Practicar meditación

You can translate this web with Google Crome

Comunicación recibida el 09/11/2021 (extracto textual de la sesión completa)

 

Os aconsejamos que practiquéis meditación. La oración y la meditación son dos actividades confluentes. La diferencia principal es que la meditación es eminentemente receptiva, y la oración emite y recibe simultáneamente. Pero durante la meditación estáis consiguiendo desarrollar muchas cualidades importantes, porque os permite observar vuestra realidad desde un punto de vista mucho más amplio, mucho más claro, que os permite entender la experiencia de la vida, limpiando vuestra mente de muchas de las capas de oscuridad, porque a través de la meditación se va calmando vuestra realidad, tanto en la parte física como en la parte espiritual. Se va serenando, como si fuese un cuenco de agua con tierra, permitiendo que esa tierra que está flotando en el agua se deposite en el fondo y podáis disfrutar de su transparencia. Sin embargo, cuando se está alterado, es como si el cuenco se removiera y el agua queda turbia. A través del agua turbia no se pueden ver las cosas de un modo correcto.

 

Pero esa tierra que tiene el agua, ya sea que esté en suspensión o esté depositada, también forma parte de vuestra realidad, y mientras no le estéis dando la energía que la alimente, esa parte de vuestra realidad quedará depositada en el fondo, y no tendrá nada que hacer, no os influirá, porque estaréis en una vibración más elevada y la agitación desaparecerá. Entraréis en la calma y, a través de la meditación, estaréis favoreciendo que, tanto vuestra parte física, como vuestra parte espiritual, entren en ese estado de calma. Aprovechad unos pocos minutos al día y podréis observar los grandes beneficios que se logran con ella.

 

Otros artículos de esta colección:

Meditar

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

Comentarios

Entradas populares de este blog

Solicitudes de Oraciones

Índice

Actividades de apoyo y ayuda