El proceso con las personas que van a morir es exactamente igual que con el resto (1 de 4)

You can translate this web with Google Crome

Comunicación recibida el 15/12/2020 (extracto textual de la sesión completa)

 

Contenidos:

-         Cómo reciben a la muerte las personas.

-         Lo que más necesitan las personas que están en esta situación.

-         El amor y las preguntas.

-         No hay que echar perlas a los cerdos.

-         El ejemplo es la mayor lección.

 

-       ¿Hay algún consejo para las personas que están próximas a morir?

 

Las personas que sienten en su fuero interno que la muerte les acecha, pueden recibirla de muchas formas. Pueden mantenerse en una actitud de sufrimiento y de miedo ante lo desconocido. Pueden sentir rebeldía, rechazo, ante lo inevitable, o pueden sentir esperanza, al conocer la realidad de la inmortalidad del alma, al comprender, de un modo absolutamente claro, que el tiempo pasado en la carne es solamente un pequeño instante de pruebas, en relación con la eternidad.

 

Lo que más necesitan las personas que están en esta situación es encontrar un oído amable que les escuche de forma amorosa y compasiva, que les comprenda. Transmitid amor a estas personas, y solo a través de preguntas podéis ir induciéndolas para poder aportarles los conocimientos que vosotros podáis disponer. Es exactamente igual que con el resto de los hermanos encarnados, pero también con los hermanos desencarnados. Dijo el Maestro Jesús que “no hay que echar perlas a los cerdos”[1]. En el buen sentido de la comprensión de esta frase, es que no hay que transmitirles enseñanzas a las personas que no desean recibirlas o que no están en condiciones de poder recibirlas.

 

Pero el ejemplo es la mayor lección, y eso siempre estáis en condiciones de poder transmitirlo, porque forma parte de vuestra propia realidad, y las personas que se encuentran próximas a trascender el cuerpo físico, si observan que os mostráis en una actitud de paz interior y de serenidad, sentirán el impulso de conocer el motivo por el que os ocurre eso. Pero, repito, utilizad solamente preguntas, hasta que llegue el momento en que os pidan, de forma clara, recibir las enseñanzas.

 

[1] “No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen, y se vuelvan y os despedacen” (Evangelio según San Mateo 7,6).

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse


 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Cinefórum MyE. Reflexiones sobre la película “Divaldo Franco Médium”

Actividades de apoyo y ayuda