Insistir en las peticiones

Comentarios personales del canalizador, con influencia de los Hermanos Espirituales del 02/10/2020

 

Contenidos:

-         El desarrollo de la atención y la sensibilidad.

-         El progreso en evolución de conocimientos.

-         Recepción de mensajes intuitivos.

-         Las peticiones que siempre son atendidas.

-         Percibir la respuesta.

-         Ojos abiertos y luces largas.

-         Si una petición no llega.

-         Todo en la vida tiene su proceso.

-         Actuar para que las peticiones se lleven a cabo.

-         La insistencia y el compromiso.

-         Las peticiones alineadas con la voluntad del Padre.

-         La humildad y la confianza en la voluntad de Dios.

-         La convicción de que la justicia divina debería atender con toda claridad las peticiones formuladas.

 

Cuando nuestra atención y nuestra sensibilidad no están suficientemente desarrolladas, determinadas realidades que surgen a nuestro alrededor no son percibidas. Cuando nuestro progreso en comprensión, en evolución de conocimientos, no está desarrollado, no somos capaces de comprender los mensajes que nos llegan.

 

Un mensaje intuitivo que pueda perfeccionar un proceso médico solamente podrá recibirlo alguien que tenga las capacidades necesarias para poder comprenderlo. Una persona ignorante en temas de medicina, aunque fuese un músico excepcional, por ejemplo, no podría hacer nada con esa enseñanza y, por lo tanto, a él no le llega.

 

Pero cuando necesitamos realmente algo, cuando lo pedimos con total convicción, y el resultado de esa petición redundará claramente en el bien y en el progreso propio y en el de los demás, esas peticiones siempre son atendidas. Si no hemos sido conscientes, no nos habremos enterado de cuando llega la respuesta. Por eso es tan importante el concepto de tener los ojos bien abiertos y las luces bien largas, para poder captar en la vida todas las enseñanzas que podamos recibir.

 

Y si vemos que una petición no llega, debemos insistir, pero también debemos analizar si realmente es sabio que esa petición nos sea concedida. Porque todo en la vida tiene su proceso, y es necesario seguir las pautas que nos permitan alcanzar las metas. Si no se abona la tierra, si no se echan las semillas y se riega convenientemente, no podrán crecer los frutos. Hay que actuar para que las peticiones se lleven a cabo. Y a través de la insistencia, pero, sobre todo, a través del compromiso para que ello se produzca, podremos ir observando cómo la vida nos enseña a dar consecución a todas aquellas peticiones que estén alineadas con la voluntad del Padre, y a comprender que las que no cumplen este requisito, todavía no es el momento de que se produzcan.

 

Pero es necesario mantener la humildad y la confianza en la voluntad de Dios y saber cuándo es necesario a su vez que nuestras peticiones no deben ser respondidas, porque si mantenemos la convicción de que la justicia divina debería atender con toda claridad estas peticiones formuladas, deberemos replantear nuestras acciones, intensificarlas, para que puedan llevarse a cabo.

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse


Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Contactar o suscribirse

La Ley del Amor