La meditación en el recogimiento del Padre Eterno

Contenidos:

-         Medita todos los días de tu vida.

-         Contactar con los hermanos superiores que te cuidan.

-         Obsérvate.

-         Todos tenemos una importante misión.

-         La red de luz.

-         La actitud de atención.

-         Comienzo de la meditación. Peticiones. Escucha. Confirma amor y coherencia en lo que recibas.

-         Los milagros.

-         Emplear la información con fe.

 

Obsérvate, medita todos los días de tu vida en el recogimiento del Padre Eterno. Lo necesitas para contactar con los hermanos superiores que te cuidan, comenzando por tu Ángel de la Guarda, y recibir la energía que fluye de Dios. Obsérvate. Cuando no lo haces te sientes mal, te ves como una persona vacía, despistada, triste, sola. Media hora de meditación cada día, o incluso menos, para volver a recordar tus raíces, para poder recibir los mensajes que te permitirán equilibrarte y cumplir con tu destino. Porque todos tenemos una importante misión[1], si la deseamos asumir, y hay miles de personas como tú repartidas por el mundo, que formáis una red de luz.

 

Medita mientras paseas, mientras viajas al trabajo, en cualquier momento o lugar. Solo es necesario que tu mente no esté ocupada en otros asuntos. Mantén una actitud de atención, de escucha, para que puedas captar los mensajes intuitivos que te lleguen. Comienza enviando un pensamiento de agradecimiento al Padre Eterno, Dios, Creador o el nombre que desees darle. Pide si necesitas, pero especialmente, pide para que se cubran las necesidades de los demás, tanto las físicas como las emocionales y espirituales. Y escucha. Mantén tu recogimiento y escucha la voz interior con una actitud de benevolente agradecimiento, porque Dios, a través de sus seres subordinados, se comunicará contigo.

 

Asegúrate de que los mensajes que recibes están relacionados con el amor a todo y tienen coherencia. La lógica no es determinante, porque muchas cosas aparecen en la vida fuera de toda lógica. Especialmente las más trascendentes. Y a veces, a esas cosas las llamamos “milagros”. Por tanto, amor y coherencia, esos son los únicos requisitos que hay que valorar para entender la utilidad de la información que nos llegue. Y, tras ello, emplear la información, con fe, porque sin fe nada se logra.

 

[1] Nota del transcriptor: Todos tenemos una importante misión por venir a este mundo. Esta importante misión está relacionada con el desarrollo espiritual individual y la repercusión que puede tener en relación con las demás personas con las que cada cual puede ejercer influencia. La misión de cada persona es tan importante como la de las demás.

 

Nota: para ampliar, ver artículo La actitud de atención

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Solicitudes de Oraciones

Actividades de apoyo y ayuda