¿Es cierto que cuando se desencarna van los familiares a recibir al alma desencarnada? (1)

You can translate this web with Google Crome

Comunicación recibida el 22/09/2020 (extracto textual de la sesión completa)

 

Contenidos:

-         Quién viene a tu encuentro.

-         Por qué la afinidad vibratoria de las familias.

-         Por qué el ser humano en vuestro planeta avanza despacio.

-         Cómo, cuándo y por qué se produce la evolución.

-         Todos tenemos la oportunidad de poder realizar grandes avances durante las etapas encarnadas.

-         Qué ocurre si habéis sido capaces de elevaros.

-         Solicitar a Dios la posibilidad de apoyar a los hermanos que están en niveles de luz menos elevados.

-         Procesos de misión en las etapas encarnada y desencarnada.

-         Apoyar a familiares dentro del proceso desencarnado.

 

Vienen a tu encuentro otros hermanos que están en un nivel vibratorio similar al tuyo. Viene tu familia si tiene un nivel vibratorio similar al tuyo, pero tú has podido encarnar en una familia que no está en tu nivel vibratorio. La mayoría de las personas encarnan en familias con niveles vibratorios similares, porque gracias a este hecho, son capaces de observar a los demás los defectos que tienen cada uno personalmente y, como consecuencia, se suele decir “de tal palo, tal astilla”. Porque Dios, en su infinita sabiduría, pone a unos padres con unos hijos que tienen similitudes, para que los hijos puedan aprender de los padres todas las virtudes y todos los defectos, y tienen la oportunidad de poder evolucionar.

 

No siempre es así, por supuesto, la experiencia nos lo demuestra. Por eso, el ser humano en vuestro planeta avanza despacio, tropieza muchas veces, sufre, pero siempre tiene la oportunidad de poder aprender en amor y en sabiduría para poder evolucionar y obtener mayores grados de felicidad. Y este es un proceso que se produce de forma instantánea en el momento en que se adquieren estas capacidades.

 

Por tanto, la mayoría de las personas, cuando desencarnan, vuelven a recibir a sus familiares, porque los niveles de evolución que han desarrollado a lo largo de la etapa encarnada han diferido muy poco de estos familiares. Pero todos tenemos la oportunidad de poder realizar grandes avances durante las etapas encarnadas. Tenéis la oportunidad, por lo tanto, aprovechadla. Y no tengáis miedo porque vuestros familiares puedan no aparecer en el momento de la desencarnación, porque si habéis sido capaces de elevaros, tendréis también la oportunidad de poder apoyarles, porque todos los hermanos, en su nivel vibratorio de luz, pueden solicitar a Dios la posibilidad de apoyar a los hermanos que están en niveles de luz menos elevados. Eso es un proceso de misión[1], que, del mismo modo que en la etapa encarnada, en la que ayudar a los demás produce la mayor satisfacción, en la etapa desencarnada también ocurre. Y si se tiene la oportunidad de poder apoyar a familiares que han podido tener mayores errores en sus procesos encarnados, es una gran satisfacción poder enseñarles dentro del proceso desencarnado, para poder guiarles, para que aprendan y puedan tener la posibilidad de aprovechar la siguiente encarnación para poder elevarse y eliminar esos errores de su código personal.

 

[1] Ver artículo Los conceptos de destino, misión y función (2 de 3). La misión

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse


Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Cinefórum MyE. Reflexiones sobre la película “Divaldo Franco Médium”

Actividades de apoyo y ayuda