Amaos e instruíos. Convertir el aprendizaje en sabiduría

You can translate this web with Google Crome

Comunicación recibida el 02/02/2021 (extracto textual de la sesión completa)

 

El aprendizaje es un proceso que no acaba nunca. A lo largo de la vida encarnada siempre tenemos ocasión de seguir aprendiendo, y en el plano desencarnado tenemos muchas oportunidades de seguir aprendiendo también. Entended la importancia que tiene el proceso de aprendizaje, porque os permite adquirir recursos para poder emplearlos del modo adecuado. El conocimiento aumenta vuestras capacidades, y con la intención del amor y la capacidad del conocimiento estáis en condiciones de ponerlo en práctica para un buen fin. Así, todo aprendizaje que esté impregnado de la Ley del Amor[1] acaba convirtiéndose en sabiduría, que vais acumulando y que os permite desarrollar vuestro nivel de felicidad, tanto en el plano encarnado como en el desencarnado.

 

Así, amarse e instruirse son las grandes lecciones de vida que debéis seguir, como nosotros así también seguimos, y constituyen la fuente de felicidad más profunda que podáis imaginar.

 

[1] Ver La Ley del Amor (PDF)

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

La Ley del Amor (PDF)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Solicitudes de Oraciones

Índice

Mensajes recibidos en las sesiones de oración-meditación colectiva