tiempo con las piernas cruzadas. Al finalizar, la única molestia fue la del lógico adormecimiento de las piernas. Asimismo, la emoción que siento en las comunicaciones es muy elevada, y normalmente lloro de felicidad.

 


 

¿QUÉ PELIGROS TIENE LA MEDIUMNIDAD?

 

Cuando el nivel vibracional del médium se hace vulnerable, debido a sus malas pasiones, está atrayendo a hermanos afines a ese nivel vibracional. La energía vibratoria produce influencia sobre los objetos y los seres donde afecta, como puede ocurrir cuando se calienta un alimento en un microondas. Se calienta porque las moléculas de agua están sintonizando con las ondas que se emiten. Los pensamientos, sentimientos y actos de las personas, generan una vibración, que tanto emite como recibe. Y en el mundo material se captan otros niveles de vibración más elevados y más bajos, pero sobre el que os centráis está siempre relacionado con vuestro nivel vibracional.

 

Cuando cambiáis la atención a otros tipos de vibraciones, ya sea de información, ya sea de experiencias, ya sea de pensamientos y de sentimientos internos vuestros, a través de la voluntad cambiáis vuestro nivel de vibración, ya sea para elevarlo o para bajarlo.

 

La voluntad permite que cambiéis vuestra forma de actuar, de pensar, de sentir, y vuestra atención es la que permite que se mantenga esta voluntad en funcionamiento. Eso permite que cada vez que cometáis un error, seáis conscientes, y en lugar de justificarlos, los asumáis, porque es necesario hacerlo, es imprescindible, para poder superarlos.

 

Y cuando se está en un nivel vibratorio bajo, estamos recibiendo una información, unas vibraciones, del mismo tipo, tanto en el ámbito físico, como en el ámbito espiritual. Así, cuando un médium solicita la comparecencia de un espíritu, se presentarán espíritus de dos tipos: aquellos que estén en un nivel vibracional similar al del hermano encarnado médium, y aquellos que tengan una misión que cumplir a través de él. Este es nuestro caso. La combinación de las energías vibratorias permite que los hermanos inferiores puedan recibir influencias beneficiosas de los hermanos superiores. Así, cuando aparece un hermano espiritual inferior, la vibración positiva del médium puede ayudarle, porque le está transmitiendo valores que tiene la oportunidad de poder asimilar, de acuerdo a su decisión. Eso produce un desgaste por parte del médium. Sin embargo, cuando es un espíritu superior el que establece contacto con el médium, es el espíritu el que está cediendo energía al ser encarnado, por lo cual, no le provoca desgaste, y tiene la oportunidad de poder aprovechar esa experiencia para desarrollarse.

 

Pero son decisiones personales, y no debéis creer que solo por el hecho de recibir una vibración elevada, las personas se hacen mejores. Eso no es así. Se tiene la oportunidad, porque se percibe, de forma directa, la felicidad que nosotros [los seres elevados] podemos sentir. Y cuando se anhela esa felicidad. se tiene un estímulo para poder desarrollarse, pero en el momento en que se transmite esta información, todas las personas que reciben la información se encuentran en el mismo nivel que el médium. Disfrutan de las mismas oportunidades al recibir esa información. Y, como decía el gran Maestro Jesús, el que tenga oídos, que oiga.

 

-       Entonces ¿los peligros del médium están relacionados con tener una vibración baja, que puede atraer a seres involucionados, o hay más peligros?

 

Cuando se recibe contacto con seres de poca vibración, ya sea encarnados o desencarnados, las experiencias son negativas. Si tú contactas con una persona que consideras que tiene malos pensamientos, que sus valores son bajos, que sus pasiones son mundanas, lo que puedas recibir de ella nunca podrá ser positivo en el ámbito real y profundo de la palabra. Porque no me refiero a eso que llamáis divertirse, porque hay personas que se divierten con los actos más sádicos. Me estoy refiriendo a que la experiencia que tendréis estará desarrollando las bajas pasiones, os estará dificultando el progreso espiritual, si entráis en la vibración de esas personas.

 

Del mismo modo ocurre cuando se contacta con hermanos espirituales que tienen poca luz. Si no se mantiene el control, se está recibiendo la energía negativa de estos hermanos espirituales, y la gran diferencia que hay en el ámbito físico respecto al ámbito espiritual, es que en el ámbito físico la experiencia puede acabar cuando desaparece el contacto con las personas[1]. Pero en el ámbito espiritual, los seres pueden permanecer al lado de los hermanos encarnados, y le siguen influyendo, incluso cuando no están prevenidos. Y reciben malas influencias, y toman malas decisiones, y tienen malos sentimientos. Pero no es porque los hermanos de poca luz estén tomando esas decisiones, sino porque le están influyendo y, cuando alguien, encarnado o desencarnado, se deja influir por otro que tiene bajas vibraciones, sus decisiones, sus pensamientos, sus sentimientos, quedan afectados.

 

Por tanto, actúa, piensa, siente, de forma más errónea. Cuando deja de tener estas influencias, vuelve a restituirse a una situación próxima a como se encontraba anteriormente, con la diferencia de los efectos que se han producido como consecuencia de esas disminuciones de vibración, de esos actos, de esos pensamientos y sentimientos, que le han podido producir una serie de daños irreparables en su vida, en su ser, en su psiquis, en sus emociones. Pero siempre es decisión de cada persona de qué se quiere alimentar, es decir, de dónde quiere recibir las enseñanzas que le harán crecer y evolucionar a lo largo de su vida. Y si se quiere centrar en estas vibraciones bajas, es una decisión que se le permite, por el libre albedrío que Dios le concede a toda criatura.

 

Por tanto, pueden producirse secuelas, del mismo modo que puede ocurrir cuando una persona se reúne con malas compañías. Y del mismo modo que puede haber un ser físico, una persona, que puede obsesionarte, porque te puede estar llamando constantemente, puede estar intentando manipularte constantemente, del mismo modo ocurre en el ámbito espiritual, y en este caso, es más difícil escapar de esas influencias cuando no se tiene la preparación espiritual, moral, adecuada.

 

[1] Nota del transcriptor: evidentemente, aunque pueda acabar la experiencia, la resolución de las consecuencias tiene un proceso que se prolonga más en el tiempo. Es la cicatrización de las heridas que hemos sufrido, tanto a nivel físico como psicológico, moral o espiritual.


 

LA DEPENDENCIA ESPÍRITA

 

Comunicación Espírita y testimonio de experiencia personal del transcriptor

 

Inspirado en El Libro de los Médiums, sección 220.

 

Se pregunta a los seres desencarnados sobre si un médium que no puede escribir (o contactar de otro modo) tampoco puede valerse de otros médiums. La respuesta recibida es que depende de la causa de la interrupción. Uno de los motivos es que no nos acostumbremos a hacer nada sin los consejos de los espíritus.

 

De este mensaje extraigo una lección, que considero importante para mí, y por ello deseo compartirla con el resto de las personas que deseen escuchar. Nuestras limitaciones, que son muchas, nunca deben detenernos en nuestras decisiones. La vida crece constantemente, y no podemos quedarnos indecisos cuando las circunstancias nos empujan. Pero es importante recordar que todos podemos recibir ayuda si la pedimos con el corazón. La resignación ante la adversidad no implica rendirse, sino encararla con el rostro limpio de enojo, solicitando y confiando a través de la oración que recibamos la inspiración y el apoyo para actuar del modo correcto.

 

Y, una vez alineados con este sentimiento, pasaremos a la acción centrados en nuestra misión, sin importar el resultado final, que será el que Dios decida.

 

Así, la dependencia del espírita no debe dirigirse a las respuestas que puedan dar nuestros hermanos desencarnados a través de los médiums, sino a la firme convicción de que nuestras peticiones en oración serán atendidas según la superior inteligencia de los seres que nos tutelan por la caridad de Dios.

 


 

EL CONSUMO DE ENERGÍA DEL MÉDIUM DURANTE LA CANALIZACIÓN

 

SOLICITUD

 

-       ¿Se consume energía del médium durante la canalización? ¿Se restituye después?

 

RESPUESTA

 

Los Espíritus Elevados utilizamos las energías emocionales y físicas de los médiums para poder transmitir mensajes que hacen crecer en el ámbito físico y espiritual y que, como consecuencia de ello, están cargados de la energía divina del Padre Eterno. Por tanto, cuando los espíritus más elevados que los médiums están participando, el médium jamás está recibiendo malas energías. El cansancio que puede recibir o sentir es consecuencia del esfuerzo físico continuado que pueda tener al canalizar, del mismo modo que podría sentir ese mismo cansancio si estuviese sentado e inmóvil, realizando otra actividad.

 

Sin embargo, la carga energética divina con la que nosotros lo cubrimos es muchísimo mayor que el desgaste físico que pudiera tener como consecuencia de su aportación a estas enseñanzas.

 

Pero cuando hay espíritus ligeros, espíritus negativos, burlones, espíritus envidiosos o cargados de otros tipos de vicios, están impregnando el cuerpo espiritual del médium. Y solamente a través de la limpieza que se produce al pasar otros espíritus elevados o superiores, se pueden eliminar estos efectos que pueden provocar.

 

Hay médiums que se encargan de facilitar la comprensión a hermanos perdidos, a través de la canalización. Pero todos vosotros tenéis la posibilidad de aportarles luz a través de la oración[1].

 

[1] Ver La labor diaria de la oración por los desfavorecidos y el progreso espiritual y moral

 


 

LOS ERRORES EN LAS CANALIZACIONES INTUITIVAS

 

La canalización intuitiva recibe los mensajes en forma de sentimientos o presentimientos, y el médium tiene que interpretarlos. Hay veces que la información no es completamente clara, bien porque los espíritus dispongan de una información parcial, bien porque el médium pueda hacer una interpretación ambigua, al no entenderla correctamente. En este caso se pueden producir errores a la hora de aportar datos[1].

 

Los Espíritus Superiores no se centran en cuestiones terrenales. El objetivo de sus comunicados está relacionado con el progreso espiritual, que es el objetivo principal del paso de las almas por las encarnaciones.

 

Las diversas circunstancias de la vida son, en la mayoría de los casos, pruebas para superar, es decir, oportunidades que se tienen para poder evolucionar a través de la comprensión de las realidades de la vida. Y los beneficios derivados de la salud, de la ciencia y de las demás cualidades evolutivas de los seres humanos en el plano físico, deben ser ganadas por el trabajo en este mismo plano[2].

 

Por eso, si se solicita a los Hermanos Espirituales cuestiones que no están en su rango de objetivos, los médiums intuitivos hacen lo posible por recibir la información que piden, y pueden obtener información parcial que tengan que interpretar, pudiendo cometerse errores. De ahí que hay que “dar al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios”[3].

 

Utilizad la mediumnidad para el progreso espiritual, porque en las facetas de la vida física, los seres desencarnados pueden estar en condiciones similares a los encarnados.

 

[1] En toda comunicación mediúmnica intervienen las energías fluídicas de los espíritus desencarnados, de los médiums y de las demás personas que participan en la actividad, por lo que pueden producirse distorsiones y puede dificultarse la comunicación, de modo que los resultados pueden no ser lo que realmente desean expresar los espíritus. Esto implica que es imprescindible comprobar la información recibida, debiendo entender toda la información recibida como de posible utilidad, pero nunca como realidad indiscutible. Solo un correcto discernimiento basado en el conocimiento de los temas que se traten, permite seguir un progreso en la búsqueda del conocimiento y la elevación moral y espiritual.

[2] Pretender que sean los espíritus los que nos allanen el camino de la evolución sería aspirar a ganar privilegios sin el esfuerzo personal que Dios nos marca (ver Qué es el espiritismo., pág 119 “Dios quiere que trabajemos, que nuestro pensamiento se ejercite; sólo a este precio adquirimos la ciencia”). Sin embargo, las enseñanzas que recibamos siempre podremos aprovecharlas, de acuerdo con nuestra intención y capacidad.

[3] Pedir pruebas de autenticidad a los Hermanos Espirituales elevados en forma de adivinaciones (qué piensa otra persona, etc.) no suelen funcionar. Es como si un ignorante pretende hacerle preguntas a un sabio para garantizar su capacidad. La elevación, valor y utilidad de las enseñanzas es la mejor prueba del grado de los espíritus, y las respuestas a preguntas que el médium desconoce es la mejor prueba de que quien se expresa es un ser diferente al médium.

 


 

LAS INTERRUPCIONES EN LA COMUNICACIÓN ESPIRITUAL

 

SOLICITUD

 

-       Decidí no ver a los hermanos espirituales, pero he tenido sueños en los cuales se me comunicaban las cosas, tenía unas guías, unas pautas, ¿tenía visiones o realmente estaba con seres de luz maravillosos?, y ya esto no ocurre hace tiempo ¿por qué?

 

RESPUESTA

 

Principalmente por tus pensamientos y tus sentimientos. Cuando nos cerramos al amor, cuando aumenta nuestro egoísmo, cuando crece la desconfianza, cuando deseamos controlar, nos estamos alejando del camino del amor. Si realmente quieres contactar con los Hermanos, puedes hacerlo, pero los Hermanos están esperando a que te depures. Tienes que desarrollar la humildad. La humildad y la confianza. Con ellas estarás demostrando a los Hermanos, que te están esperando, que te estás liberando de las cargas que te oprimen.

 

Debes hacer oración. La oración se puede hacer de cualquier forma, en cualquier lugar, pero implica recogimiento espiritual. Tienes que conseguir que, espiritualmente, estés en calma y en paz, que puedas estar observándote a ti mismo, a tu interior. Debes agradecer todo lo que tienes en tu vida, tanto todo lo que consideras bueno como todo lo que consideras malo. Porque cada vez que sientes esa punzada interior que te indica “esto no me gusta, esto no lo quiero”, en ese momento debes entender si realmente eso es bueno para todos o no lo es.

 

Busca el bien de todos y te darás cuenta cómo van cambiando las formas en las que ves el mundo. En el momento en que tomes decisiones en la dirección del Padre, los Hermanos de Luz irán contactando contigo, empezando por tu Ángel de la Guarda, tu Guía Espiritual. Lo recibes constantemente a través de tu pensamiento, pero no lo escuchas cuando estás fuera del camino del Padre Eterno.

 

Entiende la importancia de la humildad, porque tus pensamientos no te hacen especial. Todos los hermanos evolutivos somos especiales, y tú sufres imperfecciones como todos los demás seres que pobláis la Tierra. Por lo tanto, mantén tu humildad, porque es una cualidad necesaria para poder evolucionar. Ya os hemos dicho que evolucionar significa ser el último entre todos los demás, y con orgullo no se puede. Pero los Hermanos de Luz están a tu lado, y la bondad la tienes guardada, y la puedes expresar constantemente. Recuerda estas palabras, porque no se puede avanzar sin humildad, sin confianza.

 

Por tanto, entiende que no es un trabajo que tengan que hacer tus Hermanos para contactar contigo, es un trabajo que tienes que hacer tú. Y según te desarrolles, tus Hermanos se comunicarán contigo de acuerdo a tus necesidades.

 

Pero recuerda que no puedes depender de ellos. Ellos no son el bastón que guía a un ciego. Ellos son la luz que alumbra a una persona que tiene unos ojos limpios y puros. Y mientras sigas el camino del Padre Eterno, iluminarán tu camino. Pero ellos solo iluminan ese camino; si sigues otro, volverás a las tinieblas.

 

Y la intuición, esencialmente, es entender el camino del amor, que es el camino de Dios, y eso se manifiesta en cada una de las acciones que realizas, en los pensamientos y en los sentimientos que afloran en tu interior, y que tu voluntad los gestiona. Y tú puedes acallar cualquier pensamiento y sentimiento negativo, de acuerdo al nivel moral que tienes. Y hay veces que cuesta. Ese esfuerzo es una gran prueba que te permitirá avanzar. Regocíjate por ello. Entiende que cada dificultad que tengas en la vida es una oportunidad que tienes de avanzar y, por tanto, el contacto con los Hermanos de Luz ahora no se manifiesta porque necesitas desarrollar estas cualidades.

 


 

DE QUÉ ESTÁN HECHOS LOS ESPÍRITUS

 

-       Con los nuevos avances de la física cuántica y el descubrimiento de nuevas partículas subatómicas ¿podrías darnos alguna respuesta a la pregunta “de qué están hechos los espíritus”? ¿están hechos de partículas? ¿a día de hoy conocemos la existencia de dichas partículas?

 

Los espíritus no están hechos de partículas, porque las partículas son materia.

 

-       ¿Sois energía?

 

Somos energía, del mismo modo que, cuando estáis encarnados, también sois energía. Todo el universo es energía. Pero la energía, que se convierte en materia es porque disminuye su nivel vibratorio, y nosotros tenemos energía, somos energía, pero de un modo diferente, que vuestra ciencia no es capaz de poder comprender, del mismo modo que vuestra ciencia no es capaz de poder entender cómo se producen y se transmiten los pensamientos.

 

-       Que también son energía.

 

Efectivamente.

 

-       Pero hay hermanos que os pueden visualizar, que os ven ¿tenéis cuerpo, forma?

 

Podemos adoptar formas, que normalmente están relacionadas directamente con nuestras experiencias en el mundo carnal, pero según se va evolucionando, todos los seres evolutivos nos vamos separando de la materia.

 

-       ¿Puede ser que lo que hacéis es proyectar unas formas?

 

No. Nuestro periespíritu adopta la forma que nosotros queremos y podemos porque, de acuerdo al nivel de elevación espiritual, también cambia la capacidad de poder adoptar unas formas u otras.

 

-       Pero, por ejemplo, un familiar mío, ¿yo lo veía con la forma que tenía aquí en la Tierra.

 

Normalmente sí, pero no es siempre así, porque te acabo de decir que cada ser espiritual adopta la forma que quiere, pero también que puede adoptar. Esto significa que los seres poco evolucionados no pueden elegir, y la forma que adoptan es exactamente la misma que tenían en la etapa encarnada anterior, porque están muy vinculados a la materia. Sin embargo, los seres espirituales más evolucionados, tienen la capacidad de adaptar la forma de acuerdo a los efectos que quieren provocar. Así pueden adoptar la forma de niños, de adultos, de ancianos, de hombres o de mujeres. Y eso ocurre así porque, cuando llegan a ese nivel, esa forma tiene la finalidad de transmitir determinados mensajes, y esos mensajes se reciben de una forma mucho más positiva cuando [los espíritus] adquieren una forma que sea agradable o familiar a las personas que lo vayan a recibir.

 

-       ¿Y qué forma tenéis normalmente?

 

Nosotros no tenemos forma. Podemos manifestarnos adquiriendo la forma que creamos más oportuna, pero no tenemos forma.

 

-       Cada vez es más complicado.

 

La sabiduría de Dios es infinita, y pretender saberlo todo es una utopía, porque ninguno de los seres evolutivos somos capaces de saberlo todo. Si lo supiéramos todo seríamos Dios. Pero, como ya os hemos dicho muchas veces, lo importante no es la meta, sino el camino. Y en el proceso evolutivo en que os encontráis, podéis comprender que nosotros somos una energía vibratoria que permite mantener la conciencia de nuestra individualidad, y que esa energía vibratoria puede adoptar una forma material, porque la energía se puede transformar en materia, y la materia es energía.

 

-       Creía que solamente podía ser visual.

 

No. Nosotros somos energía, y podemos condensarnos en forma de materia. Una materia sutil que os permitiría vernos, pero que no resulta necesario y que, como consecuencia de ello, no nos vas a poder ver.

 


 

PRESENCIA DE LOS ESPÍRITUS DURANTE LAS CANALIZACIONES

 

-       ¿Estáis aquí o el médium capta vuestra energía desde lejos? ¿o vosotros la enviáis desde lejos? Como si sintonizase la radio.

 

Nosotros estamos aquí. Y estamos protegiéndoos, porque así hemos asumido esta misión. Esto es consecuencia de vuestras decisiones. En el momento en que deseéis apartaros de ellas, de este compromiso, que es uno de los muchos para los que habéis venido a este mundo, nosotros, respetuosamente, nos separaremos. Porque tenéis libre albedrío total.

 


 

DESOBSESIÓN

 

-       ¿Qué consejos darías para poder salir del estado de que haya un espíritu obsesor?

 

Cuando una persona dice que está obsesionada por un espíritu, está demostrando que no entiende la realidad, porque pretende dejar la responsabilidad de su situación en algo externo. Es lo mismo que una persona que sea ludópata, y le echa la culpa a las máquinas tragaperras. Cuando una persona se siente obsesada por algún espíritu, en muchos casos es una forma que pretende utilizar para poder expresar unas malas acciones que cree que hace de forma involuntaria, unos pensamientos y unos sentimientos que cree que le surgen de forma no premeditada. Y puede ser así. Puede ser que haya un espíritu o varios que estén intentando obsesionar a esa persona, pero no hay que actuar sobre los espíritus, porque los espíritus, lo que hacen, es entrar en la vibración que genera esa persona. Y, como consecuencia de ello, de la vibración que produce esa persona se traduce en las consecuencias que sufre.

 

En lo que tiene que centrarse una persona obsesionada es en sus pensamientos, en sus sentimientos y en sus actos, exactamente igual que cualquier otro ser. A través de la oración conseguimos la introspección. Conseguimos, o intentamos, contactar con la partícula espiritual de Dios que habita en nosotros, y buscamos desarrollar ese contacto para poder recibir las influencias positivas de nuestro yo superior, que se aloja dentro de nosotros.

 

Todos tenemos una partícula vibratoria de alto nivel. Todos. Solo es cuestión de poder hacerla salir, para que, como dijo el Maestro Jesús, pueda brillar esa luz, no dejándola oculta, sino poniéndola en un sitio bien visible [ver Evangelio según San Lucas, 11,33]. Y el sitio bien visible son los actos que hacemos en cada momento de nuestra vida. Si estos actos siguen la guía de la partícula divina que se aloja en nosotros, estamos expresando, de una forma práctica, el ejemplo de estas enseñanzas. Es el método que os estamos transmitiendo constantemente, para poder divulgar el camino del Padre a toda criatura, tanto encarnados como desencarnados. Y cuando una persona obsesada es consciente de esta enseñanza, cuando es capaz de profundizar y, sobre todo, de comprender de forma cierta, con fe, que esa partícula habita dentro de ella, le estará dando la oportunidad de poder expresarse a nivel interno y a nivel externo, aumentando su nivel vibracional y logrando cambiar de forma absoluta su realidad.

 

Pero cada cual tiene que llevar su propia cruz [Evangelio según San Mateo, 10,38], cada cual tiene que aprender sus propias lecciones. Es esencial seguir los pasos que la vida nos marca, manteniendo siempre la atención en lo que realmente buscamos en cada momento. Centrarnos en el presente sin olvidar la dirección hacia donde queremos guiar nuestra infinita vida. Eso nos permite entender cómo crear felicidad en cada momento, porque la felicidad es consecuencia, absoluta y directa, de marchar en el camino del Padre y, por tanto, una persona que esté obsesionada, en el momento en que es capaz de comprenderlo, asume la responsabilidad, en vez de seguir siendo una víctima de sí misma. Porque todos tenemos la libertad de elegir, y no existe ningún ser espiritual de rango inferior que pueda afectar a un ser espiritual, encarnado o no encarnado, de rango superior.

 

Por eso es tan importante entender que el camino de Dios es un camino de fe, de confianza, porque esa confianza se traduce en actos, pero también y, sobre todo, comienza traduciéndose en actitud, de tal modo que no existe ninguna creación propia que nos resulte limitante. Nuestros pensamientos se revisten de alegría, de decisión, como consecuencia de esa confianza. Y nos convertimos en niños, porque nos hacemos absolutamente confiados en la tremenda, infinita energía eterna del Padre. Y entrando por ese canal, nuestra vibración, nuestra frecuencia, solamente conecta con seres espirituales y materiales más elevados. Porque con los seres materiales ocurre exactamente lo mismo que con los seres espirituales. Solamente podéis conectar correctamente con los que estén muy próximos a vuestro nivel vibratorio.

 

Por eso, desarrollaos en el camino que ha marcado el Padre Eterno para vuestra evolución, y no existirá nada que os detenga.

 


 

INDICADOR DE LAS CAPACIDADES MEDIÚMNICAS

 

-       ¿Hay algún indicador que pueda informarnos de las capacidades mediúmnicas que cada persona pueda tener?

 

Por sus hechos los conoceréis. La sensibilidad[1], hace que se puedan percibir cosas que, de otro modo, pueden pasar desapercibidas. De ahí ocurre que hay personas que pueden comenzar a experimentar el contacto con hermanos desencarnados en fases avanzadas de su vida. Porque, aunque han tenido en estado latente esas capacidades, nunca las han puesto en práctica hasta avanzada edad. Pero eso pasa con cualquier otra cualidad. Cuando alguien tiene capacidad para expresar sus visiones a través de las imágenes, llega un momento en que entiende cuáles son los pasos que tiene que dar para desarrollar sus capacidades de forma eficiente. Lo mismo ocurre con la mediumnidad. Es muy difícil que alguien pueda explicar a otra persona cómo ser capaz de captar los mensajes de los Hermanos Espirituales, ya sean de un nivel vibracional o de otro, y eso es porque entra dentro, absolutamente, del sentimiento. Y los sentimientos no se pueden expresar [o explicar]. Se puede intentar aproximar por medio de la palabra, pero nunca se pueden llegar a expresar totalmente.

 

Los diferentes modelos de contacto que se tienen con los Hermanos Espirituales hacen que cada uno de los hermanos que puedan canalizar, de los médiums, reciban unas experiencias que no tienen por qué ser coincidentes con otros. El estar en contacto con otros médiums les puede hacer intentar emularlos, y eso no siempre es positivo. Es mucho más importante extraer la información de vuestro interior, porque es ahí donde se desarrolla todo el proceso. Como consecuencia de ello, no se puede afirmar que haya un determinado elemento que pueda garantizar la capacidad mediúmnica de una persona. Pero sí que aconsejamos que se desarrolle la moral y la espiritualidad de las personas antes de buscar el contacto con los seres espirituales. Porque, del mismo modo que en el plano físico podéis contactar con personas buenas o con personas malas, así también podéis hacerlo en el plano espiritual. Y cada persona atrae a lo que es similar. Centrarse solamente en contactar con espíritus sin ningún criterio es un peligroso modo de exponerse a recibir influencias negativas. Buscad el modo de progresar y escuchad a vuestro corazón. Mantened la consciencia, observándoos en cada una de las maravillosas oportunidades que tenéis de cometer errores, porque son enseñanzas importantísimas que os permiten progresar en el momento en que sois conscientes de que os habéis equivocado, que adoptáis la decisión de corregir vuestra actitud, y que compensáis el daño cometido, haciendo el bien de forma multiplicada. Ese es el objetivo de la existencia, tanto física como espiritual. Es el único objetivo, y a él se subordinan todas las demás cosas, incluido también el desarrollo de la mediumnidad.

 

Pero hay médiums que tienen un desarrollo espiritual elevado, y médiums que lo tienen un poco menos elevado. No necesariamente un espíritu elevado encarnado recibe solo a espíritus elevados desencarnados. El hermano canalizador no es un espíritu elevado, y nosotros tampoco. Nos falta muchísimo para poder recibir la denominación de Espíritus Elevados por otros Hermanos Superiores. Y lo explico de este modo para que podáis entenderlo, porque en los planos elevados, todos somos servidores. Nadie busca denominarse de esta forma. Pero queremos expresarlo así para que se pueda entender porque, al fin y al cabo, el avance en el camino del Padre nos permite impregnarnos de una luz cada vez más elevada como consecuencia de nuestro nivel vibratorio. Pero eso, simplemente, trae como consecuencia un mayor nivel de felicidad y una mayor intención de servicio a los demás.

 

[1] Ver artículo La sensibilidad

 


 

ENSEÑANZAS QUE COMPLEMENTAN LAS DE KARDEC

 

-       ¿Qué enseñanzas nos podéis dar que complementen las de Kardec?

 

La doctrina que trasladó Allan Kardec al mundo fue muy superior a la que recibió el mundo en fases anteriores. Tened en cuenta que cuando el Maestro Jesús vino a este mundo no dejó nada escrito. Las enseñanzas que quedaron por medio de los evangelios, tanto los cuatro que tiene aprobados la iglesia, como todos los apócrifos, nunca podrán llegar a trasladar absolutamente todas las enseñanzas que pudo dar el Maestro. Pero las dejó grabadas en el alma de la gente. Y el proceso de investigación de Allan Kardec, que fue riguroso, como nosotros os pedimos a vosotros que seáis, estableció unas bases excelentes para poder progresar en el camino del conocimiento científico y espiritual, ambos de la mano.

 

Allan Kardec ya dijo que las enseñanzas recibidas en aquella época no eran absolutas ni definitivas[1]. Que se seguiría enseñando y se seguiría aprendiendo, porque la evolución en el conocimiento no tiene fin, y las enseñanzas que nosotros os aportamos van desde enseñanzas simples, que permiten que ciertas personas puedan sentir el impulso de aumentar sus conocimientos a través del aprendizaje más profundo de las obras de Kardec y de otras obras que ha dado la sabiduría a toda vuestra civilización, como además también el proceso de vivencia diaria, que en el caso de Kardec lo desarrolló de un modo que no están muchas personas preparadas para poder aprender.

 

La codificación de Kardec tiene una base científica que a muchas personas les cuesta mucho convertirlo en práctica diaria. Las enseñanzas que nosotros os damos permiten, en cada una de ellas, que podáis, cada día, en cada momento, poner en práctica estas enseñanzas.

 

[1] “El último carácter de la revelación espiritista, que resalta de las mismas condiciones con que ha sido hecha, consiste en que apoyándose sobre los hechos, es y no puede ser sino esencialmente progresiva como todas las ciencias de observación” Kardec, La Génesis, Capítulo I, 55).

“El Espiritismo es a la vez una ciencia de observación y una doctrina filosófica” (Kardec, Qué es el espiritismo, Prólogo). Nota: tanto como ciencia como en cuanto a doctrina, siempre debe estar sujeto, necesariamente, al análisis, puesto que la verdad no lo puede temer.

“La religión ganará siempre siguiendo el progreso de las ideas, y si hubiese de peligrar algún día, sería porque habiendo adelantado los hombres permaneciese ella estacionaria” (Kardec, Qué es el espiritismo, Diálogo tercero. El sacerdote). Nota: lo mismo ocurre con el espiritismo o con cualquier otra ciencia o doctrina humana.

“¡Cuán jóvenes y recientes somos aún en todas las cosas! Ignoramos todavía donde estamos y nos atrevemos a negar progresos que, por falta de tiempo, no han podido ser aún demostrados completamente. Puesto que somos niños, tengamos un poco de paciencia, y los siglos, aproximándonos al objeto, revelarán a nuestros ojos apenas entreabiertos esplendores que no se descubren desde lejos.” (Kardec, Obras Póstumas, Teorías de la Belleza).

LA TRANSMISIÓN DE LA INFORMACIÓN DURANTE LA CANALIZACIÓN DEL MÉDIUM

 

-       ¿Cómo se produce la transmisión de la información durante la canalización del médium?

 

Todos los seres humanos tenemos la capacidad de poder establecer comunicación mental con otros seres. Todos los seres evolutivos [en este nivel] somos seres humanos.

 

El contacto entre unos hermanos de más nivel vibratorio con los que tienen menos se establece del que tiene más al que tiene menos. Nosotros podemos contactar con vosotros, pero vosotros no podéis contactar con nosotros, a no ser que sea autorizado por lo alto. Y a través de vuestras peticiones en oración podéis solicitar el contacto con los Hermanos Espirituales. Pero no podéis contactar con Hermanos Espirituales mucho más elevados que vosotros, porque nadie puede contactar con otros espíritus mucho más elevados que ellos dentro de la jerarquía. Se puede contactar solamente con los que son del escalón superior, dicho de una forma para que podáis entenderlo, porque realmente no hay escalones, no hay niveles de separación, sino que es un proceso totalmente progresivo, y además es multidimensional, porque las capacidades son múltiples, y en cada una de ellas se puede ir aumentando en cuanto a los valores que se van recibiendo y que se van ganando por mérito propio.

 

Entonces, el contacto, en el momento en que se solicita, como hacéis vosotros al inicio de las sesiones, en el momento en que Dios lo autoriza, nosotros entramos en contacto con vosotros. Bajamos o sintonizamos nuestra frecuencia para que la mente del hermano canalizador sea capaz de recibir nuestros mensajes.

 

Lo que hace es recibir los pensamientos, del mismo modo que todos y cada uno de los hermanos encarnados reciben pensamientos a lo largo de la vida, constantemente, que les permiten dirigirse de acuerdo a la voluntad de Dios y del progreso personal. Lo que ocurre es que muy pocos escuchan.

 

-       ¿Cómo podemos saber cuándo es un pensamiento nuestro o vuestro?

 

En el plano encarnado, la mente va recibiendo múltiples pensamientos, y salvo muy raras excepciones, no se puede saber si esos pensamientos están generados por vuestra parte consciente, por vuestra parte inconsciente o subconsciente, o por espíritus externos, pero realmente eso no es lo importante. La información que os llega siempre es la que necesitáis para tener la oportunidad de progresar, y se progresa, no con la información que os llega, sino con lo que hacéis con esa información que os llega. Si os permite cambiar, mejorar, en cuanto a vuestros pensamientos, si os permite purificar vuestros sentimientos, si os permite optimizar vuestros actos.

 

En el plano encarnado, constantemente vais a estar rodeados de pensamientos, de sentimientos y de actos muy por debajo de vuestro nivel evolutivo y muy por encima de él, y a vosotros os corresponde poder elegir qué es lo que queréis coger del jardín de la vida y qué es lo que despreciáis, porque de acuerdo con ello, se produce la evolución o se estanca. Por tanto, no os preocupéis sobre quién os envía los mensajes, sino centraos en qué mensajes os llegan, pasadlos por el filtro de la verdad del amor, comprobadlos a través de vuestra experiencia, y convertidlos en parte de vosotros. Porque si no los podéis poner en práctica, de nada sirve. Es una información vacía que solo puede cubrir vuestra curiosidad, pero en ningún momento os podrá permitir evolucionar.

 

Aprovechad el tiempo, por tanto. Utilizad el criterio, para que en vuestra mente solo se deposite la información que sea luminosa, que sea alimento para vuestro progreso, y desechad todo lo que sea inútil, porque solamente a través de este sistema de selección estaréis en condiciones de poder continuar en el progreso para el que estáis llamados.

 


 

LA AFINIDAD ENTRE LOS ESPÍRITUS

 

Cuando cualquier hermano desencarna, cambia totalmente el camino en el que estaba durante su etapa encarnada. La afinidad entre los espíritus deja de estar formada por los vínculos formales de la Tierra. Los padres, los hijos, los esposos, esos vínculos dejan de tener sentido, pero sí que se mantienen los vínculos que están relacionados con el amor. Esta relación se mantiene en la eternidad, porque el amor es eterno y deja unas huellas en el alma inmortal que nunca desaparecen.

 

Cuando un espíritu, ya sea encarnado o desencarnado, tiene un fuerte vínculo de dependencia con otro[1], esa dependencia, que siempre es de carácter afectivo, está absolutamente vinculada, es absolutamente dependiente, de los estados emocionales del otro espíritu, de tal modo que, cuando uno de ellos es feliz, el otro se alegra, cuando uno de ellos está triste, el otro también. Y hay muchos casos en que los hermanos desencarnados se quedan vinculados de un modo muy intenso a los hermanos que todavía siguen encarnados, y el sufrimiento que se produce por la separación de la muerte se convierte en un sufrimiento mutuo por parte de los espíritus, tanto del encarnado como del desencarnado.

 

[1] Nota del canalizador: evidentemente, la dependencia entre una persona y otra es una cualidad limitante que debe ser superada.

 


 

LAS PERSONAS QUE NO QUIEREN VOLVER A REENCARNAR

 

-       ¿Qué puedes decirme sobre las personas que no quieren volver a reencarnar?

