Cómo podemos hacer para estar en el ritmo de Dios

Comunicación recibida el 02/04/2020 (extracto textual de la sesión completa)

 

Contenidos:

-         Proceso que podéis seguir para todos los grados de elevación espiritual de los universos.

-         El avance por el camino oscuro de la ignorancia.

-         Quedarse en la zona de confort.

-         Es el nivel espiritual el que dirige la evolución de cada planeta.

-         Cubriéndoos de información que está en contra del principio básico del amor.

-         El desarrollo de los elementos moral e intelectual para seguir el camino del Padre.

-         El camino moral es el que nosotros estamos intentando haceros desarrollar.

-         Todo necesita ponerse en práctica.

-         No actuar por miedo.

-         Cómo se logran las satisfacciones más profundas.

-         Todas las pruebas que nos aporta el Padre las podemos superar.

-         No hay que tener miedo a la muerte.

-         Es muy importante la difusión de la Palabra de Dios.

-         Nuestras reacciones internas son siempre automáticas.

-         Lo que demuestran los sentimientos.

-         La vida se os abre de un modo especial.

-         Las cosas materiales para cumplir con vuestros objetivos en esta vida.

-         La Ley del Amor y la necesidad de las cosas que hacéis.

-         Seréis conscientes de vuestros errores.

-         La importancia del arrepentimiento.

-         Devolver 10 por 1 de todo el daño que producimos.

 

SOLICITUD

 

-       ¿Cómo podemos hacer para estar en el ritmo de Dios?

 

RESPUESTA

 

Nos alegramos mucho de que nos hagas esta pregunta. Vamos a intentar explicaros el proceso que podéis seguir para todos los grados de elevación espiritual de todos los espíritus, de todos los seres, encarnados y desencarnados, que poblamos los universos del Padre Eterno.

 

Para poder estar en el camino del Padre es necesario tener fe, tener confianza. Si yo avanzo por el camino oscuro de mi ignorancia y no tengo confianza, no daré un solo paso, porque la oscuridad de lo desconocido no me permitirá avanzar en absoluto. Me querré quedar en mi zona de confort, en aquello que yo conozco. No sacrificaré nada, y todos mis pasos serán en círculos alrededor de todo lo que yo ya conozco ¿acaso de esa forma se puede evolucionar? Nunca.

 

La evolución significa aprender en dos niveles, en el nivel espiritual [moral] y en el nivel intelectual. De poco sirve desarrollarnos en el nivel espiritual si no somos capaces de comprender las cosas de la naturaleza del Creador. Conocer la mente del ser humano, conocer las plantas, los animales, todo ello nos permitirá profundizar en cada uno de los diferentes aspectos. Nunca jamás recibirá un ignorante información sobre cómo mejorar cualquier elemento tecnológico, porque de nada le serviría. Y nosotros solamente ayudamos cuando es necesario para que vuestro nivel intelectual tenga la oportunidad de estar al mismo nivel que vuestro nivel espiritual. Por tanto, es el nivel espiritual el que dirige la evolución de cada planeta, a través de la evolución individual de cada uno de los miembros vivos, físicos, encarnados, que os encontráis en cada momento histórico.

 

Una vez que se entiende esto, comprenderéis la importancia que tiene el no perder el tiempo con informaciones absurdas que no están en la línea de vuestro camino hacia Dios. Avanzar en el camino hacia Dios, repito, es seguir el aprendizaje espiritual e intelectual, aprendizaje o evolución. Y todo lo que estéis alimentando vuestra mente, y que esté en esta línea, os permitirá avanzar en ese camino. Y todo lo demás os hará invertir el tiempo en el que estaréis detenidos.

 

Del mismo modo que os podéis alimentar con comida que esté en buen estado, y os permite progresar y seguir una vida sana, si os alimentáis de forma inadecuada, vais a tener consecuencias, vais a enfermar. Exactamente lo mismo pasa con vuestro progreso espiritual, que también podemos llamarle moral, y vuestro progreso intelectual. Cuando estáis cubriéndoos de información que está en contra del principio básico del amor, estáis inundando vuestro espíritu de una capa que le impide ver durante el camino. Lo estáis cegando. Y no puede avanzar. Igualmente, si no estáis aprendiendo cosas útiles para vuestro avance humano, estáis manteniéndoos en el mismo nivel de aprendizaje que teníais anteriormente. Tampoco avanzáis. Por tanto, es necesario que ambos elementos, tanto el elemento moral como el elemento intelectual, se vayan desarrollando, para que podáis seguir el camino del Padre.

