Enseñar y convencer

Enseñar y convencer

 

Comunicación recibida el 30/11/2020 (extracto textual de la sesión completa)

 

Contenidos:

-         Las discusiones estériles por las palabras.

-         Transitar el camino que busca la verdad.

-         Crecer por medio del diálogo constructivo.

-         Convencer.

-         Quién está en posesión de la verdad.

-         La adquisición progresiva de la verdad.

-         Exponer vuestros puntos de vista y callar.

-         Aplicad vuestra sabiduría para poder transmitir amor.

-         Cuándo son importantes las ideas.

-         El conocimiento de conceptos y los valores.

-         El amor es sabiduría.

-         Cambiando el modo en que se transmiten las ideas.

-         Las tecnologías para poder tener gestionada la información.

-         Hacia dónde deben estar dirigidas todas las enseñanzas.

-         Qué debe entender el que enseña.

-         Recibir una enseñanza que no desea o que no puede alcanzar en este momento.

-         Desarrollar la maestría en vuestra vida.

 

Cuando utilizáis las palabras, se producen muchas discusiones estériles porque muchas personas están aferradas a unas ideas asociadas a las definiciones de las palabras. Los significados pueden ser diferentes para varias personas, y todas ellas pueden estar discutiendo, basándose en puntos de vista totalmente diferentes. Si deseáis transitar el camino que busca la verdad debéis tener paciencia y acordar, de un modo definitivamente claro, cuál es el significado de cada uno de los conceptos que estáis tratando, para poder ser capaces de estar analizando todo desde un mismo punto de vista, para poder crecer a través de vuestra creatividad, de vuestro análisis, de vuestra investigación, que tanto se estimula por medio del diálogo constructivo.

 

Pero nadie tiene que convencer, no es vuestro objetivo implantar la verdad, porque nadie está en posesión de la verdad, solo Dios. Y la adquisición progresiva de la verdad debe haceros comprender que solamente a través de las decisiones voluntarias se puede ir avanzando, evolucionando, en este proceso infinito de conocimiento.

 

Exponer vuestros puntos de vista es una forma de transmitir amor, pero callar también es una forma de hacerlo. Entended cada momento y aplicad vuestra sabiduría[1] para poder transmitir amor, especialmente a través de vuestros actos, ya que las ideas solamente son importantes cuando se está dispuesto a escuchar. Fuera de ello, no tienen la más mínima utilidad. Y el conocimiento de conceptos es algo que está siempre muy por debajo de los valores más importantes, que siempre están vinculados al amor. Todas las expresiones de amor son siempre prioritarias a todo lo demás, y el amor es sabiduría, porque la sabiduría, si no se basa en el amor, no es sabiduría, es conocimiento estéril que no permite avanzar. Entended este concepto de sabiduría, porque si no tiene la base del amor, en todas sus manifestaciones, no podéis llamarla sabiduría.

 

Y cuando todos estáis comprendiendo este concepto, el modo en que se transmiten las ideas puede cambiar de un modo muy significativo. Aprovechad las tecnologías para poder tener gestionada la información, pero evitad haceros rigurosos. Repito, el amor es la base fundamental, y si alguien pretende hacerse dueño de una conversación por sus conocimientos, no está transmitiendo amor, porque todas las enseñanzas deben estar dirigidas a las personas que las van a recibir, y el que enseña debe entender hasta qué punto tiene la posibilidad de ofrecer esas enseñanzas a cada una de las personas a las que se dirige. En caso contrario, es mejor mantener un discreto silencio, porque nadie debe ni puede recibir una enseñanza que no desea o que no puede alcanzar en este momento. Y la maestría en vuestra vida se debe desarrollar en base a la sensibilidad, para poder transmitir de un modo humilde y amable las enseñanzas que cada persona pueda necesitar y desear en cada momento.

 

[1] Ver el concepto “sabiduría” en el Diccionario.

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Contactar o suscribirse

La muerte y sus consecuencias