Consejos de los Maestros Espirituales sobre las reuniones que celebramos

You can translate this web with Google Crome

Comunicación recibida el 25/05/2021 (extracto textual de la sesión completa)

 

Debéis entender que cada persona se encuentra en un nivel diferente de comprensión de las realidades de la vida. En cada una de las facetas de estas realidades existe un proceso de aprendizaje y evolución. Cuantos más miembros constituyen una reunión, las diferencias de opiniones se hacen cada vez mayores. Eso no es malo, al contrario, es una excelente forma de aprender todos de todos.

 

Para poder hacerlo, es necesario mantener una gran atención para escuchar, comprender y preguntar todas las dudas que puedan plantearse en las opiniones de los demás hermanos que participen. De hecho, es mucho más positivo centrarse en la información que pretenden exponer los demás hermanos que intentar plantear las ideas o preguntas personales, porque vuestras preguntas, tenéis la posibilidad de poder realizarlas en la intimidad de vuestros pensamientos.

 

Pero cuando hay otros hermanos en una reunión que dan sus opiniones, tenéis la gran oportunidad de poder aprender de ellas, profundizando del mejor modo posible en esos contenidos. Porque gracias al interés que se manifiesta en la información que aportan los demás hermanos, está garantizado que la información que podáis compartir esté cargada de interés, esté cargada de emoción, en el sentido más positivo de la palabra.

 

Y cuando haya cualquier tipo de pensamiento o de idea opuesta a las que se estén planteando, en lugar de argumentar de un modo opuesto, debéis hacer el esfuerzo de buscar preguntas que permitan expresar a las otras personas los motivos de sus ideas. Gracias a ello podréis lograr la evolución en la comprensión de las realidades a través de los procesos internos de cada uno, podréis lograr que los Maestros Interiores[1] de cada uno de los miembros puedan estar aportando la información y siendo escuchada por estos miembros.

 

Por tanto, el consejo principal que os doy en relación con cualquier reunión que establezcáis es que mantengáis una actitud paciente, abierta, mostrando y sintiendo el máximo interés por todas las opiniones que puedan dar el resto de los hermanos, y solamente en el caso de que no haya más opiniones que se estén aportando, plantead las vuestras.

 

Cuando todos los hermanos participantes entienden este procedimiento, puede ser positivo que se establezca un orden de participación a la hora de exponer cuestiones, aunque normalmente eso solo se hace necesario cuando los grupos son muy numerosos.

 

Pero, en cualquier caso, todos los participantes de la reunión deben entender que, cuando plantean una pregunta o una cuestión, deben después permitir al resto de los miembros que puedan plantear las suyas, y no insistir con otras preguntas, por muy interesantes que puedan parecer. Porque lo importante que tienen las reuniones es la posibilidad de participar todos los miembros que lo deseen. Y cuando hay miembros que tienen opiniones diferentes, es importante buscar, profundizar, en esas opiniones, hacerles preguntas, para que puedan explicar, de un modo lo más claro posible, los motivos por los que argumentan estas cuestiones.

 

De este modo estaréis en condiciones de enseñar con vuestras propias preguntas, porque estáis favoreciendo la atención de cada una de las personas en las opiniones que están defendiendo, para poder basarlas en los criterios razonables que marca la Ley del Amor.

 

Las diferentes personas que componéis el grupo os permite aportar diferentes puntos de vista, que os facilitará ampliar de un modo muy útil las opiniones que podáis plantear. Pero recordad la importancia que tiene escuchar preferentemente, mucho más importante que expresar la información. Porque siempre tendréis oportunidad de poder hacerlo cuando sea el momento adecuado. De nada sirve aportar opiniones en un grupo que no está dispuesto a escuchar. Es más adecuado mantenerse en un respetuoso silencio hasta que se adopte la actitud adecuado. Y eso se logra de forma natural manteniendo el respeto a las opiniones de los demás, y siendo consecuente con los conocimientos adquiridos hasta este momento.

 

Pero ya os he dicho muchas veces que todos estáis equivocados[2], no estáis en posesión de la verdad absoluta y, por lo tanto, de poco sirve pretender defender de un modo ciego cualquier tipo de opiniones. Eso no deja de ser una manifestación de orgullo que no os permite adelantar en el camino de la vida.

 

[1] En próximas canalizaciones se preguntará acerca de estos Maestros Interiores.

[2] Ver artículo La importancia del Amor

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

Reuniones

Practicar la mediumnidad

La Ley del Amor (PDF)


Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Solicitudes de Oraciones

Actividades de apoyo y ayuda