Los conceptos de destino, misión y función (3 de 3). La función

You can translate this web with Google Crome

Comunicación recibida el 30/09/2020 (extracto textual de la sesión completa)

 

Contenidos:

-         Qué es la función.

-         Funciones de determinadas personas.

-         Integrar las tres cualidades.

-         La felicidad y el sufrimiento en estas experiencias.

-         Cuando somos capaces de evolucionar el destino.

-         Convertir la función en misión.

-         El principal objetivo de desarrollo.

-         Nadie puede dar de aquello de lo que carece.

-         Dar sentido a cada día de vuestra vida.

 

La función son aquellas actividades que desarrollamos para interrelacionarnos con los demás, las actividades de tipo laboral, de vinculación a otras personas, aquellas que nos permiten mantenernos en un ambiente familiar, cumpliendo cada cual el trabajo que le pueda corresponder.

 

Hay personas cuya función, simplemente, es darles a los demás oportunidades de progreso, como puede ser el caso de los hermanos que tienen graves deficiencias físicas o mentales. El trabajo que están realizando es sumamente importante, porque están dando muchísimas oportunidades a las personas que tienen alrededor para poder desarrollarse en sus funciones y en sus misiones[1].

 

Y cuando sois capaces de integrar estas tres cualidades, conseguís unos niveles de felicidad en la vida sumamente elevados. Porque la misión siempre genera felicidad, y el destino siempre implica sufrimiento, pero cuando somos capaces de evolucionar el destino, significa que hemos aprendido, y cuando hemos aprendido podemos transmitirlo a los demás, es decir, podemos convertirlo en misión, y el sufrimiento se transforma en felicidad. Y si las actividades que realizamos durante el día para interrelacionarnos con el mundo, que son la función, pueden ser a la vez la misión, aunque sea solamente en determinados momentos, impregnamos el trabajo de cada día de una felicidad absoluta.

 

Pero entended, hermanos, que el principal objetivo es desarrollar vuestras capacidades [el destino]. De nada sirve ayudar a los demás si no tenéis con qué hacerlo. Son buenas intenciones, pero dirigidas de un modo incorrecto. Nadie puede dar de aquello de lo que carece. Entended bien estas enseñanzas, porque permiten desarrollar cada día de vuestra vida, dándole sentido, conociéndoos cada vez con mayor profundidad a vosotros mismos, y siendo capaces de mejorar el mundo a vuestro alrededor.

 

[1] Nota del canalizador: entiendo, desde mi punto de vista personal, que también les facilitan la posibilidad de desarrollarse en las capacidades vinculadas a sus destinos, aunque se podría entender, de acuerdo al siguiente párrafo, que el desarrollo de las funciones y misiones podría implicar atender a los destinos.

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Contactar o suscribirse

La Ley del Amor