Importancia y funciones de la oración

Comunicación realizada los días 27/07/2020 y 26/08/2020 (extracto textual de las sesiones completas)

Contenidos:
-         Las dos finalidades de la oración.
-         Si alguien no es capaz de recibir conscientemente una oración de otra persona.
-         Vuestro objetivo principal en la oración.
-         Desarrollar la intención a través del sentimiento.
-         Lo que realmente produce el efecto de la oración.
-         La importancia que tiene para vuestro desarrollo personal la realidad de la oración.
-         Transmitir vuestras energías vibratorias positivas.
-         Las tareas de la vida frente a un tiempo al día para hacer oración.
-         Efectos de la oración diaria.

-       ¿Qué importancia tiene la oración?

La oración tiene dos finalidades principales.

La primera, y más importante, es el proceso interno, que nos facilita entrar en una sintonía vibratoria que nos eleva sobre nuestro nivel habitual, y que nos permite percibir, de un modo muy especial, sentimientos e ideas mucho más elevadas de lo que percibimos habitualmente. Es como si fueseis un equipo de radio, y pasaseis a una frecuencia de mayor sabiduría. La oración nos permite aumentar nuestra vibración, a vosotros y a nosotros también, y es un proceso de actitud, de sentimiento, por encima de todo.

Y, en segundo lugar, la oración afecta, influye, sobre el objeto sobre el que dirijamos nuestra atención, ya sean personas, ya sean animales, colectivos o el mundo entero. Esa influencia tendrá mayor posibilidad de repercusión, de acuerdo con la sensibilidad del receptor. Cuando estéis orando por personas fallecidas o por personas encarnadas que tienen poca luz, la parte consciente de su ser, prácticamente no percibe nada, pero su parte espiritual se conmueve, y se pone en condiciones de poder transmitir este sentimiento en el momento en que tienen oportunidad.

El hecho de que alguien no sea capaz de recibir conscientemente una oración no es motivo para dejar de orar por ellos, porque todo queda registrado en los archivos del tiempo, y las intenciones son los elementos más importantes y trascendentes de nuestro paso por la vida.

La oración permite conectar, sincronizar, sintonizar, las almas de la persona que hace oración y de los seres o persona a las que la dirigen. Ya os hemos dicho en otras ocasiones que la oración por las personas que lo necesitan, que más lo necesitan, deben ser vuestro objetivo principal. Orad por quien creáis que más lo necesita, por las personas que consideréis peores, porque tienen poca luz. Amad a vuestros enemigos, dijo el Maestro Jesús. Entended la importancia que tiene, en vuestro desarrollo personal, este proceso de amar a vuestros enemigos. Haced oración por ellos

El proceso de la oración trata de desarrollar la intención a través del sentimiento. La expresión del sentimiento, dirigido hacia una persona o hacia un colectivo, es lo que realmente produce el efecto de la oración, pero aunque no tenéis que centrar vuestra atención en vosotros, sino en las personas o grupos sobre los que oráis, debéis entender la importancia que tiene para vosotros, para vuestro desarrollo personal, la realidad de la oración. Tened en cuenta que de lo que se da es de lo que se recibe. Es la Ley de Dios. Y toda la energía, el esfuerzo, la dedicación que hagáis para transmitir vuestras energías vibratorias positivas, la vida os lo devolverá con creces, porque la oración es una expresión fundamental de amor, y ya sabéis que el amor, cuanto más se da, más crece dentro de todos y cada uno de nosotros.

Entended la importancia del sentimiento. Es lo único importante en la oración. Las palabras, de nada sirven, si no existe un sentimiento que las dirija de un modo correcto. Y todas las personas tenemos capacidad de poder hacer oración, y forma parte esencial de nuestra relación con el mundo. No penséis que las tareas de la vida son más importantes que invertir un tiempo al día en hacer oración. La oración diaria es una aportación para beneficiar al mundo de las energías positivas que vibran en vuestro ser.

===========================

Comunicación realizada el 26/08/2020 (extracto textual de la sesión completa)

Contenidos:
-         El proceso doble de la oración.
-         El proceso de evolución personal.
-         El sistema universal de transmisión de la energía y de los pensamientos.
-         La finalidad de pedir.
-         Cómo se manifiesta Dios.
-         Cómo pisar de un modo firme para poder avanzar.
-         Orar a Dios o a Jesús.
-         El modo en que Jesús enseñó.
-         La referencia de los evangelios.

La oración tiene un proceso, generalmente, de carácter doble. En primer lugar, es un proceso de evolución personal, porque nos permite centrar nuestra atención en la parte más sublime que tenemos desarrollada en nosotros mismos. Nos aumenta nuestro nivel vibracional hasta donde nos es posible, y facilita la transmisión de las solicitudes y de los agradecimientos a través del sistema universal de transmisión de la energía y de los pensamientos.

Y, por otro lado, tiene la finalidad de poder solicitar, de poder pedir. “Pedid y se os dará”, dijo el Maestro Jesús. Pero no tenéis que quedaros cruzados de brazos esperando a que os llegue la petición, porque Dios se manifiesta a través de toda la creación. Pero cuando tenéis una fe inquebrantable, actuáis confiados y, si seguís el camino de la bondad, siempre pisaréis de un modo firme para poder avanzar.

Por tanto, las dos virtudes que tiene la oración, que son el progreso personal y atender a las peticiones que hacéis, se cumplen a cada momento de acuerdo a la voluntad de Dios, y por eso es a él a quien hay que orar. Jesús, en ningún momento dijo “orad a mí, para que yo interceda por vosotros ante Dios”.

-       Pero la Biblia dice que llegaremos a Dios a través de Jesús [Evangelio según San Juan 14,6]. Es como su intermediario ¿no?

No está bien entendido. Cuando Jesús dijo “nadie llega al Padre sino por mí” significa que todos deben de llegar a su nivel de evolución para poder contactar, del mismo modo que contactaba él con Dios. Eso es lo que quiso decir. También dijo “sed perfectos, como Dios es perfecto” [Evangelio según San Mateo 5,48] y él lo demostró a través de una vida excelente, de tal modo que sus actos fueron principalmente el modo en que él enseñó, y sus palabras, simplemente complementaron la realidad de su vida. Es evidente que a través de las palabras se entienden muchos conceptos, pero si analizáis los evangelios, que no son más que un pobre reflejo de la realidad de la vida de Jesús, podréis comprobar a través de sus obras el gran ejemplo que os dio en forma de todas las virtudes que podéis alcanzar a desarrollar en vuestra etapa terrenal.

Más información:

Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Contactar o suscribirse

Descargas gratuitas de publicaciones y enlaces de interés