 

Podemos hacer una analogía con las personas que creen que la Tierra es plana. Independientemente que crean una cosa u otra, la realidad es la que es, independientemente de lo que queramos o no queramos, lo que tiene que suceder, sucede. Las personas que no quieren reencarnar son aquellas en las que su nivel de evolución es muy bajo, su nivel de ignorancia todavía no les ha permitido comprender que solamente a través del proceso encarnatorio se puede evolucionar de un modo definitivo y, por lo tanto, todas estas personas que cumplen estos requisitos son encarnadas sin consultarlas. No existe ningún proceso en el que intervengan las opiniones, las intenciones y los proyectos personales del alma, porque se encuentran en un estado evolutivo todavía demasiado ignorante como para poder tomar decisiones al respecto. Estas personas, normalmente, reciben procesos de encarnación en los que los objetivos que se les marca no son excesivamente elevados, pero son los que necesitan para evolucionar, y en muchos de los casos están muy vinculados al sufrimiento, porque gracias al sufrimiento, el ser humano es capaz de comprender que está llevando un camino erróneo en su proceso de evolución hacia Dios.

 


 

LA EMOCIÓN EN LA COMUNICACIÓN CON LOS HERMANOS DESENCARNADOS

 

La comunicación con los hermanos desencarnados siempre debe incluir la emoción. Incluso en los estados de mayor turbación son capaces de poder percibir, en cierta medida, todos los mejores sentimientos que se les transmiten. Por eso tiene un efecto tan importante dedicar un tiempo específico a lo largo del día para hacer oración, dirigida tanto a hermanos encarnados como desencarnados específicos, porque lo que estamos haciendo es enviarles la energía amorosa que sale desde nuestro yo superior[1], desde nuestro nivel espiritual más elevado que vive dentro de nosotros, y que emite una vibración que es capaz de llegar a todas aquellas personas a las que lo dirigimos.

 

[1] Ver artículo El yo superior

 


 

 

PARTE 3

MENSAJES DE VIDA

 

Índice del Blog

Artículos en el Blog

 


 

¿QUÉ ES DIOS?

 

El concepto de Dios ha evolucionado del mismo modo que evoluciona el ser humano. Exactamente igual que se entendía el universo hace siglos e incluso hace miles de años, por medio de la evolución humana y del conocimiento de las leyes que rigen el universo cada vez se puede comprender mejor. Así igual ocurre con la realidad de Dios.

 

A Dios le podemos conocer por sus atributos. Es bondad infinita, porque es infinito en todas sus cualidades. Es poder, y deja libertad a todos sus hijos, para que puedan evolucionar por su propio mérito. Este eterno camino de progreso beneficia a Dios, porque se complace con él. Pero ¿qué sería de vuestro progreso si no tuvieseis libertad? No habría ningún mérito, y no podríais presentaros ante el Padre Eterno con nada que ofrecer en vuestras manos. Del mismo modo que un hijo se complace al presentarles unas buenas notas a sus padres, lo mismo ocurre con toda alma progresiva, que presenta a Dios los atributos que ha ido consiguiendo a lo largo de las sucesivas vidas que ha tenido oportunidad de desarrollar.

 

Dios, pues, se puede concebir como el Creador de todo. Y ha creado las Leyes que permiten que el Universo se rija por ellas y actúe de forma excepcionalmente perfecta, para cubrir las necesidades de cada uno de sus planetas. Del mismo modo que es arriba, es abajo, y cuando el ser humano de la Tierra descubrió las partículas infinitesimales se dio cuenta cuánta proximidad tenía con los sistemas planetarios. Así, como es arriba, es abajo, esa es una voluntad de Dios. Y ha creado estructuras complejas de elementos simples. Y pretender conocer a Dios en toda su dimensión en vuestro nivel es un error absoluto y un ejercicio de orgullo que se cae en el momento en que elevamos la cabeza y los ojos hacia el cielo y observamos las estrellas de la noche, o el sol y las nubes del día.

 

Pero Dios ha depositado en la conciencia de cada uno de sus seres evolutivos el conocimiento de su existencia. Recordad, la verdad, la belleza y la bondad son atributos de la obra de Dios, y allá donde estén, allí está manifestándose Dios. Y cuando faltan los atributos de Dios es porque están en un proceso creador totalmente incipiente, totalmente básico.

 

El tiempo de creer ya ha pasado. Ahora llega un nivel evolutivo que os permite comprender a Dios a través de sus obras. No tenéis más que observar la inmensidad absoluta del universo, la exquisita complejidad de cualquier organismo vivo, el modo en que tenéis configurado vuestro cuerpo y vuestros cerebros, para poder alcanzar complejas estructuras de pensamiento.

 

Sed coherentes, admitid vuestra pequeñez, porque debéis comprender que solamente con humildad se puede avanzar en el camino del Padre Eterno. De hecho, los seres más evolucionados son los grandes servidores de todos sus pequeños hermanos, y así sigue en todo el proceso de la escala evolutiva en el que estáis inmersos. Comprended esto y en vuestro corazón se iluminará el mensaje de la conciencia de Dios que habita en vosotros, y que se manifiesta a través de todo el universo por su propia obra.

 


 

EL CONCEPTO DE DIOS

 

La dureza de los corazones de los seres humanos va evolucionando a lo largo de la historia, y las sociedades son consecuencia de la mente colectiva que forman todos los deseos y anhelos del conjunto de los miembros de dichas sociedades. Eso crea unas energías que permiten entender a Dios de acuerdo a un modelo que va evolucionando. En los primeros tiempos del ser evolutivo, la concepción de Dios está siempre basada en los fenómenos atmosféricos que le daban miedo, porque estaba en un proceso de supervivencia, y el miedo lo necesitaba para poder sobrevivir. Era su gran arma, su gran herramienta, que le permitía continuar su corta vida en el plano físico, para ir adquiriendo las experiencias evolutivas que os han llevado hasta el momento presente en este planeta. Podréis entender que, en la Edad Media, el concepto de Dios es imposible que fuese el mismo que el actual, porque la dureza de los corazones de los seres humanos de entonces no podían entender la bondad absoluta y eterna de Dios, y por la sangre y por el fuego imponían la fe que consideraban que era la verdadera. Y luchaban, y mataban, y morían por la fe, la fe creada por ellos mismos para aquellos tiempos.

 

Si pretendéis seguir una fe que se desarrolló hace miles de años podréis avanzar en la medida de lo que pudieron avanzar los seres humanos de aquella época. En el momento en que entendáis que estáis en una época en la que tenéis libertad absoluta de pensamiento y capacidad absoluta de acceso a la información podréis desarrollar de forma individual vuestros conceptos de Dios, del alma y de la vida, y trasladarlos a los hechos consumados de vuestra existencia. Porque lo que no pongáis en práctica jamás servirá para nada.

 

La intención es esencial, pero la intención implica actos, y aunque esos actos supongan errores, si vuestra intención es la correcta, los errores no son importantes, porque es posible que la voluntad de Dios haya querido que se produzcan errores para que aprendáis vosotros, para que desarrolléis la humildad, para que puedan aprender otros hermanos.

 

Tened confianza. Que se haga la voluntad del Padre Eterno. Y una vez que esté eso asentado y viviendo en vuestro corazón, todos los resultados deben ser acatados con la fe de que Dios cumple su palabra eterna.

 


 

LA SOLUCIÓN A TODO: LA REGLA DE ORO DE JESÚS

 

“Haz a los demás todo lo que quieras que te hagan a ti.

Esa es la esencia de todo lo que se enseña en la ley y en los profetas”

La Regla de Oro (Mateo 7:12)

 

Hoy he preguntado a los hermanos de luz que me apoyan que si podría hacer preguntas complejas sobre moral y espiritualidad a mi Hermano Mayor Espiritual, preguntas de esas que parece que la respuesta es difícil, o quizá imposible. Y me han respondido: “la Regla de Oro lo resuelve todo”.

 

Para construir un mundo justo, actúa de un modo justo. Para que en el mundo impere la bondad, actúa con bondad. Para que el apoyo entre todos se instaure en el mundo, apoya a quien lo necesite. Pero no esperes nada a cambio. NO ESPERES QUE LOS DEMÁS ACTÚEN COMO TÚ. Si esperas que a tu amabilidad respondan con amabilidad, actúas por tu beneficio egoísta, no por el beneficio de la otra persona.

 

El amor todo lo da, y cuanto más amor se entrega, más se recibe, pero solo cuando no se exige. Sé paciente y confía, ten fe, porque de lo que siembres, recogerás. En su momento. Pero si deseas comprobar cómo cambia tu vida, comprende que no hay mayor satisfacción que la de vibrar en la ayuda de quien lo necesita, ya sea con un hecho heroico o con una sonrisa, salvando una vida en peligro o revitalizando un alma con una sola mirada de aliento.

 

Emplea la Regla de Oro de Jesús en TODOS los actos de tu vida. Y tu vida cambiará. Y serás luz que ilumine a los demás, de donde se comunicará la luz, y ellos también iluminarán. Con el ejemplo de sus palabras y obras.

 


 

COMPRENDER LA EXPERIENCIA DE LA VIDA

 

Buenas noches, hermanos, que la inmensidad de la gracia de Dios os cubra y que tengáis la atención y la voluntad suficientes para poder comprender la experiencia de la vida.

 

La actitud que se tiene ante la vida es la llave que abre la puerta de nuestro destino. De acuerdo a la actitud que elegimos, toda nuestra vida puede cambiar en un instante.

 

La inmensa sabiduría que rodea cada una de vuestras existencias corporales permite que todas las interrelaciones que se realizan estén vinculadas al aprendizaje que necesitáis[1], de acuerdo a la voluntad y a la sabiduría de Dios, Padre Todopoderoso.

 

[1] Ver ¿El Guía Espiritual nos habla?

 


 

LA FE

 

Solo con confianza se pasa un cable en las alturas. Y la fe es la decisión del alma para confiar en lo que no se puede ver. ¿Los cristianos de todas las épocas recibieron más señales que vosotros? Indudablemente, no, y cambiaron sociedades a mejor. Sed, vosotros, luz de perfección, para que vuestra sociedad cambie. Evitad el miedo, porque el Padre envía a sus hijos a apoyar vuestro camino cuando estáis en sintonía con Él.

 

En el nombre del Padre Eterno, y de su hijo Jesucristo, hermano mayor de todos nosotros, os deseo paz y prosperidad espiritual

 

Nota del transcriptor: el miedo es lo opuesto al amor. Donde hay amor no puede haber miedo, y donde hay miedo no puede haber amor. Y la fe es una consecuencia de amor, eso que también llamamos confianza, que es EXACTAMENTE lo mismo. No puede haber, por tanto, fe y miedo a la vez.

 

Artículos relacionados: La evolución de la fe

 


 

ERES UNA SEMILLA

 

Eres una semilla que hará brotar muchas otras. Si deseas embarcarte en esta aventura, dejándote guiar por la señal que el Padre Eterno depositó en tu interior, observa toda la injusticia que te indigna y transfórmala en amor. Todo lo que te duele de la necedad del ser humano, comenzando por ti mismo, transfórmalo en modelos de sentido común.

 

Actuar bien es lo más fácil cuando se está en el camino, pero lo más difícil cuando se está despistado. Ilumina el camino a todas las personas que quieren seguirte. No tienes que convencer ni obligar, solo mostrarte, mostrar todo lo que tú eras antes de llegar aquí, y todo lo que has aprendido en tu vida, para ser ejemplo. Nada más. Sin tensiones, sin resistencias. Deja fluir la Energía Creadora del Padre Eterno a través de tus pensamientos, de tus sentimientos, de tus obras. Mantén la fe en la Energía Creadora, y todo seguirá el curso correcto.

 

Acuérdate del gran valor que tiene la cadena de favores, que hace crecer y multiplicar tus actos. Y sonríe a la vida. Porque tu sonrisa es la llave que abre el corazón de las personas. Y lo sabes.

 

Debes ser ejemplo. No te despistes, que el tiempo está llegando. Deberías cumplir con el pacto sagrado que acordaste antes de llegar aquí, pero eres libre para continuarlo o dejarlo. El sacrificio aparente merece la pena, no por el mérito que obtendrás, sino por las satisfacciones inmediatas que te llegarán por la salvación de las almas que conmuevas, al inspirarlas y motivarlas para que avancen y se renueven cuánticamente. Remueve sus corazones a través de tu sonrisa.

 

Tu camino no será solitario. Conocerás el amor en cada persona, en cada momento, en cada lugar. El amor será tu gran compañero de viaje. Tu peregrinaje no siempre dará frutos en el momento, pero cada semilla de amor que siembres será bendecida, crecerá y dará mil por uno.

 

Es el amor quien te habla. Y me conoces

 


 

MI ACTUAL CONCEPTO DE DIOS

 

Mensaje del canalizador, sin intervención mediúmnica consciente

 

La verdad es que no puedo comprender qué o cómo es Dios. Soy demasiado insignificante para poder imaginarlo. Pero mis estudios de la vida me han demostrado la magnificencia de su obra, la creación. Por eso, lo que creo importante es que seamos suficientemente humildes para entender nuestra pequeñez, que nos abrumemos con la variada, preciosa e inmensa creación, que agradezcamos el privilegio que hemos recibido de poder apreciar y disfrutar de la vida, tanto de la nuestra como de la de todos los maravillosos seres que nos rodean, nos apoyan y nos permiten vibrar en una incomparable frecuencia de plenitud y alegría. ¿Recuerdas qué sientes cuando te sumerges en una puesta de sol? ¿Entiendes lo que te ocurre cuando abrazas a un bebé? ¿Puedes explicar lo que te conmueve cuando centras tu corazón en una bandada de pájaros que bailan en el aire? ¿Has pensado en la inmensidad de una galaxia sin sobrecogerte?

 

¿De verdad que somos tan importantes como nos creemos? ¿Tan fundamental es nuestra misión en el mundo como para no detenernos y sonreír ante la grandiosidad de cualquier forma de vida? Vive para ser feliz, y toda la obra de Dios se te mostrará a cada paso.

 

Este es mi actual concepto de Dios.

 


 

EL AMOR RESPONSABLE O AMOR MATERNO-PATERNO

 

Testimonio del canalizador, sin intervención mediúmnica consciente

 

Amar sin condiciones, amar aunque seamos despreciados, amar en lo bueno, pero sobre todo en lo malo. Si actuásemos así ¿quién gana más? Está claro que quien más ama. Porque el que desprecia, el que ofende, el que ignora, está erosionando su alma. Este nivel de amor también se denomina amor paterno, ya que supera la capacidad de amor fraterno, admitiendo un amor incondicional, a pesar de los desprecios, a pesar de las resistencias, y no por tener una falsa sensación de superioridad frente a nuestros hermanos, sino por asumir el protagonismo, la responsabilidad y el destino de nuestras relaciones.

 

El amor responsable entiende que los demás deben tener sus razones que quizá no conozcamos, por lo que nunca juzga, sino que aplica el amor compasivo en toda relación, dulcificándola siempre, pero sin dar muestras de superioridad, puesto que el servicio a los demás es la norma del amor en todas sus manifestaciones. Cuando se ama sin condiciones se debe admitir la posibilidad de estar equivocados, por lo que la búsqueda de la verdad entre todos es uno de los objetivos a plantearse, pero siempre con la premisa de garantizar la libertad de los demás. Ofrecer, pero sin obligar. Porque los padres que enseñan de este modo transmiten la responsabilidad a sus hijos, admitiendo los errores, que serán sus grandes enseñanzas en la vida. Así debemos actuar con toda criatura sufriente, personas y animales.

 

El amor paterno supera toda la doctrina transmitida hasta este momento para los cristianos, quizá porque no hemos asimilado que Jesús nos dijo “amaos como YO os he amado”[1]. Y su amor por nosotros superó todo lo imaginable, naciendo y muriendo con la mayor humildad.

 

Apliquemos este amor paterno en todos los ámbitos de nuestra vida y todo cambiará a nuestro alrededor.

 

[1] Evangelio según San Juan, 13, 34


 

LA IMPORTANCIA DEL AMOR

 

El amor es la energía fundamental de Dios Padre. El amor da forma a todo, tanto a la sabiduría, como a la acción, como a todo pensamiento y sentimiento. El Evangelio habla del amor, hermanos, no de la sabiduría, solo da la admonición de ser “prudentes como serpientes, pero inocuos como palomas” [1], porque la prudencia es esencial para transmitir la palabra del Padre Eterno, incluso cuando lo hacemos hacia nosotros mismos.

 

Sed humildes, porque todos cometéis errores, y toda vuestra sabiduría es solo una gota de agua en el mar. Lo que sabíais hace años, ahora es solo un recuerdo cariñoso de vuestra ignorancia de entonces, a la luz de vuestra verdad actual, pero todos, TODOS estáis equivocados. Sed humildes para entenderlo y para transmitir vuestra verdad, porque siempre es limitada. La palabra de Dios es la única verdad eterna, solo esa. Lo demás solo es un modo de entender vuestra realidad en este momento, pero sed conscientes de que estáis en un camino, y que vuestro avance debe permitir desechar lo que llamabais sabiduría antes, porque vuestra vida evoluciona en todos los aspectos, pero solo lo hace cuando avanza en amor.

 

La paz sea con todos vosotros y os ilumine del amor infinito del Padre Eterno

 

[1] Nota del transcriptor: o astutos, en este mismo sentido.

 


 

EL SENTIDO DE LA VIDA Y DEL AMOR

 

Mantened la atención en la vida, en vuestros pensamientos. Agradeced constantemente todas las oportunidades que tenéis y tened siempre presente que las enseñanzas que os transmitimos hacen que la vida cobre sentido, porque si no conocieseis el concepto de la inmortalidad del alma, todos vuestros proyectos relacionados con el amor se trastocarían y se convertirían en proyectos egoístas para conseguir vuestros objetivos de satisfacción inmediata.

 

Entended la importancia de la trascendencia eterna de las almas, porque es el modo de comprender el valor del bien que hay en el mundo. Sin el concepto de la trascendencia, el bien carecería de sentido, y sería sustituido por el egoísmo atroz. Por eso, todas las personas que se encuentran en esa situación de ignorancia, solamente piensan en atender los requerimientos de sus sentidos, y nunca podrán ser felices, porque siempre sentirán el vacío de tener un sentido en la vida.

 

Que la sabiduría de Dios os colme de oportunidades de aprender, y que el amor de Dios brille en vuestros corazones, de modo que se pueda expandir en todos y cada uno de los momentos y los lugares en los que podáis establecer esta manifestación.

 


 

LA MEDITACIÓN EN EL RECOGIMIENTO DEL PADRE ETERNO

 

Obsérvate, medita todos los días de tu vida en el recogimiento del Padre Eterno. Lo necesitas para contactar con los hermanos superiores que te cuidan, comenzando por tu Ángel de la Guarda, y recibir la energía que fluye de Dios. Obsérvate. Cuando no lo haces te sientes mal, te ves como una persona vacía, despistada, triste, sola. Media hora de meditación cada día, o incluso menos, para volver a recordar tus raíces, para poder recibir los mensajes que te permitirán equilibrarte y cumplir con tu destino. Porque todos tenemos una importante misión[1], si la deseamos asumir, y hay miles de personas como tú repartidas por el mundo, que formáis una red de luz.

 

Medita mientras paseas, mientras viajas al trabajo, en cualquier momento o lugar. Solo es necesario que tu mente no esté ocupada en otros asuntos. Mantén una actitud de atención, de escucha, para que puedas captar los mensajes intuitivos que te lleguen. Comienza enviando un pensamiento de agradecimiento al Padre Eterno, Dios, Creador o el nombre que desees darle. Pide si necesitas, pero especialmente, pide para que se cubran las necesidades de los demás, tanto las físicas como las emocionales y espirituales. Y escucha. Mantén tu recogimiento y escucha la voz interior con una actitud de benevolente agradecimiento, porque Dios, a través de sus seres subordinados, se comunicará contigo.

 

Asegúrate de que los mensajes que recibes están relacionados con el amor a todo y tienen coherencia. La lógica no es determinante, porque muchas cosas aparecen en la vida fuera de toda lógica. Especialmente las más trascendentes. Y a veces, a esas cosas las llamamos “milagros”. Por tanto, amor y coherencia, esos son los únicos requisitos que hay que valorar para entender la utilidad de la información que nos llegue. Y, tras ello, emplear la información, con fe, porque sin fe nada se logra.

 

[1] Nota del transcriptor: Todos tenemos una importante misión por venir a este mundo. Esta importante misión está relacionada con el desarrollo espiritual individual y la repercusión que puede tener en relación con las demás personas con las que cada cual puede ejercer influencia. La misión de cada persona es tan importante como la de las demás.

 

Nota: para ampliar, ver artículo La actitud de atención

 


 

EL GUÍA ESPIRITUAL (1)

 

El Guía Espiritual es el ser que vive junto a tu conciencia, que te protege a veces, cuando es necesario, porque el camino tienes que progresarlo tú mismo, y los obstáculos del camino jamás te los quitará, pero sí que te informará de forma intuitiva de cuál es la dirección adecuada para seguir por tu camino, en la dirección que te marca el Padre Eterno. Siempre te guiará en la Ley del Amor, porque es la única energía que debéis tener en cuenta. Sed amor, transmitid amor, y el amor crecerá a vuestro alrededor. Es vuestra misión.

 


 

EL GUÍA ESPIRITUAL (2)

 

El Guía Espiritual es un hermano, es un alma, a la que se le ha asignado el cuidado directo del proceso evolutivo encarnado de otro ser. Es un espíritu que tiene mayor elevación espiritual que el ser encarnado, pero no mucho mayor[1], solamente la necesaria para poder ayudarle en el proceso del cumplimiento de los objetivos que se ha marcado durante esa etapa encarnada.

 

-       ¿Siempre es el mismo guía o, a lo largo de nuestra vida puede cambiar, según vayamos evolucionando?

 

No conocemos ningún caso en que se haya dado esto. Porque todo el proceso vital de una encarnación está preparado antes de la concepción, y el Guía Espiritual ha sido asignado una vez que ese mapa de trabajo a realizar ha sido acordado, ya sea a través de la voluntad del alma que se va a encarnar, en el caso de las almas más elevadas, o por designios de toda la estructura espiritual, de acuerdo al nivel correspondiente, que toman la decisión sobre las almas que son demasiado ignorantes como para tomar decisiones por sí mismas[2].

 

Pero sí es cierto que el Guía Espiritual no os evitará ningún dolor, ni físico ni moral en la vida. Lo que hace es coordinar todas las circunstancias que van a permitir, que van a favorecer, que os encontréis con las experiencias necesarias para poder cumplir con los objetivos planteados.

 

[1] Ver artículo La transmisión de la información durante la canalización del médium

[2] Ver artículo Las personas que no quieren volver a reencarnar

 


 

¿EL GUÍA ESPIRITUAL NOS HABLA?

 

-       ¿El Guía Espiritual nos habla? ¿puede ser esa voz de la intuición que sea el Guía Espiritual? ¿nos puede prevenir de algo, para que abramos los ojos para alguna circunstancia que no nos convenga?

 

El Guía Espiritual siempre es una fuente inagotable de amor, pero eso no quiere decir que vaya a estar cuidándoos de un modo irresponsable, porque vosotros, por vuestro propio esfuerzo, debéis realizar los procesos de elevación espiritual de superación de pruebas. Si no fuera así, no tendríais ningún mérito.

 

Ya os hemos dicho en anteriores ocasiones que a vuestra mente llegan muchos pensamientos[1]. De acuerdo hacia dónde dirijáis vuestra atención y vuestra intención, los pensamientos serán de un modo o de otro.

 

El Guía Espiritual actúa de muchas formas, coordina con otros guías espirituales, para establecer acuerdos de contacto entre dos hermanos encarnados que deben conocerse. En unos casos podrá ser una excelente experiencia, en otros podrá ser una experiencia amarga. Pero siempre serán oportunidades que os están ofreciendo para que podáis desarrollar vuestras cualidades.

 

La información que os puede venir a la mente son enseñanzas. Podéis aprovecharlas o desecharlas, independientemente de que vengan de vuestro Guía Espiritual, de otros hermanos mucho más superiores o de otros hermanos errantes, de bajos pensamientos. Donde pongáis vuestra atención y vuestra intención, en esa dirección serán atraídos todos los pensamientos que sean coherentes con esa frecuencia vibratoria que vosotros mismos estáis emanando.

 

[1] Ver artículos Diferencia entre oración y meditación y Los procesos mentales en la realidad física

 


 

CONSCIENCIA Y CONCIENCIA

 

Nota del transcriptor: como el texto original puede resultar algo complejo de entender, lo he repetido a continuación, sustituyendo la palabra “conciencia” por “moral” y la palabra “consciencia” por “percepción”

 

La consciencia es el conocimiento de nosotros mismos, de nuestro entorno y de las relaciones que se establecen entre ambos. La consciencia crece de un modo gradual, a través de la experiencia y la comprensión, pero exige de atención voluntaria, por lo que podemos pasar por diferentes niveles de consciencia a lo largo del día y de la vida, de acuerdo a nuestro nivel de atención. Además, la atención siempre es selectiva, por lo que podemos tener consciencia de algo y, a la vez, ser inconscientes de otras cosas que suceden simultáneamente.

 

La conciencia es el nivel de conocimiento que tenemos sobre el bien y el mal. La conciencia también crece de un modo gradual y, desde mi punto de vista, es la cualidad que nos identifica más claramente en nuestro progreso espiritual eterno. Por tanto, las palabras conciencia, ética, moral, valores, principios, están directamente vinculadas entre sí. Cuando se crece en conciencia, no se puede volver atrás, porque los valores que han sido verdaderamente incorporados a nuestra “maleta de vida”, jamás pueden diluirse o desaparecer, quedan grabados en nuestra alma de modo permanente, y si nos hacemos conscientes de cómo ha cambiado la humanidad a lo largo del tiempo podremos comprender que el bien triunfa sobre el mal. Como seres humanos, somos creados simples e ignorantes, y la evolución progresiva nos va permitiendo crecer en la aptitud de desarrollar esta conciencia en cada una de nuestras sucesivas vidas. Pero de esto de “las vidas” ya hablaré en otro momento.

 

Probablemente, el elemento más importante que nos permite desarrollar nuestra conciencia es, precisamente, la consciencia. La consciencia, por tanto, es la impulsora de la conciencia. Para crecer en conciencia debemos ser conscientes de ello, y según crezcamos en conciencia, se abrirá frente a nosotros, y también en nuestro interior, un nuevo mundo, que es el actual, pero observado, percibido, de un modo más amplio, amoroso, compasivo.

 

Imaginemos que crecemos en consciencia, pero no hay evolución de nuestra conciencia. Nuestra moral, llamémosla “no-muy-desarrollada” se estanca, y aumenta nuestra capacidad de percibir el mundo. Sin evolucionar nuestro concepto del bien y del mal. ¿Cuál sería el resultado? Evidentemente, aumentaría nuestra capacidad de actuar, de influir, pero manteniéndonos con nuestras mismas limitaciones, mezquindades, egoísmos, miedos.

 

¿De qué sirve, entonces, crecer en consciencia si no se crece a la vez en conciencia?

 

Y para crecer en conciencia debemos depurar nuestros errores, que son fruto de nuestra ignorancia. Hacernos conscientes de nuestros errores es una tarea de héroes. Requiere mucho valor, ya que nos enfrentamos al peligroso monstruo que se aloja en nuestro interior. Nuestro “yo” sin evolucionar, que se resiste a salir de su “zona de confort” del miedo, y que no desea zambullirse en las cristalinas aguas del amor manifestado. Pero es cuestión de ATENCIÓN y VOLUNTAD. ¿Te atreves?

 

TEXTO CON MODIFICACIONES:

 

La PERCEPCIÓN es el conocimiento de nosotros mismos, de nuestro entorno y de las relaciones que se establecen entre ambos. La PERCEPCIÓN crece de un modo gradual, a través de la experiencia y la comprensión, pero exige de atención voluntaria, por lo que podemos pasar por diferentes niveles de PERCEPCIÓN a lo largo del día y de la vida, de acuerdo a nuestro nivel de atención. Además, la atención siempre es selectiva, por lo que podemos tener PERCEPCIÓN de algo y, a la vez, ser inconscientes (no tener PERCEPCIÓN) de otras cosas que suceden simultáneamente.

 

La MORAL es el nivel de conocimiento que tenemos sobre el bien y el mal. La MORAL también crece de un modo gradual y, desde mi punto de vista, es la cualidad que nos identifica más claramente en nuestro progreso espiritual eterno. Por tanto, las palabras conciencia, ética, MORAL, valores, principios, están directamente vinculadas entre sí. Cuando se crece en MORAL, no se puede volver atrás, porque los valores que han sido verdaderamente incorporados a nuestra “maleta de vida”, jamás pueden diluirse o desaparecer, quedan grabados en nuestra alma de modo permanente, y si PERCIBIMOS cómo ha cambiado la humanidad a lo largo del tiempo podremos comprender que el bien triunfa sobre el mal. Como seres humanos, somos creados simples e ignorantes, y la evolución progresiva nos va permitiendo crecer en la aptitud de desarrollar esta MORAL en cada una de nuestras sucesivas vidas. Pero de esto de “las vidas” ya hablaré en otro momento.

 

Probablemente, el elemento más importante que nos permite desarrollar nuestra MORAL es, precisamente, la PERCEPCIÓN. La PERCEPCIÓN, por tanto, es la impulsora de la MORAL. Para crecer en MORAL debemos PERCIBIRLA, y según crezcamos en MORAL, se abrirá frente a nosotros, y también en nuestro interior, un nuevo mundo, que es el actual, pero observado, PERCIBIDO, de un modo más amplio, amoroso, compasivo.

 

Imaginemos que crecemos en PERCEPCIÓN, pero no hay evolución de nuestra MORAL. Nuestra MORAL, llamémosla “no-muy-desarrollada” se estanca, y aumenta nuestra capacidad de PERCIBIR el mundo. Sin evolucionar nuestro concepto del bien y del mal. ¿Cuál sería el resultado? Evidentemente, aumentaría nuestra capacidad de actuar, de influir, pero manteniéndonos con nuestras mismas limitaciones, mezquindades, egoísmos, miedos.

 

¿De qué sirve, entonces, crecer en PERCEPCIÓN si no se crece a la vez en MORAL?

 

Y para crecer en MORAL debemos depurar nuestros errores, que son fruto de nuestra ignorancia. Hacernos conscientes de nuestros errores es una tarea de héroes. Requiere mucho valor, ya que nos enfrentamos al peligroso monstruo que se aloja en nuestro interior. Nuestro “yo” sin evolucionar, que se resiste a salir de su “zona de confort” del miedo, y que no desea zambullirse en las cristalinas aguas del amor manifestado. Pero es cuestión de ATENCIÓN y VOLUNTAD. ¿Te atreves?

 


 

EL BIEN VENCE AL MAL

 

No es necesario esforzarse. Los hermanos os apoyamos en vuestras tareas y os inspiramos. Por eso, Jesús dijo “no penséis qué debéis decir, confiad, y las palabras saldrán de vuestra boca”[1]. Estaréis influidos por los hermanos de luz y os enviarán las palabras que tenéis que decir. La era de la no-resistencia comenzó con las enseñanzas de Jesús, pero ahora es crucial que las sigáis para poder cambiar el paradigma del mundo. Vuestro trabajo es transmitir la felicidad y el amor como base existencial de la vida y del progreso. Quien no se desarrolle con estas virtudes, no progresa.

 

Sois hijos del amor. Expandidlo siempre, porque todo está bien, y cada ser sufriente forma parte del proyecto de Dios, por perverso que nos parezca en algunos casos. Siempre enviad amor. Si no, ¿qué sois, acaso mejores? Jamás, si no entregáis el don de Dios. Sed mensajeros, no solo de su Palabra, también de su Obra. Mirad la naturaleza, ¿no es acaso una clara manifestación de amor? Sed, pues, amor. Transmitid amor a todos. Así podréis entender la frase del Maestro Jesús de amar a vuestros enemigos. Porque ellos os están dando las más valiosas oportunidades de evolucionar. Sed amor, vivid en amor y así cumpliréis los designios del Padre Eterno. Sin esfuerzo, sin sacrificio, porque el amor que otorguéis no puede implicar sufrimiento, sino dicha. Porque sois la mano de Dios en la Tierra.

 

Hermanos, podéis mejorar. Vuestros pensamientos de dolor deben cesar. Creced en amor, convertíos en amor en cada momento de vuestra vida. El dolor sigue, pero el sufrimiento desaparece con el amor. Es la clave de la vida. Transmitidla por todo lugar y a todos, de forma discreta, a través del ejemplo, siendo los últimos entre todos, los guardianes y protectores de los valores. Intervenid con dulzura, con compasión perfecta, para que vuestros actos sean la enseñanza que cada persona necesite.

 

Dad a todo ser la oportunidad de vibrar con el modo en que expresáis vuestra forma de amar. Amor responsable, ya lo dijo el hermano que escribió El Libro de Urantia (140.5), y que os puede servir de enseñanza en muchos aspectos morales.

 

Aprovechad el tiempo. El día es suficiente para cumplir cada cometido. Y cada día tiene su afán. Manteneos unidos en la adversidad todos los hermanos que seguís la buena nueva. La vida os protege, con nosotros a vuestro lado, pero encontraréis dificultades que, así siempre, tendréis que superar, pero eso os permite evolucionar por mérito propio, para tener el crecimiento de vuestra alma bien ganado en justicia.

 

Sed confiados en la voluntad de Dios, porque os vamos a mantener bajo custodia. Pero debéis trabajar duro. Nuestro apoyo no será mayor que vuestro esfuerzo, es la Ley de Dios, y tenéis que entender que debéis de cumplir con vuestro destino para el que habéis venido a este mundo. Y tampoco estáis solos con los hermanos encarnados. Los encontraréis en cada momento necesario. Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad, sí, llamad, y se os abrirá, porque debéis ser vosotros, con vuestra iniciativa, los que protagonicéis el cambio.

 

¿Sabéis perdonaros a vosotros mismos? Si no sabéis, ¿cómo podéis perdonar a los demás? Sed compasivos, porque el dolor de hoy es una prueba para avanzar mañana. Solo mediante la amorosa comprensión de la realidad podréis alcanzar la sabiduría que tanto necesitáis. Porque no es momento de ser simple. Vuestra inteligencia es un gran don, un talento, que tenéis que aprovechar, desarrollar y hacerlo útil a los demás. Sed la mano del Padre con vuestra mano, la voz del Padre con vuestra voz, y esparcid el grano, la semilla del bien a vuestro paso, porque ha llegado el tiempo en que toda semilla puede dar su fruto. El amor no se consume. Entregadlo a todos, sin excepción. “Esa es mi Ley”, dice el Señor. Transmitid el amor. Estas enseñanzas os servirán solo si las ponéis en práctica. Amad y seréis amados, pero no esperéis recompensa, seguid vuestro camino, porque el amor se expande y se multiplica. La masa crítica del amor ya está suficientemente crecida, y vuestras relaciones con los demás son el modo en que vais a ejercer como predicadores.

 

Sois la voz de Dios. Leed este mensaje los que vivís en este camino del amor. Repetidlo todo lo que sea necesario, porque muchos deben oírlo. Y ayudadles a practicarlo, con vuestro ejemplo. Levantaos todas las mañanas con el agradecimiento al Padre por ser instrumentos de su gloria y aprovechad toda oportunidad para predicar.

 

Leedlo y preguntad lo que necesitéis para el crecimiento moral y espiritual.

 

[1] Evangelio según San Mateo 10, 19

 


 

PRACTICAR EL PERDÓN EN MÍ PARA PODER PERDONAR A LOS DEMÁS

 

¿Cómo puedo sentir yo el perdón?

