El liderazgo

Comunicación Espírita realizada el 07/02/2020 (transcripción íntegra)

 

Contenidos:

-         ¿De qué hablamos cuando nos referimos al liderazgo?

-         La responsabilidad de dirigir.

-         Nuestros actos marcan el modo de pensar, sentir y actuar de las personas que nos siguen.

-         Requisitos del liderazgo.

-         La Ley del Amor en el liderazgo.

-         Ejemplo, motivación y entusiasmo.

-         Ser útiles a los demás.

-         Mentes individuales y colectivas.

-         Hacernos entender por la mente y por el corazón.

-         La evolución progresiva.

 

-       ¿De qué hablamos cuando nos referimos al liderazgo? ¿jefes, padres, guías? ¿hablamos de liderar nuestra propia vida?

 

Cuando dirigimos, estamos asumiendo una responsabilidad, porque nuestros actos marcan el modo de pensar, sentir y actuar de las personas que nos siguen, ya sea por una cuestión de afinidad, de carácter laboral, incluso en el caso de los padres respecto de los hijos. El liderazgo exige meditar antes de decidir, saber cómo se asignan los cometidos, conocer a las personas para que esos cometidos puedan cumplirlos de un modo adecuado, que siempre debe formar parte de nuestra ética evolutiva, que se basa esencialmente en la Ley del Amor. Cualquier actividad, incluida la guerra, debe basarse en la Ley del Amor, porque en el momento en que nos alejamos de ella, todo es destrucción, todo es desgracia, miedo e injusticia.

 

Pero para conseguir que esto ocurra es necesario ser ejemplo, pero también ser un elemento motivador que permita entusiasmar a las personas con el positivismo de tener una meta importante que lograr. La monotonía es una de las grandes lacras en cualquier actividad. Por eso es tan importante crear entusiasmo. Ser capaces de vivir cada día de un modo nuevo, descubrir que todo es especial, que todo merece la pena. Eso es encontrar el sentido de la vida, encontrando el sentido en cada una de las actividades que realizamos, desde el mismo gesto de respirar, y mantener una actitud de agradecimiento permanente por todas las ventajas que recibimos por estas actividades que tenemos la oportunidad de desarrollar para ser útiles a los demás.

 

Somos personas, pero también somos parte de unos colectivos (parejas, grupos) que tienen mente propia, conjunto de las mentes de todos sus integrantes, Y cada vez que compartimos nuestras opiniones debemos ser consecuentes con las opiniones de los demás, hacernos entender por la mente y por el corazón, y buscar la evolución progresiva, casi nunca radical, de las cosas. Porque por buena que pueda ser una idea, cuando se instaura de repente, en realidad se está imponiendo, y no se suelen conseguir los efectos positivos que se pudiesen pretender. Al menos en el primer momento. Por eso, salvo en casos de urgencia, podemos comprobar que se aumenta la eficacia cuando la implantación de toda novedad se hace como la digestión, suave, progresiva y adaptada a las circunstancias de cada persona.

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

Comentarios

  1. Ser jefe o autoridad o ser padre. No es facil ; tienes que asumir responsabilidades y ser un ejemplo para tus subordinados. O si eres padre para tus hijos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por aportar tus comentarios. Serán publicados tras la revisión por el administrador

Entradas populares de este blog

Índice

Solicitudes de Oraciones

Actividades de apoyo y ayuda