La labor diaria de la oración por los desfavorecidos y el progreso espiritual y moral

Comunicación Espírita realizada el 07/05/2020 (extracto textual de la sesión completa)

 

Contenidos:

-         Cualquier ser tiene la posibilidad de aportar luz a través de la oración.

-         Qué es la oración.

-         Labor diaria que podéis realizar en vuestro progreso espiritual y moral.

-         Aportar una carga energética positiva a las personas sufrientes y movilizar vuestras energías.

-         Cuándo los efectos son negativos para la salud.

-         El modo más sencillo y eficaz de saber cuál es la medida adecuada.

-         Un trabajo duro, pero placentero.

-         Organización para el desarrollo personal, para poder seguir evolucionando.

-         Cuando la vida se estanca.

-         Mostrando el camino del Padre Eterno.

 

Cualquier ser, encarnado o desencarnado, tiene la posibilidad de aportar luz a los desfavorecidos, a los que sufren, a los que están equivocados, a vuestros enemigos, a través de la oración. La oración es transmitir la energía más positiva hacia los que sufren, es el modo más sublime de ejercer la caridad. Y eso forma parte de la labor diaria que podéis realizar en vuestro progreso espiritual y moral. Porque no solamente estáis aportando una carga energética positiva a las personas sufrientes, sino que también estáis movilizando vuestras energías.

 

Podríais compararlo con la forma de entrenar de un atleta, que cuanta más energía consume en el entrenamiento, más energía recibe. Pero cuando un atleta se obsesiona y se sobreentrena, los efectos son negativos para su salud. Igualmente ocurre con el resto de las cosas de la vida. Y a la hora de hacer oración por los que sufren, si estáis todo el día obsesionados en ello, estaréis dejando de lado las obligaciones de la vida física y podréis enfermar. Todo tiene su justa medida, y el modo más sencillo y más eficaz de saber cuál es la medida adecuada es la gratificante sensación de felicidad que os muestra que estáis avanzando en el camino del Padre Eterno.

 

Seguid por este camino. El trabajo es duro, porque requiere dedicación, pero también es altamente placentero, porque produce satisfacción con cada paso que dais. Comprended que el día a día tiene sus trabajos que hay que cumplir, pero es importante organizarse de modo que quede tiempo para el desarrollo personal, para poder seguir evolucionando. De otro modo, la vida se estanca. Del mismo modo que el agua, cuando se estanca pierde sus propiedades saludables. Creced pues, entendedlo como un modo de entrenamiento que os hará cada vez más capaces. Cada vez sabréis más, cada vez tendréis mayor capacidad, cada vez tendréis mayor fe, y cada vez tendréis mayor felicidad. Ese es el camino del Padre Eterno.

 

Que la paz de Dios os llene, que la felicidad de Dios os cubra y que sintáis la presencia del Padre Eterno dentro de vosotros, a través de la satisfacción de sentiros en el camino del bien, de la belleza, de la verdad y de la bondad.

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

Enseñanzas sobre la oración (PDF)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Solicitudes de Oraciones

Actividades de apoyo y ayuda