Los conceptos de destino, misión y función (2 de 3). La misión

You can translate this web with Google Crome

Comunicación recibida el 30/09/2020 (extracto textual de la sesión completa)

 

Contenidos:

-         Definición de misión.

-         Definición de capacidad.

-         El mayor obstáculo que tiene la misión.

-         El gran ariete con el que podéis penetrar en el progreso propio.

-         Cualidades de la elevación en la jerarquía celestial y espiritual.

-         Dios es la humildad personificada.

-         La coacción a la hora de ofrecer ayuda.

-         Entended el momento en el que tenéis la oportunidad de poder ofrecer vuestro apoyo.

-         Observaos, para mantener la bandera de la humildad delante de vosotros.

-         Comprender vuestros procesos internos.

-         Saber en qué dirección deben ocurrir los acontecimientos de vuestra vida.

-         Los “saltos cuánticos”.

 

Extracto del artículo La compasión: «Cuando tenéis la sabiduría suficiente, la compasión se traduce en tender la mano, y no sufrir en ningún momento con el sufrimiento de los demás. Consiste en decir “estoy a tu lado para cuando me necesites” y tener la preparación necesaria para que, cuando nos llamen a la puerta, podamos responder. Esa es la misión».

 

La misión es ser capaz de apoyar a todos los hermanos a través de las capacidades que ya hemos adquirido. Y una capacidad nunca puede ser solo teórica, hay que estar en condiciones de poderse poner en práctica. A veces son solo palabras, a veces son hechos. Esa es la misión.

 

Por tanto, cuando preguntas cuál es tu misión, en realidad, la misión es todo el conjunto de capacidades que tienes desarrolladas, en mayor o menor medida, y con las que tienes la oportunidad de poder apoyar a otros hermanos que tienes a tu alrededor con tu sabiduría y con tus capacidades.

 

El mayor obstáculo que tiene la misión es el orgullo. En el momento en que sentimos orgullo, estamos tirando por tierra todo el proceso evolutivo que supone la ayuda que hemos dado a los demás. Los demás se pueden beneficiar de acuerdo a su voluntad personal, es cuestión de ellos. Tender la mano es cuestión propia, pero hacerlo con orgullo implica que no vamos a poder recibir ningún tipo de evolución, de aprendizaje, de esa experiencia.

 

Por tanto, como ya os hemos dicho muchas veces, la humildad es el gran ariete con el que podéis penetrar en el progreso propio. Tiene que ir siempre por delante la humildad, porque cuanto más elevado se está en la jerarquía celestial y espiritual, mayor humildad se tiene. Hasta tal punto que Dios es la humildad personificada, porque es capaz de seguir ayudando a todos los hermanos que están sumidos en la ignorancia, que se resisten a progresar. Y Dios siempre les tiende la mano. El Gran Maestro Jesús decía “sed perfectos, como Dios es perfecto”[1]. Tended la mano y permitid que todos los demás hermanos puedan decidir si quieren aprovechar la ayuda o no hacerlo. Esa es la misión.

 

Y para mantener la humildad es necesario entender que la coacción no puede llevarse a cabo a la hora de ofrecer ayuda, porque si a un amigo le estáis diciendo que podéis ayudarlo en determinada cuestión, le podéis estar coaccionando. Entended el momento en el que tenéis la oportunidad de poder ofrecer vuestro apoyo, de modo que siempre la otra persona tenga la oportunidad, la posibilidad, de poder decir que sí o que no, manteniendo siempre su libertad. Y observaos, porque cuando os digan que no, os podéis sentir heridos en el orgullo, y cuando os digan que sí, vuestro orgullo os puede cegar. En esas preguntas es cuando más atentos debéis estar, para mantener la bandera de la humildad delante de vosotros.

 

Expresadlo a través de una sonrisa en el rostro, y seréis capaces de comprender, de un modo cada vez más profundo, vuestros procesos internos. Iréis aprendiendo a través de la experiencia, pero estos conocimientos multiplican los efectos, porque sabéis en qué dirección deben ocurrir los acontecimientos de vuestra vida. Eso es lo que se puede denominar “saltos cuánticos”[2], porque se producen progresos muy rápidos.

 

[1] Evangelio según San Mateo 5,48.

[2] Ver artículo Los ritos religiosos

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Contactar o suscribirse

La Ley del Amor