¿Qué hacer concretamente para amar a los enemigos?

You can translate this web with Google Crome

Comunicación recibida el 09/04/2020 (extracto textual de la sesión completa)

 

Las relaciones entre las personas se basan en la combinación de las energías amorosas de todas ellas. Cuando dos personas se odian, esas dos energías colisionan entre sí y se multiplican. Cuando dos personas se aman, esas dos energías colisionan entre sí y se multiplican también. Pero cuando hay una persona que ama y la otra odia, el amor siempre vence. Pero hay que entender que el amor vence en el plano espiritual, y lo que es necesario, lo que importa verdaderamente, es el plano espiritual. El plano material es la escuela en la que os desenvolvéis para desarrollar vuestro espíritu con formas prácticas que no podéis realizar en el plano espiritual, porque ningún ser con luz en el plano espiritual puede recibir influencia de los hermanos que no tienen luz y, por tanto, no puede ejercer la compasión del mismo modo que se puede ejercer en el mundo físico. Y estas breves experiencias que tenéis en vuestras vidas físicas, son solamente pequeños fragmentos de vuestra vida real en el espíritu.

 

Por tanto, cuando os encontréis con alguien que no os transmite amor, cuando os encontréis con vuestros enemigos, debéis incluso de esforzaros más en transmitirles el amor que al resto de las personas, porque con quien os quiere es muy sencillo desarrollar el amor, pero con vuestros enemigos, desarrollar el amor es una gran prueba que tenéis para vosotros y una gran lección que tienen ellos. Jesucristo dijo “presenta la otra mejilla”[1] y yo os digo “presenta la otra mejilla”, porque tenéis que entender que vuestra integridad física, económica, vuestra seguridad, está condicionada a la voluntad de Dios, y no podéis actuar con miedo si actuáis con amor.

 

Así, el enfrentamiento, las discusiones, nunca consiguen resolver problemas en profundidad. Es uno de los grandes temas que tenéis que desarrollar en vuestras sociedades, porque planteáis vuestras soluciones de problemas en el marco de las discusiones, a todos los niveles, y de ese modo jamás se consigue avanzar. Mostrad amor a vuestros enemigos y, en caso de que os agredan física, moral o verbalmente, intentad mantener la seguridad, pero no contraataquéis. Defendeos sin atacar. En una discusión, plantead los argumentos que permitan desarmar los ataques de los demás, pero hacedlo con amor, nunca con miedo, nunca con odio, nunca con resentimiento.

 

Respirad profundamente, porque es lo que llamamos “inspiración”. Cada vez que respiréis profundamente y pongáis vuestro espíritu en la atención del bien, estáis en condiciones de poder recibir la influencia de los seres espirituales para que os ayuden.

 

[1] Evangelio según San Lucas 6,29.

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

La energía del amor (PDF)

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué peligros tiene la mediumnidad?

Solicitudes de Oraciones

Cinefórum MyE. Reflexiones sobre la película “Divaldo Franco Médium”