La verdadera fuente de salud y de felicidad

Comunicación recibida el 09/11/2020 (extracto textual de la sesión completa)

 

Contenidos:

-         El miedo invade a las personas.

-         Dónde está la verdadera fuente de salud y de felicidad.

-         El gran veneno.

-         Transmitid esperanza, alegría, y justificadlo.

-         Los efectos de la oración por aquellas personas que lo necesitan.

-         El hábito o entrenamiento.

 

Estáis pasando por una etapa en la que el miedo invade a las personas. Vuestros amigos, vuestros familiares, las personas que conocéis, tienen la posibilidad de poder recibir, a través de vosotros, las palabras esperanzadoras de que la verdadera fuente de salud y de felicidad está dentro de cada uno de nosotros, de que el miedo es el gran veneno con el que las personas pueden estar haciéndose cada vez más y más vulnerables. Observad todo lo que cambia cuando una persona se mantiene con la alegría de la esperanza o los que están sumidos en el abatimiento de la desesperación.

 

Transmitid esperanza, alegría, y justificadlo. Porque de nada vale decir que todo se arreglará cuando no se está iluminando el camino para mostrar por dónde se avanza. Podéis convertiros en sembradores de esperanza, pero tenéis que aportar la luz necesaria, para que los demás hermanos puedan apoyarse en ella para poder dar los pasos necesarios.

 

Y recordad la importancia que tiene la oración por aquellas personas que lo necesitan. Sed conscientes de que, a través de vuestras oraciones, estáis dando la oportunidad a muchos otros hermanos de poder sentirse más aliviados en su dolor. Les estáis dando la oportunidad de poder incrementar su nivel de consciencia, para que puedan elegir unos modelos mejores de actuación, tanto a nivel interno como externo, y que favorecerá tanto la vida de ellos como de las personas que tengan bajo su influencia.

 

Es una práctica que es recomendable hacer todos los días. Porque a través del hábito, del entrenamiento, se consiguen los efectos deseados, del mismo modo que hacen las olas del mar sobre las rocas de la costa, que las van desgastando por medio de la insistencia constante. Así, lo mismo se puede hacer a través de la oración diaria en beneficio de las almas que consideréis más necesitadas.

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

Enseñanzas sobre la oración (PDF)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Contactar o suscribirse

La Ley del Amor