La política ética

Comunicación realizada el 07/02/2020 (transcripción íntegra)

Contenidos:
-         Cómo funcionan las democracias.
-         La ética en las relaciones a todos los niveles.
-         Semejanza con un organismo.
-         La oposición en la democracia.
-         La responsabilidad de los ciudadanos con derecho a voto.
-         Los cargos públicos y las cargas públicas.
-         La importancia de la ideología o de la honradez.
-         El uso responsable de la responsabilidad en democracia.
-         La necesidad de informarse.

Cuando observamos cómo funcionan las democracias nos damos cuenta lo importante que es la ética en las relaciones a todos los niveles. La democracia fue un gran avance en relación a los reinados y las dictaduras, pero solo garantizan el funcionamiento adecuado si lo asemejamos a un organismo. En él existen células que se encargan de corregir los defectos que se producen en otras. Toda hemorragia es cubierta con plaquetas para evitar la pérdida de la sangre. Toda infección es atacada por los glóbulos blancos para defender los órganos. Pero cuando hay unas células que comienzan a atacar el propio organismo, ese cuerpo sufre mucho y puede llegar a morir. Estamos hablando de cáncer. Del mismo modo, cuando los partidos políticos no buscan el beneficio del país son como un cáncer, porque buscan su supervivencia, aunque sea a costa del propio organismo, es decir, del propio país. Desde este punto de vista, también ocurre lo mismo con cualquier delincuente individual o colectivo, ya sea político o no, ya que atenta contra las personas, que forman parte del conjunto de la sociedad.

Pero volvamos al tema. El concepto de la oposición en la democracia, en la práctica está completamente desvirtuado. Una oposición debe valorar negativamente todas las acciones del gobierno que consideren malas para el país, argumentándolo de un modo riguroso y objetivo. Pero también debe valorar positivamente todas las acciones del gobierno que consideren buenas para el país. Si todo lo que hace un gobierno estuviese mal, el país sencillamente iría al desastre en muy poco tiempo, y eso es poco habitual, por lo cual, cuando los partidos de la oposición están criticando duramente todas las medidas que adoptan los gobiernos, en muchos casos se equivocan evidentemente, lo que dice mucho de la calidad, ética y entendimiento de esos partidos. Y si esas medidas que toman los partidos gobernantes suponen limitaciones en los derechos y libertades y empeoran las condiciones de vida del país, está claro que ese partido que gobierna no es eficiente, y debe ser denunciado por la oposición. Ese es su trabajo.

En democracia, la responsabilidad está diluida en todos los ciudadanos con derecho a voto. Cuando se vota de forma irresponsable, asumen el poder partidos irresponsables, que están integrados por personas irresponsables y que como consecuencia de ello provocan efectos dañinos necesariamente con las decisiones que adoptan. La responsabilidad está en las personas, en los ciudadanos, y los cargos públicos no deben ser “cargas”, por lo cual hay que analizar la honradez con la que actúan cada persona y cada partido, y meditar si la ideología tiene algo de importancia o lo que realmente es más importante es que gobierne la persona y el partido más honrados, porque nuestra experiencia debe servir para poderse aplicar en todos los ámbitos de nuestra vida, y las decisiones que toman nuestros gobernantes nos afectan a toda la colectividad, tanto en el ámbito económico, ya que gestionan todo el dinero público, como en todos los demás aspectos sociales en los que son elemento protagonista, y que siempre acaban afectándonos de un modo u otro.

Por todo ello, la responsabilidad individual que nos otorga la democracia es un privilegio que, como todos los demás bienes que nos regala la vida, está en nuestra mano hacer un uso responsable. Y para ello es necesario informarse, porque desde la ignorancia no podremos tomar decisiones coherentes.

“La verdad os hará libres” (Juan 8:31)

Más información:

Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Contactar o suscribirse

La Ley del Amor