No se puede ser feliz en el mal

Comunicación realizada el 20/04/2020 (transcripción íntegra)

Contenidos:
-         Satisfacciones perecederas.
-         Trabas que se ponen a la verdadera libertad y felicidad.
-         El vicioso círculo del miedo a perder lo conseguido.
-         Curar la herida.
-         La satisfacción verdadera.
-         Dificultando el progreso.
-         El objetivo de felicidad que todos tenemos impreso en nuestra alma.
-         La trascendencia de la vida.

A pesar de la imagen que puedan dar todos los malos de la Tierra, a pesar de las riquezas que se puedan obtener de forma ilícita, del poder que se obtenga fraudulentamente, de la popularidad que arrastre a masas ciegas, todo esto son satisfacciones perecederas, que siempre están cargadas de la amargura de la culpa, de la sombra de la crueldad, de la pena de la mentira. Son trabas que se ponen a la verdadera libertad y felicidad, porque obligan a esclavizarse a todas estas necesidades fatuas que los mantienen en un vicioso círculo en el que el miedo a perder lo que han conseguido les obliga a aumentar, cada vez más, sus oscuras actividades.

Cuando alguien basa su vida o su éxito en la mentira, en el dolor ajeno, en provocar la infelicidad o la injusticia, está clavando en su alma una lanza que lo va desangrando continuamente, y que no curará la herida hasta que su actitud cambie totalmente, se arrepienta del daño cometido y repare todo el mal producido.

El que actúa mal nunca puede lograr una satisfacción verdadera. Puede intentar justificarlo por la vanidad, se puede rodear de un montón de bienes materiales, pero eso jamás le producirá la ternura del alma, jamás llenará su corazón de la verdadera felicidad, esa felicidad que se consigue con la ayuda a los demás, buscando la felicidad de los demás. Fuera de esa felicidad, todo lo demás son vanos intentos de conseguir satisfacciones mundanas y egoístas que, como cualquier otra droga, solamente impulsan a crear un vacío existencial que pretende cegarse con el constante impulso de estas vanas satisfacciones.

Pero además se está dificultando el progreso, porque cuanto más profundo caigamos en esta trampa, tanto más nos costará salir de ella. Se entra en un círculo vicioso, exactamente igual que con el consumo de drogas. En muy poco tiempo, nos hemos olvidado del objetivo de felicidad que todos tenemos impreso en nuestra alma, y continuamos manteniendo la ceguera de satisfacer los instintos mundanos. Pero si observamos nuestras señales internas, enseguida nos damos cuenta de que las sonrisas de nuestro rostro no se corresponden con las de nuestro corazón.

Entended la gran diferencia que hay entre la búsqueda egoísta del placer y la búsqueda altruista de cubrir las necesidades de los que no pueden satisfacérselas por sí mismos, y comprenderéis hasta qué punto puede tener trascendencia vuestra vida.

Más información:

Comentarios

  1. El mal produce amargura rencor y infelicidad. Es mejor para tu Alma intentar hacer el bien y alejarte del mal

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por aportar tus comentarios. Serán publicados tras la revisión por el administrador

Entradas populares de este blog

Índice

Solicitudes de Oraciones

Actividades de apoyo y ayuda