 

El perdón es una revelación de sentimiento de paz, de armonía, es deshacerte de una carga que se transforma en alegría. Perdonarte es cambiar pesadumbre por felicidad, por una sensación de que te llenas de amor de ti mismo, hermano. Para perdonar tienes que entender que la vida es perfecta, que todos estáis en un proceso de aprendizaje, que los pequeñitos cometen errores, y que los mayores debéis ayudarlos con compasión. Y si cometes un error, tú, que tienes un alma grande, debes perdonarte, porque la vida está bien, porque debes entender que puedes estar ayudando a otros con tus errores, para que progresen. Tus pensamientos te sirven para aprender a progresar en el perdón, a ti y a todos, porque os sirven para probaros sin tener que provocar dolor en los demás. Los hermanos te dan amor, y son absolutos en amor, tanto que puedes percibir dolor, pero no tengas miedo. Todo está bien. Todos te aman.

 

Eres luz de amor, y todo el mundo te reconoce. Vuela, no te quedes en el nido, porque debes entregar la palabra y los actos al servicio de la llegada de Dios a los demás. Vive con alegría, es la gran noticia, porque es contagiosa, y todo es perfecto.

 

Me llaman el Espíritu de la Verdad

 


 

FLUIR

 

No estás aquí para luchar. Ese tiempo ya pasó. Estás para ser ejemplo callado de sonrisas entre el dolor. Tu fortaleza está viva en tu bondad. Tu camino está en la bondad. Déjate llevar por ella. Da a cada persona lo que necesita, la bondad que necesita aprender. Sé luz para grandes y pequeños. Los atraerás con la energía que sale de tu sonrisa y de tu mirada tranquilizadora.

 


 

CONSEJOS DE VIDA (31/01/2020)

 

Hay tres generaciones que van a cambiar el mundo. La de los nacidos tras el año 2000 y las dos anteriores, los 40 años previos. Tras ellos nacerán, y ya han empezado a nacer, nuevos seres que serán decisivos para el cambio planetario, para que se cumpla la voluntad de Dios[1].

 

El que quiera evolucionar tiene que comenzar con su propia vida. No miréis a los demás, son malos o buenos, pero vosotros debéis ser camino y luz que muestra el modo de actuar de acuerdo a la voluntad de Dios. El que quiera seguiros, lo hará, porque recibirá el impulso intuitivo que le dirá “así debes ser tú también”, y sus pensamientos y sentimientos cambiarán cuánticamente, porque la decisión de seguir la voluntad de Dios es un proceso instantáneo, a partir del cual, todo el modo de ver la vida cambia. No se ve maldad, sino que se comprende el momento evolutivo de los seres más alejados de la luz. Pero eso no os debe de disgustar. El libre albedrío es la Lay del Padre Eterno, y cada ser dispone de todo el tiempo para crecer.

 

Compasión, hermanos, trasladad la amorosa compasión a todos los que llamáis malos, y empezad a llamarlos hermanos sufrientes, porque el dolor es una sensación que nos informa de lo que hay que arreglar, pero el sufrimiento es una elección de los que desean quedarse con el dolor, en lugar de observarlo y solventarlo.

 

Sed luz en las tinieblas. Repito que vuestro ejemplo será el modo de transmitir la Ley de Dios y enseñar lo que Jesús, el gran Maestro, ya mostró al mundo también con sus obras.

 

Evitad los ritos, son formas que logran olvidar la esencia, el objetivo principal. Buscad la conversación sobre los valores humanos y allí estaremos para daros la influencia necesaria que os permita entender las claves de la felicidad de vuestra raza, de vuestro planeta.

 

Estáis tan próximos al cambio drástico y faltan tantas almas que inspirar que tenemos dudas de que todo se resuelva, pero la fe en la voluntad del Padre Eterno nos revitaliza la forma de percibir este maravilloso planeta, y por eso estamos mostrándonos tanto entre vosotros.

 

Dad ejemplo de virtudes, que todas, todas, son manifestación del amor. Olvidad la adoración a personas o nombres. Buscad la verdad en todo. Tenéis la responsabilidad de discernir entre lo que es voluntad de Dios y lo que no. Sed cautos en vuestras entrevistas y vuestras relaciones. Y nosotros os ayudaremos.

 

[1] Nota del transcriptor: esta información no se puede contrastar, y no afecta al desarrollo personal. Cada cual avance en su camino, y la voluntad de Dios se cumplirá a través de vosotros.

 


 

LA FAMILIA

 

La familia es un compromiso que establecemos antes de nacer. Es un vínculo biológico, pero también está relacionado con nuestro progreso personal y espiritual, del mismo modo que muchas otras de las vicisitudes que se producen a lo largo de la vida. Sin embargo, el compromiso moral que se tiene con la familia debe ser superior al de muchas otras cosas, porque la familia es la base estructural en la que se desarrolla la persona y la sociedad. Gracias a ella somos capaces de sobrevivir como seres humanos, de recibir el amor de nuestras madres cuando somos criaturas indefensas y, en muchos casos, también de los padres, porque ya ha llegado el tiempo en el que el amor paterno y el materno son, no solo complementarios sino, en muchos casos, llegan a ser equivalentes cuando la elevación espiritual de la pareja es suficiente como para entender la importancia fundamental del amor como norma de vida. Porque biológicamente, las madres tienen el instinto de protección de sus hijos, pero en el cambio evolutivo que está experimentando el ser humano, muchos padres en la actualidad son capaces de entender su importancia en las relaciones con los hijos.

 

Pero este proceso tiene un tiempo, y solo a través del progreso social, las familias alcanzan el nivel adecuado al momento histórico en que se desenvuelven, ya que la evolución es continua, permanente, y en las épocas de cambios drásticos, como es la actual, es difícil para los hijos entender los modelos que tenían sus padres. Cualquier cambio actual se produce a gran velocidad, y esto os obliga a todos los que permanecéis encarnados a entender que estamos en una época de cambio, que los seres que nacieron en el siglo XIX y anteriores tuvieron muy pocos cambios entre cada generación pero, desde el siglo XX, los cambios se han ido produciendo y acelerando, especialmente en el ámbito moral, y eso hace que trascienda a la familia de un modo fundamental.

 

La familia, por tanto, debe ser una prioridad en la responsabilidad de cada persona. La capacidad de influencia que tenemos en el ámbito familiar es infinitamente mayor que en otros entornos, y nuestra coherencia debe impulsarnos a transmitir nuestras vivencias, nuestros valores y nuestra forma de entender la vida a todos los miembros de nuestra familia, porque gracias a ello se creará un entorno mucho más propicio a la evolución del conjunto. Pero siempre hay que garantizar el libre albedrío, respetar las decisiones individuales de cada uno y entender que el hecho de formar parte de una familia no implica necesariamente que todos estemos en el mismo grado de comprensión. Este respeto nos permite evitar los ataques a la libertad, porque todos debemos actuar en plena libertad en nuestro proceso evolutivo, y nuestro ejemplo amoroso es, como en todos los demás casos, el único elemento que debe prevalecer en nuestras relaciones con los demás. Pero imaginaos, hermanos, que si en un grupo de personas que no tienen una gran vinculación afectiva, el amor afecta y se manifiesta de un modo tan sublime, cómo no lo hará en el caso de las familias, donde sabemos encontrar una sincronía afectiva fuera de toda duda.

 


 

SER PADRES

 

La aventura de ser padres es algo que, por mucho que uno pueda haber estudiado, meditado sobre ello u observado a otros padres, jamás puedes llegar a expresarlo de un modo que comprendan otras personas, y jamás podremos llegar a comprender esta sensación antes de que nos ocurra personalmente.

 

Hay muchas personas que dicen que ser padres es una responsabilidad. Yo creo que, más bien, se podría decir que ser padres es un gran privilegio, porque nos permite comprender un poquito lo que puede ser Dios, al tener bajo nuestro cuidado a un ser indefenso al que nos sentimos vinculados eternamente.

 

Cuando actuamos como padres, cualquier necesidad se solucionará antes a los hijos que a nosotros mismos. Los hijos cambian nuestra forma de priorizar el mundo, y muchas de las actitudes infantiles de la juventud desaparecen bajo la luz de la responsabilidad amorosa de cuidar de un bebé.

 

Es cierto que hay muchos padres que no son de esta forma idílica que parece que presento, pero precisamente por eso lo expongo aquí, porque todo proceso de aprendizaje en la vida nos obliga a cambiar modelos y mejorarlos por otros. Ser padres es una de las funciones vitales del ser humano que trasciende de forma absoluta en todo desarrollo personal y social y, por consiguiente, es uno de los pilares fundamentales en el que debemos centrar nuestro desarrollo. Si evolucionan los valores de los padres, evolucionan los valores de los hijos y de la sociedad.

 


 

EL AMOR DE LOS HIJOS

 

Todos los hijos tienen conflictos con sus padres, absolutamente todos. La vida que han tenido los hijos siempre será diferente que la que han experimentado sus padres, por eso se producen dificultades en la convivencia.

 

Los padres, como responsables de sus hijos cuando son pequeños, hacen lo posible por transmitirles los valores que ellos han cultivado en su vida, todo ello con mayor o menor fortuna. Pero la vida muchas veces es compleja, hay padres que no aportan buenos modelos a sus hijos, y eso puede incentivar a que tomen esas malas influencias y las adopten como suyas. Pero también puede ser que los hijos entiendan que esos modelos no deben ser repetidos por parte de ellos, de modo que les pueden servir de lección ajena. Todo depende de los valores personales o nivel de conciencia de cada hijo en el momento en que se plantean estas decisiones.

 

Es muy importante entender que los hijos y los padres están vinculados de una forma evidente, tanto a nivel físico, puesto que las cadenas de ADN de todas nuestras células están conformadas de acuerdo a lo que nuestros padres nos aportaron en la concepción, como a las relaciones mantenidas a lo largo de años y años de vida. Pero cuando los hijos crecen, la influencia de los padres se diluye en base a la experiencia adquirida en otros entornos. Amigos, trabajo, estudios, vida y experiencias personales que modifican de un modo muy significativo ese legado que los padres aportaron. Y eso es bueno, porque permite entender que el libre albedrío de las personas permite la posibilidad de no tener necesariamente que seguir la herencia de nuestros padres.

 

Somos libres para poder coger o dejar todos los modelos de experiencia que recibimos a lo largo de la vida. El amor que tienen los padres por los hijos jamás lo verán en sus propios hijos hacia ellos, pero sí hacia sus nietos, porque el amor de los padres incluye una genética que nos impulsa a actuar de un modo especial. Sin embargo, los hijos que despiertan al amor responsable o amor materno-paterno, del que ya he hablado anteriormente (ver el amor responsable o amor materno-paterno) sí que pueden transmitir ese amor a todas las personas, incluyendo a sus propios padres.

 


 

LOS AMIGOS

 

Los amigos son nuestra familia elegida durante la vida, son las personas con las que encontramos una especial afinidad, diferente en cada caso, pero que nos permiten crear un vínculo que compartir y desarrollar, ya sea éste bueno o malo.

 

Hay personas, la mayoría, que diferencian entre “amigos” y “conocidos”, creando una barrera que dificulta, en muchos casos, la aproximación. Cuando estamos abiertos a la Ley del Amor, todas las personas con las que nos cruzamos deben tener para nosotros una importancia capital, y podremos sentir por ellas el amor más absoluto, con la manifestación, con las formas, que correspondan en cada caso, ya sea de cordialidad, de compasión, etc. Pero siempre tendremos la posibilidad de mantener nuestro nivel de emisión de amor al máximo.

 

Pero los amigos no garantizan la absoluta igualdad en todo tipo de valores y creencias, por lo que la confianza y la transmisión de la verdad, de “nuestra verdad”, debe ser prudente, porque ya sabemos que podemos estar totalmente equivocados en nuestras opiniones, y que la disputa jamás lleva a buen puerto. Por lo tanto, sed precavidos, para aseguraros de que la verdad que cada cual está preparado para escuchar, pueda llegarle del mejor modo, y eso nos facilitará que podamos continuar nuestra difusión de la palabra.

 

Y recordad que nadie es capaz de enseñar lo que no sabe, y las teorías que no tienen aplicación práctica en la vida tienen un valor muy limitado. Hablad, por tanto, de lo que creéis conocer bien, y aconsejad solo sobre cosas prácticas. Pero centraos en las cosas verdaderamente importantes, que son las que no se ven.

 


 

MEDITAR

 

Meditar es serenar la mente, permitir que los pensamientos pasen y no quedarnos fijados en ninguno de ellos. Es fluir, observar sin participar, como verlo todo desde lejos. En resumen, es el modo en que nuestra voluntad dirige a nuestra mente de un modo suave, sin lucha interna, en lugar de que la que mande sea nuestra mente y sus programas preestablecidos, que nos empujan a actuar de forma reactiva ante todas las experiencias de la vida, tanto externas como internas.

 

La meditación se puede hacer en cualquier momento, en cualquier lugar y en cualquier situación, pero si tenemos que mantener la atención en otra cosa, como podría ser conducir, esa parte de atención nunca debe desaparecer, ya que podríamos sufrir un accidente. Esto supondría tener que repartir la atención entre la actividad que realizamos y la pacífica observación de nuestra mente.

 

Es más difícil comenzar con el proceso consciente meditativo con este reparto de la atención, pero es perfectamente posible llevarlo a cabo. Y es mucho mejor intentarlo y fracasar al principio que no intentarlo “porque no tenemos tiempo”. Debemos entender que todo se comienza a hacer sin experiencia, y lograremos perfeccionarnos a través de la práctica progresiva y continua.

 

La meditación "perfecta" necesita de un entorno perfecto, evitando cualquier cosa que nos pueda distraer, como sonidos luces o cualquier otra distracción sensorial, tanto interna como externa. Pero lo perfecto es enemigo de lo bueno, y es mejor empezar en situaciones imperfectas que no empezar nunca. Por lo tanto, ¡¡EMPIEZA YA!!

 

Una vez que se ha logrado entender el proceso de meditación podremos aplicarla a todos los actos de nuestra vida. De hecho, lo podremos convertir en un impulso vital fundamental que nos garantiza la calma serena en todos nuestros actos, mejorando nuestro nivel de claridad, relaciones y felicidad de un modo trascendental.

 

El acto de meditar puede incluir muchas técnicas, pero son solo un medio para lograr un fin. Lo que se busca es serenar la mente, para poder observarla sin participar, y en eso se basa esencialmente también la oración. Observar los pensamientos sin valorarlos, sin vincularnos a ellos, sin emocionarnos con ellos. Solo observar. Observarlos como una madre o un padre observaría a un hijo pequeño cómo hace las cosas, permitiendo que aprenda por sí mismo, pero protegiéndole de los peligros.

 

Y ocurre como todo en la vida. A partir de un momento, la práctica nos permite descubrir ¡¡que estamos meditando!! Nuestro rostro se ilumina con una suave sonrisa que permanece unos minutos tras la meditación, y que se va ampliando en el tiempo según vamos practicando. Vamos observando cómo era nuestra mente antes, ya que las reacciones automáticas de nuestros programas mentales ya actúan con la percepción de nuestra consciencia. Y llega un momento en que estas reacciones automáticas, ya no solo las percibimos conscientemente, sino que empezamos a controlarlas, sin resistencia, solo con la observación de un padre o madre.

 

En ese momento, nuestra mente entrega con delicadeza las riendas de la vida a la voluntad. Y nuestra atención nos permitirá continuar con el control de las riendas de nuestra vida, con la intención de una observación plena de nuestras acciones y reacciones. Y entonces, solo entonces, podremos entender el valor de una vida guiada por la meditación.

 


 

LA VERDAD Y LA MENTIRA

 

La mentira es uno de los grandes signos de la debilidad del alma. Cuando faltamos a la verdad estamos enfrentándonos a la voluntad del Padre Eterno. Nuestro gran hermano Jesús de Nazaret nos dijo que “la verdad nos hará libres”, porque solo con la verdad seremos capaces de evolucionar.

 

Pero la verdad tiene requisitos. No se puede hablar con verdad cuando se desconoce, no se puede hablar con verdad cuando se ignora o se aborrece. Para poder estar en el canal de la verdad es necesaria la intención de hacerlo y la libertad que nos auto otorgamos para asumirla y expresarla con valor. El amor es el filtro que libera de la mentira, porque nos da la seguridad en que todo lo que hagamos en esta sintonía será fluido y nos permitirá progresar.

 

¿Qué ocurre cuando mentimos? En primer lugar, estamos traicionándonos a nosotros mismos, ya que nos alejamos del camino de Dios. También traicionamos a los que nos escuchan, por lo que nuestra falta tiene trascendencia, y aumentará el esfuerzo necesario para limpiarla de nuestra alma.

 

Cuando mentimos “de forma piadosa” creemos que hacemos bien, pero no es cierto. Es diferente esto que tener delicadeza e inteligencia al comunicar las cosas, cualidades ligadas con fuerza al amor. En el primer caso mentimos, y las personas que escuchan adquieren falsas impresiones y conocimientos de “nuestra” realidad. En el caso de expresarnos con delicadeza, logramos que llegue la verdad sin herir, y en las dosis necesarias que nuestra alma nos indica. Y nos equivocamos, y nuestros errores provocan dolor. Pero recordad que el arrepentimiento no se resuelve si no se repara el mal causado. ¿Os parece poca libertad esa? ¿De dónde proviene esta forma de actuar sino de la línea que marca el Padre Eterno?

 


 

LA MENTIRA, LA VERDAD Y EL PERDÓN DE LOS PECADOS

 

Cuando mentimos estamos intentando convencer a otras personas de una realidad que sabemos que no existe. Puede parecer que las mal denominadas "mentiras piadosas" puedan pretender resolvernos alguna situación, pero lo que realmente hacen es encadenarnos a la mentira, traicionándonos a nosotros mismos y sintiéndonos en la obligación de ir defendiendo y aumentando esa mentira con otras mayores. Es una terrible bola de nieve que acaba ocultando todo lo bueno que vive en nuestro interior.

 

Pero la verdad nos hará libres, y si entendemos esto y lo aplicamos a todos los ámbitos de nuestra vida, tendremos la oportunidad de poder sentirnos realmente en congruencia con nosotros mismos. Es la reconciliación con nuestra alma. Y esta libertad nos permite dar confianza a las personas, porque esta verdad está basada en el amor, porque solamente cuando amamos somos capaces de dirigir nuestras palabras y nuestros actos a través de la verdad.

 

Lo opuesto al amor es el miedo, y la mentira es una consecuencia directa del miedo. Miedo a las opiniones que puedan tener los demás. Miedo a como se sentirán. Miedo a las consecuencias. Y por eso mentimos. Y nos traicionamos a nosotros mismos y a los demás.

 

El tacto es totalmente compatible con la verdad. Hay veces en que las personas no están preparadas para recibir determinadas verdades, nuestras "verdades" actuales, que no tienen porqué ser las verdaderas, y que si las exponemos sin tacto, podemos provocar mucho sufrimiento, tanto en los demás como en nosotros mismos. Del mismo modo que a un niño no se le enseña a multiplicar antes que a sumar, la verdad que buscamos transmitir a las personas deben ser lecciones que recibirán en el momento en que estén en condiciones de asimilarlas, siempre bajo el recto juicio personal de nuestra conciencia.

 

Y cuando cometemos errores, debemos repararlos. Esa es una Ley de la Vida. Si los reparamos de un modo voluntario y consciente, nuestra evolución avanza, ya que aprendemos. Si nos negamos a ello, sufrimos las consecuencias, dolor que avisa de que actuamos de modo ignorante. Y quien es ignorante solo es digno de compasión.

 

Cuando mentimos conscientemente, producimos daño conscientemente. Tenemos que cambiar para poder disminuir el daño que provocamos en el mundo, y poder iniciar el proceso de arrepentimiento y reparación del daño provocado. De otro modo, la vida se encargará de hacerlo por nosotros. Y se cumplirá la Justicia de Dios de forma involuntaria por nuestra parte, sin haberlo decidido por nosotros mismos y, por lo tanto, realmente nosotros no cambiamos, sino que el daño lo hemos producido y no lo hemos reparado, sufriendo las consecuencias, las enseñanzas que recibimos en forma de dolor cuando somos pertinaces y no evolucionamos en comprensión.

 

La vida nos demuestra los efectos de ese daño, pero solo con nuestro cambio, y con esa clara intención de arrepentimiento, de no volver a caer en el error y de reparar el daño causado, solamente así conseguiremos la reconexión espiritual y moral, la evolución de nuestra conciencia, la evolución de nuestros conceptos del bien y del mal. El perdón de nuestros pecados.

 


 

LAS DROGAS

 

Las personas que hemos entrado en el consumo de algún tipo de droga, ya sea alcohol, tabaco u otro tipo, casi siempre lo hemos hecho de un modo inconsciente, guiados por lo que veíamos a nuestro alrededor. Las experiencias de comportamiento de nuestros padres, de nuestros amigos y de todas las personas que nos sirven como referencia, nos pueden inducir a copiar sus modelos de comportamiento, o al consumo de determinadas sustancias que inicialmente nuestro cuerpo las rechaza, pero que debido a una falta de madurez, continuamos insistiendo en ellas hasta que entramos en el círculo vicioso en el que se produce una determinada sensación que erróneamente denominaremos “placentera”, pero en realidad, lo que está ocurriendo en nuestro cuerpo es que con la droga, con cualquier tipo de droga, en el momento en que hemos consumido la cantidad necesaria, comenzamos a sufrir el denominado “síndrome de abstinencia”, de tal manera que, lo que primero fue un rechazo y después una falsa satisfacción, se transforma en una desagradable sensación de que algo nos falta y que compensamos con un nuevo consumo.

 

Por ejemplo, con el tabaco tenemos una importante vasoconstricción arterial como consecuencia del síndrome de abstinencia, y el consumo posterior nos produce la falsa sensación de recuperación, porque sentimos los efectos de la vasodilatación momentánea que se logra con el consumo inmediato, pero en el momento en que el consumo se acaba, el cuerpo vuelve a sufrir la vasoconstricción arterial que nos dificulta el pensamiento, nos limita las decisiones correctas y nos mantiene en esa situación hasta que fumamos un nuevo cigarrillo.

 

Este pernicioso proceso que describo con el tabaco ocurre con cualquier otra droga en sus diferentes formas y efectos. Así, el alcohol produce la sensación de euforia, de relajación y de distorsión de la realidad, de modo que percibimos un mundo totalmente diferente del que observamos en estado sobrio. Pero la realidad no cambia, sino el modo de percibirla y, por tanto, también cambia el modo de relacionarnos con esa realidad. Y cuando nos hacemos conscientes de toda esta situación, nos damos cuenta de lo pernicioso que es este consumo, por los graves efectos que tiene para nuestra salud, nuestras relaciones con los demás y nuestra evolución personal.

 

Por tanto, planteado el problema, la solución siempre va de la mano del proceso para provocar cambios en nuestra vida. En primer lugar, hay que tomar la decisión firme de cambiar, seguida de la voluntad para cumplir los procesos de limpieza que son necesarios. Porque las personas que no activan su voluntad jamás son capaces de cumplir con su destino evolutivo, no son capaces de cambiar, ni su mundo, ni el mundo que les rodea, son veletas que se mueven con el viento que les llega en cada momento, y la sensación de vacío e insatisfacción siempre permanece latente.

 

Pero la buena noticia es que todo en la vida puede cambiarse si lo deseamos firmemente y si damos los pasos necesarios para lograrlo. Este esfuerzo, no todos son capaces de afrontarlo, porque no se atreven a salir de su “zona de confort y autodestrucción”, pero para poder conseguirlo solo es necesario dar el primer paso, y seguir así hasta que se logra. Y, aunque los primeros instantes son de inseguridad e incomodidad, las satisfacciones llegan pronto, los logros se observan, se pueden medir, aumenta nuestra autoestima y nuestra satisfacción con el camino elegido. Tomamos las riendas de nuestra vida.

 

Muchos, antes que tú, han sido capaces de escapar de la droga en cualquiera de sus formas, y han conseguido alcanzar otros objetivos que antes les parecían inimaginables. Han hecho determinadas cosas que tú aún no has hecho, pero casi todo el mundo puede hacer casi todas las cosas. Y el cambio comienza cuando te atreves a creerte en condiciones de merecerlo, asumiendo esa responsabilidad en tu vida. Así se da el primer paso para lograrlo.

 

El apoyo que puedas tener de otras personas solamente te servirá para recordarte lo que TÚ tienes que hacer y para evitar la sensación de vacío que se produce cuando te sientes una persona sola ante las dificultades. Pero recuerda que eso es otra forma de droga, porque el hecho de que los demás estén a tu lado, no va a cambiar la realidad de lo que TÚ tienes que hacer para cambiar TU mundo. Solamente son un modo de dulcificar la vida y el proceso. Por tanto, plantéate metas, recuérdalas, diseña cómo las vas a alcanzar, comienza y no pierdas de vista el objetivo hasta alcanzarlo y consolidarlo.

 


 

LA ALEGRÍA

 

La alegría no es un estado, es una decisión. En un mismo lugar puedes encontrarte con personas alegres y tristes que están compartiendo las mismas experiencias. Esto significa que los agentes externos no son determinantes para lograr alegría en tu vida. Por tanto, si buscas la alegría fuera de ti, solamente encontrarás elementos potenciadores que te faciliten que se produzca, pero es una decisión personal, que logras manifestar por medio de la comprensión de una combinación de paz, seguridad y amor.

 

La alegría crece en nuestro interior, y se puede transmitir, se puede contagiar. Porque la alegría es luz, es energía, que vibra en una determinada frecuencia, al igual que cualquier otra emoción, tanto positiva como negativa. Y, por tanto, esa luz permite iluminar a otros. Pero cuando tú te vas y dejas de iluminar, los demás se quedan a oscuras. Solamente a través de nuestra decisión de encender la propia lámpara de nuestra vida somos capaces de tener luz permanentemente.

 

Y este ejemplo de la alegría se puede aplicar a todos los demás elementos que conforman nuestro ser. La parte fundamental de nuestro ser. Aquella que no se puede ver, y que es la más importante. Por eso, si observas, empezando por ti mismo, te darás cuenta hasta qué punto puedes mejorar todo aquello que hay en tu vida. Solo a través de la decisión y de la atención consciente para que se vaya produciendo en cada momento, en cada oportunidad que se presente. Porque en el momento en que tienes la voluntad y la decisión de cambiar, las oportunidades se presentan automáticamente. Y no porque sea necesario que haya alguien programando la vida de todo el universo para que a ti te funcionen las cosas, sino porque tu atención te permite captar las señales que constantemente están a tu alrededor, para poder aprovecharlas.

 

Y, bueno, sí, hay “alguien” programando la vida de todo el universo para que todo funcione. Alégrate por ello.

 


 

EL ABORTO

 

Nota del transcriptor:

 

Este texto lo redacté de forma intuitiva. Con parte de él no estaba de acuerdo en el momento de la redacción, lo que puede ser prueba de que no es invención mía. Pero cada persona es responsable de decidir lo que desea tomar y dejar de las cosas que la vida le ofrece. Esta es una de ellas.

 

Este, quizá, puede ser uno de los artículos menos “populares” de los que he compartido hasta ahora. Que la información que leemos nos complazca no nos demuestra que sea cierta ni falsa. Igualmente ocurre con la información que rechazamos. Nuestra evolución siempre es personal, y trasciende al entorno social en que nos relacionamos. Si tienes un concepto muy claro y definido sobre algo y no deseas contrastarlo, siempre es mejor que no te aventures en terrenos desconocidos. Pero, al final, siempre decidirás tú sobre lo que deseas mantener y cambiar en tu vida.

 

Si has tenido responsabilidad, en mayor o menor medida, en la ejecución de un aborto premeditado, en este texto podrás sentir determinadas emociones desagradables. Si en este momento no deseas pasar por un proceso reconstructivo, te sugiero que NO leas este artículo. Pero si sientes la necesidad de evolucionar, de aprender de lo que nos muestran los “hermanos mayores”, este texto puede ser un punto de apoyo para tu evolución personal.

 

COMUNICACIÓN RECIBIDA

 

Existen muchas teorías y opiniones sobre el tema del aborto. Desde los casos en que las mujeres han sido violadas, niños que van a nacer con malformaciones, hasta llegar a los máximos niveles de autocomplacencia por embarazos no deseados, porque a los padres “no les va bien” tener un hijo en ese momento. En cualquiera de los casos, el objetivo del aborto es, expresado de un modo suave, impedir que nazca un ser humano.

 

Existen muchos puntos de vista que pretenden definir en qué momento un conjunto de células son un ser humano, de tal manera que, si planteamos que un ser humano es alguien, o algo, que tiene forma de ser humano, podríamos estar definiéndolo como tal cuando tiene la forma absoluta. Pero ¿qué pasaría un día antes? El día antes de haber apreciado que ese bebé tiene forma humana, ¿ese día es justificable quitarle la vida? ¿Y qué pasaría dos días antes? ¿Y una semana antes? ¿Seguro que en ese momento aún no es humano?

 

Cuando se practican abortos, se parte en trozos “eso” que hay dentro del vientre de la mujer. Para garantizar la salud de ella, alguien tiene que comprobar que han salido todas las partes. Tiene que comprobar que han salido todas las partes de los brazos, las piernas, la cabeza, el tronco… todas y cada una de las partes que conforman a “eso” que no queremos llamar “ser humano” todavía. Pero lo que ocurre es que nuestro nivel de conciencia, de lo que entendemos como bueno o malo, nos hace comprender que “eso” es, sencillamente, asesinar a un ser vivo que no tiene ninguna capacidad de defensa. Es el asesinato a sangre fría de una criatura que la magia de la vida tenía previsto que naciera. Y cada cual tiene la responsabilidad espiritual en la intención, no en la acción.

 

Existen bebés que nacen con graves malformaciones, y así volvemos a plantear un nuevo dilema, si un bebé con graves malformaciones debería ser asesinado para evitar que sufra él… y las personas que están a su alrededor. Pero ¿quién define cuál es la “gran malformación” que tiene que tener para condenarle a morir? Y si una determinada malformación, un grado concreto y medible de malformación, es de los que permitiesen decidir exterminarlo, ¿qué ocurrirá con alguien que tiene una malformación ligeramente inferior? ¿Y qué ocurriría con el que tiene una malformación muy inferior a esa con la que hemos decidido que no tiene derecho a la vida?

 

¿Realmente nosotros tenemos el derecho de auto otorgarnos la capacidad de decidir sobre la vida de un ser indefenso? Cada cual tiene su conciencia, y debe poder ejercer la libertad para poder elegir dentro de lo que marca la ley humana. Pero esa no tiene porqué ser la Ley de Dios. Y, como consecuencia de ello, los padres de las criaturas que han sido asesinadas antes de nacer, aunque lo hayan hecho de un modo “legal”, sufren los traumas consecuencia de las decisiones que han tomado. No hay más que conocer casos reales donde confiesan su dolor.

 

Son traumas que pueden superarse, como cualquier otra falta que cometamos, mediante las tres fases: el arrepentimiento, la compensación por el daño causado y el propósito de no volver a pecar. Pero esa compensación solo Dios es quién para valorar si es suficiente el pago realizado. Y, si es cierto que “quien a hierro mata, a hierro muere”, es posible que en su nuevo intento de volver a este mundo pudiera sufrir la muerte prematura o cualquier otra experiencia dolorosa que necesitase para compensar la Ley de la Justicia Divina, también llamada Ley del Karma. Pero eso, solo Dios lo sabe.

 


 

LA RIQUEZA

 

Todos los que decimos tener algo en la vida sufrimos con la avaricia. No entendemos que todo lo que tenemos es un regalo del destino. Hay personas que se esfuerzan una y otra vez y no consiguen riqueza. De hecho, muchas de ellas tienen justo para poder sobrevivir cada día. Sin embargo, otras personas, apenas sin esfuerzo, viven de una forma cómoda, incluso nadan en la opulencia. El esfuerzo, por tanto, no es decisivo para tener riquezas. Tampoco lo es el talento, porque hay personas con mucho talento, pero no tienen oportunidad de aprovecharlo o lo dedican a asuntos superfluos. También hay personas que, sin talento ni esfuerzo alguno, nacen en la opulencia, reciben herencias, les toca un premio… y sin tener necesariamente estas cualidades, obtienen una fortuna que puede cambiar sus vidas hacia mejor… o hacia peor. Por lo tanto, ni el esfuerzo ni el talento son decisivos para tener riqueza.

 

¿Pero por qué anhelamos la riqueza? Porque nos da capacidad para vivir más cómodamente, para hacer cosas que sin riqueza no podríamos hacer, etc. Pero también es cierto que las personas ricas, en cualquiera de sus medidas, tienen también sus problemas y sus limitaciones. Horarios de trabajo, compromisos y otras muchas razones. Por lo tanto, la riqueza no da garantía de cumplir con nuestras expectativas y esperanzas y, por lo tanto, no es sinónimo de felicidad.

 

Lo que sí es cierto es que cuando tenemos algo, cuando decimos que tenemos algo, en ese momento nos asalta el terrible miedo a perderlo. De ese modo, el amor desaparece en nuestras vidas por culpa de nuestro enfoque de la riqueza. Porque ya hemos dicho que, donde hay miedo, no puede haber amor.

 

Por tanto, ¿qué podemos hacer con la riqueza para poder ser felices y poder desarrollar el amor en todas sus manifestaciones? La respuesta es “compartir” todo lo que es razonable. Eso no quiere decir que se vaya regalando dinero por las calles, sino que, cuando el corazón y la mente nos lo indican, debemos ser generosos. Y cuando estamos en equilibrio con la mente, pensando a través del corazón, y con el corazón, sintiendo a través de la mente. En ese momento entendemos que nada de lo que tenemos es realmente nuestro, sino que forma parte de la vida. Y la vida nos lo entrega y nos ofrece oportunidades, oportunidades para compartir y oportunidades para aprender.

 

La riqueza aumenta nuestra responsabilidad porque nos da unas capacidades de las que no disponen los pobres, pero también nos dan unas determinadas limitaciones. Por tanto, seamos consecuentes con nuestra realidad y aprovechemos la vida de un modo digno, entregando a cada cual de acuerdo con nuestras posibilidades y sus necesidades. Eso es lo que haría un padre con sus hijos, y eso es lo que debemos hacer con todas las personas que nos rodean.

 

Y con esa actitud generosa nos daremos cuenta del regalo que supone la riqueza en esta vida. Porque todo lo que es realmente bueno, produce satisfacciones, y aumentan estas satisfacciones cuando se comparten con los demás. Porque la felicidad tiene su fundamento en hacer felices a los demás. Esa es la esencia del amor que debe presidir toda nuestra vida.

 

Artículos relacionados:

La solidaridad

La caridad (1)

 


 

LA EVOLUCIÓN DE LA FE

 

Testimonio del transcriptor

 

Hay personas que tienen una fe ciega en determinadas doctrinas. La fe ciega tiene el inconveniente de que no incluye la razón a la hora de poder entenderla. Por lo tanto, cualquier error no será tenido en cuenta, será incluso justificado y será asumido como norma inapelable. Este tipo de fe, que se ha ido practicando a lo largo de la historia, y todavía en la actualidad, puede derivar en graves problemas personales y sociales, pudiendo ser expuestos los creyentes a la manipulación, ya sea voluntaria o involuntaria, de los líderes religiosos, políticos, etc.

 

La fe que se basa en la razón encuentra un campo completamente libre para poder entender la esencia de las cosas. Es un camino amplio, ancho, pero implica un esfuerzo personal para poder comprender cada cuestión, en lugar del camino cómodo de creer sin analizar ni experimentar.

 

Sin un proceso de aprendizaje, nada se puede entender, y por eso es tan importante asimilar la información de un modo progresivo y adecuado a cada persona, evitando totalmente la obsesión por comprenderlo todo enseguida, y centrándose en el uso práctico que puede tener para la vida cotidiana cada uno de los fragmentos de sabiduría que se van adquiriendo a lo largo de toda la vida.

