Ser como un niño (Rosamari)

You can translate this web with Google Crome

 

Audio-podcast en iVoox

(más información sobre iVoox)

 

Qué enseñanza entrega un niño, con su inocencia callada y la alegría expresada: ilusiones, sueños y una imaginación desbordada.

Desprenden tanto, te regalan todo. Siente sus bromas, vive los juegos, ama la vida, porque estar cerca de ellos y aprender con ellos es un regalo, es un encuentro.

Te dejas llevar, te haces uno de ellos, te sientes tan niño, te contagia entero. La magia la viven, sin maldad ni miedo, confían en ti, vives sus destellos.

Cuesta explicar cuando convives con ellos, te haces uno al instante, te ríes, entras en juego y comprendes la palabra de los niños y el reino de los cielos.

Ellos son la magia, son ángeles bellos, son el entusiasmo, te contagian por dentro. Vives y disfrutas en ese su juego, ser niño inocente te muestra el cielo.

En ti está ese niño, que es inocente, soñador y con ganas de experimentar. Dale alas para que pueda volar e ilumine los rincones que se pueda encontrar. Dale rienda suelta donde poderte emocionar por tantas cosas sencillas que te hacen sentir paz.

Cuando eres niño, no juzgas, ni temes, eres confiado, eres inocente, eres divertido, vives el presente, sueñas, imaginas, amas a la gente. Ese niño vive en ti, Ahora y Siempre.

 

Recuerda: La mayor riqueza es la que tú llevas dentro, la mayor certeza es la que está en el silencio. La mayor alegría es reconocer tu centro, y la mayor sabiduría que la Verdad es tu aliento.

En ti está la belleza, la fuerza de ese misterio que va impulsando tu vida y va abriendo otros senderos.

En ti está el camino, sin temor a recorrerlo vas dando pequeños pasos, aprende a agradecerlos, porque ellos te conducen a tu verdadero centro y sabrás qué hacer y cómo resolverlo y sabrás qué decidir sin equivocarte en ello, porque todo eso enseña a ir superando miedos.

Nadie está solo en su camino, aunque a veces te cueste verlo, hay fuerzas que son invisibles, pero allanan tu sendero y te cogen de la mano para que sigas subiendo, te hablan y susurran para que vayas viviendo desde una gran esperanza y así recobres el aliento.

 

Rosamari Ramírez del Cerro

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

Alientos del Alma

Comentarios

Entradas populares de este blog

Solicitudes de Oraciones

Índice

Actividades de apoyo y ayuda