Transmitir estas enseñanzas a las personas y religiones del mundo

You can translate this web with Google Crome

Comunicación recibida el 20/09/2021 (extracto textual de la sesión completa)

 

-       ¿Qué podríamos hacer para transmitir estas enseñanzas a las personas y religiones del mundo?

 

Cada uno de los hermanos que estáis transmitiendo luz sois chispas, pequeñas luces que, vistas de un modo global, crean una red luminosa que puede aportar luz a todos los hermanos que lo deseen. Pero solamente se puede llegar a la luz de forma voluntaria, y ese proceso de dolor, de error y de ignorancia, por el que todos hemos tenido que pasar, nos dificulta ver toda la luz. Por eso sois chispas, pequeñas luces, que dan la oportunidad a muchos hermanos de poder descubrir el camino. Y el mejor modo de hacerlo es a través del ejemplo.

 

Ese proceso de ser ejemplares os está permitiendo vuestra evolución personal, y os está ayudando a desarrollarla, porque os hacéis responsables, no solo de vuestros actos, sino del modo en que mostráis vuestros actos y vuestra forma de ser y de vivir al resto de los hermanos que están a vuestro lado. Estáis con ello sembrando el camino, y todos tenemos libertad de poder elegir lo que deseemos. Así, cada hermano con el que os encontréis tiene la oportunidad de aprender de vosotros, porque vosotros tenéis la oportunidad de mostrarle vuestra propia realidad.

 

Actuad siempre del mejor modo posible. Nuestro consejo es simple, seguid la Ley del Amor[1] en todo momento. Pero es difícil, porque los obstáculos con los que os encontráis son las pruebas que os están enseñando, entrenando y comprobando vuestras capacidades. Así, el resto de los hermanos podrán observaros, y cuando haya alguien que diga “esa es una buena persona, y me gustaría ser como ella”, no os sintáis alagados ni cargados de orgullo. Responded que muchos errores estáis cometiendo todos los días, y ellos, en este momento, quizá no pueden verlos, pero que hacéis lo posible por ir perfeccionándoos en el infinito camino del amor de Dios.

 

Y esas enseñanzas quedan a disposición de todas aquellas personas que deseen recibirlas. Pero no insistáis. Poneos a su disposición para poder aportarles vuestra humilde contribución, pero en ningún momento hagáis esfuerzos que no os corresponden a vosotros, porque cada cual tiene que ser capaz de abrir su camino para poder salir de la cáscara de la oscuridad e ingresar en la luz. La ayuda que les podáis dar nunca les servirá para poder avanzar, solamente sus decisiones conscientes les permitirán avanzar. Por tanto, no insistáis, tened paciencia, enviadles amor y estaréis contribuyendo a transmitir el amor de Dios, de acuerdo a vuestras posibilidades.

 

[1] Ver artículo La Ley del Amor (PDF)

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

La Ley del Amor (PDF)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Solicitudes de Oraciones

Actividades de apoyo y ayuda