 

Hay un momento en la evolución de la fe en la que la sabiduría aprendida de otros no es suficiente. Cuando se han desarrollado las bases firmes del conocimiento, para poder llegar más allá es necesario comprender que la continuación en el progreso de una parte del conocimiento solo puede partir de nosotros mismos. La investigación externa hay momentos en los que acaba temporalmente, y es necesario un proceso de análisis y estudio interior y personal para poder asimilar esta información que hemos acumulado con el estudio externo, con la experiencia propia y ajena, y con la meditación personal. De ese modo se crea en nosotros una base de experiencia vital que nos permite “ser”, en lugar de solo “saber”, pudiendo expresarnos a través de nosotros mismos, de nuestro interior, y no a través de las palabras ajenas.

 

Y toda esa fe es la que nos permite avanzar con una potente luz de apoyo, con ojos abiertos y luces largas, por el oscuro sendero de todo lo que ignoramos. Nos permite alcanzar lo que sería imposible cuando somos desconfiados. Recuerdo cuando me tiré desde un trampolín, el más alto de la piscina. El profesor se puso sobre él y dijo: “esto es muy fácil, lo único que hay que hacer es estirar los brazos, cerrar los puños, mantener la cabeza entre los brazos, inclinar el cuerpo hacia delante manteniéndolo recto y dejarse caer, de modo que se entra directamente de cabeza en el agua”, lanzándose a continuación. Solamente dos alumnos nos atrevimos a repetirlo. Cuando yo subí al trampolín y miré el fondo de la piscina, lo vi tan lejano como si fuese el centro de la Tierra. Pero mantuve la fe, la confianza, porque lo vi actuar y entendí que, si él lo pudo hacer, y si me dio las instrucciones de cómo había que hacerlo, yo también sería capaz. Por tanto, repetí las indicaciones y entré perfectamente en el agua. Y sobreviví. Por eso puedo escribir estas líneas.

 

Así ocurre igualmente con cualquier cosa de la vida, y en el ámbito del progreso moral y espiritual, los cambios a través de la fe pueden ser tremendamente rápidos, eso que yo denomino “evolución cuántica”. Y es que, en el momento en que comprendemos y tenemos fe para seguir la doctrina marcada por seres en los que confiamos, ya sean físicos o espirituales, imitar sus pasos y consejos es saltar en un modo instantáneo a los siguientes niveles de evolución moral y espiritual.

 

Y esta fe, esta confianza, nos da la llave para acceder a un progreso difícilmente comprendido hasta ahora, porque el cambio se produce de forma instantánea en nuestra conciencia, y además se experimenta una evolución transcendental en nuestra consciencia (con “S”), de modo que somos capaces de comprender de un modo claro y sin fisuras el proceso, de tal manera que muchas de las personas están en condiciones de convertirse en apóstoles de la fe, porque son capaces de explicar sus propias experiencias con todo el respeto hacia las intenciones de las personas, siendo inocuos como palomas, para actuar siempre sin molestar y sin producir ningún tipo de rechazo; y prudentes como serpientes, para encontrar el momento oportuno para poder trasladar esta sabiduría experiencial a los demás.

 

Que todas las enseñanzas que compartamos estén basada en la confianza de que los seres que están alineados con Dios, con la verdad, la belleza y la bondad, nos apoyarán en todo momento, y con la humildad de que nuestro valor es mínimo, porque solo seremos transmisores de esas verdades que están en permanente evolución, y que nunca seremos capaces de llegar al máximo de sabiduría, sino que estamos en un proceso de aprendizaje eterno, y que toda discrepancia la escucharemos con gran atención, interés y amor, porque nosotros podemos ser los equivocados y aprender de nuestros errores, pudiendo llegar a un mayor aprendizaje de todo lo compartido.

 

Artículos relacionados:

La fe

 


 

TODO CAMBIA

 

El mundo es cambio constante. Todo nace, crece, muere, vuelve a nacer, vuelve a crecer, vuelve a morir… Cada vez que mueres, te reintegras en tu punto original. Vuelves a ser la esencia primigenia. Polvo eres y en polvo te convertirás.

 

Nuestra vida es un suspiro en el devenir del tiempo. Pero nuestros suspiros son trascendentes. Solo es cuestión de lograr esa trascendencia buscando cumplir nuestro destino. Pero todos se preguntan sobre qué es eso del destino. Cuando algo te hace vibrar, te conmociona, te zarandea, estás en el camino. Pon mucha atención entonces. Observa hasta qué punto el amor, en todas sus manifestaciones, produce estos efectos. Cada momento de amor en la vida es un modo de avanzar, porque no podemos quedarnos quietos. Y cuando no avanzamos, cuando no hay amor…

 

Si vibramos en la valoración de lo que está bien y lo que está mal, en la conciencia, nos daremos cuenta de que todo no vale. La ley de la subjetividad, de que todo se puede justificar, de que todo se puede razonar, es una trampa de la mente. Porque se puede justificar hasta la barbaridad más aberrante. Pero lo que está bien es comprendido por los efectos que produce relacionados con el amor.

 

Todos nuestros pensamientos y acciones deben estar sometidos a la conciencia. La dualidad es el invento que justifica que todo es relativo. Pero esta dualidad se puede observar desde un punto de vista unificado, siempre que busquemos la conciencia como base esencial de nuestros pensamientos, y el amor como base esencial de nuestros sentimientos. Si no somos capaces de entender la diferencia entre el bien y el mal en nuestro presente, nunca podremos decidir de acuerdo a nuestra conciencia, porque la tendremos dominada por una razón ambigua, que carece de ética y de valores. ¿Y qué es la vida sin valores? ¿Qué somos capaces de hacer, acaso quedarnos en actitud pasiva-contemplativa mientras los hechos más abyectos, mientras el dolor más cruel nos rodea y va creciendo y ahogándonos? Todo está en permanente movimiento. Si deseamos formar parte del proyecto unificado del Padre Eterno debemos ser protagonistas y nunca actores secundarios en nuestra propia vida, no debemos ser ciegos, guiados por otros ciegos. Porque nuestra ceguera solo desaparece con la comprensión de la luz, y nuestra luz proviene de la conciencia mental y del amor emocional.

 

La conSciencia nos permite dirigir nuestra vida. Si no somos conscientes, otro la dirigirá por nosotros, ya sean las circunstancias, ya sean las opiniones, ya sea la moda. La consciencia es el interruptor que enciende la chispa de la vida.

 

Pero podemos tener consciencia y no tener conciencia.

Podemos ser terriblemente conscientes, y eso se llama crueldad.

Podemos ser avaramente conscientes, y eso se llama egoísmo.

Podemos ser conservadoramente conscientes, y eso se llama miedo.

 

Tengamos claro que la consciencia es mover el vehículo de nuestra vida, pero el volante de la voluntad nos dirigirá por los caminos de la conciencia, de acuerdo a nuestro nivel de evolución.

 

Y creedme cuando os digo que, si vivimos en la relatividad, nunca evolucionaremos.

 


 

LAS SORPRESAS DE LA VIDA

 

Cuando suceden cosas que no te esperas, permanece atento. Porque todo tiene su finalidad en la vida, y la mayor de las alegrías y la mayor de las tragedias te aportan enseñanzas y te dan la oportunidad de progresar en conciencia, en progreso espiritual.

 

La más simple de las “casualidades”, como normalmente las llamamos, suele ser una excelente oportunidad de avanzar en nuestro camino.

 

Si te surge un pensamiento, una intuición, que sea relevante, no la olvides. Recuerda qué es más importante, la actividad que estás realizando o una información trascendental, que pueda ser vital en el presente o en el futuro, tanto para ti como para otras personas.

 

Pero evita la obsesión. Vive la vida con la tranquilidad de quien domina el vehículo que conduce. Las enseñanzas llegan cuando son necesarias. Solo debes mantener la atención a las sorpresas que te da la vida y capturar la energía que te impregna en cada caso.

 


 

LA LUZ DEL CAMINO

 

De nuestro interior, de nuestra conciencia, todos recibimos el impulso, más o menos intenso, de buscar un modelo de vida que nos permita avanzar de forma incesante en el camino que sabemos que debemos recorrer. Las excusas de no conocerlo ya no sirven, porque estás leyendo este texto, y ya nunca podrás alegar ignorancia. He tenido la desfachatez de cargarte con tu propia responsabilidad. Pero prefiero entender que esa es mi misión, y que puede ser el gran impulso que necesitas en la vida para dar el salto hacia la iluminación.

 

La primera pregunta que todos nos hacemos es ¿pero, cómo lo hago? Qué mejor que seguir el modelo de la manifestación más aproximada que cada uno tenga del ser más perfecto que ha venido a este mundo. Personajes como Jesús de Nazaret, Buda Gautama, etc. nos pueden sugerir como modelos. Que nuestro modelo sea el más perfecto no es del todo importante. De hecho, podemos elegir uno que sea solo “un poquito” superior a nosotros, pero es un modo poco eficaz de evolucionar. Elegir una bicicleta, pudiendo elegir un coche rápido no es la mejor elección para avanzar rápido y con seguridad.

 

En cualquier caso, la decisión es de nosotros mismos. Y lo que necesitamos es tener un modelo superior a nuestra pequeña realidad actual, y sentir en lo más profundo el impulso positivo de intentar ser como él en todos los segundos de vuestra vida. En ese momento, los errores que cometamos los descubriremos con facilidad, y los aciertos los celebraremos con alegría, y nuestro orgullo desaparecerá, porque sabremos que solo estamos siguiendo el modelo que otros nos mostraron para cumplir con la voluntad del Padre Eterno, que es nuestro único destino, y que descubrir el camino con la luz de los ejemplos de vida es motivo de agradecimiento infinito en nuestro corazón. Es el modo de apartar la oscuridad que nos impedía ver el camino. Nuestro camino.

 


 

¿CÓMO EMPEZAMOS PARA SER AMOR VERDADERO?

 

Seguid la Regla de Oro de Jesús: haz a los demás lo que tú querrías que te hicieran a ti; piensa en los demás como tú querrías que los demás pensaran en ti; siente a los demás como a ti te gustaría que te sintieran.

 

Es tan absoluto, que permite que todas las criaturas evolutivas sean capaces de comprenderlo. Pero cada una está en libre disposición de poder elegir.

 

Sed consecuentes. Tenéis una responsabilidad, porque ahora ya no sois ignorantes. Cuando no lo sabíais se os perdonaba de otra forma, pero la evolución implica responsabilidad, y el castigo lo sufriréis en vuestra propia conciencia cada vez que os equivoquéis, porque seréis cada vez más conscientes de lo que está aconteciendo a vuestro alrededor, y cada vez tendréis más oportunidad de mantener la compasión ante los desdichados que os ofendan.

 

El “ojo por ojo y diente por diente” jamás ha sido una Ley de Dios, y lo justo no siempre es recibir lo que te corresponde. Dios provee, lo que te corresponde es lo que Dios te quiere aportar. La justicia de los hombres no es tu justicia, porque estás en la Ley de Dios.

 


 

¿DIOS SE ENTERA DE QUE EXISTO O PARA QUÉ ESTOY AQUÍ?

 

Dios lo impregna todo, Dios se encuentra en todo, pero los hijos evolutivos del Padre tenemos libertad de poder elegir. No somos Dios, pero Dios está con nosotros.

 

-       Con nosotros, pero ¿no en nosotros?

 

La conciencia que vive en nosotros, permíteme que te lo comente de esta forma, esa chispa divina que continúa después de morir, es lo único realmente útil de nuestra realidad, que es imperecedero y totalmente evolutivo. En esa chispa divina está el mensaje del Padre Eterno, el mensaje que nos induce a seguir su camino. Ese es Dios dentro de nosotros, y esa es la forma en la que recibirás el mensaje, a través de tu conciencia. Y cualquier cosa que experimentes, cualquier información que recibas, si permites que atraviese el filtro de tu conciencia, entenderás que es buena, bella o verdadera si está impregnada de amor. Y jamás pueden convivir el amor y el miedo en el mismo lugar.

 


 

¿CÓMO SE HACE PARA QUITARSE EL MIEDO?

 

Donde percibáis miedo, no hay amor.

 

-         ¿Y cómo se hace para quitarse el miedo?

 

Confiad, porque el camino de Dios es el camino del amor. Cuando comprendes que deseas estar en el camino de Dios, tu actitud cambia, porque tienes confianza. Confianza es fe, y el miedo desaparece. ¿Recordáis a los cristianos, que iban en el anfiteatro hacia las fieras con un rostro colmado de paz? El apóstol Pablo fue un ejemplo de paz, y fue un ejemplo de confianza, y vosotros habéis recibido una enseñanza muy sencilla, en comparación con la que recibió el hermano Pablo, porque él mataba a cristianos. Imaginaos cómo os sentiríais. Recordad que muchos otros han pasado por el camino antes que vosotros.

 


 

INGENIERÍA GENÉTICA

 

-       ¿Es ética la ingeniería genética?

 

En el camino de la Ley de Dios, el progreso moral, el progreso espiritual y el progreso científico van de la mano. La ciencia avanza para ir acorde con el crecimiento y evolución de los seres evolutivos. La ingeniería genética va a favorecer la progresión del ser humano, mientras se utilice de acuerdo con la Ley del Amor. Pero recordad que seguís teniendo libre albedrío, y el cambio de era que se avecina será una transformación absoluta en la forma de relacionaros entre vosotros. Desaparecerá la conveniencia y el egoísmo, porque vuestras relaciones estarán basadas en el amor. Pero cometeréis muchos errores. Vuestra generación y la siguiente cometeréis muchos errores, que son necesarios para que aprendáis. Los hermanos que penséis constantemente en la Ley del Amor y en la Providencia del Padre Eterno cometeréis menos errores, y debéis ejercer vuestra responsabilidad social. Porque donde veáis injusticia debéis oponer justicia. Donde haya rencillas, poned paz. Donde haya egoísmo, mostrad ejemplo de altruismo. Pero solo a través del ejemplo, a nivel individual. En el plano social evolucionaréis, y vuestro ejemplo será modelo de éxito, porque seréis felices en el camino.

 


 

AMOR Y APRENDIZAJE

 

Estáis avanzando. Eso es importante. Es lo más importante. Recordad, la vida es eterna, el camino es largo, porque la dicha es infinita, y el aprendizaje tiene que ir de la mano de la caridad, del amor, y de poco sirve el amor si no hay aprendizaje, porque no seréis capaces de aprovecharlo del modo adecuado.

 


 

GESTIONAR EL CORONAVIRUS

 

-       ¿Podríamos recibir algún consejo sobre la pandemia del coronavirus, que afecta a todo el planeta?

 

La adversidad es necesaria cuando el ser humano se aleja del camino de Dios. Estáis en una era de transición. Los problemas que os dieron a nivel global os ayudan a desarrollar la hermandad universal, os ayudan a tener compasión por el afligido.

 

Las autoridades sanitarias están dando las instrucciones de acuerdo a la ciencia que disponéis en este momento. En ningún caso os podemos aportar ciencia por encima de vuestras posibilidades. No sabríais aprovecharla, no podríais utilizarla del modo adecuado. Pero podéis hacer mucho con la oración. Podéis dar a todo el que lo necesite. Dad amor, dad todos vuestros bienes cuando sea necesario. Apoyad al que lo necesite. Es la esencia de la caridad.

 

Acabáis de leer un fragmento de “amar a vuestros enemigos”[1]. Debéis entender ese concepto de caridad y confiar. Confiar y tener fe, porque ni un pájaro cae a tierra si no es por voluntad del Padre Eterno.

 

Tomad las medidas de precaución que conozcáis, pero huid del miedo. El miedo debe desaparecer de vuestro corazón. Tened confianza. Ya sabéis que este tiempo en la Tierra es transitorio. Las personas que desencarnen tendrán su lugar. Todas las pruebas de la vida tienen una finalidad. Sed consecuentes con todo lo que sabéis, porque sabéis, y ya sabíais la importancia de que vuestro corazón viva en amor permanente, y lo que os dijo el hermano la semana pasada ¿qué os dijo que es lo contrario del amor?

 

-       El miedo.

 

Pues tenéis que desechar el miedo, desterrarlo de vuestra vida.

 

[1] El Evangelio según el Espiritismo, Capítulo XII

 


 

LA OPORTUNIDAD DEL CONFINAMIENTO DEL COVID19

 

SOLICITUD

 

Quería preguntaros, hermanos, qué consejos nos podéis dar para poder difundirlos a la humanidad en este momento, porque observo que existe una sensación de que las personas se sienten perdidas, no saben qué hacer. Os pido guía, para poder avanzar, para poder cumplir con el objetivo de evolución de la Tierra.

 

RESPUESTA

 

Desde muchos lugares se está transmitiendo a la humanidad la importancia de empezar a actuar. El cambio de la humanidad se producirá de acuerdo con el cambio del conjunto de cada uno de sus habitantes. Pero cada uno, individualmente, tiene la responsabilidad de asumir ese cambio. Estáis en una época de oportunidad, recluidos en vuestros domicilios, donde podéis profundizar en vosotros mismos, donde podéis contactar con vuestro Ángel de la Guarda, con vuestro Espíritu Protector, con vuestro Guía Espiritual. Todos son nombres para el mismo ser espiritual, que guía vuestros pasos siempre que los dirijáis en la voluntad del Señor.

 

Tened en cuenta que el camino de Dios está basado en la verdad, en la belleza y en la bondad, que necesitáis fe, para poder desarrollar el camino, y constancia, para poder ir recibiendo paulatinamente los mensajes espirituales que os envía vuestro Guía. Tenéis que orar, y ahora disponéis de tiempo para ello, aunque la vida es una oración constante para el que vive en el camino del Señor, donde agradece todo lo que le viene, tanto la belleza de la vida, como las pruebas, que le permiten evolucionar, que transforma el sufrimiento en esperanza, que comprende que los seres que mueren, realmente no desaparecen, y que se liberan para poder alcanzar otras formas de vida. Vuestros más mayores, en todo el planeta, han pasado por diversas vicisitudes, y las han sufrido de un modo que las nuevas generaciones ni os podéis imaginar en la mayoría de los países. Hay países donde se sigue sufriendo, regiones y ciudades y barrios donde sigue la gente sufriendo. Muchos de estos seres sucumbirán, porque necesitan recibir nuevas oportunidades, y esas oportunidades podrán realizarse, bien en este planeta o en otros.

 

Pero estáis confinados, y tenéis la oportunidad de desconectar de los programas en los que estáis metidos. Programas aberrantes que os alejan de la conciencia, del valor del bien y del mal. Estáis actuando de forma automática, de acuerdo a unos ritmos que no son los vuestros, pero a los que os habéis acogido, porque creíais que esa era vuestra misión.

 

Pero estabais equivocados, y tenéis la oportunidad ahora de poder analizarlo por vosotros mismos. Podéis descubrir realmente dónde está la verdad, la belleza y la bondad en vuestra vida. Analizadlo, porque en vosotros está el germen que permitirá el cambio de la humanidad. Y ahora estáis teniendo la oportunidad de poder prepararos, de poder participar activamente, de poder influir con vuestros comunicados, con vuestras palabras de aliento, trasformando mentes y voluntades.

 

Tenéis la oportunidad de dar un salto cuántico en la humanidad, para que este planeta cambie, para que dé el salto evolutivo que le corresponde. Los que no se quieran adaptar pasarán a otros planetas, donde continuarán sus procesos evolutivos. Pero tenéis que tener el máximo posible de almas que podáis continuar. Y vosotros, ahora, en este momento, tenéis la oportunidad de empezar a trabajar en ello. Transmitid los mensajes, solicitad a vuestros amigos que analicen de un modo objetivo, realmente qué es lo que pasa con su vida, cuál es el sentido de su vida, y si realmente están decididos a continuar como hasta ahora. O quizá tienen el germen de desear realizar un cambio, donde impere el bien, donde la mentira quede proscrita, donde la humanidad sea humana, y os apoyéis todos con todos. Pero va a ser un proceso largo, no creáis que esto va a cambiar inmediatamente. Tenéis que luchar, pero tenéis que luchar dando ejemplo de valores, demostrando la importancia que tiene el espíritu cristiano, ese espíritu que se traduce en la doctrina básica de “haz a los demás como querrías que te hicieran a ti”, la Regla de Oro de Jesús[1]. Buscad el modo de trasladar amor y enseñar amorosamente. Descubrid vuestro camino, y mostradlo a través del ejemplo. Estad convencidos de que estamos apoyándoos, de que vais a recibir la influencia necesaria en el momento en el que estéis decididos a cambiar y que, por ello, no vais a recibir ninguna acción de resistencia por parte de vuestros contactos, a excepción de aquellos que por contumacia desean permanecer en el error.

 

Estáis en el momento de ser elementos activos para el cambio. Aprovechad el tiempo. Evitad todas aquellas actividades que sean nocivas, pensamientos negativos, críticas, cualquier actividad que os haga bajar la vibración. Porque cuanto más cerca estéis del camino de Dios, vuestra vibración es más elevada. Y llega un momento en el que vibra de tal modo que crea un aura que se intensifica, y que desde nuestro plano se observa de un modo especial. Brilláis más a nuestros ojos espirituales, y nosotros nos aproximamos a vosotros para poder apoyaros. Porque sabemos que estáis dispuestos a recibir las enseñanzas espirituales, para vuestro progreso y el de vuestros hermanos.

 

Sed, pues, conscientes, y transmitid este mensaje. Pero no lo hagáis por miedo. Debéis tener el convencimiento. Mientras no exista convencimiento, no estáis en el camino del Padre. Titubearéis, y vuestro camino se hará oscuro, porque no tendréis fe. Tenéis que superar ese proceso, tenéis que meditar, hacer oración. Podéis hacerlo en grupo, con vuestra familia, pero podéis hacerlo en solitario. No necesitáis palabras, pero sí tener una actitud que os permita sentir la fuerza de la fe que crece en vuestro corazón, en vuestro chakra del corazón, y que sube hasta el chakra frontal, donde podréis observar, notar, percibir, la energía que emana.

 

Tened en cuenta las vibraciones que emitís. Todo lo que emitís afecta a las personas a las que lo dirigís. Sed conscientes de ello, porque os convertiréis en responsables de lo que hagáis. Siempre lo habéis sido, pero la responsabilidad aumenta en tanto en cuanto crece el conocimiento del porqué. Ahora es el momento de evolucionar. Tenéis la oportunidad, el tiempo. Disponéis de un tiempo que antes no teníais. Aprovechadlo. No podréis hacer nada durante este confinamiento que no estéis pudiendo hacer ya, a excepción de lo que decidáis de un modo consciente. Todos sois muy vulnerables, y desarrollar vuestro espíritu es el modo de poder conseguir crecer en capacidades.

 

Haceos resistentes. Construiréis una armadura de fe a vuestro alrededor que os protegerá de todos los pensamientos negativos. Comunicad vuestra intención de apartaros de esos pensamientos negativos[2], pero actuad siempre bajo la enseña del amor. Tened compasión con vuestras palabras. Evitad las respuestas bruscas que provoquen molestias. Vuestros hermanos, vuestros familiares, vuestros amigos, todos quieren seguir en contacto con vosotros. Y vosotros también con ellos. Mostradles cuál es vuestro objetivo en la vida, para que entiendan qué es lo que pueden hacer con vosotros y qué es lo que pueden aprender de vosotros.

 

Seguid en este camino y cambiaréis el mundo, porque os centraréis en la verdad. Evitaréis la actitud infantil de creeros cualquier mentira que os cuenten. Os haréis responsables de cualquier información que recibáis, la contrastaréis, porque tenéis herramientas actualmente para ello, y seréis mucho más responsables en todo lo que hagáis. Es vuestro momento y es esta oportunidad que tenéis, para que podáis hacer el cambio drásticamente. Tan drásticamente como se ha producido el confinamiento de todo el mundo en sus casas.

 

Tened en cuenta que esta circunstancia se ha producido de forma accidental. Se ha expandido este virus de forma accidental, cuando todos los conocedores de cómo funcionan este tipo de armas biológicas saben perfectamente que, si no disponen de los antídotos, pueden sufrir las consecuencias de un modo muy grave. Estas armas biológicas están extendidas por el planeta de forma accidental, y como consecuencia de ello, cada uno de los seres vivos estáis en condiciones de aprovechar esta circunstancia de acuerdo con vuestras capacidades y vuestra intención. Concentraos, porque las mentes perversas también quieren aprovechar esta circunstancia. Pero no temáis. Actuad. Vuestra guerra la vais a ganar si trabajáis firmemente en desarrollar vuestro ser interno y ser ejemplo ante los demás. Aunque sea en la distancia. Aunque sea a través de vuestros teléfonos. Pero tenéis muchas oportunidades de influir todos. Hacedlo de forma responsable. Seréis soldados, guerreros de la luz, trasladando el ejemplo del buen hacer, que se multiplicará, y se está multiplicando en la Tierra. Pero, sobre todo, transmitid la responsabilidad que tiene cada uno. Porque todavía quedan muchas almas que están perdidas, que no saben qué hacer, que no tienen claro que esta es la oportunidad que tienen que cumplir, que tienen que aprovechar. Por lo tanto, trabajad para poder influir sobre ellos, y mostradles el camino de la luz.

 

[1] La solución a todo: La Regla de Oro de Jesús

[2] Nota del transcriptor: yo he preparado el siguiente texto, que envío únicamente a los contactos cuando me remiten información que estimo que no se ajusta a mis objetivos. El comunicado es personal, por lo que no estoy proponiendo que se copie y se utilice por otras personas, pero sí podría servir de guía para adaptarlo quien desee:

UNA PETICIÓN

Hola, tras meditarlo pausadamente, necesito enviarte está petición. Debido a esta situación en la que nos encontramos, el número de mensajes de todo tipo que me llegan es muy elevado, y no quiero dejar sin contestar cualquier información realmente valiosa.

Por ello, necesitaría que todas las informaciones que me lleguen pudieran estar filtradas de algún modo, evitando, por favor, las informaciones que puedan ser de crítica o de tipo negativo, y que no estén vinculadas a los buenos sentimientos, ya que no me hacen ningún bien.

Así mismo, también necesitaría evitar recibir los numerosos mensajes de humor que, aunque muchos de ellos son muy importantes para elevar la vibración, en mi caso me hacen invertir mucho tiempo. Por tanto, pido que tampoco se me envíen.

Sé positivamente que con esta petición habrá información relevante que no me llegue, pero estoy convencido de que debo aprovechar el tiempo para desarrollarme en lo personal, y por eso hago esta petición, porque necesito todo el tiempo del mundo para cumplir con lo que quiero hacer en la vida. Espero que esto no sea motivo de molestia.

Igualmente, los mensajes que hasta ahora estaba remitiendo estaban relacionados principalmente con tres temas:

1. La transmisión de buenos sentimientos.

2. Los mensajes que estoy recibiendo desde el plano espiritual, y que incluyo en el blog https://www.moralyespiritualidad.com

3. La denuncia de malas prácticas que se estaban produciendo en algunos estamentos.

Voy a dejar de compartir este último bloque de información (3), porque creo que ya están llegando por muchos sitios y porque ya he comprendido (por fin) que es tremendamente nocivo para la salud.

Pero tampoco deseo molestar con la otra información, que entiendo que también puede robarte mucho tiempo. Por ello, si crees oportuno seguir recibiendo información del punto 1, como hasta ahora, no tienes que hacer nada. Si prefieres NO recibirla por favor respóndeme con un simple "1 no".

En cuanto al punto 2, solo envío información a las personas que me lo han solicitado, por lo que seguiré como hasta ahora, a no ser que me indiques lo contrario.

Muchísimas gracias por la comprensión. Con ello me ayudas muchísimo a mi progreso personal al regalarme un tiempo precioso.

 


 

¿QUÉ TENGO QUE HACER PARA DESARROLLARME?

 

-       ¿Qué tengo que hacer para desarrollarme? No tengo ninguna pauta ¿cómo empezar?

 

Habéis podido entrar por la puerta baja y ancha, porque habéis entendido con humildad cuál es vuestro camino. Confianza, hermanos. No se puede enseñar a multiplicar a un niño antes de que sepa sumar. Lo que necesitéis se os dará en su momento, pero no esperes de brazos cruzados, porque en vosotros tenéis a vuestros espíritus protectores, a vuestros guías espirituales, que están a vuestro lado enviándoos información constantemente. Pero cuando os separáis del camino recto, se callan. Y si seguís el camino del Padre Eterno, hablan constantemente, y os aconsejan para que toméis las decisiones oportunas[1].

 

[1] Nota del transcriptor: lo habitual es recibir esta información de un modo subconsciente. La información aparece en nuestra mente intuitiva y, si observamos con detenimiento y humildad, nos daremos cuenta de que esta información “viene de fuera”.

 


 

ADICCIONES. SIGNIFICADO Y OBJETIVO

 

Las adicciones son los fracasos de la voluntad ante las pruebas de la vida. Cuando fracasa la voluntad, la personalidad se va diluyendo, se va perdiendo el compromiso para el que hemos venido a este mundo. Cualquier adicción es dejar de tener la voluntad de dirigir nuestra vida en beneficio de otra cosa. Es salirse del camino que nos ha marcado el Padre Eterno.

 

Las adicciones son una excelente prueba para los seres evolutivos, porque les permiten observarse, conocerse y superarse. No te estoy diciendo que los seres deban lanzarse a las adicciones para después poder superarlas. Ese es el error en el que caen muchos, en el que habéis caído vosotros también (se refiere a los asistentes durante la comunicación), y que están ahí para que vosotros podáis elegir el camino que deseéis coger.

 

Superar una adicción es un reto, pero es un gran triunfo para la naturaleza espiritual del ser humano. Porque el espíritu y la voluntad están íntimamente vinculados, y el hecho de poder tener que superar una adicción es uno de los caminos que aporta el Padre Eterno para que podamos evolucionar. Hay muy pocos seres en este planeta que no hayan tenido nunca jamás una adicción. Porque podéis ser dependientes de sustancias, de personas, de ideas. ¿Conocéis acaso a alguien que no padezca alguna de estas cosas? ¿cuántas personas repiten incesantemente determinadas frases, que se quejan? Eso es adicción al dolor, a la pena, al miedo, a la tristeza. Hay personas que desarrollan la ira y observan la energía que les llena. La energía negativa de la ira, que les hace vencer obstáculos por medio del dolor ajeno. Y se dejan llevar por esa adicción. Y dejan de pensar, dejan de sentir, no tienen remordimiento. Porque están dormidos, están en un programa que no les permite salir hasta que no lo decidan por ellos mismos, por medio de su atención y de su voluntad.

 


 

LAS VIBRACIONES DE AMOR Y MIEDO

 

SOLICITUD

 

En el nombre del Padre Eterno, pido a los Hermanos de Luz que me transmitan las enseñanzas, para que pueda difundirlas para bien de la humanidad.

 

Queridos hermanos, os quiero pedir que informéis sobre los valores y los sentimientos del amor y del miedo, que tanto nos están afectando en esta situación actual.

 

RESPUESTA

 

El amor es la fuerza de Dios, es la forma de manifestación de Dios en todas las cosas y en todas las criaturas. Ante los hechos de la vida, cuando existe incertidumbre, cuando el desconocimiento, la ignorancia, cuando falta la confianza en nosotros mismos, cuando desconocemos lo que es la realidad de un entorno amigable y solo percibimos hostilidad en nuestro alrededor, el miedo nos ataca y se introduce en nuestro interior igual que cualquier otra enfermedad, provocando en nuestro organismo, a nivel psicosomático, verdaderas y terribles enfermedades que nos limitan en nuestro desarrollo humano y evolutivo.

 

Podéis observar la actitud que tienen sanitarios, religiosos, a lo largo de toda la historia, sobre los efectos del amor y del miedo. El amor es la verdadera barrera, es la verdadera vacuna que nos protege de tantas y tantas enfermedades. Amor y miedo son incompatibles, podemos intentar disfrazarlos con cualquier otra palabra o acepción, pero cuando hay cariño, cuando hay altruismo, esas son formas de amor. Cuando hay alegría, cuando hay compasión, esas son formas de amor. Cuando mandamos buenos sentimientos, cuando actuamos con humildad, esas son formas de amor. Pero el egoísmo es miedo manifestado, del mismo modo que la ira, que la impaciencia, que la rabia, todas son formas de miedo. Y nos podemos alimentar de amor o de miedo, de acuerdo a nuestra elección personal, y podemos alimentar a los demás también con amor o miedo a través de nuestros comunicados, de la información que difundimos, incluso con nuestros gestos.

 

Cuando tomamos consciencia de esto, adquirimos una responsabilidad, porque ya conocemos estos efectos y sabemos qué es lo que vamos a producir. Recordad, hermanos, cuál es vuestra misión en esta vida, y todo lo que esté en sintonía con el amor cumplirá la Regla de Oro de Jesús, de hacer a los demás lo que queréis que los demás os hagan a vosotros[1].

 

La situación más catastrófica se resuelve muchísimo mejor con un espíritu amoroso que con un espíritu miedoso. La situación más positiva se resuelve mejor con un espíritu amoroso que con un espíritu miedoso. Por tanto, se puede inducir como corolario que el amor está por encima del miedo en cuanto a resultados positivos para todas y cada una de las actividades que se desarrollan en el mundo y en la vida.

 

Sed consecuentes con ello, y aprovechad esta enseñanza, ponedla en práctica, porque solamente lo que se pone en práctica es útil en la vida y en el espíritu. Recordad como manifestaciones fundamentales del amor el altruismo, la caridad, la compasión, la alegría, la entrega, la ayuda, la comprensión, la inducción a la verdad de forma respetuosa.

 

Buscad todas las ocasiones en vuestra vida para poder actuar de este modo y seguiréis el camino marcado por el Padre Eterno. Recordad lo importante que es vuestra labor de apostolado. Transmitid las buenas enseñanzas, todas las que os lleguen del mejor modo posible, de forma que vuestra inteligencia os haga que os permita llegar a las personas de acuerdo con su condición y capacidad.

 

Vuestras unidades de vida forman, dentro del conjunto de la humanidad, un elemento con el que el Padre Eterno introduce la evolución en todo el colectivo de seres que habitáis el planeta. Escuchad a vuestra intuición. Contrastad la información; tened la calma para contrastar esa información y evitad difundir información que no sea verídica. Más vale el silencio que la mentira, y todos sois responsables de la información que compartís. Porque la verdad es absolutamente importante y está totalmente vinculada al crecimiento espiritual. Creced, pues, en responsabilidad y transmitid lo que realmente permitirá ayudar a todos los hermanos que compartís en vuestra vida.

 

Que la voluntad del Padre Eterno guíe vuestros pasos y que sepáis apreciar esa voluntad en toda su magnitud, para que podáis crecer en la alegría y en la tristeza, en la paz y en la adversidad, manteniendo la atención y la intención. Porque la atención permite captar todas las señales, internas y externas, para poder procesarlas del modo adecuado y correcto. Y la intención os guiará de acuerdo a lo que os dicte la mente y el corazón, según vuestras actitudes. Sed responsables, porque todos respondéis de vuestros actos y de toda vibración que generéis desde vuestro interior. Abríos a la energía purificadora del amor, en la vibración que os llene. Desechad toda vibración negativa. Es vuestra elección, es vuestra responsabilidad y es la consecuencia de vuestra propia existencia.

 

[1] Ver La solución a todo: La Regla de Oro de Jesús

 


 

PACIENCIA Y HUMILDAD (1)

 

SOLICITUD

 

Queridos Hermanos de Luz, quería pediros consejo sobre la paciencia. En esta época que estamos transitando, la paciencia creo que es una de las virtudes que más intensamente vamos a desarrollar. Me gustaría conocer vuestras opiniones y consejos, para poder transmitírselos a todas aquellas personas que les pueda ser de utilidad.

