Las únicas pruebas que podréis superar

Comunicación realizada el 26/03/2020 (adaptación para comunicado público)

Contenidos:
-         Entender las pruebas.
-         La fijación en el dolor.
-         El modo en el que se puede progresar.
-         Las pruebas en formatos de miedo o confianza.
-         Cometeréis errores.
-         Cuando luce la Luz Divina en vuestro corazón.

Cuando tenéis confianza en la voluntad de Dios, todas las pruebas las entendéis. Cuando observáis solamente el dolor, os quedáis fijados en él, y esa fijación os hace débiles, porque al fijaros en él, al quedaros impregnados del dolor, entráis en forma de miedo.

Estos conceptos tan sencillos, como el amor y el miedo, os permiten comprender de una forma simple el modo en el que se puede progresar, el modo en el que se puede comprender la vida, y el modo en el que se puede mantener la confianza. Porque ninguna prueba puede ser superada si estáis en formato de miedo. Solo las pruebas en las que estáis en confianza en el Padre Eterno son las que podréis superar. Tenedlo bien en cuenta. Es una gran lección muy importante para el proceso vital de toda la humanidad. Todos aquellos seres que entienden esto son capaces de evolucionar de un modo muy rápido.

Y cometeréis errores. Y no pasa nada. La eternidad está de vuestra mano. Tened en cuenta que los errores son los grandes maestros de vuestra vida. Que los errores de los demás son [también] los grandes maestros de vuestra vida. Y en el momento en que luce la Luz Divina en vuestro corazón, vuestros aciertos y los aciertos de los demás os sirven de mapa y de guía para vuestro comportamiento en el futuro.

Más información:

Comentarios

  1. De los errores se aprende uno. Es imposible no fallar o no equivocarse

    ResponderEliminar
  2. El miedo de buen rollo es positivo, te mantiene alerta. Lo malo es cuando es pánico o fobia ; te vuelve desconfiado y con temor a no hacer nada

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Índice

Contactar o suscribirse

La Ley del Amor