 

Y el camino moral es el que nosotros estamos intentando haceros desarrollar, de acuerdo con vuestra voluntad. Os estamos dando las oportunidades de conocer, pero recordad que todo necesita ponerse en práctica. Si no se pone en práctica, no sirve de nada. Y cuantas más posibilidades de aprendizaje tengáis, vais a tener más oportunidades de progresar, y vais a tener inconvenientes en la vida, que vais a poder solventar manteniéndoos en el camino del Padre.

 

Pero debéis tener valor, porque es necesario confiar. Las personas cobardes, que pretenden mantenerse en un estado de comodidad en la Tierra, cuando desencarnan, tienen que pagarlo. Pero no debe seguir esto vuestro pensamiento, porque entonces actuaríais por miedo, y eso tampoco os funcionaría. Debéis entender las grandes satisfacciones que tiene avanzar en el camino del amor, porque las satisfacciones más profundas se logran cuando se ayuda a las personas que lo necesitan, cuando nos encontramos dispuestos para poder apoyar a nuestros hermanos sufrientes, cuando recibimos las pruebas del Padre Eterno y bendecimos las posibilidades que tenemos de poder demostrar que somos dignos de su confianza, y que las superamos, porque todas las pruebas que nos aporta el Padre las podemos superar.

 

Pero debéis entender que esa superación no se ajusta a los conceptos que se tienen en el ámbito material. Hay que entender que la superación es a nivel espiritual, y sucumbir en la Tierra, morir, ya sabéis que no es el final, ni mucho menos. Por lo tanto, no hay que tener miedo a la muerte, hay que tener esa fe para poder dar el paso necesario en la oscuridad, porque confiamos en que el Padre Eterno nos está guiando.

 

Pero no tengáis miedo. No es vuestro momento. Todavía tenéis que aprender mucho en esta vida, y tenéis que transmitir vuestras enseñanzas a muchos, porque es muy importante la difusión de la Palabra de Dios. Sed, por tanto, consecuentes, estad atentos, observaros a nivel interno, porque nuestras reacciones internas son siempre automáticas, de acuerdo a nuestro nivel moral y espiritual, y ante cualquier problema, actuamos con desdén, o con ira, o con pena. Ninguna de esas reacciones permiten resolver ningún problema. Solamente están demostrando que tenéis que seguir aprendiendo.

 

Y debéis alegraros de que sois conscientes de percibir estos sentimientos, porque os están demostrando en qué elementos de vuestro ser, de vuestro espíritu, debéis incidir para mejorarlo. Entendiendo esto, la vida se os abre de un modo especial, porque veis que todo son oportunidades, que no existe el estar bien o el estar mal, sino que dirigís todo vuestro ser, toda vuestra existencia, para cumplir con el objetivo para el que estáis aquí. Y cada vez que avancéis un peldaño en la escalera eterna que os ha puesto el Padre a vuestra disposición sentiréis el gozo de decir “lo he ganado por mérito propio, y estoy en condiciones de poder ayudar a más hermanos sufrientes que antes”. Porque he aumentado mi luz y, como consecuencia de ello, soy el mayor sirviente entre todos, tengo más posibilidad de otorgar luz a los demás hermanos, porque yo la tengo. Y mi nivel de compasión aumenta, y tengo más capacidad de dar. Porque Dios nos da más, según evolucionamos, y en ningún caso penséis que eso tiene que ver con las cosas materiales. Supongo que ya lo entendéis.

 

El crecimiento siempre es espiritual. Las cosas materiales no son vuestras. Son lo que necesitáis en cada momento para cumplir con vuestros objetivos en esta vida. Y disponer de recursos puede serviros para hacer el bien o para aumentar vuestro egoísmo. Recordad en cada momento seguir la Ley del Amor y veréis cuántas cosas que hacéis no son necesarias. Además, seréis conscientes de vuestros errores, y desarrollaréis la humildad para reconocerlos ante vosotros mismos y ante vuestro Padre. Seguiremos el proceso de evolución, de modo que podremos entender la importancia del arrepentimiento, una vez que hemos detectado nuestros errores. Comprenderemos que después del arrepentimiento debemos tener la firme convicción de no volver a cometer los mismos errores y, por último, devolver 10 por 1 de todo el daño que producimos, multiplicando por 10 nuestro amor, nuestros cuidados, nuestro servicio a los demás. Ese es el modo en el que podéis avanzar en el camino del Padre.

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

Acerca de Dios (PDF)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Solicitudes de Oraciones

Actividades de apoyo y ayuda