 

RESPUESTA

 

La paciencia es uno de los atributos de amor. Para tener paciencia es necesaria la humildad, que nos permite comprender que todos estamos en un proceso evolutivo diferente, y que los errores de los demás son tan perdonables como los errores propios. Cuando demostramos paciencia en la vida estamos transmitiendo comprensión por nuestras propias debilidades, que es el primer paso para comprender las debilidades de los demás. La adversidad se nos muestra en la vida a través de muchas caras. En otras épocas, la adversidad ha sido muchísimo más cruel, porque las personas de entonces también lo eran. Y cada prueba es siempre proporcional a la necesidad de aprendizaje.

 

El virus que se ha extendido en el mundo os da la oportunidad de cambiar. Es una gran oportunidad que tenéis, y cada uno la elegirá o la rechazará de acuerdo a su propia voluntad, porque tenéis libre albedrío. Pero debéis entender que no existe adversidad sin la posibilidad de una finalidad positiva. En el momento en que se entiende esto tenéis abierto un mundo nuevo, porque a partir de ese momento, cada situación, cada hecho, cada experiencia de la vida, la estáis observando bajo el tamiz de la comprensión de oportunidades de progreso. Y es cierto que, ante cualquier tipo de adversidad, de dolor, de sufrimiento, tenemos la tendencia innegable de evitarlo, resolverlo, huir de él. Es el impulso que Dios nos da a todos los seres evolutivos para enfrentarnos a toda prueba y lograr la evolución progresiva, incesante, para la que venimos a la creación, y para la que estáis en el mundo material.

 

Observad la vida en un sentido amplio. Comprended la realidad de que no existe progreso sin prueba que superar. Y con ello comprenderéis la importancia de la paciencia, que os permitirá sonreír a la adversidad, comprender al que os ofende y cumplir con la Regla de Oro de Jesús[1]. Pero esa regla va evolucionando según crece vuestro espíritu en verdad y en bondad. Y otra vez, de la paciencia, vais consiguiendo transmitir el amor, como apóstoles del Padre Eterno, a todo ser con el que os encontréis, a través de vuestro ejemplo. Porque tendréis una actitud amorosa, misericordiosa, a través del desarrollo de la paciencia y el respeto a la libertad que Dios ha otorgado a todos los seres de la creación. Por eso, nunca exigid, siempre aconsejad, pero únicamente cuando en vuestro corazón y en vuestra mente os parezca estrictamente necesario. Comprended que, por mucho que améis a determinadas personas, ellas, lo mismo que vosotros, tienen libre albedrío para elegir, y si os constituís en apóstoles del Padre Eterno, buscaréis transmitirles la verdad, la belleza y la bondad a través de vuestro ejemplo, para que tengan la posibilidad de entender la victoria del nuevo modelo que presentó Jesús de Nazaret a toda la humanidad, y que venimos a corroborar los millones de seres desencarnados que estamos transmitiendo estas enseñanzas a través de los otros tantos millones de hermanos encarnados que se prestaron para cumplir esta honorable misión.

 

Pero recordad que ni los hermanos médiums ni los hermanos espirituales debemos ser dignos de adoración, y que no somos estrictamente superiores, salvo en lo que marca el criterio del Padre Eterno en el progreso espiritual, y que nos exige ser los últimos entre todos. Por tanto, comprended también que la humildad tiene que formar parte imprescindible del progreso, creciendo tanto más cuanto más se evoluciona en el camino del Padre Eterno.

 

[1] La solución a todo: La Regla de Oro de Jesús

 


 

PACIENCIA Y HUMILDAD (2)

 

Comentáis, hermanos, que tenemos paciencia. Así mismo tenéis que entender a los demás hermanos que hay a vuestro alrededor. Y cuando decís que alguien os molesta, que os crispa, entended la importancia de la paciencia, de la compasión. Porque vosotros lo estáis observando, tenéis la oportunidad de observarlo, pero el que no actúa correctamente, todavía no tiene ese punto de evolución, y gracias a vuestras aportaciones, a vuestras palabras y a vuestros actos, le dais la oportunidad, si ellos quieren, de poder evolucionar.

 

Pero siempre hay libre albedrío, total libertad. Y eso es difícil de alcanzar, de sentir de forma plena en vuestro nivel. Porque el orgullo os empuja de un modo muy intenso. Y estáis pensando en que le habéis dado una gran lección que debe aprender y, sin embargo, la rechaza. Y en vez de sentir felicidad y amor por la compasión que podéis transmitirle, os pasa lo contrario, y sentís furia e indignación, que es, precisamente, lo que menos necesita una persona que se encuentra obcecada en el error. Y se produce un efecto acumulativo. Y hasta que no entendáis a través de la consciencia de que estáis entrando en ese proceso, no podréis frenarlo.

 

Mantened la atención a través de vuestra humildad, porque la humildad es un proceso totalmente consciente, del mismo modo que el orgullo es totalmente inconsciente. Y así podréis transmitir vuestras enseñanzas a través del ejemplo, de vuestras palabras, de vuestros actos. Y no exigiréis nada a cambio, ni siquiera exigiréis atención por parte de los demás. Porque eso será cuestión de ellos [de su incumbencia y responsabilidad], y a través de vuestro ejemplo, ese proceso seguirá dándoles oportunidades. Pero tendréis que seguir entendiendo que cada uno de los seres evolutivos tiene el libre albedrío para poder escuchar las enseñanzas y los consejos.

 

Por tanto, paciencia. Es una palabra muy importante, una cualidad esencial para todo el que quiere llegar lejos.

 


 

LA MUERTE Y SUS CONSECUENCIAS

 

SOLICITUD

 

Queridos Hermanos de Luz, en esta época en la que vemos la muerte tan de cerca en personas a las que aparentemente no se les esperaba este momento, queríamos pediros información sobre qué es la muerte. ¿Qué consejos e instrucciones nos podéis dar en relación con ella, para nuestro bien y progreso?

 

RESPUESTA

 

La muerte es la transición necesaria del estado corporal al estado espiritual. Las pruebas que a cada cual le corresponde experimentar durante la vida cesan en el momento de la muerte. Hay que entender que, de acuerdo al proceso en el que se encuentra cada uno, a las lecciones que ha sido capaz de aprender, a las experiencias que ha sido capaz de superar, la muerte les llega con un estado de turbación más o menos intenso. Es un proceso de adaptación similar al del nacimiento en la vida corporal, donde hay algunas personas que tienen recuerdo del momento en que nacen, pero la mayoría no son conscientes cuando son adultos ni siquiera de los primeros años de vida.

 

Sin embargo, este proceso es necesario para la adaptación de la mente en esta situación diferente, pero que está en perfecta sintonía en el proceso de evolución de todos los seres que pueblan el universo. Cuando llega la hora que ha decidido el Padre Eterno, un determinado número de hermanos estamos preparados para recibir el alma que está unida al periespíritu, y que se desprende del cuerpo con mayor o menor rapidez, dependiendo de las circunstancias del fallecimiento y del grado de elevación espiritual de la persona.

 

Los Hermanos de Luz nos encontramos hacia su derecha, para que pueda tener una referencia sobre la que poder concentrar su atención, si es así su voluntad y deseo. Solamente se aproximan Hermanos de similar grado espiritual del que fallece. Los Hermanos Espirituales inferiores no tienen capacidad de ver la luz. Los Hermanos Espirituales superiores tenemos que permitir el derecho de la evolución voluntaria de cada uno de los demás Hermanos.

 

Cuando se adquiere la consciencia de haber desencarnado del cuerpo físico, está en condiciones de poder observarse, de poder comprender todos los aciertos y errores que ha tenido a lo largo de su vida, de los triunfos y de las derrotas que logró, de acuerdo con el plan que se forjó antes de su nacimiento, para poder evolucionar en el plano físico a lo largo de aquella existencia que ya pasó. Con este aprendizaje comprende la alegría que le embarga por sus éxitos y, si lo desea, puede sentir el arrepentimiento por sus fracasos en un grado mucho mayor de lo que puede hacerlo en el plano físico, pero con una trascendencia mucho menor. Porque el que se arrepiente de los pecados en el plano físico, el que produce la reparación de los mismos y adquiere el convencimiento de no volver a reincidir, ha superado la prueba planteada, y ha alcanzado el punto de evolución que se propuso sobre este punto de su perfección moral e individual, y que contribuye a la evolución moral y espiritual de toda la humanidad con su aportación personal que hará a lo largo del resto de su vida.

 

En el mundo espiritual, estos seres desencarnados con los que contacta cuando toma conciencia, son familiares y amigos afines espiritualmente, a los que conoció en sus vidas anteriores. Es un momento muy emocionante, porque te puedes reencontrar con hermanos a los que no se veía en el plano físico desde hace muchas vidas, pero que siempre que han tenido oportunidad, lo habían estado acompañando en el plano espiritual. Por ello, en muchos de los casos, este reencuentro supone un momento de gran felicidad, que facilita enormemente la adaptación al mundo espiritual.

 

Pero los espíritus que todavía se han mantenido en la ignorancia y en la contumacia del mal, establecen contacto con otros espíritus afines a ellos, y podría decirse que la sensación es como la de estar en una prisión, en la que todos los condenados son de la misma calaña, de modo que los mentirosos se reúnen con los mentirosos, y sus relaciones están basadas en la mentira; los envidiosos con los envidiosos; los crueles con los crueles, y así sucesivamente, de acuerdo a la afinidad personal que les caracterice. Podréis comprender entonces la importancia de la elevación moral y espiritual, para poder experimentar todos los avances que hayáis tenido a lo largo de vuestra existencia física en el mundo nuevo que se os abre y en el que todos, por la misericordia del Padre Eterno, se encuentran unidos a los otros seres que tienen similar grado de afinidad. Podéis compararlo con lo mismo que ocurre en el plano corporal, donde las personas también se juntan, se reúnen con otras que les son afines, y disfrutan de su compañía[1], bien sea por el egoísmo de sus corazones o por la luz que emana de ellos.

 

Y hay personas que en el plano físico encuentran el vacío de la soledad, no encuentran afinidad con otras personas y, en la mayoría de los casos, el altruismo es el gran antídoto que les puede llenar su vida de felicidad. Pero recordad, que la mano izquierda no sepa lo que haga la mano derecha. Formar parte de organizaciones de ayuda a los necesitados es muy loable, pero solo la iniciativa personal es lo que se valora, y de poco sirve formar parte de tal colectivo si después el esfuerzo es mínimo, al dejarse llevar simplemente por la corriente altruista del grupo. Remad en la misma dirección, esforzaos, incluso cuando el barco de vuestra vida se mueva rápido, porque solamente con vuestra iniciativa se logra el progreso del alma. Y las personas que sufren las enfermedades, las angustias de la vida, cuando son capaces de entender que todo eso que está ocurriendo, en la mayoría de los casos, ha sido decisión previa, un contrato establecidos para su venida al mundo, asumen el dolor con resignación, sin dejar de intentar mitigarlo, por supuesto, pero no se rebelan ante Dios por el mal que sufren, sino que lo asumen con paciencia, y cuando ven cercana la hora de la muerte y conocen  esta información, son capaces de abrir los ojos en ese momento, de observarla como la gran aliada, teniendo la esperanza de que todos sus procesos en los cuales ha salido victoriosa van a contribuir innegablemente a que su verdadera vida, la vida espiritual, sea de mejor grado que la anterior, estando más cerca del Padre Eterno en su infinito[2] camino de perfección, de alegría, de felicidad y de amor.

 

Recordad, las pruebas en el plano físico no se pueden realizar en el plano espiritual, porque las penalidades del plano físico son pruebas autoimpuestas y acordadas antes de nacer, donde las experiencias con seres, hermanos corporales que tienen menos luz, son decisiones que hemos tomado en la inmensa mayoría de las ocasiones, bien sea para aprender nosotros, y también para enseñarles a ellos. Sin embargo, en el plano espiritual solamente tenemos afinidad con los que están en nuestro nivel evolutivo y con aquellos que deseamos mantener contacto de los planos inferiores, para ayudarles[3], y los que nos lo permiten de los planos superiores, para ser ayudados nosotros. Así comprendemos la importancia de la humildad y del servicio, que eternamente colmará nuestro espíritu de alegría y de servicio, teniendo un sentido absolutamente claro y definido en todo nuestro proceso evolutivo eterno, cuando seguimos el camino que nos marca el Padre Celestial.

 

Recordad que el arrepentimiento es el primer paso tras observar nuestros pecados, que la reparación del daño causado es necesaria en la mayoría de las ocasiones, pero hay momentos en los que eso no se puede hacer por impedimentos físicos, pero si se consigue alcanzar la decisión absoluta de reformarse y no volver a pecar, este arrepentimiento es tenido en cuenta por el Padre Eterno, porque supone la evolución del espíritu, y tendrá la oportunidad de pagar el mal causado en otros momentos posteriores. Pero la lección ya ha sido aprendida, y el salto en la evolución se ha fijado eternamente.

 

Por tanto, entended que nunca es tarde para arrepentirse. Siempre tenemos la oportunidad de pensar y analizar los actos de cada día, podemos observar cómo hemos actuado, ya sea con amor, ya sea con miedo, ya sea con altruismo, ya sea con egoísmo, ya sea con compasión, ya sea con crueldad. Cada momento es una oportunidad de autoanálisis, de aprendizaje, de progresión. Seguid los pasos de la evolución, observad los errores y reconocedlos. Decidid no volver a errar y reparad el daño causado. Seguid estas pautas y estaréis avanzando firmemente en el camino del Padre Eterno.

 

Y transmitid estas enseñanzas cuando tengáis oportunidad, porque hay millones de almas ansiosas de recibir estas noticias, que les permiten iluminar sus ojos con la esperanza, entender la vida tal como es, adquiriendo un nuevo sentido para su existencia, por corta o larga que pueda ser. Esta noticia les permite decidir en cualquier instante en el que se encuentren de su proceso vital, que el cambio es posible, es inmediato, y empieza a recibir sus frutos en el mismo instante en el que toman la decisión. Fijaos hasta qué punto es importante vuestra labor de apostolado.

 

Que el amor infinito del Padre Eterno os guíe en vuestro camino para ser dignos apóstoles de sus enseñanzas, y que el amor y la humildad nos cubran a todos en nuestras almas para poder actuar del modo correcto.

 

Notas del transcriptor:

[1] Disfrutan de su compañía… o la sufren.

[2] El texto original era “eterno”, pero se me ha autorizado cambiarlo por “infinito”.

[3] Siempre de acuerdo con las peticiones de progreso y ayuda que puedan hacer estos hermanos inferiores, a través del arrepentimiento de las faltas y del deseo de evolución a través de sus propios esfuerzos.

 


 

COMUNICARSE CON EL ÁNGEL DE LA GUARDA, GUÍA ESPIRITUAL O HERMANO MAYOR

 

SOLICITUD

 

Queridos Hermanos de Luz, estamos preparados para poder contactar con vosotros, para poder consultaros en relación con todas las dudas, las múltiples y variadas dudas, que sabemos que vosotros estáis en condiciones de aclararnos para nuestro progreso moral y espiritual. Os pedimos que os esforcéis para poder expresaros de forma que nosotros os podamos entender, porque nuestras capacidades están limitadas, pero nuestra intención es inquebrantable. También os pedimos que protejáis a este grupo de todos los espíritus inferiores que puedan venir a interferir este proceso de aprendizaje y evolución.

 

RESPUESTA

 

Queridas hermanas, querido hermano canalizador que también me estás escuchando, siguiendo los designios de Dios Padre Todopoderoso, influimos en la mente del hermano, para que pueda transmitir los mensajes que nosotros le enviamos.

 

-       Hermano, yo te quería preguntar si nosotras también podemos recibir estos pensamientos de elevación de conciencia, mensajes vuestros… ¿Es posible?

 

Sí. Todos los seres humanos tenemos, digo tenemos, la posibilidad de entrar en comunicación con la línea luminosa del Padre Eterno. Es muy importante que comprendáis y que hagáis comprender que la intención es la base del progreso, y que, gracias a esa intención, todas vuestras capacidades de alinean en la dirección adecuada, si la intención es correcta. Y vuestra intuición está recibiendo permanentemente los mensajes de los hermanos que, en mayor o menor medida de elevación espiritual, están guiando vuestros pasos.

 

Todos los seres humanos tenéis Guía Espiritual. Vuestro Ángel de la Guarda, vuestro Guía Espiritual, vive al lado de cada uno de vosotros, y solamente se aleja cuando la tristeza lo separa por vuestra iniquidad. Porque cualquier pensamiento, cualquier sentimiento o cualquier acto que esté fuera de la línea de la Regla de Oro[1] que marcó el gran Maestro Jesús, genera lágrimas de tristeza en vuestros Ángeles de la Guarda y, precisamente, cumpliendo la Ley del Libre Albedrío[2], entristecidos, deben separarse de vosotros, y mantienen el triste silencio de la resignación ante vuestras decisiones en la vida. Entrad en el camino del Padre Eterno y perfectamente estaréis recibiendo de forma constante los mensajes de vuestro Ángel, y además, sentiréis su proximidad en forma de un escalofrío de alegría. Y según vayáis conversando con él, va a ir aumentando vuestra percepción. Entended que las figuras angelicales son una forma de expresión antigua de vuestras sociedades. La denominación de Ángel de la Guarda, no se refiere a ángeles, sino a seres espirituales de niveles superiores a vosotros que han asumido el mandato del Padre Eterno para guiar vuestros pasos en el momento en que vosotros toméis la decisión de avanzar en el camino del amor.

 

-       ¿Cómo podemos saber la diferencia entre nuestros propios pensamientos y los mensajes de nuestro Guía Espiritual? ¿Y cómo hacer lo más apropiado para poder contactar con nuestro Guía, para que no pueda acudir ningún otro hermano de bajo nivel espiritual?

 

Cuando pedís a Dios, Dios siempre os escucha. Las peticiones que se hacen al Padre Eterno siempre deben ir acompañadas de la intención. Tenéis que mantener una intención de cumplir vuestra vida en relación con este camino. Avanzad en los pasos del amor. De poco sirven las palabras si después nuestros actos, y nuestros sentimientos, y nuestros pensamientos no van de la mano de esas palabras. Son palabras vacías, que no llevan a ningún lugar, solamente a la responsabilidad de la mentira que reina, o que podría reinar en vuestros corazones, al pronunciarlas de un modo tan ofensivo para vosotros mismos. Tened en cuenta que vuestro sentimiento está siempre en la vibración de todo vuestro ser, y cuando contactáis con vuestro Ángel de la Guarda, vuestro Espíritu Protector, siempre notaréis una sensación agradable de tranquilidad, de confianza, incluso cuando rechace vuestras opiniones, incluso cuando os reprenda, porque entenderéis que, como buen padre, siempre querrá lo mejor para vosotros, y todos los consejos que os dé serán para que podáis seguir la senda del amor. Cualquier mensaje que esté relacionado con el egoísmo, con las dudas, con el miedo, nunca pueden ser fuente de vuestro Ángel de la Guarda, de vuestro Guía Espiritual. Y sentiréis de forma diferente.

 

Pero siempre que pidáis en el nombre del Padre Eterno, de Dios Todopoderoso, los Hermanos de Luz os protegerán, y vuestras intuiciones, cada vez serán más claras. Pero tenéis que saber conducir el vehículo de vuestra mente. No penséis que van a ser palabras que vais a oír desde fuera, van a ser respuestas a vuestras preguntas. Habrá respuestas que serán inmediatas, y habrá respuestas que requerirán un tiempo, porque de acuerdo a vuestra evolución, vuestra sensibilidad va cambiando. Y si no recibís el mensaje, insistid, porque el mensaje os lo envían, pero podéis estar con vuestra mente dirigida a otros asuntos, y podéis olvidar la información que os llega o, incluso, no hacerles caso. Sed consecuentes y entended que los Hermanos de Luz siempre están a vuestro lado. Pero recordad lo que os he dicho hace un momento. En el momento en que os separéis del camino del Padre Eterno, ellos, con lágrimas en los ojos, se separan, porque la energía que os aportan a través de su cuerpo fluídico, solamente la mereceréis mientras estéis en ese camino. Y notaréis una vibración en todo vuestro cuerpo, como un escalofrío agradable, porque os hará sonreír… El hermano canalizador[3] está entendiendo lo que digo, porque lo está percibiendo en este momento y, como en otras ocasiones, la emoción le embarga. Estos sentimientos son solamente, nada más y nada menos, hermanas, el contacto con el fluido espiritual del Ángel de la Guarda. Cuando percibáis esto vais a notar una sensación de felicidad indescriptible. Vais a entender lo que es asomarse a las puertas de la evolución.

 

-       ¿Podríamos llegar ahora a sentirlo?

 

Sí, es decisión vuestra. Os puedo guiar. Pensad: “querido Guía Espiritual, Ángel de la Guarda, Hermano Mayor –el nombre que deseéis darle–, te pido, por favor, que te aproximes a mí, de acuerdo a mi decisión de seguir el camino del Padre Eterno, y que me permitas sentir tu presencia de bondad, de alegría, de dicha, para reforzar mi fe, para entender las palabras a través de los hechos”.

 

La fe es el vehículo, la fe es confianza, y el canal se abre cuando estamos en la línea, en el camino, cuando nuestros pensamientos son puros, cuando nuestros sentimientos son nobles y cuando nuestros actos están siempre basados en la caridad. No tengo capacidad para poder observar vuestros procesos, porque no es mi misión en este momento. No puedo deciros lo que vosotras estáis sintiendo, solamente vosotras tenéis la posibilidad de poder expresarlo, y cada persona lo expresa de un modo diferente. Puede haber calor…

 

-       Yo tengo un calor inmenso en mi cabeza.

 

… puede haber alegría, puede haber confianza, puede haber serenidad. Se puede manifestar de muchas formas. El hermano canalizador recibe un agradable escalofrío por todo su cuerpo, pero también percibe en este momento, sus dos chakras superiores con una gran actividad, con un gran movimiento, con una energía expansiva que nosotros le estamos aportando, pero que él le podrá dar continuidad permanentemente, mientras sus pensamientos, sus sentimientos y sus actos estén en el camino.

 

[1] Ver La solución a todo: La Regla de Oro de Jesús

[2] Ver definición en Diccionario

[3] Nota del transcriptor: se ha sustituido el nombre del médium por la palabra “canalizador”.

 


 

EL CAMBIO PERSONAL PARA LA REGENERACIÓN DEL PLANETA

 

Nota del transcriptor: deseo dejar constancia de que este mensaje está muy por encima de mi nivel espiritual actual. Como muestra de ello, la Divina Providencia del Padre Eterno me ha mostrado una simple prueba en mi vida familiar, y he tropezado torpemente al primer obstáculo. Cada piedra del camino es una oportunidad de enseñanza que podemos aprovechar para aprender y evolucionar, desarrollando nuestra atención, humildad, perdón y amor. Agradezco todas y cada una de las dificultades con las que me encuentro, porque me dan la posibilidad de superarlas y desarrollarme en lo físico y en lo espiritual. Este texto es una transcripción literal, y creo que es positivo difundirla así. La primera respuesta emocional fue de mi madre, pero el texto que aparece a continuación lo atribuyo a uno de los Hermanos de Luz a los que intento ayudar en la transmisión de sus enseñanzas. Gracias por difundirlas.

 

CONTACTO

 

Querida madre, he enviado una plegaria a mi padre, para que pueda tomar la decisión de seguir el camino que Dios nos marca a todos. Tengo la impresión de que ha podido oírla, pero no me puede responder, al menos todavía. Espero que pueda proseguir su progreso a través del arrepentimiento y de la humildad. Te pido madre que, si tú tienes la posibilidad de ayudarle, puedas hacerlo. Creo que podría ser muy positivo para ti, creo que facilitaría tu progreso personal pero, sobre todo, te permite cumplir con el destino que todos tenemos de ayudar a los demás. Porque esa es la voluntad del Padre Eterno que, como contraprestación, nos llena de absoluta felicidad. Noto que me estás escuchando. Espero que mis palabras te resulten agradables [percibo que así es].

 

COMUNICACIÓN RECIBIDA

 

La caridad es la gran virtud que tenemos que desarrollar y que tenemos que poner en práctica en cada momento de nuestra vida, porque necesitamos entender que el progreso funciona con la caridad y la humildad. El verdadero progreso, que es el progreso del espíritu, también se acaba manifestando en las sociedades, porque cualquier sociedad, con caridad y humildad, tiene cubiertas todas las necesidades de todos sus ciudadanos, en base al sincero apoyo que todos dan, de acuerdo con sus capacidades, desapareciendo las luchas de obreros y empleados, que todos trabajan con responsabilidad, pensando en el apoyo y el bien mutuo. Profesores y alumnos, en donde todos aprenden de todos, y el orgullo desaparece, porque el profesor es el último entre todos, como así debe ser en el progreso espiritual. Donde las personas, según se elevan, empiezan a valorar de un modo más intenso las cualidades morales, por encima de las cualidades materiales. Donde los héroes son los que arriesgan todo por los demás. Donde el odio nunca se puede justificar en los corazones de sus ciudadanos, y cuando se produce esta herida, es coloreada con el amor de los demás, como enseñanza inigualable para los que se despistan temporalmente.

 

La regeneración consiste en el trabajo constante de todos y cada uno, en apoyo de todos los demás. Ese es el verdadero fundamento que debe caracterizar vuestra actitud en la vida. Sed consecuentes con ello, porque en el momento en que difundáis estas enseñanzas y empiecen a llegar a los corazones de las personas, vais a tener la oportunidad de poder transformar este mundo de un modo rápido. Tened en cuenta que la regeneración implica que habrá personas que tengan que cambiar su comportamiento. Os vais a encontrar a vosotros mismos con dudas, y si preguntáis a vuestro Ángel de la Guarda, él os responderá.

 

Anteponed la prioridad de observaros a vosotros mismos, teniendo la voluntad de cumplir con el mandato del Padre Eterno. Más vale ser excesivamente bueno que ser un poco malvado. Más vale que os hagan el mal antes de provocarlo vosotros. Sed amor. El respeto a vuestros derechos debe ser solo mediante peticiones humildes y amorosas. Porque este ejemplo será el que permitirá que el mundo cambie, permitirá que se contagie a tantas y tantas almas, que se producirá esa pandemia de la que tanto estáis oyendo hablar actualmente, pero será una pandemia en la que os contagiaréis de amor, de caridad, de ayuda al necesitado. Y todas las personas que ya están preparadas, en el momento en que reciban los mensajes de vida, recibirán la señal en su corazón, una emoción que les hará vibrar y que les permitirá comprender que, efectivamente, han recibido la llamada del Padre Eterno, para cumplir con su destino.

 

Permitid que se extienda esta buena nueva y que llegue a todos los rincones del planeta. Traducidlo a todos los idiomas y consideraos protagonistas del cambio. Difundidlo en primera persona, decid “YO TE ENVÍO ESTO, PORQUE CREO EN ELLO”. Ningún ser corporal ha escrito esto. No busquéis al autor. Porque las verdades más importantes están viniendo de todos los Hermanos Espirituales que nos estamos distribuyendo en el mundo, para poder ayudaros en vuestro progreso regenerador. Así, todos sois importantes en vuestro proceso de enseñanza, en vuestro apostolado, y todos tendréis la recompensa del trabajo que realizáis. Tenéis que superar el miedo, porque os paraliza. Os preguntáis si esto es la locura de algún visionario, pero debéis oír a vuestro corazón. Escuchad los mensajes que a través de vuestra intuición os envía vuestro Ángel de la Guarda. Comunicaos con él todo lo que sea posible[1], porque es muy importante que entendáis que vuestros actos deben ser responsables y consecuentes con vuestra conciencia. Solo de ese modo podréis conectar, mente con mente y corazón con corazón, de todos vuestros hermanos.

 

Podéis comunicar este mensaje, pero es muy importante que quede vuestro testimonio personal, para que las personas que lo reciben entiendan que no es un mensaje más, sino que es una persona conocida la que lo envía. Y de personas conocidas a personas conocidas, en muy pocos días, estos mensajes que generamos tantos Hermanos de Luz, os van a poder llegar a toda la humanidad, para que cada uno tome la decisión personal que desee.

 

Sed valientes. Todo cambio requiere de mucha atención, para evitar dejarnos llevar por la inercia de todo lo que sabíamos hasta entonces, pero esa es la grandeza de la Ley de Dios, que nos permite mantenernos en lo que aprendemos, pero también nos permite modificar todo lo aprendido, de acuerdo a nuestra voluntad. Y hasta que se convierte en un hábito esa Regla de Oro de Jesús[2], es necesario actuar con calma, meditar todo lo que pensamos, todo lo que sentimos, observarlo y entender, sin hostilidad hacia nosotros mismos, cuáles son nuestras reacciones actuales y qué es lo que realmente queremos que sean, a través de nuestra transformación voluntaria.

 

Observad todo lo posible vuestro interior antes de actuar, para que sean vuestros actos siempre conscientes, de acuerdo a la voluntad que habéis adoptado, y para que cada una de vuestras actividades sean reflejo de vuestro proyecto de vida, que redundará en una transformación de la sociedad como nunca jamás había ocurrido en este planeta, y donde las almas más atrasadas tendrán la oportunidad de coger modelo de las que están más evolucionadas. Esa es la gran dádiva que dan los buenos espíritus para la evolución de sus planetas, para la regeneración.

 

Fijaos que los primeros cristianos también actuaron así. Fijaos que fueron vituperados, asesinados, insultados. Pero todos y cada uno de los que siguieron hasta el final del mensaje que el Maestro Jesús les marcó, están viviendo en la gloria de la evolución, y muchos de ellos han decidido venir en estas épocas para poder seguir mostrando las semillas del amor eterno de Dios Padre a través de sus hijos evolutivos.

 

Creced, hermanos, es la voluntad de Dios, y es el anhelo que está inscrito en vuestras almas para avanzar en la felicidad eterna, progresiva y evolutiva a la que estáis sometidos en vuestro proceso de perfección eterna hacia Dios.

 

Estamos a vuestro lado. Pedid y se os dará. Escuchad a vuestros Ángeles de la Guarda, porque recibiréis a través de vuestras intuiciones los mensajes necesarios, y a través de la colaboración con los demás hermanos, recibiréis el apoyo mutuo en cuanto a experiencias, en cuanto a vibraciones y en cuanto a vida física. No olvidéis que todo lo que hagáis en lo físico, en vuestros actos, es lo que más valor tiene. Convertid todas vuestras intenciones en actos, para construir ese mundo mejor que tenéis grabado en vuestro corazón.

 

[1] Comunicarse con el Ángel de la Guarda, Guía Espiritual o Hermano Mayor

[2] La solución a todo: La Regla de Oro de Jesús

 

Nota del transcriptor: el 22/03/2020, al día siguiente de publicar este artículo, vi la película “Tomorrowland: El mundo del mañana”, que transmite este mensaje, pero que no deseo dar más pistas. Las historias deben vivirse en tiempo real.

 


 

EL PERDÓN DE LOS PECADOS

 

COMUNICACIÓN RECIBIDA

 

El perdón de los pecados incluye:

-       La toma de conciencia.

-       El arrepentimiento.

-       La reparación de los mismos.

-       El propósito de no volver a fallar.

 

El arrepentimiento es una autoimposición de dolor, como consecuencia de comprender el daño causado o el error cometido, que al final siempre es daño para uno mismo, bien sea por el endurecimiento del corazón o por el embotamiento de la mente. A través del arrepentimiento, tanto mente como corazón se abren a un nuevo aprendizaje. La mente comprende que nuestro cambio hará que nosotros, y el mundo que hay a nuestro alrededor, seamos mejores. Y nuestro corazón siente en lo más profundo que el bien triunfa sobre el mal.

 

Normalmente, cuando la fase de arrepentimiento es solo de dolor, la percepción del bien no es clara, pero sí que percibimos el mal causado y desearíamos no haberlo hecho. Pero inmediatamente, cuando nuestra conciencia está correctamente alineada en el camino del Padre Eterno, el sentimiento de arrepentimiento lleva asociado inmediatamente la intención de no volver a cometer el error.

 

Hay arrepentimientos que son muy dolorosos, pero cuando se entiende que debe ser motivo de alegría porque hemos tenido la oportunidad de aprender, y que esa es nuestra misión en este mundo, la tristeza desaparece, porque comprendemos que, como seres imperfectos, todos y cada uno de los que poblamos este planeta estamos sujetos a cometer errores, que son oportunidades de aprendizaje. Por tanto, la tristeza del error se torna en alegría esperanzadora, porque al estar en el camino del Padre Eterno, todos nuestros actos en los que avancemos provocan felicidad.

 

La reparación del daño causado se puede realizar de muchas formas. Se puede restituir con creces lo que se ha destruido. Se puede pedir perdón con humildad a la persona a la que hemos provocado daño. Y si eso no es posible, debemos compensar el mal provocado por un bien que lo exceda ampliamente. No podemos contentarnos con devolver 10 si hemos destruido 10. Debemos devolver 100, porque eso es crear bien a nuestro alrededor. Y disponer de esas 100 dádivas a lo largo de nuestra vida es entender que disponemos de unos recursos materiales y morales que nos permiten progresar y nos permiten desarrollar el bien, de acuerdo a las oportunidades que la vida nos ofrece.

 

La generosidad es requisito esencial del arrepentido. Por lo tanto, repara con creces, sé humilde, porque la humildad es la puerta del arrepentimiento. Sin humildad nunca jamás habrá arrepentimiento, y nunca jamás se podrá reparar el daño producido.

 

El propósito de no volver a cometer errores de ese mismo tipo requiere atención. Por eso, tenemos la oportunidad de sentir dolor, para que nos recuerde el daño que provocamos. Pero también podemos sentir que hemos aprendido, que hemos aprendido profundamente y que, como consecuencia de ello, queda grabado en nuestra memoria mental y emocional, que nos permite evolucionar de forma inmediata.

 

Porque la comprensión es el salto evolutivo, y el dolor es el avance lento en el progreso. Es nuestra decisión, pero también es nuestra libertad, para poder elegir este camino luminoso. Y todas las noches, cuando te acuestes y tengas la oportunidad de repasar el día, es el momento perfecto para poder comprender todas aquellas oportunidades que has tenido para poder evolucionar. Intenta aprender y evitarás el dolor.

 


 

TRANSMITID LA PALABRA

 

¿Para quienes son las enseñanzas? Todas las enseñanzas están dirigidas a un determinado grupo de personas. Ninguna enseñanza genérica puede llegar a los corazones y a las mentes de todo el mundo, porque la diversidad de personas es absoluta, los niveles de elevación espiritual son infinitos y los grados de desarrollo físico influyen decisivamente. Así, a un niño, no se le pueden explicar las cosas del mismo modo que a un adulto; a un ignorante no puede explicársele como a una persona culta. Y mezclar la información produce rechazo, porque, si una persona ignorante recibe información elemental mezclada con información compleja, no la aprovecha en ninguno de los casos. Y lo mismo ocurrirá con una persona cultivada, que verá una pérdida de tiempo en la simpleza de la información que recibe.

 

Sin embargo, las almas de cada uno de vosotros, tienen finalidades diferentes y múltiples, a lo largo de vuestra existencia, y la información más profunda se puede llegar a simplificar, para que llegue a los corazones y mentes de los simples y de los niños. A través del humor y a través de la alegría se puede llegar a mucha gente. Y todos aquellos que reciben la llamada de cumplir su misión, de difundir la palabra de Dios, también pueden escuchar cuál es el modo en el que cada tiene la posibilidad de manifestarse. Y hay personas que la misión es educar a sus hijos, pero a la vez, de ser apóstoles entre sus familias. Otros recibirán el rechazo de ellos, y encontrarán buena acogida entre los extraños. Pero si mantenemos la fe, la confianza, podremos observar hacia dónde se dirige nuestro destino. Traducid a otros idiomas las palabras inspiradoras, convertidlas en lenguaje simple, en canciones para niños y adultos, en poesía. Transforman la verdad y le aportan belleza. Convertid las palabras en actos de dulzura, de cualquier manifestación de amor. Es transformar la palabra de la verdad en actos de bondad. Por lo tanto, la verdad, la belleza y la bondad deben manifestarse en cada uno de acuerdo con sus capacidades. Son los talentos de los que habla la parábola de nuestro Maestro Jesús[1]. Y cada cual dispone de los suyos para poder hacerse digno del cumplimiento de su misión en su vida actual. Aprovechad el tiempo si lo deseáis, porque tenéis la oportunidad de oro para poder transformaros y transformar a los demás. Sed paz, sed alegría. Transmitid todas las virtudes y silenciad todos los defectos, porque muchos de los que estáis criticando las acciones de otros no seríais capaces de hacerlo mejor.

