La gestación (y 9). La turbación del alma antes de la encarnación

You can translate this web with Google Crome

Comunicación recibida el 09/08/2021 (extracto textual de la sesión completa)

 

Desde el momento en que el espíritu es unido al feto, la turbación en la mayoría de los casos, se produce de forma absoluta, de modo que no se es consciente de todo este proceso, y sigue siendo inconsciente durante una gran parte de la vida encarnada, e incluso de toda la vida encarnada, haciéndose eco claro de esa alma solamente en esas cualidades que se van incorporando a ese cuerpo físico, porque éste solamente recibe una parte de todas las cualidades del alma, solo lo que necesita para que se vaya produciendo el cumplimiento de su destino en ese plano encarnado. Y toda la sabiduría que el alma pueda tener, puede quedar totalmente velada a lo largo de la vida, en el caso de que necesite esforzarse por ir aprendiendo e ir alcanzando mayores niveles de comprensión de la realidad. Entonces el ser físico, que se encuentra en el vientre de la madre, normalmente no tiene ningún recuerdo de todo el proceso de gestación, pero a pesar de ello, sí que está recibiendo mucha información a través de la madre, y la ciencia ya ha comprobado que ese bebé está teniendo sensaciones, está teniendo emociones. Y puede llorar, y puede sufrir, y puede sentir alegría y paz, y sobre todo puede sentir amor, en la medida en la que la madre pueda enviárselo, y ese ser en formación esté en condiciones de asimilarlo.

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

La gestación (1). El mapa de vida

Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Solicitudes de Oraciones

Actividades de apoyo y ayuda