La alegría

You can translate this web with Google Crome

Comunicación Espírita realizada el 06/02/2020 (transcripción íntegra)

 

Contenidos:

-         La alegría no es un estado, es una decisión.

-         Buscar la alegría fuera de ti.

-         Paz, seguridad y amor.

-         Contagiar alegría.

-         Cuando tú te vas y dejas de iluminar.

-         Tener luz permanentemente.

-         Mejorar todo aquello que hay en tu vida.

-         La decisión y la atención consciente.

-         Las oportunidades se presentan automáticamente.

-         Captar las señales que constantemente están a tu alrededor.

-         Hay “alguien” programando la vida de todo el universo para que todo funcione.

 

La alegría no es un estado, es una decisión. En un mismo lugar puedes encontrarte con personas alegres y tristes que están compartiendo las mismas experiencias. Esto significa que los agentes externos no son determinantes para lograr alegría en tu vida. Por tanto, si buscas la alegría fuera de ti, solamente encontrarás elementos potenciadores que te faciliten que se produzca, pero es una decisión personal, que logras manifestar por medio de la comprensión de una combinación de paz, seguridad y amor.

 

La alegría crece en nuestro interior, y se puede transmitir, se puede contagiar. Porque la alegría es luz, es energía, que vibra en una determinada frecuencia, al igual que cualquier otra emoción, tanto positiva como negativa. Y, por tanto, esa luz permite iluminar a otros. Pero cuando tú te vas y dejas de iluminar, los demás se quedan a oscuras. Solamente a través de nuestra decisión de encender la propia lámpara de nuestra vida somos capaces de tener luz permanentemente.

 

Y este ejemplo de la alegría se puede aplicar a todos los demás elementos que conforman nuestro ser. La parte fundamental de nuestro ser. Aquella que no se puede ver, y que es la más importante. Por eso, si observas, empezando por ti mismo, te darás cuenta hasta qué punto puedes mejorar todo aquello que hay en tu vida. Solo a través de la decisión y de la atención consciente para que se vaya produciendo en cada momento, en cada oportunidad que se presente. Porque en el momento en que tienes la voluntad y la decisión de cambiar, las oportunidades se presentan automáticamente. Y no porque sea necesario que haya alguien programando la vida de todo el universo para que a ti te funcionen las cosas, sino porque tu atención te permite captar las señales que constantemente están a tu alrededor, para poder aprovecharlas.

 

Y, bueno, sí, hay “alguien” programando la vida de todo el universo para que todo funcione. Alégrate por ello.

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Cinefórum MyE. Reflexiones sobre la película “Divaldo Franco Médium”

Actividades de apoyo y ayuda