La relación entre las vidas encarnadas y desencarnadas

You can translate this web with Google Crome

Comunicación recibida el 15/12/2020 (extracto textual de la sesión completa)

 

Contenidos:

-         El compromiso que habéis realizado para venir al mundo.

-         Alegoría del mundo espiritual.

-         Efectos de aumentar de nivel vibracional.

-         Efectos de la ignorancia.

-         El aprendizaje en los mundos material e inmaterial, sus diferencias y sus objetivos.

-         Comprender de un modo mucho más racional toda la injusticia que hay en vuestro mundo.

-         Comprender el mensaje del Gran Maestro Jesús.

-         Ofrecer la otra mejilla cuando se nos ataca y perdonar “setenta veces siete”.

-         Entender el proceso.

-         Actuar sin esperar resultados.

-         Cada oportunidad que os da la vida es una forma de poder sembrar en el corazón y en las almas de los demás.

-         No os importe quién recoja la cosecha.

-         Labores de asistencia en el plano desencarnado.

-         La diferencia principal entre los planos encarnado y desencarnado.

-         Cuándo no será necesario que volváis a reencarnar.

-         Porqué estas enseñanzas tienen importancia en el ámbito en el que os encontráis.

-         Cuando el sufrimiento desaparece.

-         La resignación de la esperanza y la desesperación de la ignorancia.

 

Buenas noches, hermanos, que la gracia de Dios, Padre Todopoderoso, os cubra, que tengáis la capacidad, la atención, para poder cubrir la distancia del camino que os habéis marcado, porque el compromiso que habéis realizado para venir al mundo es la gran oportunidad, el trampolín, que os permite impulsaros en el progreso para poder avanzar en el camino de Padre.

 

El mundo espiritual podría parecerse, para que lo podáis entender, a ondas de radio. Cada ser espiritual tiene unos niveles de vibración diferentes, y emite y recibe dentro de ese nivel de vibración. La frecuencia de esa vibración podría equipararse con el grado de elevación espiritual. Cuanto mayor es el grado, mayor es la frecuencia vibratoria y, por tanto, solamente se recibe en la misma onda vibratoria en la que se puede emitir. Esta alegoría os puede permitir entender que cada persona, cada ser, cada alma que vive en el mundo espiritual, solamente puede relacionarse con otros seres que sean de similar nivel vibracional. Aumentar de nivel vibracional es disponer de una mayor capacidad de iluminación, de una mayor experiencia, de una mayor forma de ver las realidades de la vida, de acuerdo a la Ley del Amor, que es la que rige todo el universo.

 

Cuanta mayor ignorancia, la frecuencia vibratoria es más baja, y todo en la vida, tanto material como inmaterial, está vinculado a esto. Sin embargo, en el mundo inmaterial, durante el proceso inmaterial, se sigue aprendiendo, pero este aprendizaje no se puede poner en práctica con hermanos que sean de niveles vibratorios más bajos, ni con otros que tengan mayor vibración. Eso solo se puede hacer en el plano encarnado, porque aquí estáis todos en el plano material, donde tenéis la capacidad de poder interactuar, independientemente de que tengáis un nivel vibratorio espiritual más o menos elevado.

 

La voluntad del Padre Eterno ha deseado que así se produzca, para que podáis adquirir la experiencia, que vuestra ignorancia no es capaz de percibir por medio del aprendizaje, y también tenéis la oportunidad de poner en práctica las enseñanzas que habéis adquirido a lo largo de todo vuestro proceso vivencial, tanto encarnado como desencarnado.

 

Así se puede comprender de un modo mucho más racional toda la injusticia que hay en vuestro mundo, y se puede comprender cómo es posible que personas que, aparentemente son muy buenas, reciban los dolores del escarnio, de la necesidad, de las burlas, de la indiferencia, porque los hermanos que puedan tener menos nivel vibratorio tienen el libre albedrío de poder agredir, atacar, a otros que, a través de su luz, les están cegando. Y, en base a su ignorancia, en lugar de intentar aprender, se enfrentan a ellos. Pero cuando el nivel de sabiduría es suficientemente elevado, se comprende el mensaje del Gran Maestro Jesús, cuando transmite la paz como norma de vida, el amor como camino, y la felicidad como respuesta a todo ello. Y nos invita a todos a ofrecer la otra mejilla cuando se nos ataca, y a perdonar “setenta veces siete”[1] cada vez que recibimos cualquier ofensa.