 

Comprended, tened compasión de los que tienen las responsabilidades de la vida, y no son capaces de aprovecharlas para el bien de la humanidad, porque ellos pagarán por su iniquidad. Y concentraos en cumplir con vuestra parte, porque ese es el gran regalo que le estáis haciendo a la humanidad, porque vuestros actos serán la semilla que crezca y fructifique entre los demás hermanos. Por eso, buscad la forma, las miles de formas que hay de transmitir la Palabra, para que pueda llegar a todos los rincones de la Tierra a través de vuestra participación activa.

 

[1] Parábola de los talentos: Evangelio según San Mateo 25, 14-30

 


 

EL GRAN PROCESO DE LA EVOLUCIÓN

 

La evolución es el proyecto eterno del Padre Celestial para el crecimiento infinito de toda su creación, y para su aproximación paulatina, por mérito propio, hacia la realidad absoluta de su grandeza eterna.

 

A través de la evolución, todas las creaciones, simples e ignorantes, van adquiriendo conciencia del bien y del mal y sabiduría, van evolucionando y, como consecuencia de ello, se van pareciendo cada vez más a Dios. Esa es la gran misión que tenemos todos los seres evolutivos, que estamos compuestos de un alma inmortal, que tiene la oportunidad de pasar por diferentes estados que le permiten adquirir el aprendizaje y la experiencia, así como demostrarla durante las prácticas que se realizan en cada una de las sucesivas vidas. Del mismo modo que un estudiante de medicina, después de mucho estudiar, tiene que realizar una serie de prácticas y hacer un proyecto que le permita demostrar que ha aprovechado los conocimientos adquiridos, igualmente, cada alma evolutiva debe demostrar que realmente ha evolucionado, para poder ocupar misiones de mayor responsabilidad, de acuerdo a su mérito y capacidad. De otro modo, no existiría justicia, ni tampoco existiría equilibrio, porque se les podrían asignar responsabilidades para las que no tienen capacidad. Y Dios, en su infinita sabiduría, lo tiene en cuenta, y de acuerdo a la Ley del Libre Albedrío, que él implantó para toda la creación, garantiza que todos los seres que llegan a niveles de responsabilidad en la creación, están cualificados para ello, y tienen la conciencia necesaria para cumplir con estas misiones, con la confianza que da un padre a sus buenos hijos.

 

Por tanto, cuando nos quejamos de las pruebas que nos aporta la vida, estamos renunciando a la alegría que deberíamos sentir por tener la oportunidad de demostrar a nuestro Padre Eterno hasta qué punto hemos sido capaces de evolucionar, hasta qué punto hemos podido aprender las lecciones que recibimos, porque cada vez que cometemos errores, estamos demostrando nuestras incapacidades, y cada vez que triunfamos sobre el dolor de la adversidad estamos confirmando nuestro crecimiento y nuestra preparación para metas superiores.

 

Sed, pues, hermanos, conscientes de este proceso, y entended que La Regla de Oro de Jesús[1] es el camino para poder evolucionar en todos y cada uno de los obstáculos que os podéis encontrar. Mantened la esperanza, fruto de la fe-confianza que, con el conocimiento que está a vuestro alcance, ya nunca jamás deberá basarse en supersticiones, y mucho menos en miedo, sino en el conocimiento profundo de la Ley de Dios y de los motivos amorosos por los que sufrimos cada una de las pruebas.

 

Todos estáis ya en condiciones de entenderlo. Los que no lo hacen no pueden alegar ignorancia, sino que son contumaces, persisten en el error. Y cuando la verdad se muestra, la responsabilidad queda asignada. Y aunque para algunos pueda ser una mala noticia, sigue siendo consecuencia de su persistencia en el error. Porque qué mejor oportunidad podemos tener que nos expliquen el mapa del camino, para poder llegar al destino del mejor modo. Ese es el mensaje que dio el Maestro Jesús, y que venimos a confirmar los miles de seres espirituales que estamos trabajando constantemente por mostrar la Luz, para que voluntariamente podáis entenderla y podáis guiaros por ella.

 

Y no olvidéis transmitir la buena nueva, porque cada vez que penséis, que sintáis y que habléis de la buena noticia, estáis dirigiendo vuestros actos en esa dirección, estáis contribuyendo al apostolado, misión y responsabilidad de todos los seres humanos que estamos en posesión del conocimiento de la verdad eterna. Vuestra responsabilidad, al igual que la nuestra, nos llena de alegría y felicidad, nos facilita el sentimiento de nuestro protagonismo consciente y voluntario en el proceso evolutivo de todos los hermanos con los que contactamos, y nos permite, en nuestras encarnaciones, alejarnos de todas las tentaciones que aparecen en nosotros como consecuencia de nuestra debilidad, porque son sustituidas, sublimadas, por la conciencia de la misión que deseamos cumplir para glorificar la grandeza de nuestro Padre Eterno, y para formar parte de su proyecto evolutivo.

 

Seguid el camino del amor y de la compasión. Recordad que nada es vuestro. Y que nadie tiene derecho a juzgar, si no es nuestro Padre que está en los Cielos. Buscad la sencillez en la profundidad de vuestros pensamientos, y entended dónde hay amor y dónde hay miedo en cada uno de ellos. Porque eso os permitirá discriminar los pasos que estáis dando en cada momento, en vuestro proceso experiencial de la vida material. Y de este modo tendréis actuando a vuestra conciencia, a vuestro sentido del bien y del mal, en cada momento. Y si elegís el camino del amor, y si os alejáis del camino del miedo, estáis teniendo éxito en vuestro proceso humano carnal.

 

[1] La solución a todo: La Regla de Oro de Jesús

 


 

DEVOLVER BIEN POR MAL

 

La Ley de Dios es amor. Todo acto, todo pensamiento y toda emoción que salga de nosotros y que esté relacionada con el amor está en la línea, en el camino del Padre Eterno. Todo aquello que se aparte de los actos de amor, también se aparta de Dios. Por tanto, siempre debéis hacer bien, independientemente de cuál fuese el resultado de lo que os hagan a vosotros.

 

Devolver bien por mal es una de las grandes pruebas que permite vencer el orgullo, desarrollar la humildad, avanzar en el camino del perfeccionamiento espiritual y entender toda la creación, que sois capaces de transformar a través de vuestros actos. Porque donde hay discordia, poned concordia. Donde hay miedo, poned amor. Cambiará vuestra forma de ver la vida, de relacionaros con los demás, de desarrollar la comprensión de vuestra imperfección. Y os ayudará a sentiros felices, porque nada de lo que pase en vuestro exterior os afectará. Dejaréis de ser personas reactivas y seréis personas activas, protagonistas de vuestro proceso, e influenciadores de muchas personas, de las que seréis modelo de bien hacer. Y cuando vuestras acciones estén unidas a vuestra sonrisa y a vuestras expresiones de felicidad, estaréis mostrando un modelo que desearán imitar muchas personas.

 

Os he dicho, ya muchas veces, que debéis ser apóstoles del ejemplo. Eso no cuesta nada, porque cuando actuáis de acuerdo a vuestra conciencia, lo hacéis por el convencimiento de que estáis actuando de acuerdo a la voluntad del Padre Eterno. Y esas acciones serán mostradas a los demás, que verán en vosotros un reflejo de lo que deberían ser sus vidas. Y si tienen suficiente luz, serán capaces de copiaros, y eso os hará felices, no por orgullo personal, sino porque sabréis que la obra de Dios se va extendiendo. Pero vuestra humilde participación, cuando da sus frutos, os está demostrando que estáis siguiendo un buen camino.

 

El convencimiento de la decisión tomada para cumplir la voluntad del Padre Eterno debemos demostrarla a través de pruebas, desde las más simples a las más complejas. Cada prueba está en proporción de la necesidad que tiene cada alma de evolucionar. Por eso, una misma adversidad es sufrida de forma diferente por cada una de las almas que la padecen. Y las almas más evolucionadas entienden que son enseñanzas o demostraciones de la evolución que hemos llegado a alcanzar. Seamos consecuentes con ello. Mantened el convencimiento, la confianza, la fe, de que estáis por el buen camino siempre que devolvéis el bien, independientemente de cómo sean las acciones de los demás.

 

Fijaos la libertad que os supone, que nada de lo que pase a vuestro alrededor importa realmente, porque vuestra alma eterna está avanzando en el camino correcto. Vuestra luz iluminará a muchas otras luces, pero no debéis obsesionaros con ello. Mantened la felicidad que da el fluir en la energía cósmica del amor en todas sus manifestaciones: respeto a los demás, respeto a la naturaleza, cuidado de todo lo manifestado, servicio a todos los necesitados. Humildad, como fuente de sabiduría. Paciencia, como fuente de crecimiento. Atención, como fuente de la voluntad. Sonrisas, como fuente de la felicidad.

 

Buscad en cada momento la oportunidad de ser expresión de la palabra de Dios en vuestra vida.

 


 

LA EVOLUCIÓN

 

Solamente se puede evolucionar en libertad. La imposición jamás lleva a la evolución.

 

La evolución es un proceso, normalmente progresivo, que logra saltos en el momento en que se va adquiriendo consciencia plena de cada una de las fases por las que pasáis los hermanos evolutivos, tanto en el periodo de vida física, como en el periodo de vida espiritual, del aprendizaje que se puede ir logrando.

 

La comprensión y el dolor son los dos grandes maestros. La comprensión es el proceso natural y deseable, y el dolor es el aviso que se les da a los seres contumaces para que lleguen al proceso de comprensión. Y si esa comprensión no se produce, el dolor incluye sufrimiento. Pero cuando se comprende, el sufrimiento desaparece, y se entiende la oportunidad de aprendizaje, que la Providencia ha dispuesto para nuestra propia evolución.

 

El cambio producido en nuestra mente es absoluto cuando comprendemos esto, porque nos hacemos dóciles al camino del Padre, y todas las pruebas de la vida las entendemos, y nos damos la oportunidad de poder aprender rápidamente y sentir ese aprendizaje con el mínimo de dolor, y con el máximo de alegría. Esa alegría se puede entender también como resignación, ya que debemos comprender realmente esa alegría, porque entendemos que nuestro camino es el camino del Padre, y nunca podremos seguir su camino si nos revelamos contra las pruebas que la vida nos ofrece.

 

Debemos ser consecuentes con ello, porque hasta que no comprendamos esta importante noticia, siempre estaremos luchando, quejándonos y maldiciendo las pruebas que recibimos. Siempre nos costará admitir nuestros errores y siempre tendremos que superar todo este proceso con el sufrimiento del ignorante, que se resiste a la voluntad de Dios.

 

Por tanto, entended la importancia de la resignación, sin olvidar que tenéis oportunidad en todo momento de resolver todos los problemas. La resignación no consiste en dejar que los problemas nos ahoguen, sino en poder superarlos, para poder triunfar en las pruebas que Dios nos pone por delante. Pero cambia totalmente, como os he dicho, el modo en que se desarrolla el proceso interno, y precisamente ahí radica el gran cambio de quien conoce la Doctrina de la Evolución. Transmitid estas enseñanzas, porque facilitan el progreso y la felicidad de todos vuestros hermanos.

 


 

EL COMPROMISO DE PAREJA, EL DESENAMORAMIENTO Y EL ENGAÑO

 

Cuando las personas establecen un vínculo tienen unas responsabilidades. Dos amigos, dos amigas, establecen un vínculo que puede durar muchas vidas. Y esos vínculos tienen un compromiso mutuo, que está basado en la afinidad de pensamientos y de sentimientos. Pero las personas cambian y pueden distanciarse. Los amigos de la infancia desaparecen y surgen otros de la juventud. Estos desaparecen, y surgen otros en la vida adulta. Y cuando volvemos a contactar con aquellos amigos anteriores, en nuestro rostro puede dibujarse una sonrisa, pero en nuestro corazón hacemos esfuerzos por volver a establecer el mismo contacto que hubo entonces. Y si hemos cambiado de un modo sincronizado y armonioso, ese vínculo se volverá a establecer. Pero si nuestros caminos han ido por senderos diferentes, si nuestras evoluciones han sido diametralmente opuestas, nuestros pensamientos y nuestros sentimientos no establecen esa sincronicidad, y como consecuencia de ello tenemos ese sabor amargo que nos está diciendo por dentro “esta no es la persona con la que tan bien estaba hace muchos años”. Y nos despedimos amablemente, con la esperanza de no volver a contactar… o todo lo contrario, dependiendo de esa afinidad que se haya podido reestablecer.

 

En las parejas, en los matrimonios, ocurre exactamente lo mismo y no hay ninguna diferencia. Dos personas pueden compartir sus vidas en una misma casa, en un mismo lecho, tener hijos o no tenerlos, tener ideas, tener actividades. Todo eso forma parte de la vida. Y desarrollamos con eso unas responsabilidades. Romper un matrimonio exige resolver las responsabilidades. Engañar a un amigo es lo mismo que engañar a una pareja, es traicionar la confianza mutua.

 

En el momento en que las personas evolucionan entienden que la libertad es una dicha infinita, y en ese momento se comprende que podemos respetar las opiniones de los demás, sus gustos y compromisos, y ser coherentes con ese contrato que tenemos establecido a nivel espiritual y emocional con las personas.

 

Y cuando las personas evolucionan y cambian, y la afinidad desaparece, tienen que entender los compromisos que habían establecido a lo largo del tiempo. Y las actividades juntos, las posesiones juntos, los hijos juntos, tienen que ser resueltos. Son problemas que tienen que ser resueltos. Son circunstancias que deben resolverse, y cuando se está en el camino del amor siempre se da. En el camino del amor no puede haber egoísmo. Siempre se da. En el camino del amor no puede haber miedo. Siempre se da. Pero no se puede establecer confianza con una persona que nos haya traicionado, de acuerdo a nuestros principios que tenemos actualmente.

 

Habéis sido inducidos para leer el fragmento de “amad a vuestros enemigos”[1] y tenéis ahí la oportunidad de meditar sobre la importancia que tiene el dar, el respetar, el ser uno en el camino con una persona que ya no nos ama. Porque solamente a través del ofrecimiento se puede mostrar nuestra grandiosidad. Porque si esperamos que los demás den el primer paso ¿qué somos? Somos miedosos, egoístas, pero jamás podremos decir que estamos en el camino del Padre Eterno. Por eso, toda relación de matrimonio es una relación de amistad, y tiene el mismo valor sagrado que tiene la amistad con cualquiera. Las formas de expresión del amor son infinitas, y los acuerdos que se establecen están relacionados con la cultura en la que vivís. Pero eso no tiene nada que ver con que Dios lo apruebe. Dios solo aprueba el amor, en todas sus manifestaciones. Y eso vive en la mente y en el corazón de cada persona. Sed amor, sentid amor, expresad amor en todos nuestros actos. Y de ese modo estaríais cumpliendo los designios del Padre Eterno.

 

[1] El Evangelio según el Espiritismo, Capítulo XII, pág. 197 y ss.

 


 

LAS ENFERMEDADES

 

La sanación es un proceso en el que se reequilibran todos los ritmos y fluidos corporales, después de haber sido alterados por eso que llamáis enfermedad. Todas las enfermedades, ya sean por traumatismos, por infecciones, por diferentes tipos de disfunción psicológica, etc. se manifiestan por alteraciones bioquímicas en vuestro organismo. El reequilibrio de estas actividades, de estos ritmos, se puede hacer de muchas formas, pero todas incluyen la necesidad de tener confianza en la recuperación y propósito de que se realice, porque a través de ellos, de la confianza y del propósito, se va a disponer al organismo para que reciba, de un modo positivo, todos los tratamientos médicos que puedan ser necesarios.

 

Del mismo modo que si nos resistimos al amor de Dios sufrimos de forma indecible, igualmente ocurre cuando nos resistimos al reequilibramiento de los ritmos vitales que han ocasionado la enfermedad. Porque es necesario un proceso personal para que la salud, que se ha alterado, pueda volver a adoptar el estado correcto que todos deseamos. Pero recordad que la salud es una expresión del equilibrio físico y psíquico, y la enfermedad es una expresión de estar desequilibrados. Por tanto, cumplid con vuestras obligaciones como seres encarnados, para poder mantener vuestro cuerpo y vuestra mente del mejor modo. Todo lo que da salud está vinculado a la naturaleza y al amor en todas sus manifestaciones.

 

Sonreíd a la vida, sonreíd a vuestro ser interno, confiad en todos los procesos, porque todos ellos tienen su finalidad. Todo lo que os pasa son grandes oportunidades para evolucionar. Estad atentos, observad vuestras enfermedades. Sed conscientes de cómo podéis aprovechar esos periodos de convalecencia para profundizar en vuestros pensamientos, para entender en qué podéis mejorar, porque cualquier error requiere el mismo proceso evolutivo que cualquier pecado. Porque pecado y error son dos formas de indicar lo mismo. Porque cuando cometemos un error, existen unas consecuencias, independientemente de que sepamos más o menos.

 

Un error es una acción a la que no le hemos prestado la atención suficiente, la intención suficiente o el trabajo suficiente para que se lleve a buen término. Y de eso, cada cual es responsable. Mantened la atención en esa responsabilidad, porque es lo que os facilitará el comprender en qué falláis y podréis, de un modo muy rápido, corregir vuestros errores.

 

Y las enfermedades, en la mayoría de los casos, son indicadores de cosas que tenéis que mejorar; en otros casos son motivos de expiación por errores cometidos anteriormente; y en algunos casos, también son compromisos con los que se viene a este mundo, para poder ayudar a evolucionar a otros, a través del sacrificio personal. En cualquiera de los casos, la atención debe manifestarse para poder trabajar por la mejoría.

 

Combatir las dificultades forma parte de nuestra esencia, de nuestra misión en el mundo, y las enfermedades son dificultades que, gracias al progreso humano, cada vez se superan mejor, porque también, cada uno de los seres que pueblan la Tierra, va avanzando individualmente en este progreso, y gracias a ello, vuestro entorno se hace más amigable, y os permite estar en mejores condiciones para poder recuperaros. Los sufrimientos son más ligeros, porque vuestra conciencia va creciendo. Fijaos los grandes avances del ser humano desde el siglo XIX, donde cambiaron absolutamente los modelos de vida gracias a la evolución de la tecnología. Igualmente, también evolucionó la ciencia médica, y facilitó la recuperación ante las diversas enfermedades.

 

Pero eso, en ningún caso os quita la responsabilidad de mantener vuestra atención, porque gracias a ella seréis capaces de entender que todo sufrimiento tiene su motivación de progreso. El dolor, el sufrimiento, es un aviso que nos permite centrarnos en el proceso evolutivo, y siempre se producirán estos avisos de acuerdo con la dureza de nuestro corazón. Cuanto más próximos a la luz del Padre Eterno nos encontremos, los avisos serán más dulces y delicados, serán más compasivos, pero siempre porque son los adecuados que cada uno de nosotros necesitamos en nuestro proceso evolutivo personal. Y por ello, las enfermedades que asolaban a la humanidad anteriormente, ahora se van controlando de un modo mucho más eficaz, porque ya no son necesarias para el sufrimiento de muchos de los habitantes del planeta. Pero no siempre ocurre así, y es decisión de cada persona avanzar en su progreso.

 

Como conclusión, mantened la intención y la atención en el progreso espiritual, buscad el bien en todos vuestros actos, cumplid con la Ley del Amor. Y mientras sufrís enfermedades, mantened vuestra atención, porque tendréis las oportunidades de dar grandes saltos evolutivos, porque dispondréis de tiempo para meditar, de dolor para ser conscientes de vuestras necesidades, y de humildad para comprender que somos demasiado insignificantes como para que el orgullo pueda ser útil en nuestra vida.

 


 

LO QUE TRANSMITIMOS

 

Cuando comunicamos, ya sea información propia o ajena, estamos movilizando una serie de energías, ya sea la información verídica o falsa, ya sea la información optimista o pesimista, de esperanza o de resignación.

 

Lo que nosotros aportamos forma parte de la responsabilidad de nuestros actos. Cuando una persona se encuentra deprimida, todos podemos entender intuitivamente que debemos subir su ánimo. Cualquier cosa contraria produce efectos perniciosos para su salud. En situaciones normales, esto implica que determinadas personas pueden recibir alguna información que nosotros transmitamos que les provoque una sensación agradable, y a otras, esa misma información les va a provocar una sensación desagradable.

 

Sin embargo, en el momento en que nos encontramos, cualquier mensaje relacionado con el miedo, con el odio, con la desesperación, a todas las personas a las que le llega les está activando todos los sentimientos que menos necesitan en este momento. Los mensajes de denuncia, perfectamente pueden convertirse en mensajes de esperanza porque, si somos capaces de poder actuar con el ejemplo, los que no lo hacen quedan en perfecta evidencia.

 

Por tanto, recordad que provocar consternación o miedo en las personas tiene tanta responsabilidad en el que actúa como en el que transmite la información, cada uno en su grado correspondiente. Los tribunales de justicia deben buscar aproximarse, en la medida de sus posibilidades, a la justicia de Dios, pero son ellos los que tienen esta responsabilidad en la sociedad. El resto de los ciudadanos pueden transmitir estas denuncias de buen modo, evitando crear crispación, explicando, aportando pruebas. Y una vez que se ha logrado desenmascarar a los culpables, corresponde a estos tribunales hacer justicia.

 

Los demás debemos continuar con nuestra vida, intentando el progreso a través de nuestras obras. Por tanto, denunciar las irregularidades es importante, pero transmitir miedo, odio, es diferente.

 

Cuando un alma es amorosa, sus actos también lo son, y aporta su ejemplo, que es el mejor modo de denunciar al que actúa con malas prácticas. Porque de nada sirve indignarse porque alguien actúe mal si nosotros no actuamos del modo correcto, si no somos ejemplo ante esa mala práctica. Esto nos llenará de luz en cada una de nuestras acciones, y permitirá transmitir grandes cantidades de luz al resto de las personas.

 


 

LA POLÍTICA ÉTICA

 

Cuando observamos cómo funcionan las democracias nos damos cuenta lo importante que es la ética en las relaciones a todos los niveles. La democracia fue un gran avance en relación a los reinados y las dictaduras, pero solo garantizan el funcionamiento adecuado si lo asemejamos a un organismo. En él existen células que se encargan de corregir los defectos que se producen en otras. Toda hemorragia es cubierta con plaquetas para evitar la pérdida de la sangre. Toda infección es atacada por los glóbulos blancos para defender los órganos. Pero cuando hay unas células que comienzan a atacar el propio organismo, ese cuerpo sufre mucho y puede llegar a morir. Estamos hablando de cáncer. Del mismo modo, cuando los partidos políticos no buscan el beneficio del país son como un cáncer, porque buscan su supervivencia, aunque sea a costa del propio organismo, es decir, del propio país. Desde este punto de vista, también ocurre lo mismo con cualquier delincuente individual o colectivo, ya sea político o no, ya que atenta contra las personas, que forman parte del conjunto de la sociedad.

 

Pero volvamos al tema. El concepto de la oposición en la democracia, en la práctica está completamente desvirtuado. Una oposición debe valorar negativamente todas las acciones del gobierno que consideren malas para el país, argumentándolo de un modo riguroso y objetivo. Pero también debe valorar positivamente todas las acciones del gobierno que consideren buenas para el país. Si todo lo que hace un gobierno estuviese mal, el país sencillamente iría al desastre en muy poco tiempo, y eso es poco habitual, por lo cual, cuando los partidos de la oposición están criticando duramente todas las medidas que adoptan los gobiernos, en muchos casos se equivocan evidentemente, lo que dice mucho de la calidad, ética y entendimiento de esos partidos. Y si esas medidas que toman los partidos gobernantes suponen limitaciones en los derechos y libertades y empeoran las condiciones de vida del país, está claro que ese partido que gobierna no es eficiente, y debe ser denunciado por la oposición. Ese es su trabajo.

 

En democracia, la responsabilidad está diluida en todos los ciudadanos con derecho a voto. Cuando se vota de forma irresponsable, asumen el poder partidos irresponsables, que están integrados por personas irresponsables y que como consecuencia de ello provocan efectos dañinos necesariamente con las decisiones que adoptan. La responsabilidad está en las personas, en los ciudadanos, y los cargos públicos no deben ser “cargas”, por lo cual hay que analizar la honradez con la que actúan cada persona y cada partido, y meditar si la ideología tiene algo de importancia o lo que realmente es más importante es que gobierne la persona y el partido más honrados, porque nuestra experiencia debe servir para poderse aplicar en todos los ámbitos de nuestra vida, y las decisiones que toman nuestros gobernantes nos afectan a toda la colectividad, tanto en el ámbito económico, ya que gestionan todo el dinero público, como en todos los demás aspectos sociales en los que son elemento protagonista, y que siempre acaban afectándonos de un modo u otro.

 

Por todo ello, la responsabilidad individual que nos otorga la democracia es un privilegio que, como todos los demás bienes que nos regala la vida, está en nuestra mano hacer un uso responsable. Y para ello es necesario informarse, porque desde la ignorancia no podremos tomar decisiones coherentes.

 

“La verdad os hará libres” (Evangelio según San Juan 8:31)

 


 

ESTARÍA BIEN QUE NOS ECHASEN UNA MANO

 

COMUNICACIÓN RECIBIDA

 

-       Si nos desviamos un poco porque estamos despistados, estaría bien que nos echasen una mano ¿verdad?

 

Esa no es la voluntad del Padre Eterno, porque no sois unos niños, y tenéis una responsabilidad, y para que podáis avanzar por vosotros mismos tenéis que saber tomar las decisiones. No podéis haceros dependientes de la información que recibáis. Tenéis que confiar en vosotros mismos. La información que llega a vuestro corazón y a vuestra mente es vuestra. Os la podemos inducir los hermanos que están a vuestro lado. Y esa información que recibís, solo vosotros sois responsables de qué hacer con ella.

 

-       Entonces ¿dices que mi guía o mis guías espirituales están siempre a mi lado?

 

Tienes un Guía Espiritual, y tienes muchos espíritus protectores. Pero debéis entender que no estáis protegidos en lo físico, estáis protegidos para que vuestras respuestas ante la adversidad tengan la posibilidad de recibir la intuición del Camino de la Verdad. No os vamos jamás a decir que tenéis que hacer las cosas de un modo determinado. Eso es vuestra responsabilidad. Si no ¿qué valía tiene eso?

 


 

¿POR QUÉ SE SUFRE?

 

COMUNICACIÓN RECIBIDA

 

-       Si estás en el camino de Dios ¿por qué se sufre?

 

Porque la evolución se basa en ir cambiando hacia mejor, y esto que parece que es evidente, no se entiende cuando se está en una situación de comodidad. Mejorar significa salir de eso que ahora llaman “la zona de confort”, y es necesario esforzarse para mejorar.

 

-       Pero ¿por qué sufrir?

 

Porque no lo entiendes. Cuando lo entiendes, ya no se sufre. Como todos los seres evolutivos, cometerás errores, y todos los errores deben de pagarse. En el momento en que entras en el camino del Padre Eterno, se deja de sufrir. Cuando estás avanzando por el camino. Pero todos los errores implican sufrimiento. Hay una diferencia clara entre dolor y sufrimiento. El dolor es una consecuencia de las cosas, de la experiencia de la vida, pero el sufrimiento es la elección que hacemos cuando no deseamos seguir el camino del Padre. Porque cuando estamos en el camino del Padre entendemos que todo es como tiene que ser. Y el dolor de la vida lo asumimos, no nos rebelamos ante él. Entonces hay dolor, pero no hay sufrimiento.

 


 

LOS VELOS QUE NOS CIEGAN DE LA VERDAD

 

Creéis que estáis en posesión de la verdad, creéis que conocéis sobre las cosas, pero muchos de vuestros conceptos, mañana serán ampliados a través de la evolución incesante del ser humano. Por tanto, debemos mantener la humildad, para entender que nuestros conocimientos siempre son limitados y, por tanto, estar en condiciones de escuchar y de observar, para poder analizar con justicia todas las experiencias que nos llegan a través de otros hermanos y a través de la propia vida. Porque hay muchos velos que nos limitan en el conocimiento de la verdad, y el mayor de ellos es el orgullo. El orgullo es el que nos engaña diciéndonos que nosotros somos los únicos que tenemos la posesión de la verdad. Ese orgullo nos ciega, porque no somos capaces de admitir la posibilidad de que los demás puedan tener mejores razones que nosotros; no nos permite admitir que nuestros conocimientos son incompletos, y nos mantiene bloqueados en nuestro nivel de ignorancia.

 

Lo opuesto al orgullo es la humildad, y ya os he dicho en repetidas ocasiones que la humildad es la base esencial del progreso. Es necesario ser humilde para aprender de sí mismo y para aprender de los demás y de la propia vida.

 

Pero también podemos encontrarnos con otros velos. El velo de la equivocación, el velo del error, porque en base a conceptos erróneos preexistentes en nuestra vida podemos mantener puntos de vista que rechacen la verdad. Cualquier opinión, por absurda que nos pueda parecer inicialmente, tenemos la oportunidad de poder valorarla, de acuerdo a criterios de la razón. Analicémosla. Pero lo primero que tenemos que hacer es analizar las bases en las que se sustentan las razones propias, porque todo proceso de razonamiento comienza sobre unas bases que se establecen, y esas bases pueden ser erróneas.

 

Durante muchos siglos se planteó la hipótesis de que la Tierra era plana, y de acuerdo con ella se desarrollaron explicaciones que justificaban los movimientos de los diferentes astros en el firmamento. Y todo era perfectamente razonable de acuerdo con aquél punto de vista. Pero, como podemos comprender, si esa base sobre la que nos apoyamos no es real, todo el resto del proceso, por muy razonable que pueda parecer, continúa siendo irreal también. Y los únicos conocimientos que nos pueden servir como base de confianza son los que están relacionados con el bien, y aquellos que la ciencia ha demostrado de un modo inequívoco, pero entendiendo que nuestro conocimiento del bien actual nunca jamás será absoluto, porque nosotros no somos absolutos, y los conocimientos de la ciencia nunca son completos. Porque todo permanece en constante evolución. Por lo tanto, a pesar de que esas bases son las que deben sostener toda la estructura de nuestro conocimiento, debemos entender que nunca será completa e inmutable, porque inmutable solo es la verdad de Dios, y a ella solo llegamos de un modo limitado, de acuerdo a nuestras capacidades.

 

Otro de los velos con los que nos podemos encontrar es la desconfianza. En algunos casos nos puede servir para evitar caer en el error, pero la desconfianza en la providencia de Dios nos impide avanzar, porque tarde o temprano, siempre tenemos que dar pasos con los ojos cerrados. Siempre debemos comprobar, sin conocer todavía. Y la confianza que podemos tener en seguir el camino del Padre Eterno nos facilitará que todos aquellos errores que cometamos estén siembre basados en las buenas intenciones, por lo que podremos rectificar de inmediato en caso necesario. Porque ¿qué pasaría si mantuviésemos la contumacia de persistir en los errores? La evolución jamás se produciría. Nunca aprenderíamos.

 

Mantened la atención en todo lo que os pasa en la vida, tanto a nivel interno como a nivel externo, para que podáis avanzar con paso firme en el progreso hacia Dios. Entended las oportunidades que os da el mantenimiento de la atención, el mantenimiento de la humildad y el mantenimiento de la fe, para descorrer los velos que os apartan de la verdad. Y, por tanto, pedid, pedid y se os dará, porque es necesario que pidáis para demostrar que estáis predispuestos a recibir.

 


 

LOS QUE MÁS SUFREN

 

En este mundo hay muchos de nuestros hermanos que han llegado con muy variadas dificultades. Los hay que han nacido en la más absoluta pobreza, sin una luz de esperanza. Los hay que han nacido con dificultades mentales, con dificultades físicas, con dificultades emocionales. Pero todos estamos limitados en mayor o menor grado, y las personas que son deficitarias son más dignas de compasión por parte de los que tienen la fortuna de haber nacido con otras cualidades más desarrolladas. Y digo fortuna porque da posibilidades de evolucionar, pero también da responsabilidades.

 

Tened en cuenta que todos los hermanos necesitados de compasión, necesitados de amor, necesitados de ayuda, son oportunidades que tenemos para poder demostrar que nosotros somos dignos merecedores de los bienes que hemos recibido en el mundo. Nada como la compasión absoluta ante el que sufre, que nos permite remover nuestras conciencias, y preguntarnos “qué es lo que yo puedo hacer para poder aliviar sus necesidades”. El primero entre vosotros tiene que ser el último, recordadlo bien, y tenéis que estar dispuestos al servicio a vuestros semejantes. Por eso, las personas que han decidido ayudar a todos los hermanos sufrientes, son los que tienen más oportunidades de crecer en cuanto a las capacidades que han recibido del Padre. Porque son las grandes oportunidades que nos da la vida, las que podemos aprovechar.

 

Cuando un hermano sufriente ha decidido venir a este mundo con una limitación o ha decidido sufrir un percance a lo largo de su vida para encontrarse impedido o limitado, se ha autoimpuesto una gran prueba, que le permitirá una rápida evolución si la asume de buen grado. Tened en cuenta que muchos de los hermanos que tienen deficiencias mentales o graves problemas físicos han venido con la única intención de ayudar al desarrollo de la compasión de las personas con las que conviven, y ese sacrificio les honra, porque nos da a los demás las oportunidades de poder crecer en amor y en compasión, nos da las oportunidades de ayudar, de estar siempre dispuestos, de ser realmente los últimos entre todos. Por tanto, cada vez que os crucéis con uno de estos seres, con uno de estos hermanos, recordad que siempre os están dando oportunidades para desarrollar el amor, y que es un gran privilegio el poder servirles.

 


 

AYUDAR A TRAVÉS DE LA ORACIÓN

 

Tenéis la oportunidad de empezar a ayudar a los hermanos sufrientes a través de la oración. Empezad por vuestros familiares, tanto encarnados como desencarnados, con las personas que conozcáis, e iréis ampliando vuestro círculo de protección a través de la oración. Porque es intercesión a Dios Padre para que los Hermanos de Luz puedan influir del mejor modo posible sobre las almas, dándoles la protección necesaria, e inspirándolas, para que puedan avanzar en el camino del bien. Desarrollar la oración de acuerdo a vuestra voluntad, porque eso también es uno de los modos esenciales de manifestar la caridad en todo momento.

 


 

LAS ÚNICAS PRUEBAS QUE PODRÉIS SUPERAR

 

Cuando tenéis confianza en la voluntad de Dios, todas las pruebas las entendéis. Cuando observáis solamente el dolor, os quedáis fijados en él, y esa fijación os hace débiles, porque al fijaros en él, al quedaros impregnados del dolor, entráis en forma de miedo.

 

Estos conceptos tan sencillos, como el amor y el miedo, os permiten comprender de una forma simple el modo en el que se puede progresar, el modo en el que se puede comprender la vida, y el modo en el que se puede mantener la confianza. Porque ninguna prueba puede ser superada si estáis en formato de miedo. Solo las pruebas en las que estáis en confianza en el Padre Eterno son las que podréis superar. Tenedlo bien en cuenta. Es una gran lección muy importante para el proceso vital de toda la humanidad. Todos aquellos seres que entienden esto son capaces de evolucionar de un modo muy rápido.

