¿Por qué los espíritus no pueden superar todas las pruebas desde el plano desencarnado?

You can translate this web with Google Crome

Comunicación recibida el 24/02/2022 (extracto textual de la sesión completa)

 

En el plano desencarnado, cada espíritu está acompañado de otros espíritus de su mismo nivel vibratorio y, por tanto, la experiencia será agradable o desagradable, feliz o desgraciada, de acuerdo al nivel vibracional que haya alcanzado en ese momento, o que pueda alcanzar más adelante.

 

Pero en el plano encarnado se tiene la posibilidad de poder conectar y compartir experiencias con espíritus también encarnados, de unos niveles algo mayores o algo menores, y eso es una prueba que no se puede desarrollar en el plano desencarnado, pero es necesario pasar por ella cuando se desea ayudar a los hermanos de menor nivel vibratorio, porque tenemos que desarrollar la capacidad de poder enseñar con ternura y mostrar con amor. Pero con los hermanos de niveles vibratorios superiores, tenemos que desarrollar la humildad, para poder reconocer nuestra pequeñez, para poder pedirles y que se cumpla la voluntad de Dios, de acuerdo a la enseñanza del Maestro Jesús, que dijo “pedid y se os dará”[1], y en el plano encarnado se tiene la oportunidad de pedir cuando no se tiene, cuando no se puede, cuando no se sabe, porque en el momento en que se tiene la oportunidad de pedir, en el momento en el que se tiene la necesidad de pedir, siempre hay hermanos a los que poder hacer la petición, y en muchas ocasiones ocurre que son, precisamente, las personas que en nuestro orgullo, más nos costaría tener que realizar la petición.

 

Y esta experiencia en el plano encarnado se va perfeccionando en las sucesivas vidas, y se van adquiriendo, cada vez, mayores capacidades para poder aplicarlas también en el plano desencarnado, para poder percibir a los hermanos de mayores y menores niveles vibratorios, y poder ayudar a los inferiores y ser ayudados por los superiores. Pero eso solamente puede ser posible cuando se han desarrollado esas capacidades, y es precisamente en el plano encarnado, en el que se tiene la oportunidad de poder incrementarlas a través de la experiencia.

 

[1] Evangelio según San Lucas 11,9.

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

Practicar la mediumnidad

Comentarios

Entradas populares de este blog

Solicitudes de Oraciones

Índice

Actividades de apoyo y ayuda