Consejos para una persona con facultades mediúmnicas

You can translate this web with Google Crome

Comunicación recibida el 25/01/2022 (extracto textual de la sesión completa)

 

Las comunicaciones entre encarnados y desencarnados deben buscar siempre la perfección, y esa perfección siempre está dirigida de quien tiene más vibración espiritual hacia quien tiene menos. Pero, como ya os hemos dicho ya muchas otras veces, lo único que podemos hacer, tanto en un sentido como en otro, es ayudar a través de los consejos, y consolar a través de la oración y de la energía que se pueda transmitir, pero en ningún momento podremos lograr que nadie, encarnado o desencarnado, se supere a sí mismo si no es por su propia voluntad[1].

 

Por tanto, quien no está dispuesto a aprender, en ningún momento le podrán ser de utilidad las enseñanzas y la ayuda que le podamos prestar, o que tú le puedas prestar, porque la rechazará. Y hay que respetar esta actitud, porque no se puede elevar nadie del nivel en el que se encuentra si no cumple con los requisitos de mérito que le pueden corresponder, y es necesario que sea así, para poder evolucionar a otros niveles en los que las vibraciones espirituales, o también llamadas vibraciones morales, están más depuradas. Unas vibraciones en las que los espíritus que todavía no han alcanzado el nivel de amor y sabiduría correspondiente, no son capaces de comprender y, por tanto, no lo seguirán del modo adecuado. Pero en el momento en el que se decide comenzar a realizar cambios, todos los Hermanos de Luz que estamos asignados para apoyar en ese proceso, nos disponemos a influir a través de los buenos pensamientos, de modo que se puedan integrar con los pensamientos positivos de esta persona, y tenga la capacidad de recibir las soluciones a los problemas, siempre desde el punto positivo, que es en el nivel del amor. Y aunque las tendencias siguen existiendo, este impulso positivo permite contrarrestar esas costumbres erróneas, y facilitan el proceso evolutivo.

 

Sigue confiando en el amor de Dios, déjate guiar por tu instinto y permítete ser capaz de percibir las buenas intenciones de los hermanos espirituales que se aproximan a ti, para poder vibrar en confianza y permitirles que puedan expresarse, puedan comunicarse contigo y tú puedas ayudarles, y ellos te puedan ayudar a ti.

 

[1] “Todas las personas disponemos de la facultad divina del libre albedrío. La energía de la oración permite que puedan llegar los impulsos necesarios a las personas sobre las que dirigimos nuestras oraciones, y que tengan la posibilidad de poder aprovecharlos, ya sea de un modo consciente o inconsciente” (fragmento del artículo Cómo podemos orar para ayudar a las personas).

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

Practicar la mediumnidad


Comentarios

Entradas populares de este blog

Solicitudes de Oraciones

Índice

Actividades de apoyo y ayuda