El yo superior (2)

Comunicación recibida el 17/11/2020 (extracto textual de la sesión completa)

 

Contenidos:

-         Cada ser es un cúmulo de posibilidades.

-         La ley del amor y el camino del miedo.

-         La chispa divina de Dios y su camino evolutivo.

-         La utilidad de las creencias.

-         La evolución de las cualidades del alma.

-         La mejor versión del alma.

-         Utilidad del aparente retroceso.

-         Nuestras enseñanzas de amor y sabiduría.

-         Las oportunidades de los errores, aprendiendo con humildad.

 

-       ¿Cómo reconocer a nuestro yo superior, a lo que somos realmente?

 

Cada ser es un cúmulo de posibilidades. Tenéis la posibilidad de expresaros de acuerdo a vuestra mejor versión, pero tenéis la libertad de hacer todo lo contrario también. Podéis guiaros por la ley del amor, pero tenéis la posibilidad también, la libertad absoluta, de poder seguir el camino del miedo[1].

 

-       Nuestro yo superior, nuestra verdadera esencia, lo auténtico de nosotros, ¿es la divinidad que vive en nosotros?

 

La respuesta a esta pregunta no es importante, pero es importante responderla. Dios desea dejar su chispa divina en cada uno de los seres de la creación. Esa chispa divina no es Dios, pero la ha creado Dios, porque Dios ha creado todo. Esa chispa divina, que entra en la primera encarnación del ser humano, es simple e ignorante. No puede ser Dios, porque Dios no es ignorante, porque es la sabiduría suprema. Y Dios no es simple, porque Dios es la infinitud absoluta. Pero esa chispa, que podemos llamar también alma, sabe que tiene que avanzar en el camino infinito hacia Dios, que la colmará de felicidad a través de la evolución en amor y sabiduría.

 

He dicho que la respuesta no era importante, porque hay personas que pueden creer que tienen a Dios dentro de ellas, y si esa actitud les anima a actuar del modo correcto, a pensar y sentir del modo correcto, es una herramienta psicológica que les resulta de utilidad. Y, a pesar de su ignorancia, están evolucionando en amor.

 

Pero la realidad es la que he comentado.

 

-       Entonces, ¿realmente no hay un “yo superior”?

 

El alma tiene una serie de cualidades. Esas cualidades van evolucionando de acuerdo al progreso que se va realizando, tanto en los planos encarnado como desencarnado, de las sucesivas vidas. En cada momento de este proceso evolutivo, la mejor versión del alma es la combinación de todas las cualidades que ha sido capaz de adquirir hasta ese momento. Esa es su mejor versión. Pero esa mejor versión no se está manifestando constantemente, ni en los planos encarnado ni desencarnado, cuando se está en los procesos como en el que estáis vosotros[2].

 

Os hicimos una similitud hace poco, en relación con un atleta[3]; cuando no se encuentra en condiciones óptimas, no llega a esa mejor marca. Pero ese aparente retroceso puede servirle perfectamente para estimularlo a incrementar su entrenamiento y poder mejorar la marca en la siguiente ocasión. Así mismo ocurre con el proceso de elevación del alma, de modo que la mejor versión, cuando se intenta manifestar, pero se cometen errores, evidentemente esa no es la mejor versión, pero si sirve de enseñanza para mejorar en la siguiente ocasión, está permitiendo aumentar el nivel de lo que será su mejor versión.

 

Es un proceso que ocupa todas las facetas de la realidad humana, y que al centramos en nuestras enseñanzas, podemos definirlas como amor y sabiduría, pero que podéis desgranarlas en muchas y muy variadas manifestaciones, que acaban siendo siempre una forma de expresar una o las dos cualidades.

 

La complejidad de la vida os puede llevar a cometer errores, pero no desfallezcáis, son oportunidades, siempre son oportunidades de aprender. Si no cometieseis errores, no aprenderíais nada. Pero para poder aprender es necesaria la humildad, para poder observar y comprender estos errores en los que nos encontramos. Para poder repararlos, asimilarlos como nuevas enseñanzas, y evolucionar. En ese momento estamos incrementando nuestra mejor versión.

 

[1] Nota del canalizador: el camino del miedo es, exactamente, lo contrario al camino del amor, porque amor y miedo son los sentimientos opuestos Más info: https://vuelasinmiedo.es/consejos-para-volar-mejor/el-amor-y-el-miedo/

[2] Nota del canalizador: se refiere a que nosotros, los encarnados, estamos en un proceso evolutivo en el que no se dispone de elevación suficiente como para mantener una consciencia plena, por lo que nuestra “mejor versión” no se manifiesta de forma permanente. De hecho, debo reconocer que, en mi caso, casi nunca tengo la consciencia suficiente como para mostrarla. Pero ese es mi trabajo… y probablemente también el tuyo.

[3] Ver El yo superior (1)

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Solicitudes de Oraciones

Actividades de apoyo y ayuda