Cómo dirigir las peticiones al Padre Eterno

Comentarios personales del canalizador, con influencia de los Hermanos Espirituales del 02/10/2020


Contenidos:

-         Muchas religiones buscan a Dios fuera de nosotros mismos.

-         Cuando somos capaces de entender que Dios vive en nuestro interior.

-         Cómo dirigir nuestros pensamientos a Dios.

-         Cómo pedir y los efectos que se producen,

-         Cómo actúa Dios.

-         Nuestra actitud en la acción.

-         Qué son los obstáculos que nos encontramos.

-         La actitud de agradecimiento a Dios.

 

Muchas religiones buscan a Dios fuera de nosotros mismos. Cuando somos capaces de entender que Dios vive en nuestro interior, nos hacemos partícipes de la comprensión de que somos Hijos de Dios. Todo pensamiento que se dirija a Dios es un pensamiento que debe dirigirse a nuestro interior, debe de plantear lo que entendemos por realidad, debe de transmitir nuestras intenciones de progreso, la aceptación de las realidades que nos acontecen, y la disposición de encontrar las soluciones necesarias para que estas realidades puedan estar en sintonía con la bondad de Dios.

 

Cuando pidamos, debemos hacerlo con la actitud de desear que se produzcan los cambios, con la confianza de que se van a producir, y el compromiso de que vamos a ser los mayores protagonistas para que ese cambio se produzca. Con ese compromiso, todo nuestro ser dirigirá su voluntad hacia el proceso de transformación, porque Dios actúa a través de su creación, y nosotros somos su creación. Actuemos, por tanto, con la mente dirigida hacia el cambio que deseamos, con la confianza en que Dios se complace de este cambio, con la alegría que supone avanzar en los procesos evolutivos, personales y de la humanidad, y sentir que toda la creación se alinea con esta voluntad para poder superar todos los obstáculos que nos encontremos, que son las pruebas que nos permiten garantizar que nuestro compromiso es firme, y que nuestra fe es inquebrantable. De este modo, siempre mantendremos la actitud de agradecimiento a Dios, porque Dios es la creación, está en cada uno de los átomos de la creación y, por tanto, agradecemos a la creación todo el proceso en el que nos encontramos, para poder seguir evolucionando, y alcanzando las metas de sabiduría y de felicidad que nos hayamos marcado en cada momento.

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Contactar o suscribirse

La Ley del Amor