Nada cae en saco roto (Rosamari)

You can translate this web with Google Crome

 

Audio-podcast en iVoox

(más información sobre iVoox)

 

Si crees que has perdido el tiempo y se ha pasado volando sin hacer lo que querías y quizá te has equivocado. Es tan sólo la creencia que eso te va mostrando, que lo que ves error realmente te está enseñando.

Nada cae en saco roto, aunque creas que está pasando, la Vida luego te muestra que todo es para algo. Que todo sirve y es útil en ese camino humano, por ello cada experiencia es siempre un regalo.

Tu vida es lo que quieres, lo que piensas lo atraes, lo que temes te inquieta, lo que amas te da libertad y al observar tus creencias te llevan a donde estás.

¿Te gusta aquello que vives, estás donde quieres estar? ¿Vas materializando tus sueños o te dejas controlar? ¿Confías en tu interior o te encanta conquistar?

Si estás atento a la Vida ella te va a guiar, te habla de mil maneras, sólo tienes que escuchar. Te envía tantos mensajes que te quiere despertar, estás aquí para vivir y a la vez disfrutar, nada hay fuera de ti que pueda robarte la paz.

 

Recuerda: Todo está en tus manos, todo está en tu vida, nada hay separado, la unidad es la que guía. Las mentiras, los engaños, van confundiendo tu vida, y si te crees lo que dicen estás perdiendo energía.

Todo está en ti y lo sabes, aunque a veces se te olvida, pero el Alma te recuerda que el Amor es quien te cuida y tú apenas te das cuenta de cómo impulsa tu vida algo más poderoso que en tu corazón palpita.

El Ángel Guardián te ama sin medida y sin poner condiciones, siempre es el que te mima, te da ánimo e ilusiones. Reconoce tu valía, sale siempre a tu encuentro, te respeta y da alegría, y a la vez el aliento, está en ti y te hace compañía. Desde el día que naciste, te susurra melodías, para que avances y crezcas y está siempre en tu vida.

 

Rosamari Ramírez del Cerro

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

Alientos del Alma

Comentarios

Entradas populares de este blog

Solicitudes de Oraciones

Índice

¿Qué peligros tiene la mediumnidad?