Guía de evolución


Comunicación realizada el 02/04/2020 (adaptación para comunicado público)

Contenidos:
-         Los Hermanos de Luz en el progreso personal.
-         De poco sirven las enseñanzas si no se ponen en práctica.
-         Oportunidades de poder demostrar o de poder aprender sobre las enseñanzas.
-         Cómo se logra la elevación y la evolución.
-         La importancia que tiene la gratitud.
-         Pruebas sin resignación y gratitud al Padre Eterno.
-         Cuando se eleva cualquier alma a grados superiores.
-         El crecimiento por nuestro propio mérito.
-         Las misiones siempre están relacionadas con ayudar a los que están por debajo.
-         Solo conocemos lo que está por debajo de nosotros.
-         El agradecimiento, la humildad y la confianza, la fe.
-         Elevarte sobre las dificultades por medio del amor.
-         El sufrimiento es solamente una forma de aviso.
-         Los sufrimientos de muchas almas desencarnadas que son pertinaces.
-         Dios, en su infinita misericordia, vuelve a dar oportunidades.
-         Tenemos siempre la oportunidad de poder avanzar hacia él.
-         Él siempre nos perdona en el momento en que estamos dispuestos a empezar a avanzar en su camino.
-         De poco sirve leer si luego no lo lleváis a la práctica.

Los Hermanos de Luz estamos siguiendo las instrucciones del Padre Eterno, para poder influiros, para poder aportaros enseñanzas que puedan ayudaros en vuestro progreso personal. Recordad que de poco sirven las enseñanzas si no se ponen en práctica. Cuando se reciben las enseñanzas, los espíritus encarnados, como vosotros, recibís las oportunidades de poder demostrar o de poder aprender sobre ellas. Porque solamente a través de esa puesta en práctica se logra la elevación y la evolución.

Debéis entender la importancia que tiene la gratitud. Cada vez que se os plantea una prueba en la vida, cualquier prueba que no tenga resignación y gratitud al Padre Eterno no se supera jamás, y os encontraréis abocados a tener que repetirla, una y otra vez. Debéis comprender que cuando se eleva cualquier alma a grados superiores, también tiene responsabilidades superiores. Y del mismo modo que vosotros, a un niño no le otorgáis una responsabilidad de adulto, porque sería absurdo, Dios, en su infinita magnificencia, tampoco nos puede otorgar superiores responsabilidades, si no tenemos la capacitación necesaria. El crecimiento por nuestro propio mérito es el gran regalo que nos hacemos a nosotros mismos, pero que también le hacemos a Dios, porque le estamos demostrando que puede confiar en nosotros para más altas misiones. Las misiones siempre están relacionadas con ayudar a los que están por debajo. Ningún ser, ni espiritual ni material, está en condiciones de vislumbrar los niveles superiores a su grado de elevación espiritual en el camino del Padre Eterno. Solo conocemos lo que está por debajo de nosotros, porque lo hemos experimentado. Nuestra experiencia ha pasado por ahí, nosotros hemos pasado por vuestras dificultades, y las hemos superado.

Pero solamente con el agradecimiento y la humildad se pueden superar, y para eso es necesaria la confianza, la fe. Si no hay fe, no hay nada. Y las pequeñas dificultades que hayas tenido que superar, en el momento en el que entiendas cómo puedes elevarte sobre ellas por medio del amor, las tendrás superadas y no tendrás que volver a sufrir por ellas. El sufrimiento es solamente una forma de aviso. Y vuestros sufrimientos no son nada, comparados con los sufrimientos de tantas y tantas almas que hoy viven en la Tierra, encarnadas, y no son ni una gota en el mar de los sufrimientos que tienen muchas almas desencarnadas que son pertinaces, y que no desean reformarse. Pero Dios, en su infinita misericordia, les vuelve a dar oportunidades. Y siempre seguirán teniendo oportunidades, porque gracias a la compasión que tiene con todas sus criaturas, tenemos siempre la oportunidad de poder avanzar hacia él. Por muy malos que hayamos sido. Él siempre nos perdona en el momento en que estamos dispuestos a empezar a avanzar en su camino[1]. Es importante entenderlo, para poder aplicarlo después. Memorizadlo, hermanos, porque de poco sirve leerlo si luego no lo lleváis a la práctica. Y este es un proceso permanente que debe guiar vuestras vidas.


Más información:

Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Contactar o suscribirse

La muerte y sus consecuencias