Liberarse de un obsesor (2). La primera persona que tiene que realizar el esfuerzo de progreso espiritual

You can translate this web with Google Crome

Comunicación recibida el 02/02/2021 (extracto textual de la sesión completa)

 

Pero seamos conscientes de que esto no siempre se resuelve en el primer intento. Hay que mantener el esfuerzo durante días, o meses, o años. Pero el espíritu obsesado tiene un trabajo muy importante que hacer porque, como he dicho al principio, solamente le afecta en la medida en la que sus capacidades intelectuales están alejándose del servicio a Dios. La primera persona que tiene que realizar el esfuerzo de progreso espiritual es el obsesado, del mismo modo que, cuando una persona está enferma, la que tiene que tomarse el medicamento para curarse es ella, no es el médico y, por tanto, este espíritu obsesado tiene que realizar el firme esfuerzo de cambiar su actitud, porque si lo observamos desde el punto de vista de la luminosa intervención de Dios en la creación, la influencia de un espíritu obsesor es una excelente oportunidad que tienen ambos para poder evolucionar. El obsesado puede cambiar una de sus actitudes, que puedan ser, quizá, de las más relevantes sobre las que tiene que trabajar en esta encarnación o en la fase desencarnada en la que se pueda encontrar, y el espíritu obsesor es capaz de salir del círculo vicioso de incremento de sufrimiento como consecuencia de sus actos, quedando liberado, por mérito propio, al haber comprendido la importancia que tiene el perdón hacia los demás, y la responsabilidad que asume en su propia evolución, al no descargar esta responsabilidad o esta culpa en el obsesado.

 

Otros artículos de esta colección:

Liberarse de un obsesor (1)

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

Practicar la mediumnidad

Comentarios

Entradas populares de este blog

Solicitudes de Oraciones

Índice

Actividades de apoyo y ayuda