Hermanos desencarnados que tienen baja vibración. Experiencia, progreso y cómo ayudarles

Comunicación realizada el 05/03/2020 (extracto textual de la sesión completa)

Contenidos:
-         Los hermanos que tenemos por debajo de nuestro nivel de luz están siempre apoyados por nosotros.
-         Los hermanos que no tienen luz desean absorber la energía de los hermanos encarnados.
-         La energía vibracional del cuerpo físico es la que atrae a los hermanos desencarnados de baja vibración.
-         Los hermanos desencarnados de baja vibración apenas pueden ver a los hermanos superiores.
-         Cuando estás en el plano físico, hasta que no estás dispuesto a escuchar, tu intuición está apagada.
-         Se os pide que hagáis oración por ellos, porque ellos sí que la escuchan.
-         El camino es siempre individual.
-         Pueden recibir los avisos intuitiva y directamente.
-         Solamente con las emociones podéis llegar a hacerles entender.
-         Es un trabajo amoroso que hacemos todos, pero nadie puede dar un paso por los demás.
-         Los hermanos desencarnados entran en la misma vibración que vosotros.
-         La intención es la punta de la flecha por la que se mueve todo el progreso espiritual.

SOLICITUD

-       Con los hermanos desencarnados ¿no sería más apropiado que los Hermanos desencarnados, de Luz, ayuden a los hermanos desencarnados que no tienen tanta luz? Porque, al fin y al cabo, los Hermanos de Luz ven a los hermanos desencarnados que tienen menos luz.


RESPUESTA

Los hermanos que tenemos por debajo de nuestro nivel de luz están siempre apoyados por nosotros.

Los hermanos que no tienen luz desean absorber la energía de los hermanos encarnados. En el momento en que contactan con hermanos encarnados reciben sensaciones que puedes compararlas con una persona que tiene síndrome de abstinencia de tabaco y, de repente, le dan un cigarrillo. Los hermanos desencarnados no tenemos cuerpo físico, y la energía vibracional del cuerpo físico es la que atrae a los hermanos desencarnados de baja vibración.

Los hermanos desencarnados de baja vibración apenas pueden ver a los hermanos superiores. Como ya os dije, tengo un poco más de luz que vosotros, pero me cuesta decirlo, porque solamente es el Padre Eterno el que tiene que valorar eso. Pero tenemos que entenderlo así para poder saber a quién podemos dirigir nuestra ayuda y a quién podemos solicitar ayuda nosotros.

Por eso yo os estoy ayudando a vosotros, y los hermanos que tienen poca luz no perciben nuestra energía, por más que nosotros les induzcamos a ello.

Cuando estás en el plano físico, hasta que no estás dispuesto a escuchar, no recibes información a nivel interno. Tu intuición está apagada, y en el momento en que te iluminan, te das cuenta que todo lo que te rodeaba, que no ha cambiado, tú lo observas de diferente forma. Eso le pasa a un hermano desencarnado de baja vibración. Entonces, los hermanos que estáis encarnados tenéis cuerpo físico, y esa energía la captan.

Y por eso se os pide que hagáis oración por ellos, porque ellos sí que la escuchan, y cuando son conscientes estos hermanos de baja vibración y les decís que observen a los Hermanos de Luz que les rodean, en cuanto quieren abrir los ojos, en cuanto se quieren dejar guiar por ellos, los Hermanos de Luz les aportan del mismo modo que te estoy aportando a ti.

El camino es siempre individual, y el apoyo que les damos, tanto desde el plano físico como desde el plano espiritual, es únicamente para que ellos puedan recibir los avisos intuitiva y directamente, del mismo modo que los recibes tú.

Los hermanos sin luz no nos ven, ya te lo he dicho, y solamente nos podrán ver cuando sean capaces de quitarse ese velo que les cubre. Y gracias a vuestras aportaciones, que son las emociones, los sentimientos, los que les llegan realmente. Las palabras no les sirven de nada, porque si no tienen luz no os oyen. Solamente con las emociones podéis llegar a hacerles entender dónde están y todo el gran trabajo que pueden hacer en su etapa errante.

Es un trabajo amoroso que hacemos todos, pero nadie puede dar un paso por los demás. Solo podemos ayudarles si ellos quieren dejarse ayudar. Y no nos ven. Por eso es tan importante la oración que hacéis por los hermanos desencarnados, porque entran en la misma vibración que vosotros, empiezan a recibir intuitivamente la información de que han fallecido, de que tienen un trabajo que hacer, de que su dicha crecerá de acuerdo al crecimiento que tengan en sus actos.

La intención es la punta de la flecha por la que se mueve todo el progreso espiritual. El tiempo es una percepción que tenéis aquí, pero recuerda que, si la intención existe, por muchos errores que cometáis, siempre avanzaréis en el camino, y llegaréis a vuestro destino. Mientras no haya intención, no hay nada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Contactar o suscribirse

La Ley del Amor