Cuerpo, mente y espíritu en progreso

You can translate this web with Google Crome

Comunicación recibida el 12/01/2021 (extracto textual de la sesión completa)

 

Contenidos:

-         De qué depende la salud.

-         Actuaciones en el ámbito personal.

-         Continuar realizando la labor para la que habéis venido al plano encarnado.

-         Adaptaos a la realidad en la que os encontráis.

-         Qué es la vida.

-         Los obstáculos.

-         Comprender todas las vicisitudes de la vida.

-         El consejo del camino correcto.

-         La atención y los errores.

-         Si no tuviéramos la capacidad de cometer errores.

-         Nuestro objetivo.

-         La perfección absoluta.

-         Aprovechar los errores.

-         Cambiar totalmente la actitud ante la adversidad.

-         La atención y la intención.

 

Buenas noches, hermanos. Que la gracia de Dios os cubra, y os llene de la energía necesaria que se precisa para poder disponer de la salud, para poder realizar todas las actividades que necesitáis desarrollar en la materia.

 

La salud es el resultado de un conjunto de actos personales y de circunstancias externas. En relación con las circunstancias externas, nada podéis hacer, pero sí que podéis hacerlo en el ámbito personal[1]. El ejercicio físico, la alimentación adecuada, los pensamientos correctos, generarán un proceso en vuestro interior que permitirá manteneros en un estado adecuado, para proteger vuestro organismo carnal de las circunstancias de la vida.

 

Sin embargo, puede haber accidentes, podéis enfermar por muchas circunstancias pero, aunque el cuerpo no esté en condiciones óptimas, vuestra mente y vuestro espíritu pueden continuar realizando la labor para la que habéis venido al plano encarnado. Siempre debéis adaptaros a la realidad en la que os encontráis. Adaptarse es necesario en todo momento y lugar. Cuando tenéis la intención correcta para lograr objetivos que se ajustan al camino correcto, necesitáis adaptaros, exactamente igual que en cualquier otra circunstancia, incluso negativa. Adaptaros es necesario para poder ejercitar vuestras capacidades de acuerdo a vuestro entorno, para poder conseguir los objetivos planteados, venciendo las dificultades que la vida os enfrenta. Es un proceso necesario, porque la vida es una escuela y es una prueba, y si no existiesen obstáculos, nada habría para poder superar, no tendríais la posibilidad de poder perfeccionaros.

 

Este principio, tan elemental como lógico, permite comprender todas las vicisitudes de la vida, de la que tantas y tantas personas se están quejando constantemente y que, con ello, lo único que consiguen es cubrir de oscuridad su camino.

 

Mi consejo es: convertíos en luz, sed luz en todo lo que hagáis, en todo lo que penséis, en todo lo que digáis. Ese es el camino correcto.

 

Y mantened la atención, porque constantemente todos estamos en condiciones de cometer errores, y eso es señal inequívoca de que tenemos la posibilidad de poder progresar por medio de nuestro desarrollo personal. Si no tuviéramos la capacidad de cometer errores, estaríamos en un estado de perfección. Pero somos seres evolutivos, y eso no existe dentro de nuestras dimensiones. Nuestro objetivo es desarrollarnos, constante y eternamente. Por tanto, la perfección absoluta no existe nunca en nosotros, solamente existe en Dios.

 

Y al no ser perfectos, cometemos errores, y esos errores son nuestras mejores enseñanzas para poder elevarnos, subiendo escalones de perfección de acuerdo a nuestra propia voluntad y esfuerzo.

 

Entendiendo esto, cambia totalmente la actitud ante la adversidad, porque os estamos dando la posibilidad de haceros conscientes de que toda la adversidad que se encuentra a vuestro alrededor son continuas oportunidades que tenéis para evolucionar.

 

Mantened la atención y la intención, y estaréis aprovechando vuestra etapa encarnada.

 

[1] Nota del canalizador: aunque lo expresé de esta manera, la idea era que, aunque podemos cambiar nuestro entorno en cierta medida, no podemos cambiar las circunstancias externas que nos sobrevienen, y no debemos centrarnos en pretender que cambien si no podemos influir sobre ellas, sino que debemos centrarnos en cambiar nosotros, mejorar, porque cuando nosotros cambiamos, todo cambia, y las circunstancias externas nos afectan de un modo diferente, llegando a poder transformarlas, cuando antes no podíamos hacerlo.

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse


Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Solicitudes de Oraciones

Actividades de apoyo y ayuda