 

Y cometeréis errores. Y no pasa nada. La eternidad está de vuestra mano. Tened en cuenta que los errores son los grandes maestros de vuestra vida. Que los errores de los demás son [también] los grandes maestros de vuestra vida. Y en el momento en que luce la Luz Divina en vuestro corazón, vuestros aciertos y los aciertos de los demás os sirven de mapa y de guía para vuestro comportamiento en el futuro.

 


 

EL PROCESO DE LA MUERTE

 

Dios, en su infinita sabiduría, decidió la transición del plano espiritual al plano físico y del plano físico al plano espiritual.

 

El nacimiento se produce por un proceso natural, donde se realiza la composición y agregación de células hasta formar lo que entendéis por un ser vivo, pero que ya vive en el interior del seno materno desde el mismo momento de la concepción. Asimismo, la muerte o transición del plano físico al plano espiritual, consiste en la liberación del cuerpo físico y, a partir de ese momento, el resto, que es eterno, ya no necesita de ese cuerpo físico, el cual, del mismo modo que una planta marchita, se va degradando y se integra en la tierra, formando parte del ciclo vital de la naturaleza.

 

Y del mismo modo que se puede nacer de muchas formas, con pocos meses o con más, que hay bebés que parece que no se deciden a salir del vientre de sus madres y se demoran más, igualmente el proceso de separación puede ser igualmente muy variado, incluso mucho más, ya que existen más posibilidades que se pueden producir, desde la plácida separación del espíritu por el paso de los años, de modo que el cuerpo físico queda dormido y fallece plácidamente, a multitud de situaciones, tranquilas o violentas, suaves o cargadas de miedo. Porque el conocimiento que se puede tener del proceso de la vida y de la muerte influye mucho en cómo se transita, y la fe en la continuidad de la existencia tras la muerte es el elemento más determinante a la hora de realizar el proceso en paz y armonía. En este sentido, las enseñanzas espíritas permiten entender, como ninguna otra, la verdadera magnitud del proceso de la muerte, dado que se han producido, y se siguen produciendo, muchísimos testimonios de espíritus desencarnados, que explicaron el paso, ya sea positivo y feliz, o negativo y doloroso, cada cual de acuerdo a la voluntad y a las obras de sus vidas anteriores.

 

Para que se produzca una determinada experiencia en el proceso de desencarnación, porque denominarlo muerte es una forma burda de explicarlo, ya que la muerte real no existe, este proceso puede estar condicionado por muchas circunstancias, desde las experiencias, más o menos afortunadas que se hayan tenido durante la vida, a los acuerdos a los que se llegó antes de nacer, y que se solicitó morir de un determinado modo, para expiar pecados de vidas anteriores, o también para poder influir positivamente sobre personas con las que se comparte el tránsito, ya sean familiares, amigos y otras personas que puedan estar presentes durante el proceso de desencarnación.

 

La sabiduría de Dios es infinita y, por tanto, todo lo que nos pueda ocurrir, hay que entenderlo que se basa en la manifestación de su voluntad, y que todo constituye oportunidades que tenemos para avanzar en el eterno proceso evolutivo y creativo del universo. Tanto la alegría y la paz de las virtudes, como el dolor y la angustia de las penas, son elementos que nos dan oportunidades de crecimiento. Aprovechadlas, porque cada segundo de vuestra vida está preparado para que tengáis la oportunidad de evolucionar, incluidos, por supuesto, los procesos de los estertores de la muerte.

 

Por tanto, no pretendáis juzgar a alguien como bueno o como malo por haber tenido una muerte apacible o trágica. Cada caso es personal, y todo tiene su finalidad. Y, sobre todo, evitad juzgar, porque como dijo el maestro Jesús, no juzguéis si no queréis ser juzgados, pero sí aprended, que es diferente, porque las enseñanzas que podáis adquirir de las experiencias de los demás os van a permitir adelantar gracias a vuestro proceso de humildad y de atención.

 

Entendedlo bien, de modo que las experiencias que podáis observar de otras personas también son grandes oportunidades de aprendizaje y, del mismo modo que es importante aprender a vivir una vida digna, manteniendo la fe que nos da el Padre Eterno, igualmente tenemos la oportunidad de comprender el tránsito de desencarnación, para poder sobrellevarlo con la atención y la esperanza que nos da la fe.

 


 

ACOMPAÑAR EL TRÁNSITO DE LA MUERTE DEL CUERPO FÍSICO Y DESPUÉS DE ÉL

 

Cuando tenemos la certeza de que a una persona le queda poco para poder transitar del plano físico al mundo espiritual, tenemos la posibilidad de poder ofrecerle la elección de entender, en esos últimos momentos, la importancia que tiene el arrepentimiento, así como la confianza en que el túnel por el que pasará no será largo y oscuro, sino que podrá prestar atención a todos los Hermanos de Luz que vendrán a apoyarle; para que aproveche lo que le queda de vida en este plano y que se regocije por todo el bien que ha hecho, y que se arrepienta por todo el bien que no ha podido hacer. Que sepa que cuando abandone el cuerpo físico, tendrá la posibilidad de seguir mostrando ternura y amor a todos sus seres queridos, del mismo modo que hacemos en la distancia.

 

Cuando un ser querido se encuentra próximo a fallecer, el proceso de acompañamiento constituye uno de los más sublimes modos de compasión. Durante el proceso, en los últimos momentos, horas, días, o incluso meses, se puede ir induciendo a las personas a que entiendan la importancia de arrepentirse de todos los errores cometidos en la vida, y para ello es necesario que se hagan conscientes de las palabras amables, respetuosas, siempre exentas de culpa, siempre mostrando apoyo y compasión, siempre dirigidas a nivel general.

 

Dan la oportunidad a estas personas a que tomen decisiones, porque de nada sirve que seamos nosotros los que pidamos, si ellos no adoptan la decisión de desear redimirse. Por eso es tan importante el poder de la influencia que podamos realizar. Y siempre estaremos con posibilidad de recibir la intuición de los mensajes de los Hermanos de Luz, para que puedan ser ellos, a través de nosotros, los que puedan transmitir las palabras necesarias en cada momento. Esa es la frase que dijo Jesús a sus discípulos de que “no penséis lo que vais a decir, porque el espíritu hablará a través de vosotros”[1].

 

Por eso, entended todo el valor que tiene la oración del alma, que nos permite pedir, para que se nos dé. Y esa oración del alma está siempre basada en pedir para el mejoramiento de los demás. Y qué momento más trascendental y más urgente que pedir para las personas que están finalizando su experiencia física terrestre, para que puedan aprovechar este último periodo en una limpieza consciente de su alma. De poco sirve enviaros frases que os sirvan como referencia, porque no tenéis que aprender frases, sino entender la importancia de hablar en espíritu, para poder trasladar los mensajes de seres mucho más elevados que nosotros, a las personas que lo necesitan.

 

Igualmente, una vez que ya han desencarnado, que su alma ha dejado de estar vinculada al cuerpo físico, tenéis la oportunidad de poder serles de gran ayuda realizando las mismas peticiones a los Hermanos de Luz, que estarán siempre dispuestos a cumplir con vuestras solicitudes, siempre que estén dirigidas al crecimiento espiritual. Pedid ayuda para los hermanos desencarnados, para facilitarles superar el estado de turbación que se produce tras la muerte, para que puedan hacerse conscientes de vuestras oraciones, que puedan decidir, con humildad, pedir al Creador la ayuda necesaria para poder guiarse a través del camino luminoso que muestran los Hermanos Espirituales elevados, y eso lo podéis lograr a través de la oración, pidiendo tanto para que ellos escuchen y se hagan conscientes, como para que los Hermanos de Luz les apoyen en este proceso. Tened en cuenta que no debéis pedir con la intención de recibir un beneficio vosotros, sino por el bien de ellos, pero tened en cuenta que la satisfacción, la felicidad, brotará de vuestros corazones con este tipo de trabajos, porque no hay mayor felicidad que contribuir a la mejora del prójimo.

 

[1] “Mas cuando os entreguen, no os preocupéis por cómo o qué hablaréis; porque en aquella hora os será dado lo que habéis de hablar. Porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros” (Evangelio según San Mateo 10, 19-20).

 


 

CONSEJOS PARA CUANDO SE NOS APROXIMA LA MUERTE

 

SOLICITUD

 

¿Cómo puede hacer una persona para poder aprovechar su último periodo de tiempo de encarnación?

 

RESPUESTA

 

Este proceso es el mismo que durante el resto de la vida. Sed conscientes de la importancia del perdón de los pecados[1], porque cualquier momento es bueno para arrepentirse, cualquier momento es bueno para desarrollar el propósito de no volver a cometer los mismos errores, y cualquier momento es bueno también para comprometerse a reparar los daños causados, ya sea a lo largo de la vida presente o en la vida futura espiritual o, con toda probabilidad, en las siguientes encarnaciones.

 

Con ese compromiso consciente se puede obtener la gracia de evitar el sufrimiento de los contumaces, y permitir que cuando llegue el momento de volver a encarnarse, tengan la oportunidad de haber desarrollado un proceso de arrepentimiento consciente e iluminado que les permita una mayor facilidad a la hora de establecer su compromiso divino en la siguiente encarnación.

 

Es un cambio muy importante el que se provoca en el estado desencarnado cuando se ha producido el arrepentimiento del alma ante los pecados cometidos. Y aunque no tengamos tiempo en esta encarnación para poder reparar todos los daños producidos, hay veces que, con unas pocas palabras, se consigue corregir una relación tumultuosa, un trato degradante o el dolor de nuestros desprecios. Hasta el último suspiro dispone todo ser encarnado para mostrar compasión sobre sí mismo, entender lo limitado de sus capacidades y, con humildad, encomendarse a Dios, Padre Todopoderoso, para cumplir su voluntad en cada minuto de vida que le quede. Por ello, este proceso, aunque sea corto y la muerte esté acechando, puede obtener muchas ventajas en su progreso espiritual. Porque no hay mayor estímulo que los hechos que se ciernen sobre nosotros, y cuando se crece a través de ellos y se logra la fe en la mano del Señor sobre nuestra vida; la esperanza en su justicia, que nos permita ser redimidos, ser perdonados, incluso aunque hayamos reparado poco los errores cometidos; y el amor, que transforma nuestras vidas en todo momento, cualquier instante es adecuado para que el amor se pueda manifestar a través de nosotros y de nuestra voluntad.

 

Por tanto, hermanos, comprended la importancia que tiene que, hasta el último suspiro de vuestra vida, podáis aprovecharlo para poder avanzar en el camino del Padre. Pero no creáis con ello que llevar una vida sin decoro, una vida de oscuridad, apartados de su camino, va a poder ser compensada con unos instantes de arrepentimiento. Sí que van a contribuir, porque todo cuenta. Pero fijaos hasta qué punto tenéis llena la bolsa de espiritualidad y hasta qué punto la bolsa de iniquidad, porque se pesarán en la balanza de la vida. Todo cuenta.

 

Y si sois conscientes de que poco antes de la muerte tiene una gran importancia el arrepentimiento, también podréis comprender que son unos minutos tan preciosos como el resto de los que disponéis en vuestra vida. Porque nunca sabréis en qué momento vais a finalizar este trabajo. Por tanto, comenzad ahora. No esperéis. Ahora es el momento. Y la decisión os permitirá cambiar completamente y hacer que el resto de vuestra vida constituya un crecimiento para vuestra alma en el amor hacia todo, y en la caridad, en cada momento que surja con todos los hermanos que puedan estar necesitados de ella.

 

[1] Ver atículo El perdón de los pecados

 


 

LA JUSTICIA Y LA VENGANZA

 

La justicia es el modo de establecer unos criterios de equilibrio entre los miembros de una sociedad. El ejercicio de la justicia normalmente se suele entender con las acciones de castigo contra los culpables, aunque también entendemos que es de justicia premiar las buenas obras.

 

Ser justos en la vida implica ejercer justicia con todo lo que nos ocurre y dar lo que se merece cada cual. Sin embargo, cuanto más nos aproximamos a Dios, nuestra justicia se parece más a la justicia de Dios. Y Dios jamás castiga, sino que da numerosas oportunidades, para que cada cual tenga la posibilidad de aprender, de acuerdo con sus capacidades. Y, por tanto, encontramos aquí el verdadero sentido de la justicia, cuando se administra siempre con la compasión debida.

 

Sin embargo, muchas veces, se confunde justicia con venganza, y es evidente que la venganza es el oscuro resultado de desear el mal a los demás, autootorgándonos la potestad de entender sobre sus actos. Pero nunca podremos conocer los móviles que motivan a actuar a una persona, y el hecho de que nos haya hecho mal, no debe justificar el devolver ojo por ojo y diente por diente. Esa justicia no es la justicia de Dios, porque si así fuese, nosotros estaríamos extinguidos. Todos los seres evolutivos estaríamos extinguidos desde el principio, porque en nuestros procesos evolutivos, al principio se cometen muchos errores, y si recibiéramos el castigo por cada uno de ellos, duraríamos muy poco.

 

Por ello, el concepto de venganza debe ser borrado del vocabulario de cualquier persona que quiera seguir el camino hacia Dios, y el concepto de justicia debe basarse siempre en la compasión y en devolver bien por mal. Porque si hay algo que conseguimos por la experiencia del mal es convertirnos en transformadores de ese mal en bien. Seamos, pues, modelo de justicia, entendiendo estas palabras, y apliquémoslas a toda faceta de nuestra vida, desde las relaciones personales familiares, hasta las relaciones laborales y de todas las organizaciones sociales en las que estamos involucrados.

 

Demos muestra de justicia compasiva, para poder conseguir tener una familia, una sociedad, un planeta, una vida, en fin, que sea justa y compasiva también. Porque no hay nada que se cree que no empiece por nuestra propia iniciativa. Si esperamos que sean los demás los que den el primer paso, estaremos desperdiciando la oportunidad de convertirnos en creadores de nuestros modelos de vida perfecta a los que aspiramos. Y si nada hemos hecho, ningún mérito tenemos.

 

Entended la importancia de tomar decisiones coherentes en la vida, para poder transformar vuestro entorno del mejor modo posible. No hay nada fuera de lo que vosotros, individualmente, podáis hacer. Esta también es una de las manifestaciones de la compasión que debéis sentir hacia vuestros hermanos sufrientes en la vida. Porque, si ellos no son capaces de cambiar y vosotros tampoco lo hacéis, nada podéis reprocharles.


 

LOS AVANCES EN MEDICINA PARA CURAR LAS ENFERMEDADES Y ALARGAR LA VIDA

 

SOLICITUD

 

¿Cómo valoráis los avances en medicina para curar las enfermedades y alargar la vida?

 

RESPUESTA

 

Todas las sociedades evolucionan. De acuerdo con la evolución, sus avances en la ciencia médica os permitirán alargar cada vez más la vida, y hacerla más placentera. Podéis comprobar que en estos últimos siglos habéis conseguido grandes avances. Estos avances os permiten disponer de una vida más larga, que os facilita el poder interiorizar vuestros pensamientos.

 

Cuando estabais dedicados exclusivamente a la supervivencia, no podíais dedicaros a pensar. El tiempo de ocio no se os entrega para que podáis “matar el tiempo”. El tiempo de ocio es una oportunidad que disponéis para poder aprovechar el desarrollo evolutivo de cada uno de vosotros. Si actuáis como niños, invirtiendo vuestro tiempo en juegos y en futilidades, en cualquier cosa que sea superficial, entended que no lo podéis estar aprovechando en vuestra evolución.

 

La evolución se logra a través de aprendizaje y de práctica. Ese aprendizaje y esa práctica se basan en lo que marca la voluntad de Dios. Y podéis divertiros, y podéis disfrutar de la vida, pero hacedlo siempre en base al desarrollo del amor.

 

Por tanto, toda la ciencia que vuestras sociedades puedan alcanzar tiene la posibilidad de facilitaros la elevación espiritual, porque disponéis de comodidad, disponéis de tiempo, disponéis de conocimientos, y de acceso a la información, que os permita aprender cómo lo hacen los demás. Y cada lección que recibáis del exterior, debéis de profundizar en vosotros mismos, para que la lección verdadera sea capaz de emerger de vuestro interior. Porque vuestro Espíritu Guía os enviará la información que necesitéis.

 

Todas las experiencias de la vida os permiten recibir enseñanzas que podéis desarrollar y consolidar a través de vuestro Espíritu Guía, y eso lo podéis hace ahora[1], cuando no estáis sometidos al esfuerzo del trabajo, al miedo del peligro y al dolor de la enfermedad.

 

Por eso es tan importante el progreso científico en las sociedades, para que podáis disponer de todas estas capacidades en el momento en que tenéis la posibilidad de poder aprovecharlas. Si estas capacidades se hubieran desarrollado en la Edad Media, las guerras hubieran sido muchísimo más crueles y, por tanto, esta ciencia siempre está en consonancia con el progreso espiritual, porque son complementarias estas dos facetas del ser humano, el progreso de sabiduría y el progreso del espíritu. Deben ser complementarias y equilibradas para que podáis ascender del modo adecuado, para que vuestra evolución, vuestro progreso, sea adecuado.

 

Nunca podréis avanzar en el plano espiritual si no disponéis de tiempo, de salud y de confort necesario para poder desarrollar vuestras capacidades. Y esas oportunidades que tenéis, tantos y tantos seres en este momento, tenéis la oportunidad de poder aprovecharlas. Pero siempre es decisión vuestra. Tenéis libre albedrío, ya os lo hemos dicho muchas veces. Nosotros solo damos consejos. Las enseñanzas son consejos, pero solamente, cada uno de vosotros es responsable de poder seguirlos o ignorarlos.

 

[1] Se refiere a esta época de confinamiento por la pandemia del coronavirus.

 


 

EL LIDERAZGO

 

-       ¿De qué hablamos cuando nos referimos al liderazgo? ¿jefes, padres, guías? ¿hablamos de liderar nuestra propia vida?

 

Cuando dirigimos, estamos asumiendo una responsabilidad, porque nuestros actos marcan el modo de pensar, sentir y actuar de las personas que nos siguen, ya sea por una cuestión de afinidad, de carácter laboral, incluso en el caso de los padres respecto de los hijos. El liderazgo exige meditar antes de decidir, saber cómo se asignan los cometidos, conocer a las personas para que esos cometidos puedan cumplirlos de un modo adecuado, que siempre debe formar parte de nuestra ética evolutiva, que se basa esencialmente en la Ley del Amor. Cualquier actividad, incluida la guerra, debe basarse en la Ley del Amor, porque en el momento en que nos alejamos de ella, todo es destrucción, todo es desgracia, miedo e injusticia.

 

Pero para conseguir que esto ocurra es necesario ser ejemplo, pero también ser un elemento motivador que permita entusiasmar a las personas con el positivismo de tener una meta importante que lograr. La monotonía es una de las grandes lacras en cualquier actividad. Por eso es tan importante crear entusiasmo. Ser capaces de vivir cada día de un modo nuevo, descubrir que todo es especial, que todo merece la pena. Eso es encontrar el sentido de la vida, encontrando el sentido en cada una de las actividades que realizamos, desde el mismo gesto de respirar, y mantener una actitud de agradecimiento permanente por todas las ventajas que recibimos por estas actividades que tenemos la oportunidad de desarrollar para ser útiles a los demás.

 

Somos personas, pero también somos parte de unos colectivos (parejas, grupos) que tienen mente propia, conjunto de las mentes de todos sus integrantes, Y cada vez que compartimos nuestras opiniones debemos ser consecuentes con las opiniones de los demás, hacernos entender por la mente y por el corazón, y buscar la evolución progresiva, casi nunca radical, de las cosas. Porque por buena que pueda ser una idea, cuando se instaura de repente, en realidad se está imponiendo, y no se suelen conseguir los efectos positivos que se pudiesen pretender. Al menos en el primer momento. Por eso, salvo en casos de urgencia, podemos comprobar que se aumenta la eficacia cuando la implantación de toda novedad se hace como la digestión, suave, progresiva y adaptada a las circunstancias de cada persona.

 


 

LA AVARICIA

 

Todos los que decimos tener algo en la vida sufrimos con la avaricia. No entendemos que todo lo que tenemos es un regalo del destino. Hay personas que se esfuerzan una y otra vez y no consiguen riqueza. De hecho, muchas de ellas lo tienen justo para poder sobrevivir cada día. Sin embargo, otras personas, apenas sin esfuerzo, viven de una forma cómoda, incluso nadan en la opulencia. El esfuerzo, por tanto, no es decisivo para tener riquezas. Tampoco lo es el talento, porque hay personas con mucho talento, pero no tienen oportunidad de aprovecharlo o lo dedican a asuntos superfluos. También hay personas que, sin talento especial, nacen en la opulencia, reciben herencias, les toca un premio… y sin tener necesariamente talento y sin esfuerzo, obtienen una fortuna que puede cambiar sus vidas hacia mejor… o hacia peor. Por lo tanto, ni el esfuerzo ni el talento son decisivos para tener riqueza.

 

¿Pero por qué anhelamos la riqueza? Porque nos da capacidad para vivir más cómodamente, para hacer cosas que sin riqueza no podríamos hacer, etc. Pero también es cierto que las personas ricas, en cualquiera de sus medidas, tienen también sus problemas y sus limitaciones. Horarios de trabajo, compromisos y otras muchas razones. Por lo tanto, la riqueza no da garantía de cumplir con nuestras expectativas y esperanzas y, por lo tanto, no es sinónimo de felicidad.

 

Lo que sí es cierto es que cuando tenemos algo, cuando decimos que tenemos algo, en ese momento nos asalta el terrible miedo a perderlo. De ese modo, el amor desaparece en nuestras vidas por culpa de nuestro enfoque de la riqueza. Porque ya hemos dicho que, donde hay miedo, no puede haber amor.

 

Por tanto, ¿qué podemos hacer con la riqueza para poder ser felices y poder desarrollar el amor en todas sus manifestaciones? La respuesta es “compartir” todo lo que es razonable. Eso no quiere decir que se vaya regalando dinero por las calles, sino que, cuando el corazón y la mente nos lo indican, debemos ser generosos. Y cuando estamos en equilibrio con la mente, pensando a través del corazón, y el corazón sintiendo a través de la mente, en ese momento entendemos que nada de lo que tenemos es realmente nuestro, sino que forma parte de la vida. Y la vida nos ofrece oportunidades, oportunidades para compartir y oportunidades para aprender.

 

La riqueza aumenta nuestra responsabilidad porque nos da unas capacidades de las que no disponen los pobres, pero también nos dan unas determinadas limitaciones. Por tanto, seamos consecuentes con nuestra realidad y aprovechemos la vida de un modo digno, entregando a cada cual de acuerdo con nuestras posibilidades y sus necesidades. Eso es lo que haría un padre con sus hijos, y eso es lo que debemos hacer con todas las personas que nos rodean.

 

Y con esa actitud generosa nos daremos cuenta del regalo que supone la riqueza en esta vida. Porque todo lo que es realmente bueno, produce satisfacciones, y aumentan estas satisfacciones cuando se comparten con los demás. Porque la felicidad tiene su fundamento en hacer felices a los demás. Esa es la esencia del amor que debe presidir toda nuestra vida.

 


 

NO SE PUEDE SER FELIZ EN EL MAL

 

A pesar de la imagen que puedan dar todos los malos de la Tierra, a pesar de las riquezas que se puedan obtener de forma ilícita, del poder que se obtenga fraudulentamente, de la popularidad que arrastre a masas ciegas, todo esto son satisfacciones perecederas, que siempre están cargadas de la amargura de la culpa, de la sombra de la crueldad, de la pena de la mentira. Son trabas que se ponen a la verdadera libertad y felicidad, porque obligan a esclavizarse a todas estas necesidades fatuas que los mantienen en un vicioso círculo en el que el miedo a perder lo que han conseguido les obliga a aumentar, cada vez más, sus oscuras actividades.

 

Cuando alguien basa su vida o su éxito en la mentira, en el dolor ajeno, en provocar la infelicidad o la injusticia, está clavando en su alma una lanza que lo va desangrando continuamente, y que no curará la herida hasta que su actitud cambie totalmente, se arrepienta del daño cometido y repare todo el mal producido.

 

El que actúa mal nunca puede lograr una satisfacción verdadera. Puede intentar justificarlo por la vanidad, se puede rodear de un montón de bienes materiales, pero eso jamás le producirá la ternura del alma, jamás llenará su corazón de la verdadera felicidad, esa felicidad que se consigue con la ayuda a los demás, buscando la felicidad de los demás. Fuera de esa felicidad, todo lo demás son vanos intentos de conseguir satisfacciones mundanas y egoístas que, como cualquier otra droga, solamente impulsan a crear un vacío existencial que pretende cegarse con el constante impulso de estas vanas satisfacciones.

 

Pero además se está dificultando el progreso, porque cuanto más profundo caigamos en esta trampa, tanto más nos costará salir de ella. Se entra en un círculo vicioso, exactamente igual que con el consumo de drogas. En muy poco tiempo, nos hemos olvidado del objetivo de felicidad que todos tenemos impreso en nuestra alma, y continuamos manteniendo la ceguera de satisfacer los instintos mundanos. Pero si observamos nuestras señales internas, enseguida nos damos cuenta de que las sonrisas de nuestro rostro no se corresponden con las de nuestro corazón.

 

Entended la gran diferencia que hay entre la búsqueda egoísta del placer y la búsqueda altruista de cubrir las necesidades de los que no pueden satisfacérselas por sí mismos, y comprenderéis hasta qué punto puede tener trascendencia vuestra vida.

 


 

LAS DISCUSIONES, LOS DEBATES Y EL DIÁLOGO CONSTRUCTIVO

 

En todas las relaciones humanas hay intercambio de opiniones que, junto con la experiencia bien aprovechada y la meditación-interiorización, son el fundamento esencial del aprendizaje. Si nuestras opiniones difieren de las de los demás los denominamos habitualmente debates o discusiones. En estos casos hay una pugna por tener la razón, y cuando hay enfrentamiento, nace el miedo de perder, por lo que no puede haber amor. Para ello, nuestra mente utiliza como armas todo tipo de argumentos, de razones, ya sean ciertos o falsos en nuestra realidad actual, y las emociones que se construyen con ellas nos guían de acuerdo con ese objetivo marcado.

 

Pero la realidad, la verdad, no siempre está de nuestro lado, pero en nuestra obsesión por querer tener la razón, solamente vemos nuestros argumentos, y los del contrario se analizan únicamente para intentar rebatirlos como sea en cada situación. Y, cuando nos damos cuenta, ya hemos cambiado el aprendizaje evolutivo del diálogo didáctico por la lucha para hacer vencer nuestras razones sobre las de los demás.

 

Así nunca encontraremos una solución correcta, un aprendizaje útil, solo será una solución acomodada a nuestro acertado o errado punto de vista inicial que, probablemente, lo podamos incluso consolidar todavía más, dada nuestra obcecación por querer tener la razón, en lugar de abrir los ojos a las opiniones de los demás, esas opiniones que tanto nos pueden enriquecer.

 

Pero podemos cambiar en un proceso instantáneo. Solo es cuestión de decisión y de atención. Decisión de dialogar, escuchando de un modo noble las aportaciones de los demás, presentando nuestras opiniones únicamente cuando se observa interés de los demás por escuchar. De este modo, ninguna palabra podrá colisionar, porque guiaremos la conversación por el camino de la comprensión y, en el momento en que observemos que el amor no reine en ese diálogo, debemos asumir la responsabilidad de reconducirlo o suspenderlo, porque ya os he dicho que cuando no hay amor, hay miedo.

 

Veamos un ejemplo, que se muestra en El Libro de Urantia, La vida de Jesús, Documento 125, 5, 8:

“Trasmitía sus enseñanzas con las preguntas que hacía. Por medio del planteamiento hábil y sutil de sus preguntas, conseguía simultáneamente desafiar sus enseñanzas y sugerir las suyas propias. En su manera de preguntar combinaba con tal encanto la sagacidad y el humor, que se hacía amar incluso por aquellos que se indignaban más o menos por su juventud. Siempre era totalmente honrado y considerado cuando efectuaba estas preguntas penetrantes. Durante esta tarde memorable en el templo, mostró su reticencia característica, confirmada en todo su ministerio público posterior, a sacar ventaja desleal de un adversario. Como adolescente, y más tarde como hombre, parecía estar completamente libre de todo deseo egoísta de ganar una discusión simplemente por el placer de triunfar sobre sus compañeros por medio de la lógica. Una sola cosa le interesaba de manera suprema: proclamar la verdad eterna y efectuar así una revelación más completa del Dios eterno”.

 

Recordad este episodio del gran Maestro Jesús. Hacía preguntas a los sacerdotes que eran enseñanzas en sí mismas. Aunque los demás estén cargados de orgullo, este tipo de preguntas les obligan a responder y acaban necesitando escuchar, que es el primer paso para que se mantenga el diálogo. Por tanto, ante el orgullo o la obcecación, busca la amorosa tolerancia, escucha, porque cada proyecto que se tuerce, en realidad podemos observarlo como una oportunidad para la sorpresa y para el aprendizaje. Abrid los ojos, porque tenéis la oportunidad de entrenar vuestra capacidad de amor. Haced preguntas calmadas, sonreíd. Entiende que, cuando tú cambias, todo cambia. Eso es influir positivamente en una discusión y transmutarla en diálogo.

 

Pero también puede ocurrir que los argumentos de la otra persona sean acertados. Detente por un momento, analiza, comprende, asume el error y agradece esa nueva enseñanza que has recibido. Nunca ha habido una persona que siempre tuviese razón, porque nuestra mente nos ciega. Abramos los ojos ante la verdad en cada momento para aprender y mejorar todo nuestro entorno y nosotros mismos, abramos los ojos ante la duda para ser capaces de discernir lo correcto de lo erróneo, abramos los ojos ante el error para probar nuestra humildad y paciencia y permitir mejorar las cosas. Quien no asume la posibilidad de cambios en su vida jamás podrá evolucionar.

 


 

LA SOLIDARIDAD

 

Nota del transcriptor: Queridos hermanos, este mensaje se sale del ámbito estrictamente personal y trasciende más allá, proponiendo un cambio evolutivo en la sociedad, donde se vaya implantando la Ley del Amor a nivel colectivo. Se trata de desarrollar un modelo de apoyo de grupo, donde pueda mantenerse el consenso y la libertad, por lo que solo se parece a los modelos de sociedades familiares (bien avenidas) que conocemos. Aquí se propone comenzar con pequeños grupos, familia y/o amigos, para poder entender que el apoyo de todos para todos es la solución que nos permitirá crecer en seguridad y, por tanto, en felicidad.

 

COMUNICACIÓN RECIBIDA

 

La solidaridad es una de las grandes cualidades que permiten el desarrollo de las sociedades en armonía. Se basa en la confianza entre las personas y, por lo tanto es necesario, como premisa fundamental, establecer unos lazos de confianza, para que los apoyos que se otorguen estén bien aprovechados. En una sociedad solidaria no se puede ir prestando a todas las personas sin establecer un criterio justo y coherente, porque se podrán utilizar los recursos de un modo bueno o malo, y no se debe ser solidario con los que son insolidarios, ya que destruyen cualquier iniciativa, aprovechándose de ella y sin aportar beneficio a la colectividad. Hay que saber protegerse de ellos. Por tanto, buscad, apoyad, al que realmente lo necesite. Sed cautos a la hora de actuar, porque los recursos siempre son limitados, y es necesario sembrar en suelo fértil para conseguir buenos frutos. Desarrollad, por tanto, primero unos lazos de amistad estrechos, y practicad la solidaridad posteriormente con quien consideréis que reúne las condiciones para que se empleen vuestros recursos prestados de un modo razonable y consecuente.

 

Porque apoyar a una persona necesitada, desconocida, es ejercer caridad, que es diferente. Con la solidaridad se logra una seguridad en el apoyo mutuo, en el apoyo del grupo. La caridad es una emoción que surge a nivel individual y que busca sofocar los sufrimientos de las personas. Pero el principio de solidaridad transforma sociedades, porque crea conjuntos de personas cubiertos bajo un principio fraternal de apoyo mutuo, que facilita la recuperación cuando uno cae, a través de la ayuda de todos. Así, la caridad es individual, y la solidaridad es colectiva. En la caridad solo se espera el éxito en el apoyo a la persona sufriente. En la solidaridad se está buscando el éxito en el apoyo del propio grupo a él mismo. Porque cada uno de los integrantes del grupo es parte de él, y el sufrimiento y la necesidad de cada uno de los individuos busca satisfacerse con el apoyo de la colectividad. Es el modelo básico de relación verdaderamente fraternal en el nivel de pequeños grupos.

 

Y cuando el principio de solidaridad se extiende a niveles de organización de regiones y países, las capacidades de progreso se incrementan de un modo exponencial. Pero no confundáis el concepto de solidaridad social con el socialismo o el comunismo, porque la realidad de estas doctrinas está basada en la anulación de la iniciativa del individuo, y eso es un atentado contra la ley natural de la libertad y del progreso. El desarrollo de las capacidades de cada persona no puede ser homogeneizado, porque se cometerían muchas injusticias, se infravaloraría y desaprovecharía el esfuerzo y la capacidad, y se consumirían los recursos en sostener a los ociosos y vagos. Así, las sociedades no pueden evolucionar jamás, porque ahoga la iniciativa, que es la base del progreso.

 

El principio fraternal de colaboración, la solidaridad, implica apoyar al que lo necesita realmente, devolviendo el préstamo en plazo razonable y garantizando el correcto empleo de estos recursos de apoyo para el progreso de la sociedad, y no solo para la satisfacción de las necesidades del individuo perezoso.

 


 

LA CARIDAD (1)

 

SOLICITUD

 

Querido Dios, Padre Todopoderoso, te doy las gracias por este nuevo día que nos ilumina, por haber descansado en el sueño reparador y haber despertado con la sensación de felicidad que aporta la tranquilidad, y la plenitud de la vida, para poder ponerla a tu servicio. Te pido que me permitas contactar con los Hermanos de Luz, para que pueda recibir la información necesaria para comprender la caridad. Espero poder ser digno vehículo de las enseñanzas que me otorgáis.

 

COMUNICACIÓN RECIBIDA

 

La caridad es el gran privilegio que Dios pone en nuestras manos para poder ser su representación en el plano físico. La caridad es el modo esencial de atenuar el dolor de las personas sufrientes. La caridad es el reconocimiento de que todo lo que está a nuestra disposición son dádivas de las que disponemos para poder contribuir a mejorar el mundo. La caridad es aportar lo que está en nuestra mano para consolar a quien está necesitado, ya sea de alimento, ya sea de cobijo, ya sea de aliento o de comprensión.

 

El tiempo es lo único que tenemos que jamás se puede restituir. Regalar tiempo a los demás es una gran obra de caridad. De hecho, las personas egoístas se caracterizan por no conceder tiempo a nadie y centrarse solo en ellas mismas.

 

La caridad es la consecuencia inmediata de la compasión. Es la puesta en práctica de soluciones ante la observación del sufrimiento. Es asumir el protagonismo de la solución a los problemas que tienen otros, por la satisfacción de poder ayudarlos.

 

Cuando un ser necesitado recibe la ayuda, puede actuar de una forma agradecida o de un modo egoísta. La verdadera compasión permite que no haya en nuestro corazón ninguna respuesta hostil, que no haya ninguna expectativa, que no esperemos la respuesta amable como compensación necesaria de nuestros actos. Porque cada alma tiene su proceso, tiene sus experiencias, y es necesario entender que alguien puede estar pasando por una situación desoladora, y no se encuentra en condiciones siquiera de mostrar agradecimiento ante las ayudas que recibe. Pero la aportación que podamos hacer siempre contribuirá a darle oportunidades de entender el camino del bien. Por lo tanto, no desfallezcáis en la caridad, porque es la gran oportunidad que damos a los demás para dirigir su mirada hacia Dios, y poderle decir “gracias”.

