Dios se encuentra siempre dispuesto a reconocer la evolución de cada ser

You can translate this web with Google Crome

Comunicación recibida el 16/02/2021 (extracto textual de la sesión completa)

 

La parábola del hijo pródigo que enseñó el Maestro Jesús[1] es el ejemplo claro, perfecto, de cómo Dios se encuentra siempre dispuesto a reconocer la evolución de cada ser. Por muchos errores que se hayan cometido, en el momento en que se tiene en la conciencia la intención de seguir el camino del Padre, en el momento en que se toman las decisiones oportunas, desde el primer paso que se da, la alegría de Dios queda manifestada, y todos los espíritus que están asistiendo a los hermanos encarnados se llenan de júbilo también, porque observan que se empiezan a producir las mejorías, la evolución, voluntaria y consciente, del hijo encarnado.

 

[1] Evangelio según San Lucas 15,11-32

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

Acerca de Dios (PDF)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Solicitudes de Oraciones

Actividades de apoyo y ayuda