Escuchar a la intuición y combatir el error

You can translate this web with Google Crome

Comunicación recibida el 21/12/2020 (extracto textual de la sesión completa)

 

Contenidos:

-         El depósito del que podéis extraer información.

-         La información de fuera del plano consciente.

-         En qué consiste la intuición.

-         El esfuerzo de comprobar toda la información.

-         Qué significa estar en la era de la información.

-         La responsabilidad de la información que difundís.

 

-       ¿Debemos escuchar a la intuición? ¿Cómo hacerlo?

 

A lo largo de la vida se va acumulando información que, junto con toda la sabiduría adquirida en vidas anteriores, va constituyendo un depósito del que podéis extraer información. Cuando esta información no está en el plano consciente, vais a recibir información sin saber de dónde viene. Y esa información puede ser vuestra. Si tenéis capacidad de recibir información externa, ya sea de hermanos encarnados o desencarnados, a través de mensajes mentales, también podéis recibir información.

 

La intuición consiste, esencialmente, en encontrar información de la que no se conoce su procedencia, que se recibe de un modo espontáneo, sin esfuerzo aparente, y sin haber conocido esas fuentes de información anteriormente. Tened en cuenta que todo lo que no está dentro de vuestro plano consciente, ya sea propio o externo, a efectos prácticos, para vosotros es exactamente lo mismo.

 

La cuestión es que, como también os hemos dicho muchas veces[1], debéis comprobar la información, no os creáis ninguna información que os llegue, comprobadla. Porque mientras no comprobéis la información, estáis pudiendo cometer el error de estar creyendo y de estar difundiendo información falsa. Centraos, por tanto, en entender que es prioritario el esfuerzo de comprobar toda la información a la que queráis prestar atención. Estáis en la era de la información, y eso significa exactamente que tenéis posibilidad de acceder a mucha información, pero sois responsables de comprobarla toda ella, porque por error o por mala fe, os pueden estar transmitiendo información inadecuada, información falsa. Y toda la información que os llegue a través de la intuición, del mismo modo que toda la información que os llegue por cualquier otra vía, incluso la que podáis extraer de vuestros propios cálculos y deducciones personales, debéis comprobarla, para poder asegurar que estáis cumpliendo con la voluntad de Dios en el desarrollo de la sabiduría con los demás hermanos.

 

En el momento en que se entiende este concepto, vuestra responsabilidad aumenta, porque si no comprobáis la información que os llega y la difundís, sois responsables de las mentiras que estáis distribuyendo.

 

[1] Ver artículo Los errores en las canalizaciones intuitivas

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Solicitudes de Oraciones

Actividades de apoyo y ayuda