La energía de nuestros cuerpos

You can translate this web with Google Crome

Comunicación recibida el 26/03/2020 (extracto textual de la sesión completa)

 

Contenidos:

-         El alma.

-         El periespíritu.

-         Las cámaras Kirlian.

-         El mantenimiento de la conciencia tras la muerte.

 

El alma, que es la chispa divina, imperecedera, eterna, que busca, de forma incesante su evolución en dirección hacia Dios, y que la colma de felicidad en ese proceso, y que sufre en cada error o en cada estancamiento del camino eterno hacia Dios[1]. El periespíritu es la forma energética que cubre al alma, y que adopta una forma, de acuerdo a la voluntad de esta alma y que, en el momento de estar encarnado, se une al cuerpo físico como si fuese una capa que lo cubre.

 

A través de las cámaras Kirlian se pueden observar los fluidos energéticos que rodean al ser humano, a través de vuestras manos, vuestra cabeza, por todo vuestro cuerpo. Ese fluido energético es lo que le da vida al cuerpo material inerte, que nace y que muere, y que cuando desencarna, tanto el alma como el periespíritu se separan del cuerpo, y ambos juntos mantienen la conciencia.

 

[1] El alma no retrocede en el camino hacia Dios, pero puede cometer errores durante la experiencia carnal y, de hecho, es lo habitual, como proceso de aprendizaje que supone la vida carnal.

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

La energía del amor (PDF)


Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Solicitudes de Oraciones

Actividades de apoyo y ayuda