 

De este modo, la acción caritativa aporta oportunidades, tanto al que da como al que recibe. Y la caridad debe entenderse como un modo de ayuda, no de sacrificio. Tiene que ser una forma de sentir felicidad, y no remordimiento. Un modo de sentir el convencimiento de que estamos contribuyendo al bien, no una sensación de obligación que nos puede imponer nuestra educación religiosa o nuestras convenciones sociales. Porque cuando se actúa sin la intención principal de ayudar al que lo necesita, cualquier otro motivo siempre entra dentro del ámbito del egoísmo. Sentid, pues, las oportunidades que os da la vida para poder manifestar la caridad.

 

Tened en cuenta que todo acto que esté en el camino del Padre Eterno produce felicidad en nuestra vida. Esta felicidad es el mayor regalo que podemos recibir. Nos hace sentir que estamos en el camino de Dios, nos permite conectar con la chispa divina que vive en nuestro interior. Nos permite aumentar nuestra vibración y poder sintonizar con niveles más elevados de amor. Por tanto, el concepto del sacrificio rompe con el objetivo principal de la caridad, debiendo centrarnos en que caridad es felicidad.

 

Actuad, por tanto, con caridad, hermanos, porque es la llave que os abrirá todas las puertas del crecimiento espiritual. Si sentís la llamada de ir a buscar al necesitado, que nada os lo impida, pero Dios pone en nuestro camino las cosas, por lo tanto, entended que vuestra vida es la gran escuela que habéis elegido. No es necesario viajar a la otra punta del mundo para poder ejercer la caridad. Encontraréis en el momento en que seáis necesarios, para que Dios ejerza su influencia sobre los demás a través de vosotros.

 


 

LA CARIDAD (2)

 

La caridad es una de las más sublimes expresiones del amor. Cuando alguien os tiende la mano, entended que necesita vuestra ayuda. Desechad los pensamientos negativos. Si no lo necesita, nadie está pidiendo en la calle. Y darles una limosna es algo que debería haceros pensar. Imaginaos que estuvieseis vosotros en esa situación. Pensad qué es lo que querríais que ocurriese.

 

Entended que es muy importante mirar a los ojos a las personas, y la primera forma de caridad que debéis ejercer es la del amor. La transmisión del amor en todas sus manifestaciones, de acuerdo a las circunstancias de cada momento. Unas veces podrá ser dándoles dinero, pero en la mayoría de las ocasiones será dándoles esperanza. Dadles apoyo, permitidles que entiendan que tienen la posibilidad de poder progresar, porque la dignidad perdida como consecuencia de la necesidad, hace que sea muy difícil superar la situación, y si tenéis la posibilidad de poder influirles con una frase amable, podréis estar alegrando el día a esa persona.

 

Entended la importancia del contacto. El contacto visual, el contacto de las manos, el contacto de los corazones, el contacto de las almas. Cuando alguien viene a pediros, muchas veces, lo que necesita es, precisamente, que le transmitáis amor. Y la caridad se puede realizar en cualquier momento del día, en cualquier situación en la que observéis que hay alguien que puede necesitaros. Tendedle la mano, sin obligarles, pero que entiendan que estáis dispuestos a ayudar en lo que necesiten.

 

Esa es la forma de caridad que se puede aplicar a todas las personas, porque es la manifestación del amor en todas las relaciones en las que os encontréis.

 

Por tanto, no entendáis el concepto de caridad como ayudar económicamente a los necesitados, que eso también lo es, pero hay veces que una sonrisa puede ser la mejor de las ayudas, la mejor de las terapias, para una persona que se siente sola, que se siente triste, que se siente perdida, y que está buscando una luz que le pueda guiar en el camino que necesita para salir de la situación en la que se encuentra. Observad hasta qué punto puede ser importante que le apoyéis en ese momento.

 

Pero ejercer la caridad no significa sentir pena, sentir compasión, en el sentido en el que se entiende habitualmente. Esa es una forma de sufrir con la otra persona. Fijaos en lo que puede hacer un médico con un enfermo, observa la enfermedad y hace lo que sea necesario para resolver el problema.

 

Así hay que actuar, sin sufrir por ello, sino transmitiendo esperanza, en primer lugar, a vosotros mismos, porque las situaciones que puedan parecer más dolorosas, debéis entender que si os llegan a vosotros a través de la experiencia es porque algo tenéis que aprender de ello, y la ayuda que podáis dar a cualquier persona es una forma de avanzar en el camino hacia Dios de un modo muy rápido. Ya lo dijo el Gran Maestro Jesús, cuando nos enseñó que, cuando estéis ayudando a un necesitado, a él lo estáis ayudando. Por tanto, mantened los ojos abiertos, porque en la vida os encontraréis muchas situaciones en las que tendréis la oportunidad de dar lo que los demás necesitan. Y no siempre es una cuestión económica o material. En muchas de las ocasiones también puede ser de tipo moral, dándoles ánimo, dándoles alegría, o simplemente escuchando.

 

Nota del canalizador: considero oportuno leer, en el documento Una nueva sociedad, la sección “ayudar a los necesitados”. Las conclusiones solo las puedes sacar tú.

 


 

LA REACCIÓN ANTE LA ADVERSIDAD Y NUESTRA RESPONSABILIDAD

 

Esta pandemia que sufrís[1] no es igual para unas personas que para otras. Hay personas que sufren la soledad, personas que desarrollan el compromiso, personas que rechinan los dientes de miedo, personas que abren su corazón a la esperanza.

 

Comprended que cada alma recibe lo que necesita en cada momento. Y el mismo don que nos da el cielo, para unos es un castigo y para otros es una gran oportunidad.

 

Por eso, la importancia de las palabras que vosotros compartís, porque tienen la capacidad de cambiar las mentes y los corazones de las personas. Meditad antes de hablar, y recordad el camino del amor en cada uno de vuestros actos, que solamente se pueden manifestar si previamente habéis desarrollado unos pensamientos y unos sentimientos relacionados directamente, sumergidos absolutamente, en el amor de Dios.

 

-       ¿Ves que esta pandemia va a remitir pronto?

 

Ya os dijimos que nuestro trabajo, nuestra misión, que nos llena de satisfacción y de alegría, está relacionada con la moral y la espiritualidad. Esta pandemia es una gran oportunidad que tenéis para abrir vuestros corazones, para transmitir todo lo bueno, bello y verdadero. Si observáis constantemente la infantilidad de tantos y tantos hermanos, que solamente se dedican a actuar como pequeños bufones en esta sociedad de la información, veis constantemente a personas con altos niveles de responsabilidad, cuyos grados de egoísmo pasan por alto las normas mínimas de seguridad…

 

La pandemia remitirá cuando vosotros controléis la situación. Vosotros, como sociedad. Y cada uno de vosotros tenéis la posibilidad de influir sobre los demás seres del mundo a través de todas las herramientas de que disponéis, empezando por el ejemplo, y continuando por vuestras comunicaciones.

 

[1] Se refiere a la pandemia del COVID19, durante el año 2020.

 


 

EL DOLOR Y LA ENFERMEDAD

 

El dolor y la enfermedad son indicadores de las descompensaciones que tiene nuestro cuerpo. Debemos escuchar nuestro cuerpo y darle amor, cargarlo de la intención amorosa de mejorar, de la alegría que da nuestra decisión de seguir el plan divino de Dios.

 

El restablecimiento del organismo comienza a funcionar, porque las células y los átomos comienzan a aumentar su vibración, una vibración impregnada de la fe en la curación, esa fe que permite autosanarse, llenándonos de felicidad a través de la actitud de confianza en el camino que nos pone el Padre Eterno para cumplir con nuestro destino de progreso.

 

Es una decisión que permite un cambio sustancial en el modo de entender la vida, porque cuando estamos sintonizados en el camino de Dios, todo lo que nos ocurre lo entendemos, lo aprovechamos, lo agradecemos, y evolucionamos con cada paso que damos, practicando la Ley del Amor en todos nuestros pensamientos, sentimientos y actos.

 


 

LA RESPONSABILIDAD EN LA ERA DE LA INFORMACIÓN

 

Estáis en la era de la información, pero los que informan, en su mayoría son grandes ignorantes. Tenéis que tener la valentía, pero también la caridad y el tacto, de agradecer las informaciones infantiles y superfluas, pero informad de que vuestros objetivos y vuestro tiempo deseáis dedicarlos a tareas que están fuera de esa línea. Y pedid comprensión a las personas, porque os comunican las cosas de buena fe. Pedid humildemente la comprensión, y pedidles que os hagan el favor de llenar vuestras redes de amor, en lugar de recibir malas vibraciones.

 

Toda la información que no contribuye al camino del Padre Eterno, es contraria a él. Tenéis que decirlo con tacto, tenéis que seguir el camino del bien. Si producís dolor, estáis apartándoos del camino del amor. Cada persona es diferente, y como consecuencia de ello, a cada persona hay que comunicarle las cosas de forma diferente también.

 

Los mensajes que se reenvían son carentes de alma. Estáis contaminados de información que no es útil, pero todas las personas que os envían mensajes de este tipo están demostrando en qué vibración se están moviendo.

 

Vosotros no sois responsables de los demás, pero si adoptáis la decisión de ser apóstoles del Padre Eterno, vuestra obligación es asumir el papel responsable de mantener unas relaciones con los demás basadas en el nivel más sublime de espiritualidad. “El que calla, otorga”, dice el refrán. Si recibís mensajes absurdos y no respondéis con nada, estáis transmitiendo que estáis de acuerdo con ellos.

 

-       ¿Quieres decirme que mande un mensaje maravilloso que diga “vamos a dedicarnos solamente a mandar pensamientos positivos; por favor, no me mandéis pensamientos negativos, no quiero recibirlos”?

 

Cada persona es diferente. Las personas a las que conoces son normalmente las personas que te envían la información. En el mundo de las redes, puedes recibir información de otras personas a las que no conoces, pero “por nuestros hechos nos conocerán a todos”, y recibir información basada en el miedo, basada en el odio, o simplemente superflua, es para vosotros una gran pérdida de tiempo.

 

El camino que os marco, para que podáis elegirlo si lo deseáis, es evitar toda la contaminación que os llega a través de las redes. Si tenéis la forma amorosa de poder transmitir mediante el ejemplo, enviando mensajes positivos, estáis demostrando, estáis dando ejemplo, de buena práctica, pero debéis transmitir también que no estáis dispuestos a recibir mensajes que estén fuera de vuestra onda vibratoria.

 

Las alabanzas se deben dar en público, pero los reproches se deben hacer en privado. Tened esto en cuenta, y tenéis que estar revestidos, constantemente, de amor en todas las palabras. Qué mejor que hablar directamente a las personas, en lugar de enviarles mensajes, para que puedan llegar a entender la vibración que sale de vuestro corazón.

 

Sois apóstoles, si lo queréis ser, y para ello tenéis que enfrentaros a la adversidad, y de poco sirve que los demás reciban mensajes llenos de belleza si se mezclan en el fango de las cosas mundanas.

 

Zarandead a los demás como la vida os ha zarandeado a vosotros. Una vibración de esperanza que hace que cambiéis de un modo inmediato, porque llegáis a comprender cuál es camino que realmente estabais buscando, para cumplir lo que dentro de vosotros os está empujando, día tras día, constantemente. Y cuando os alejáis de ello se produce una insatisfacción en vuestra alma que os deja vacíos.

 

Comprended el gran proceso, siempre a través del amor. Y habrá personas que se separen de vosotros, porque no quieren comprenderlo, pero vosotros seguiréis amándoles igualmente, y respetaréis sus decisiones, porque estaréis en la línea del Padre Eterno, y entendéis el libre albedrío, para que cada cual entre en esta corriente cuando lo crea oportuno. Es el gran respeto que debéis mostrar constantemente.

 

Y os hará pacientes, y escucharéis antes de hablar. Y solo hablaréis de acuerdo a lo que realmente esté maduro en vuestra alma. No os dejaréis llevar por los impulsos momentáneos de las emociones intensas. Esperaréis a calmar vuestro corazón cuando esté agitado, y pediréis constantemente ser guiados por vuestro espíritu protector, para que las palabras sean coherentes con vuestro camino.

 

-       Es que es tremendamente complicado.

 

Y maravillosamente gratificante. Espero que estas enseñanzas que os he transmitido puedan seros de utilidad.

 


 

LIBRE ALBEDRÍO E INFLUENCIA ESPIRITUAL

 

No olvidéis jamás que tenéis absoluto libre albedrío. Vuestros errores no van a ser frenados por nuestras acciones. Si echáis la culpa de vuestros errores a otros, estáis eludiendo la responsabilidad de vuestro protagonismo en vuestra propia vida.

 

[Los Hermanos Espirituales] solamente os informamos, os enviamos información por la inspiración y la intuición. Son consejos de vida, que solo vosotros decidís si queréis atenderlos o rechazarlos.

 

También os recuerdo que nuestra protección es en el plano espiritual. En el plano físico, vosotros sois absolutamente responsables. Por lo tanto, entended que no dependéis de nuestras opiniones para hacer las cosas, sino de las vuestras propias, que pueden ser modeladas de acuerdo a vuestra voluntad con toda información que os llegue, ya sea positiva o negativa.

 

Y por eso es tan importante que os liberéis de la información negativa y de la información infantil, porque no podéis estar limpiando vuestra alma si estáis llenándola constantemente de información opuesta al camino que queréis recorrer. Son frenos que os estáis autoimponiendo de un modo poco inteligente.

 

Que la paz del Padre Eterno os cubra, y os llene de alegría y de vitalidad. Canalizad las energías, siempre con la sonrisa que dirijáis a vuestro corazón, desde que se levanta el día hasta que entráis en el mundo de los sueños.

 


 

LOS MAESTROS DE LA VIDA

 

Venimos a este mundo para perfeccionarnos. La historia de la humanidad os puede demostrar hasta qué punto el ser humano ha evolucionado a lo largo de la historia, y esta evolución siempre ha pasado por un proceso.

 

Las aptitudes que tenéis ahora son consecuencia de todo lo que habéis evolucionado en vuestra vida, tanto por parte de vuestra sociedad como en el plano individual, por la experiencia de todas las vidas por las que habéis pasado.

 

En el momento en el que se adquiere la consciencia de que estáis en el camino de la evolución personal entenderéis de inmediato el deseo que palpita en vosotros para avanzar, porque la evolución implica felicidad, desaparece la rebeldía ante el aprendizaje. El sufrimiento también desaparece, y los golpes de la vida se interpretan como lo que realmente son, lecciones para evolucionar.

 

Así, la experiencia es la más importante maestra de nuestras vidas, pero también aprendemos a través de la comprensión de las lecciones de los maestros. Esos maestros que son todas aquellas personas que nos muestran tanto lo bueno como lo malo, y con los que tenemos la oportunidad de aprender, de cambiar, de evolucionar. Todas las personas pueden ser maestras vuestras. Sus modelos de vida, sus reacciones, os dan la oportunidad de aprender, de copiar lo bueno y de desechar lo malo.

 

Pero siempre es decisión vuestra, y tendréis que pasar por el proceso de aprendizaje para poder purificar vuestras costumbres que os incomodan y sustituirlas por los nuevos modelos de vida que convencen en el interior de vuestra conciencia.

 


 

AVANZAR EN EL CAMINO DE LA PERFECCIÓN

 

Queridos hermanos, que la paz de Dios, Padre Todopoderoso os cubra de bendiciones, que os llene de oportunidades para poder avanzar en el camino de la perfección, preferentemente a través del aprendizaje. Mantened vuestra atención y vuestra intención, para poder evitar el dolor de los errores. Ser modelo de perfección es un camino interminable, es el camino de evolución, es el camino de Dios, el camino que Dios nos ha marcado a todos y cada uno, para que podamos ir avanzando de acuerdo a todo lo que hemos sembrado en nuestra vida, porque nada nace por generación espontánea.

 

Habéis leído un pasaje en el que se explica claramente que es necesario sembrar para recoger[1]. Vuestra labor de apostolado, a través de vuestro ejemplo de vida, es el mejor modo de sembrar en las personas con las que os crucéis. Si estáis mostrando que vuestro modo de vida es feliz, los demás desearán copiarlo. Porque la infelicidad reina en el planeta, pero es por el error en el que estáis sumidas las personas, y lo que ocurre en el exterior es lo menos importante. Es mucho más importante el proceso interno, en el que comprendemos, asimilamos, las realidades que nos rodean y la realidad de nosotros mismos, y las integramos, para poder sacar el mejor rendimiento. Eso es contribuir a hacer un mundo mejor.

 

Si extraéis de vosotros lo mejor, estáis sembrando buena semilla. Si lo que sale de vosotros es mediocre o es malo, así serán los frutos. Pero esa semilla no crece solo por las buenas intenciones. Es necesario trabajarlas en el plano interno, a través del estudio y la comprensión de la vida. Porque la vida es la más importante maestra que tenéis, como hoy ha publicado el hermano Vicente[2].

 

Comprended todo lo que os ocurre. Disfrutad de lo bueno, resolved todos los problemas que se os planteen y aprended de todo ello. Porque ese es el modelo del camino, y está grabado en vuestro interior, porque todos los seres humanos buscan la felicidad en la vida, y lo hacen disfrutando de todos sus bienes y resolviendo todos sus problemas. Pero los hay que huyen de los problemas, y estos persisten en la vida, y cada vez se acrecientan más, y después se quejan de que la vida los trata de un modo hostil, cuando lo que realmente ocurre es que ellos no aprovechan realmente los recursos disponibles, por indolencia o por ignorancia.

 

Buscad las enseñanzas de la vida. Mantened la atención en todo lo que está a vuestro alrededor. Sentid de forma apasionada todas las maravillas que os rodean, para poder elevar vuestra vibración y poder contactar con nosotros [los Hermanos de Luz]. Pero no podréis hacerlo si estáis cargados de los problemas, bajas pasiones y pensamientos negativos. Sacudíoslos de vuestras espaldas y de vuestros corazones, porque son lastres que os impiden elevaros.

 

[1] “Es preciso rociar con vuestros sudores el terreno que debéis sembrar, porque no fructificará y no producirá sino con los esfuerzos reiterados del azadón y del arado evangélico”. Ver El Evangelio según el Espiritismo (PDF), Capítulo XX-4 Misión de los Espiritistas, pág 317. También en audiolibro

[2] Ver Los maestros de la vida

 


 

LA EVOLUCIÓN DEL APRENDIZAJE

 

Todos los consejos que os damos debéis valorarlos por vosotros mismos, como cualquier otra cosa, como cualquier otra señal. Dios, que habita en todos y cada uno de nuestros corazones, nos da la valoración, a través de nuestra conciencia, sobre qué información es buena o es mala. La conciencia y la sabiduría, el conocimiento de las cosas, son los que permiten tener un criterio a la hora de poder entender las informaciones que nos llegan. Por eso es tan importante que las personas aprendáis.

 

El estudio es el proceso de incorporación de conocimientos. Se puede estudiar con la experiencia de la vida, y se puede estudiar a través de las enseñanzas que se reciben de los sabios de la Tierra y del espíritu. Y cada cual, en su nivel, tiene la capacidad de ir aprendiendo, de un modo limitado siempre, porque solamente se puede aprender de acuerdo al nivel que se tiene en cada momento.

 

Y cuanto más se aprende, tanto más se puede ir aprendiendo, con más rapidez y con más profundidad.

 


 

MENSAJE PARA LOS QUE SE SIENTEN EXTRAÑOS EN EL MUNDO

 

Las enseñanzas que te aportamos tienen la finalidad de que puedas cumplir con el objetivo que te marcaste al venir a este mundo.

 

-       ¿Cuál es el objetivo que me marqué?

 

[Pausa] Estábamos consultando para que nos dieran autorización. Hay muchos hermanos actualmente en la Tierra, encarnados, que son los que se sienten extraños en el mundo, los que les resulta inconcebible toda la maldad, todo el miedo y todo el sufrimiento que se padece de forma sistemática, y que están firmemente decididos a encontrar una solución. Pero en la mayoría de los casos, como es el vuestro, necesitáis el impulso, una luz que os guíe, y para eso estamos los millones de Hermanos Espirituales Superiores, para poder apoyaros a través de nuestras enseñanzas.

 

Pero en ningún caso penséis que vamos a estar impidiendo que podáis evolucionar de acuerdo a la ley natural que marca el Padre Eterno. Esa ley, que exige un aprendizaje personal, un progreso personal, que se traduce en un progreso social. Vuestra tecnología os facilita la vida, pero también estáis expuestos a riesgos derivados de ella, y solamente a través del conocimiento profundo de las cosas se puede producir la transformación tecnológica que necesita vuestro mundo. Pero esa transformación tecnológica siempre vendrá después de la evolución interna y personal de una masa crítica de hermanos que estéis dispuestos a mostrar una forma diferente de vida, donde el egoísmo desaparezca, donde la luz resplandezca a través de vuestras obras. Por lo tanto, entended que nuestras enseñanzas son de suma importancia, pero tenéis que aprovecharlas para poder aplicarlas en el día a día. Y tu misión en la vida, lo mismo que la del hermano canalizador, consiste en ser ejemplo de virtudes, porque es el mejor modo que tenéis de poder progresar.

 

Ante cualquier duda, consultadlo con vuestra conciencia, con vuestro Ángel de la Guarda. Siempre os responderá[1]. Y cada vez que te encuentres con la enfermedad, con la tristeza, con la duda, recuerda que son pruebas. No se puede subir de grado si no se puede demostrar la entereza y la capacidad para poder afrontar problemas de grado superior. Porque los seres simples tienen necesidades simples y satisfacciones simples también, pero según se evoluciona, el proceso es mucho más complejo, tanto en necesidades como en satisfacciones. Van unidas de la mano. Pero evita sentir la tentación de creerte superior, porque la humildad es la principal divisa de los seres elevados.

 

[1] “Contactar con nuestro ser interno es una forma de canalización, y ese contacto permite que nos llegue la información que necesitamos, que se recibe a través de la intuición y del pensamiento”. Ver Cómo canalizo o contacto con seres espirituales

 


 

EL PROCESO DE EVOLUCIÓN ESPIRITUAL

 

Deben combinarse dos factores importantísimos en la evolución. Uno es la bondad, como palabra equivalente al amor. Y otro es la inteligencia, como capacidad de aplicar el amor a todo lo que se desarrolla en vuestra vida. Muchos otros seres sufren muchísimo más, porque lo necesitan. Entended que el sufrimiento es un elemento esencial para poder despertar la conciencia.

 

La conciencia, en vuestro idioma, es diferente de la consciencia[1]. La conciencia, que es el saber discernir entre el bien y el mal, es el proceso de evolución continua y eterna en el que cada vez vamos comprendiendo de un modo mejor, más profundo, con más matices, el valor del bien. Y, como consecuencia de ello, tenemos la oportunidad, en el mundo físico, de poder ponerlo en práctica.

 

Los errores que cometáis tendréis que volver a superarlos. Ya sabéis el procedimiento, curso que se aprende, curso que se supera; curso que no se aprende, curso que se repite. Pero no desfallezcáis, tened fe, porque cuando se tiene fe, la vida os sonríe, entra a vivir la alegría en vuestro cuerpo, vuestro corazón se levanta cada mañana con una gran capacidad de regeneración, porque tenéis una actitud que os permite analizar vuestros actos, vuestros pensamientos y vuestras emociones. Y a través de ese análisis sois capaces de decidir de un modo más adecuado, más próximo al camino del Padre Eterno.

 

Es importante que analicéis desde vuestro propio punto de vista todas las situaciones que vivís. Cada persona las gestiona de forma diferente. Porque esa es la Ley de Dios. Cada ser humano analiza y valora las experiencias de un modo individual, de acuerdo a sus necesidades. Y el sufrimiento y la dicha están relacionados con la aproximación al camino del Padre Eterno.

 

[1] Ver artículo Consciencia y Conciencia.

 


 

LA ATENCIÓN

 

Donde ponemos la atención, ponemos la vida. Si somos capaces de dirigir nuestra atención hacia un determinado objetivo, lograremos progresar en su consecución. Vivimos en una sociedad que nos ha enseñado que el esfuerzo es necesario para conseguir las cosas, y sin embargo, podemos observar que los que más cosas consiguen, no son los que más esfuerzo realizan. Sin embargo, la atención que ponen durante el esfuerzo realizado es lo que define cómo se aprovecha ese esfuerzo.

 

La atención se divide en el objetivo a alcanzar y en la actividad concreta que se está realizando. Mantener la atención en los objetivos o metas y en la actividad del momento nos permite progresar del modo más eficiente.

 

En la era actual se producen muchas pérdidas de atención. Se invierte mucho tiempo en actividades que realmente, ni son necesarias, ni son lo suficientemente agradables para sentirnos trascendentes.

 

El concepto de ocio hace que nos centremos en satisfacciones vanas que nunca podrán llenar nuestro espíritu de satisfacción verdadera. Una satisfacción a la que podremos llegar solamente cuando entendamos que la felicidad se logra cuando se comparte, y que la felicidad no está en la meta, sino en el camino. Así, entenderéis hasta qué punto es importante tener atención en la meta, para dirigir correctamente vuestros pasos, pero sobre todo, en concentraros en el momento presente para poder aprovecharlo con toda la intensidad que podréis aportar por vuestra intención y vuestra actitud.

 

Nota: para ampliar, ver artículo La actitud de atención

 


 

LOS ENFRENTAMIENTOS

 

Los enfrentamientos son formas de miedo. Cuando dos personas se enfrentan, es por decisión mutua. Si una persona ataca y la otra es capaz de mantenerse en el estado amoroso de la compasión, se puede producir que la primera persona se sienta crispada. Pero también se puede entender esa situación de un modo diferente, y se puede abrir la luz de la comprensión. Pero para eso, hace falta humildad. La humildad es una gran cualidad que todos los seres humanos tenéis que desarrollar. Todos tenéis que desarrollarla. Y vuestro trabajo personal durante este tiempo de confinamiento de todos los seres humanos[1] necesita de mucha humildad para que pueda reinar el equilibrio y la armonía.

 

La humildad incluye la compasión, porque se entiende que todos los errores de los demás, los hemos cometido nosotros, seguro, en ocasiones anteriores. Y muchos de ellos los seguiremos cometiendo, porque no somos perfectos.

 

La compasión permite comprender que los errores de los demás provocan dolor en ellos mismos. Si nosotros entramos en la misma sintonía que nuestros hermanos sufrientes, podremos transmitirles la frase de “querido hermano, te entiendo, yo también paso por este mismo proceso, y haré lo posible para poder ayudarte a mejorar, pero solo si tú lo quieres, y solo en la medida de mis posibilidades, porque yo no soy más que tú”.

 

[1] Se refiere a la pandemia del COVID19.

 


 

ENSEÑANZAS SOBRE LOS CHAKRAS

 

ARTÍCULOS PUBLICADOS ANTERIORMENTE DONDE SE HA HECHO REFERENCIA A LOS CHAKRAS

 

Cómo canalizo o contacto con seres espirituales

 

Lo que yo percibo es una energía en la parte superior de la cabeza, unas veces desde la frente hasta la parte superior del cráneo, otras veces me cubre todo el cerebro. Podría expresarlo como que siento una vibración energética que cubre mis chakras frontal y coronario. Además, muchas veces también noto una vibración por toda la columna vertebral, una especie de escalofrío agradable. Y, creo que es especialmente importante, siempre percibo un agradable sentimiento de felicidad y amor desde el momento en que empiezo a pedir que se establezca el contacto, y esa sensación se mantiene durante todo el tiempo que estoy canalizando.

 

Comunicarse con el Ángel de la Guarda, Guía Espiritual o Hermano Mayor

 

-       ¿Cómo podemos saber la diferencia entre nuestros propios pensamientos y los mensajes de nuestro Guía Espiritual? ¿Y cómo hacer lo más apropiado para poder contactar con nuestro Guía, para que no pueda acudir ningún otro hermano de bajo nivel espiritual?

-       Cuando pedís a Dios, Dios siempre os escucha. Las peticiones que se hacen al Padre Eterno siempre deben ir acompañadas de la intención. Tenéis que mantener una intención de cumplir vuestra vida en relación con este camino. Avanzad en los pasos del amor. De poco sirven las palabras si después nuestros actos, y nuestros sentimientos, y nuestros pensamientos no van de la mano de esas palabras. Son palabras vacías, que no llevan a ningún lugar, solamente a la responsabilidad de la mentira que reina, o que podría reinar en vuestros corazones, al pronunciarlas de un modo tan ofensivo para vosotros mismos. Tened en cuenta que vuestro sentimiento está siempre en la vibración de todo vuestro ser, y cuando contactáis con vuestro Ángel de la Guarda, vuestro Espíritu Protector, siempre notaréis una sensación agradable de tranquilidad, de confianza, incluso cuando rechace vuestras opiniones, incluso cuando os reprenda, porque entenderéis que, como buen padre, siempre querrá lo mejor para vosotros, y todos los consejos que os dé serán para que podáis seguir la senda del amor. Cualquier mensaje que esté relacionado con el egoísmo, con las dudas, con el miedo, nunca pueden ser fuente de vuestro Ángel de la Guarda, de vuestro Guía Espiritual. Y sentiréis de forma diferente.

Pero siempre que pidáis en el nombre del Padre Eterno, de Dios Todopoderoso, los Hermanos de Luz os protegerán, y vuestras intuiciones, cada vez serán más claras. Pero tenéis que saber conducir el vehículo de vuestra mente. No penséis que van a ser palabras que vais a oír desde fuera, van a ser respuestas a vuestras preguntas. Habrá respuestas que serán inmediatas, y habrá respuestas que requerirán un tiempo, porque de acuerdo a vuestra evolución, vuestra sensibilidad va cambiando. Y si no recibís el mensaje, insistid, porque el mensaje os lo envían, pero podéis estar con vuestra mente dirigida a otros asuntos, y podéis olvidar la información que os llega o, incluso, no hacerles caso. Sed consecuentes y entended que los Hermanos de Luz siempre están a vuestro lado. Pero recordad lo que os he dicho hace un momento. En el momento en que os separéis del camino del Padre Eterno, ellos, con lágrimas en los ojos, se separan, porque la energía que os aportan a través de su cuerpo fluídico, solamente la mereceréis mientras estéis en ese camino. Y notaréis una vibración en todo vuestro cuerpo, como un escalofrío agradable, porque os hará sonreír… El hermano canalizador está entendiendo lo que digo, porque lo está percibiendo en este momento y, como en otras ocasiones, la emoción le embarga. Estos sentimientos son solamente, nada más y nada menos, hermanas, el contacto con el fluido espiritual del Ángel de la Guarda. Cuando percibáis esto vais a notar una sensación de felicidad indescriptible. Vais a entender lo que es asomarse a las puertas de la evolución.

-       ¿Podríamos llegar ahora a sentirlo?

-       Sí, es decisión vuestra. Os puedo guiar. Pensad: “querido Guía Espiritual, Ángel de la Guarda, Hermano Mayor –el nombre que deseéis darle–, te pido, por favor, que te aproximes a mí, de acuerdo a mi decisión de seguir el camino del Padre Eterno, y que me permitas sentir tu presencia de bondad, de alegría, de dicha, para reforzar mi fe, para entender las palabras a través de los hechos”.

La fe es el vehículo, la fe es confianza, y el canal se abre cuando estamos en la línea, en el camino, cuando nuestros pensamientos son puros, cuando nuestros sentimientos son nobles y cuando nuestros actos están siempre basados en la caridad. No tengo capacidad para poder observar vuestros procesos, porque no es mi misión en este momento. No puedo deciros lo que vosotras estáis sintiendo, solamente vosotras tenéis la posibilidad de poder expresarlo, y cada persona lo expresa de un modo diferente. Puede haber calor…

-       Yo tengo un calor inmenso en mi cabeza.

-       … puede haber alegría, puede haber confianza, puede haber serenidad. Se puede manifestar de muchas formas. El hermano canalizador recibe un agradable escalofrío por todo su cuerpo, pero también percibe en este momento, sus dos chakras superiores con una gran actividad, con un gran movimiento, con una energía expansiva que nosotros le estamos aportando, pero que él le podrá dar continuidad permanentemente, mientras sus pensamientos, sus sentimientos y sus actos estén en el camino.

 

La oportunidad del confinamiento del COVID19

 

Tenéis que meditar, hacer oración. Podéis hacerlo en grupo, con vuestra familia, pero podéis hacerlo en solitario. No necesitáis palabras, pero sí tener una actitud que os permita sentir la fuerza de la fe que crece en vuestro corazón, en vuestro chakra del corazón, y que sube hasta el chakra frontal, donde podréis observar, notar, percibir, la energía que emana.

 

Tened en cuenta las vibraciones que emitís. Todo lo que emitís afecta a las personas a las que lo dirigís. Sed conscientes de ello, porque os convertiréis en responsables de lo que hagáis. Siempre lo habéis sido, pero la responsabilidad aumenta en tanto en cuanto crece el conocimiento del porqué. Ahora es el momento de evolucionar.

 

Cómo seguir el camino de Dios

 

Esos sentimientos son los que se procesan en el corazón, ese chakra del que habéis oído hablar, y que genera la mayor onda vibratoria de vuestro organismo, y que cuando se sincroniza con el chakra frontal, que es el que emite el pensamiento, incrementa su onda vibratoria y permite la armonía en las personas.

 

Cuando una persona tiene una colisión entre sus pensamientos y sus sentimientos, esa desarmonía se traduce en todo lo que expresa, y la onda vibratoria permite que las personas sensibles puedan notar la desarmonía muy rápidamente. La filosofía, la cultura pero, sobre todo, la ética, son las que permiten armonizar los pensamientos con los sentimientos, son las que permiten entrar en la corriente fluídica del camino del Padre Eterno, y a través de ella, nuestras ondas vibratorias aumentan. La frecuencia se hace más elevada y somos capaces de percibir y de emitir en unos niveles completamente diferentes.

 

Como consecuencia de ello, todas nuestras expresiones externas, todos nuestros gestos, palabras y obras estarán armonizados de una forma coherente con la estructura vibracional interna, y seremos capaces de poder transmitirla a nuestro alrededor, y tendremos la experiencia que se muestra en las Escrituras [cristianas] de la llegada del Espíritu Santo a los apóstoles, porque es esencialmente el desarrollo de la coherencia entre pensamientos y sentimientos.

 

Esto no es solamente físico, porque modela el alma, del mismo modo que el alma modela los pensamientos y sentimientos. Se produce una interrelación permanente entre todos los cuerpos que conforman el ser humano. Y esta sincronización es el modo de facilitar la conexión con información más elevada. Podéis conectar con nosotros en el momento en que subáis vuestra vibración, porque nosotros somos felices de bajar la nuestra para entrar en vuestro nivel vibratorio, que llamáis, en vuestro caso, elevado, pero que nosotros debemos bajarlo para que vosotros podáis entender nuestros mensajes. De este modo, pensamientos, sentimientos y actos están activados dentro de una misma frecuencia, en una misma sintonía, que permite expresar lo que realmente es el desarrollo del alma.

 

CONSULTA REALIZADA SOBRE LOS CHAKRAS

 

-       Has hablado del chakra del corazón y del chakra frontal. ¿Cómo hacemos para que funcionen, para que se abran? ¿o cómo saber si están funcionando o no?

 

El chakra frontal, como todos los demás chakras intermedios, se extiende tanto hacia el frente como hacia la parte posterior del cuerpo. Tienen forma de huso, como dos conos unidos por las puntas, de modo que sale un cono hacia delante y otro hacia atrás. Desde un punto, que es más bien una zona, se extiende y se va ampliando, tanto hacia delante como hacia atrás.

 

Una de las formas de poder garantizar que entendemos que la vibración de nuestros chakras es la adecuada se llama felicidad. Todo lo que se denominan técnicas que pretenden abrir los chakras bloqueados son una forma poco práctica de poder hacerlo. Es una forma de intentar solucionar durante un corto periodo de tiempo un problema que permanece latente.

 

Los grandes Maestros de la humanidad han enseñado el método, pero muchos se