Desobsesión

Comunicación recibida el 20/07/2020 (extracto textual de la sesión completa)

 

Contenidos:

-         Cuando una persona dice que está obsesionada por un espíritu.

-         Sobre quién actuar.

-         Lo que hacen los espíritus.

-         La vibración que produce la persona obsesada.

-         Contactar con la partícula espiritual de Dios que habita en nosotros.

-         El método que os estamos transmitiendo constantemente.

-         Cuando una persona obsesada es consciente de esta enseñanza.

-         No existe ningún ser espiritual de rango inferior que pueda afectar a un ser espiritual de rango superior.

-         Desarrollaos en el camino que ha marcado el Padre Eterno para vuestra evolución, y no existirá nada que os detenga.

 

-       ¿Qué consejos darías para poder salir del estado de que haya un espíritu obsesor?

 

Cuando una persona dice que está obsesionada por un espíritu, está demostrando que no entiende la realidad, porque pretende dejar la responsabilidad de su situación en algo externo. Es lo mismo que una persona que sea ludópata, y le echa la culpa a las máquinas tragaperras. Cuando una persona se siente obsesada por algún espíritu, en muchos casos es una forma que pretende utilizar para poder expresar unas malas acciones que cree que hace de forma involuntaria, unos pensamientos y unos sentimientos que cree que le surgen de forma no premeditada. Y puede ser así. Puede ser que haya un espíritu o varios que estén intentando obsesionar a esa persona, pero no hay que actuar sobre los espíritus, porque los espíritus, lo que hacen, es entrar en la vibración que genera esa persona. Y, como consecuencia de ello, de la vibración que produce esa persona se traduce en las consecuencias que sufre.

 

En lo que tiene que centrarse una persona obsesionada es en sus pensamientos, en sus sentimientos y en sus actos, exactamente igual que cualquier otro ser. A través de la oración conseguimos la introspección. Conseguimos, o intentamos, contactar con la partícula espiritual de Dios que habita en nosotros, y buscamos desarrollar ese contacto para poder recibir las influencias positivas de nuestro yo superior, que se aloja dentro de nosotros.

 

Todos tenemos una partícula vibratoria de alto nivel. Todos. Solo es cuestión de poder hacerla salir, para que, como dijo el Maestro Jesús, pueda brillar esa luz, no dejándola oculta, sino poniéndola en un sitio bien visible [ver Evangelio según San Lucas, 11,33]. Y el sitio bien visible son los actos que hacemos en cada momento de nuestra vida. Si estos actos siguen la guía de la partícula divina que se aloja en nosotros, estamos expresando, de una forma práctica, el ejemplo de estas enseñanzas. Es el método que os estamos transmitiendo constantemente, para poder divulgar el camino del Padre a toda criatura, tanto encarnados como desencarnados. Y cuando una persona obsesada es consciente de esta enseñanza, cuando es capaz de profundizar y, sobre todo, de comprender de forma cierta, con fe, que esa partícula habita dentro de ella, le estará dando la oportunidad de poder expresarse a nivel interno y a nivel externo, aumentando su nivel vibracional y logrando cambiar de forma absoluta su realidad.

 

Pero cada cual tiene que llevar su propia cruz [Evangelio según San Mateo, 10,38], cada cual tiene que aprender sus propias lecciones. Es esencial seguir los pasos que la vida nos marca, manteniendo siempre la atención en lo que realmente buscamos en cada momento. Centrarnos en el presente sin olvidar la dirección hacia donde queremos guiar nuestra infinita vida. Eso nos permite entender cómo crear felicidad en cada momento, porque la felicidad es consecuencia, absoluta y directa, de marchar en el camino del Padre y, por tanto, una persona que esté obsesionada, en el momento en que es capaz de comprenderlo, asume la responsabilidad, en vez de seguir siendo una víctima de sí misma. Porque todos tenemos la libertad de elegir, y no existe ningún ser espiritual de rango inferior que pueda afectar a un ser espiritual, encarnado o no encarnado, de rango superior.

 

Por eso es tan importante entender que el camino de Dios es un camino de fe, de confianza, porque esa confianza se traduce en actos, pero también y, sobre todo, comienza traduciéndose en actitud, de tal modo que no existe ninguna creación propia que nos resulte limitante. Nuestros pensamientos se revisten de alegría, de decisión, como consecuencia de esa confianza. Y nos convertimos en niños, porque nos hacemos absolutamente confiados en la tremenda, infinita energía eterna del Padre. Y entrando por ese canal, nuestra vibración, nuestra frecuencia, solamente conecta con seres espirituales y materiales más elevados. Porque con los seres materiales ocurre exactamente lo mismo que con los seres espirituales. Solamente podéis conectar correctamente con los que estén muy próximos a vuestro nivel vibratorio.

 

Por eso, desarrollaos en el camino que ha marcado el Padre Eterno para vuestra evolución, y no existirá nada que os detenga.

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

Vídeo conferencia ¿Por qué de la obsesión?

Comentarios

Publicar un comentario

Gracias por aportar tus comentarios. Serán publicados tras la revisión por el administrador

Entradas populares de este blog

Índice

Solicitudes de Oraciones

Actividades de apoyo y ayuda