Averiguar qué talento tenemos

You can translate this web with Google Crome

Comunicación recibida el 21/12/2021 (extracto textual de la sesión completa)

 

-       ¿Cómo podemos averiguar qué talento tenemos, para poderlo desarrollar?

 

Todos los hermanos que encarnan disponen de muchas capacidades. No es solo un talento el que se tiene, pero eso que llamas talento es una capacidad que ya ha sido desarrollada anteriormente, ya sea en fases encarnadas o desencarnadas. Por tanto, esa cualidad se empieza a manifestar de un modo espontáneo, y muchas veces la propia persona no es capaz de valorarla como una capacidad especial, porque es algo que le resulta natural, sencillo. Hay otras ocasiones en las que es necesario pasar por un proceso de aprendizaje en la fase encarnada, donde van aflorando esas cualidades a través del esfuerzo y la dedicación. Cuando se tiene a disposición una persona que ayuda en el proceso evolutivo, resulta mucho más sencillo, porque se tiene una referencia a quien acudir en caso de dudas, y es quien está marcando los procesos, quien está indicando los pasos a seguir, para poder alcanzar la maestría en esa determinada cualidad.

 

Pero los alumnos necesitan estar en disposición para que puedan observar y puedan atender a los maestros que la vida les pone delante, y esos maestros no tienen por qué ser físicos. A través de la dedicación se puede lograr superar casi cualquier obstáculo, pero los talentos que tiene cada persona, se observan siempre cuando se tienen los impulsos necesarios, se tiene una sensación interna de querer dedicarse a esa actividad, porque la realiza, desde el primer momento, con total entrega, con entusiasmo, sintiendo felicidad durante el proceso, aunque requiera esfuerzo, pero se está observando el aprendizaje, haciéndose consciente de cada paso que da y dónde se le van abriendo diferentes puertas, diferentes oportunidades, de acuerdo a esa dedicación que está empleando para ir desarrollando esa cualidad.

 

Las cualidades no siempre se empiezan a manifestar en la niñez[1], del mismo modo que cualquier otra de las circunstancias que intervienen en la personalidad y en la naturaleza de cada persona. Hay cosas que se exteriorizan, se empiezan a denotar en la más tierna infancia, y otras, en edades mucho más avanzadas[2]. Cada experiencia surge en el momento necesario para que se pueda cumplir la voluntad de Dios en ese proceso evolutivo del que ya hemos hablado. Por tanto, cualquier actividad que se haga y que se observe que pasa el tiempo y apenas te puedes dar cuenta, es porque estás con total concentración en esa actividad. Y esa actividad te permitirá desarrollar alguno de los dones que Dios ha dispuesto que puedas tener la oportunidad de mejorar en esta encarnación.

 

-       Entonces, si realizas algo con entusiasmo y concentración ¿es uno de tus talentos?

 

Evidentemente es una actividad que te está generando felicidad, que te produce satisfacciones y, si el proceso y el resultado es bueno, bello y verdadero, te está facilitando la evolución. No se puede entender que haya una única capacidad en cada ser humano, porque la vida está desarrollada por una complejidad que permite poder atender a muchas cualidades a lo largo de toda una encarnación, pero es evidente que, si observas y encuentras el camino, un camino que te lleve por la ruta de la felicidad realizando una actividad que cumpla con estos objetivos de la verdad, la belleza y la bondad, estás desarrollando una de tus cualidades.

 

[1] Ver artículo La gestación (1). El mapa de vida

[2] Ver artículo El proceso de integración del espíritu en el ser encarnado. La infancia y la juventud

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

Practicar la mediumnidad

Comentarios

Entradas populares de este blog

Solicitudes de Oraciones

Índice

Actividades de apoyo y ayuda