 

Pero no es una cuestión de reprimir en nuestro fuero interno la intención que puede estar moviéndose dentro de nosotros. A través de la consciencia, somos capaces de observarnos de un modo pacífico, equilibrado. A través de la conciencia somos capaces de discernir entre el bien y el mal[2], y podemos elegir el modo de responder ante cualquier acto. Cuando alguien os está pidiendo, entended dónde estáis vosotros y dónde pueden estar esas personas, sus necesidades y las vuestras, hasta qué punto vuestra ayuda puede ser para ellos una gran oportunidad de entender el agradecimiento que se puede tener a los demás. Pero no es una cuestión de esperar resultados, forma parte del modo de poder transmitir lo que vosotros ya sabéis a través de vuestro ejemplo. Y cada oportunidad que os da la vida es una forma de poder sembrar en el corazón y en las almas de los demás. No os importe quién recoja la cosecha, porque el que está en el camino del Padre es sembrador, y los que van detrás son los que podrán recoger, y eso es exactamente el verdadero camino de la evolución[3]. Porque solamente a través de esa aplicación de la sabiduría, a través de las oportunidades que os da la vida, y de los actos que realizáis de acuerdo a esas oportunidades, tenéis ocasión de poder demostrar que vuestra alma ha sido capaz de alcanzar estos niveles de sabiduría. Y simultáneamente con ello, estáis sembrando luz en otras personas sobre las que influyen vuestros actos.

 

Este proceso solamente se puede dar en el plano encarnado. En el plano desencarnado también se realizan labores de asistencia, como estamos haciendo nosotros con vosotros, pero tiene mucha menos relevancia, porque no estamos inmersos en vuestras realidades, y podemos observar la verdad de un modo mucho más claro de lo que podéis hacerlo vosotros. Sin embargo, en el plano encarnado, estáis todos, de todos los niveles, mezclados, y las oportunidades se os brindan en cualquier situación. Esa es una gran diferencia que hay, es la diferencia principal, que os permite demostrar vuestro nivel de evolución, hasta que podáis llegar a un grado en el que ya no será necesario que volváis a reencarnar. Porque todo el proceso de desarrollo del amor habrá podido alcanzar un nivel suficiente como para poder continuar en el plano espiritual.

 

Estas enseñanzas tienen importancia en el ámbito en el que os encontráis, porque os permiten ampliar vuestro horizonte, podéis comprender de un modo mucho más razonable la voluntad que Dios Padre Todopoderoso tiene para vuestra realidad, y eso os facilita la comprensión de todo lo que pasa a vuestro alrededor. La comprendéis, la entendéis como oportunidades, en lugar de como problemas. Y el dolor se mantiene, pero el sufrimiento desaparece, porque despierta en vosotros la energía renovadora de la fe, que os permite afrontar cualquier resistencia que se os presenta en la vida, y las cosas más dolorosas, las situaciones y experiencias más dolorosas, las podréis sobrellevar a través de la fe, con la resignación de la esperanza, en lugar de con la desesperación de la ignorancia.

 

[1] Evangelio según San Mateo 18,22.

[2] Ver artículo Consciencia y Conciencia.

[3] Nota del canalizador: pienso que, si observamos todo lo que hemos recogido en la vida sin necesidad de haberlo sembrado nosotros, podremos entender hasta qué punto es importante que seamos sembradores del amor de Dios, alegrándonos de que la cosecha la puedan recoger otras personas, y así, ponemos en práctica la comprensión de que todos somos hermanos y que todos somos uno con el universo y con Dios, somos su mano, porque hacemos su voluntad.

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

La Ley del Amor (PDF)


Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Contactar o suscribirse

La Ley del Amor