Quién es el canalizador

Testimonio del canalizador

 

Contenidos:

-         La llamada para difundir la palabra del Padre Eterno.

-         El aprendizaje progresivo.

-         Mi verdad de mi ahora.

-         Mi hermano mayor.

-         Grupo de hermanos afines.

-         Desarrollo de la sabiduría de la humanidad.

-         La verdadera sabiduría.

-         Ayudar en la evolución de otros.

-         Valores para cuando dejemos este cuerpo.

-         El egoísmo.

-         La Ley de Dios.

-         La gratitud.

-         Cumplir la misión.

-         Preparar la nueva era que se avecina.

-         Necesito del apoyo de todos.

-         Aportadme vuestras necesidades de aprendizaje.

 

La verdad es que poco importa quién soy realmente. Solo creo importante informarte de que he sentido la llamada para colaborar en la difusión de la palabra del Padre Eterno, de acuerdo con el nivel que soy capaz de asimilar yo mismo. El aprendizaje debe ser siempre progresivo, y la vida me ha aportado enseñanzas, tanto basadas en la experiencia propia como, sobre todo, en el conocimiento y sabiduría elevada de muchos Maestros que nos han visitado en este pequeño planeta, y que me han enseñado una determinada verdad. Pero esta es solo MI verdad de MI ahora. Y la verdad de cada persona evoluciona a la vez que lo hace su conciencia, su concepto del bien y del mal. Por tanto, solo soy un transmisor de la sabiduría que soy capaz de captar con mis medios, y para ello me ayuda un grupo de Hermanos Mayores que hacen lo posible para transmitirme cuestiones relacionadas con la moral y la espiritualidad. El método que utilizan para transmitirme estas enseñanzas se denomina mediumnidad de tipo intuitiva. Hay más información sobre esto en El Libro de los Médiums, ítem 180, pág 198.

 

Pero creo que es mejor explicar un poco más sobre cómo comenzó todo esto. En 1982, cuando tenía 20 años, por esas “casualidades” que la vida nos presenta con absoluta claridad, sin yo participar de ningún modo, un espíritu informó, a través de un médium, que me encontraba en una ciudad, y nadie del entorno sabía que yo me encontraba allí. Ni siguiera yo conocía al médium. Poco tiempo después lo conocí, y con él aprendí las bases de las comunicaciones con seres de muy diversos grados de adelanto o de “luz”. Tras nueve años de asistencias esporádicas a sesiones mediúmnicas con esta persona, no volví a poder contactar con otros médiums hasta que, del 1 al 3 de noviembre de 2019, 37 años después, asistí a la primera reunión espírita. En este pequeño periodo de “maduración” conocí religiones, filosofías, “verdades” (que no lo eran tanto) y muchas creencias, que me facilitaron ser muy escéptico. El 13/01/2020, a propuesta de una amiga espírita, pruebo a intentar canalizar a través de la escritura y, a continuación, por medio de la palabra, que grabo y transcribo posteriormente. El 04/02/2020 creo el blog Moral y Espiritualidad.

 

Pero vamos a lo importante. Mis Maestros Espirituales me han informado de que no son almas muy elevadas, “solo un poquito más que yo”, si se puede entender y valorar el concepto de “elevación espiritual” por parte de uno mismo, ya que quien tiene la capacidad de establecer esta valoración es el Padre Eterno y sus seres elevados que administran los universos en su nombre. Pero estos Hermanos desean dejar constancia de su insignificancia en comparación con la inmensidad de sabiduría que puebla la creación. No obstante, la experiencia me está demostrando que, aunque sean “un poquito más elevados que yo”, creo que tardaré mucho en lograr aproximarme a ellos en sabiduría.

 

Estos Hermanos Mayores forman parte de un grupo de Hermanos afines entre sí, que trabajan por el desarrollo de la sabiduría de la humanidad. Recordad que la verdadera sabiduría está en saber vivir una vida digna, coherente y feliz al servicio de una causa noble; y no hay causa más noble que ayudar a otros hermanos a evolucionar. Pero recordad también que nadie puede dar un paso por la evolución de otros, pero sí podemos indicar el camino con nuestro ejemplo, con nuestros errores y con las enseñanzas que podamos difundir a los demás. Todo ello será tenido en cuenta cuando dejemos este cuerpo, pero desaparecerá nuestro mérito cuando actuemos por egoísmo de cualquier tipo, incluso de pretender acelerar nuestra propia evolución, porque la Ley de Dios es el amor absoluto e incondicional, y no puede haber condiciones para nuestro proceder, y mucho menos la de obtener ventajas personales.

 

El sentimiento de gratitud por permitir a la vida que nos aporte las enseñanzas que necesitamos en cada momento es la actitud adecuada, siempre con la atención de que se cumpla la voluntad del Padre Eterno. A través de los contenidos de este blog solo pretendo cumplir la misión que me han asignado: difundir las enseñanzas de moral y espiritualidad al mayor número de almas, para que puedan preparar la nueva era[1] que se avecina. Espero poder estar a la altura de tan alta misión. Y para ello necesito del apoyo de todos para poder difundirla. De ti también. Aportadme vuestras necesidades de aprendizaje que pueda trasladar en consulta a nuestros Hermanos Mayores y, si es la voluntad del Padre Eterno, nos serán respondidas. Estoy a disposición de todos en vicentelumbrerasm@gmail.com.

 

Un fraternal saludo en el amor absoluto del Padre Eterno

 

[1] Nota: Este concepto de “nueva era” parece estar vinculado a predicciones de diverso carácter, tanto de evolución espiritual de la humanidad como de otros cambios drásticos. Sin embargo, mi recomendación es darle un valor de tipo personal, de cambio evolutivo personal. Porque si comenzamos a creer en la venida de Jesús sobre una nube perderemos el tiempo y la vida que tenemos que vivir en el hoy, en el ahora. Más información en Una nueva sociedad (PDF) y en El cambio de Era.

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Solicitudes de Oraciones

Actividades de apoyo y ayuda