¿En qué medida pueden influirnos los espíritus?

You can translate this web with Google Crome

Comunicación recibida el 04/05/2021 (extracto textual de la sesión completa)

 

-       ¿En qué medida pueden influirnos los espíritus, ya sean bajos o elevados?

 

La influencia que puede ejercer cualquier ser, tanto encarnado como desencarnado sobre nosotros, está basado en nuestra atención y nuestra voluntad. Cuando nuestra atención es baja[1], en nuestro plano subconsciente se introduce mucha información, ya sea positiva o negativa, de acuerdo al entorno físico y espiritual que nos rodee. Por eso, en estos casos, la influencia de los espíritus y de los pensamientos de hermanos encarnados, ya sean elevados o no, pueden influir de un modo muy importante.

 

Según evolucionamos en el desarrollo de nuestra CONSCIENCIA[2] tenemos más capacidad para poder controlar la selección de información que entra en nuestra realidad, somos capaces de elegir de un modo mucho más eficiente. Y si nuestra CONCIENCIA nos permite discriminar entre lo bueno y lo malo, desecharemos lo malo y admitiremos lo bueno.

 

Pero esto es un proceso que va evolucionando constantemente. La práctica nos permitirá incrementar paulatinamente estas capacidades de discernimiento para poder captar de forma voluntaria la información que nos permita avanzar en el camino del Padre Eterno. Y según aumenta nuestra CONSCIENCIA, cada vez seremos más impermeables ante los malos pensamientos, las malas influencias, las malas vibraciones, hasta que llega un momento en el que no somos capaces ni siquiera de captarlas, porque quedan fuera de nuestra esfera de influencia, de nuestro nivel vibracional, porque nos hemos elevado, y esas otras vibraciones ya ni siquiera las captamos ni nos afectan.

 

Pero este proceso, a nivel práctico, se traduce en estar atento, CONSCIENTE, de acuerdo con el cumplimiento de la Ley de Dios a través del amor en todos y cada uno de los momentos de nuestra experiencia, tanto física, como mental y emocional. En todo proceso en el que exista poder de discernimiento tenéis la oportunidad de poder elegir si seguís la Ley de Dios, la Ley del Amor, u os alejáis de ella.

 

[1] Nota del canalizador: ejemplos de ello pueden ser bajo nivel de atención consciente, es decir, vivir despistado y ausente de la realidad, alteración de la consciencia como consecuencia de sustancias, como alcohol, drogas, etc., bajo nivel de atención consciente provocado por situaciones estresantes, como discusiones, pensamientos negativos, recuerdos desagradables, que a la vez son inútiles para el progreso y son causa de depresión, o centrarse en un incierto y negativo futuro, que nos carga inútilmente de ansiedad (Ver artículo El libre albedrío en la atención plena).

[2] Ver artículo Ver artículo Consciencia y Conciencia

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

La Ley del Amor (PDF)


Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Solicitudes de Oraciones

Actividades de apoyo y ayuda