Sublime lección de un ser angelical

You can translate this web with Google Crome

Testimonio del transcriptor del 30/08/2021

 

Tengo una hermana maravillosa. Bueno, en realidad tengo dos hermanas maravillosas, pero una de ellas decidió venir a este mundo como maestra de vida, y el resto de la familia vinimos a aprender. Sufrió en el vientre de su madre, perdió oxígeno al nacer y nos regaló al mundo una maravillosa muñequita con infinita capacidad de amar. Los ignorantes la ignoran, los perversos la desprecian, pero las personas que tienen la capacidad de percibir la mano de Dios en la vida son capaces de disfrutar con su presencia, de valorar sus sonrisas, de sentir su gran corazón. Es difícil llegar a ese nivel de elevación espiritual que sea capaz de percibir el gran regalo de su presencia porque, como gran maestra que es, es capaz de mostrarnos el camino en cada momento a través de la actitud amorosa, humilde y simpática con que nos regala cada sonrisa, que nos dirige con la espontaneidad de los niños, y que es la realmente útil, la realmente valiosa, la que muestra la grandeza de un espíritu elevado.

 

Cometí un error y actúe con ella de un modo desconsiderado. Y no hay excusas, pero sí grandes lecciones. Su respuesta fue la de una niña desvalida, vertiendo lágrimas de pena y pidiéndome perdón. ¡¡¡Ella a mí!!! "Yo no soy igual que tú —me dijo entre sollozos— y no puedo hacer todo bien ¿me perdonarás?". Cuánto amor y qué pequeño me siento ante un alma tan maravillosa. Y mi gran maestra me permitió abrazarla, pedirle perdón y multiplicar mi carga de amor gracias a su valerosa alma, siempre dispuesta a perdonar, siempre preparada para amar.

 

Cuánto nos falta para poder llegar a ser tan buenas personas como para poder comprender a todos estos ángeles que vienen al mundo a darnos las lecciones que necesitamos para evolucionar, aunque sea un poquito, en el camino del amor infinito que Dios nos muestra con ellos.

 

En esta lección he aprendido la grandeza de quien ama, la grandeza de quien es humilde, que puede derribar los muros más resistentes con la fuerza del inigualable amor que ha sido capaz de ganar en el camino que nos dirige hacia la evolución infinita que Dios nos marca a cada ser.

 

Espero poder seguir aprendiendo en la vida para poder aproximarme, aunque sea un poquito, a la grandeza de mi maravillosa hermana.

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

Artículo “Y Dios elige a las madres”


Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Solicitudes de Oraciones

Actividades de apoyo y ayuda