Vivir la experiencia de la vida y superar las pruebas

You can translate this web with Google Crome

Comunicación recibida el 20/04/2020 (extracto textual de la sesión completa)

 

La actitud es la que marca la diferencia total entre el modo de vivir la vida, dedicados a nosotros mismos o dedicados a cumplir la voluntad de Dios; desde una actitud egoísta a una actitud altruista. Y dos personas pueden estar haciendo lo mismo y una de ellas lo está haciendo para complacerse, y la otra lo puede hacer para lograr un bien para otros; una puede estar preparándose profesionalmente para conseguir riqueza egoísta y la otra, para mejorar la sociedad en la que vive; una puede estar sacrificándose, porque de ello querrá ver en el futuro una ventaja personal, y la otra lo hará para contribuir a crear un mundo mejor.

 

Las satisfacciones que se consiguen en cada caso son totalmente diferentes. Tened claro que la riqueza es una oportunidad, así como la salud, la belleza, el poder. Todas estas cualidades nos dan oportunidades que podemos aprovechar, bien sea para beneficio propio o para ayudar a otros que lo necesiten. Tened entonces clara cuál es la actitud que deseáis elegir en vuestra vida, sobre qué objetivo prioritario deseáis evolucionar, si hacia vuestro bienestar personal y egoísta o hacia la verdadera felicidad del altruismo.

 

Por eso, cuando alguien dice que actúa “de forma desinteresada” podréis entender que es el modo más interesante de actuar, porque es el que más bien podrá producirle en la vida. Y cuando se entiende el proceso de la evolución de las almas, ya dejamos de olvidar la egoísta salvación, porque entendemos que todos formamos parte de un mismo proceso, y la evolución de muchos contribuye a facilitar la evolución de todos y cada uno de los miembros del grupo, así como de otros sobre los que puedan influir. Pero entended que esto solamente es la suma de los procesos individuales que se logran por la voluntad de los que integran el colectivo, ya sea de todos los miembros, o quizá solo de unos pocos.

 

Pero no desfallezcáis, porque el trabajo que cada uno hace nunca queda en el olvido, y las personas que están realmente preparadas para recibir las lecciones acogerán con gran alegría todos y cada uno de los ejemplos que podáis mostrar. Pero ya sabéis, no obliguéis nunca, la libertad es el gran regalo que nos ha dado Dios, por lo tanto, nosotros seríamos traidores a su voluntad si atentásemos contra la libertad de los demás.

 

Sed luz que ilumine vuestro camino, y el que lo desee podrá acogerse a él. Es decisión personal. Y cuando dos o más estáis transitando en sincronicidad este proceso de evolución os podréis realimentar con las buenas influencias, vuestro progreso será más grato, pero las pruebas seguirán estando allí. Nunca olvidéis que los momentos de felicidad son meros descansos entre cada uno de los asaltos de la lucha de la vida para progresar, y en vuestra mente podéis seguir avanzando a través de la oración, del recogimiento, del análisis introspectivo, que os permitirá superar muchas pruebas sin tener que sufrirlas.

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

Comentarios

Entradas populares de este blog

Solicitudes de Oraciones

Índice

Mensajes recibidos en las sesiones de oración-meditación colectiva