El cambio personal para la regeneración del planeta

Comunicación Espírita realizada el 17/03/2020 (extracto textual de la sesión completa)

 

Contenidos:

-         Las pruebas más simples, oportunidades de enseñanza.

-         Superación y desarrollo, en lo físico y en lo espiritual.

-         Las plegarias por los que sufren.

-         El destino que todos tenemos de ayudar a los demás.

-         La caridad y la humildad.

-         El verdadero progreso, que es el progreso del espíritu, también se acaba manifestando en las sociedades.

-         Valorar de un modo más intenso las cualidades morales, por encima de las cualidades materiales.

-         El odio se colorea con el amor de los demás, como enseñanza inigualable.

-         La regeneración es el trabajo constante de todos y cada uno, en apoyo de todos los demás.

-         La oportunidad de transformar este mundo de un modo rápido.

-         Anteponed la prioridad de observaros a vosotros mismos.

-         El respeto a vuestros derechos.

-         El ejemplo permitirá que el mundo cambie.

-         La pandemia de amor, de caridad, de ayuda al necesitado.

-         La señal en el corazón de la llamada del Padre Eterno.

-         Extiende esta buena nueva, tradúcela, difúndela en primera persona: “YO TE ENVÍO ESTO, PORQUE CREO EN ELLO”.

-         Las verdades de los Hermanos Espirituales en el mundo, para ayudar en nuestro progreso regenerador.

-         Todos somos importantes en nuestro proceso de enseñanza, en nuestro apostolado, y todos tendremos la recompensa.

-         Superad el miedo. Oíd a vuestro corazón. Escuchad a través de vuestra intuición.

-         Vuestros actos deben ser responsables y consecuentes con vuestra conciencia.

-         Conectar, mente con mente y corazón con corazón, de todos vuestros hermanos.

-         Estos mensajes van a poder llegar a toda la humanidad.

-         Sed valientes. Todo cambio requiere de mucha atención, para evitar dejarnos llevar por la inercia.

-         La grandeza de la Ley de Dios.

-         Hasta que se convierte en un hábito la Regla de Oro de Jesús.

-         Sin hostilidad hacia nosotros mismos.

-         Nuestra transformación voluntaria.

-         Observad vuestro interior antes de actuar.

-         La transformación de la sociedad.

-         Las almas más atrasadas podrán coger modelo de las que están más evolucionadas.

-         La gran dádiva que dan los buenos espíritus para la evolución de sus planetas.

-         Los primeros cristianos han decidido venir en estas épocas.

-         Creced, es el anhelo que está inscrito en vuestras almas para avanzar en la felicidad.

-         Estamos a vuestro lado. Pedid y se os dará.

-         Preguntad y escuchad a vuestros Ángeles de la Guarda. Respuestas intuitivas.

-         La colaboración con los demás.

-         Lo que hagáis en vuestros actos es lo que más valor tiene.

-         Construir ese mundo mejor que tenéis grabado en vuestro corazón.

 

Nota del transcriptor: deseo dejar constancia de que este mensaje está muy por encima de mi nivel espiritual actual. Como muestra de ello, la Divina Providencia del Padre Eterno me ha mostrado una simple prueba en mi vida familiar, y he tropezado torpemente al primer obstáculo. Cada piedra del camino es una oportunidad de enseñanza que podemos aprovechar para aprender y evolucionar, desarrollando nuestra atención, humildad, perdón y amor. Agradezco todas y cada una de las dificultades con las que me encuentro, porque me dan la posibilidad de superarlas y desarrollarme en lo físico y en lo espiritual. Este texto es una transcripción literal, y creo que es positivo difundirla así. La primera respuesta emocional fue de mi madre, pero el texto que aparece a continuación lo atribuyo a uno de los Hermanos de Luz a los que intento ayudar en la transmisión de sus enseñanzas. Gracias por difundirlas.

 

CONTACTO

 

Querida madre, he enviado una plegaria a mi padre, para que pueda tomar la decisión de seguir el camino que Dios nos marca a todos. Tengo la impresión de que ha podido oírla, pero no me puede responder, al menos todavía. Espero que pueda proseguir su progreso a través del arrepentimiento y de la humildad. Te pido madre que, si tú tienes la posibilidad de ayudarle, puedas hacerlo. Creo que podría ser muy positivo para ti, creo que facilitaría tu progreso personal pero, sobre todo, te permite cumplir con el destino que todos tenemos de ayudar a los demás. Porque esa es la voluntad del Padre Eterno que, como contraprestación, nos llena de absoluta felicidad. Noto que me estás escuchando. Espero que mis palabras te resulten agradables [percibo que así es].

 

COMUNICACIÓN RECIBIDA

 

La caridad es la gran virtud que tenemos que desarrollar y que tenemos que poner en práctica en cada momento de nuestra vida, porque necesitamos entender que el progreso funciona con la caridad y la humildad. El verdadero progreso, que es el progreso del espíritu, también se acaba manifestando en las sociedades, porque cualquier sociedad, con caridad y humildad, tiene cubiertas todas las necesidades de todos sus ciudadanos, en base al sincero apoyo que todos dan, de acuerdo con sus capacidades, desapareciendo las luchas de obreros y empleados, que todos trabajan con responsabilidad, pensando en el apoyo y el bien mutuo. Profesores y alumnos, en donde todos aprenden de todos, y el orgullo desaparece, porque el profesor es el último entre todos, como así debe ser en el progreso espiritual. Donde las personas, según se elevan, empiezan a valorar de un modo más intenso las cualidades morales, por encima de las cualidades materiales. Donde los héroes son los que arriesgan todo por los demás. Donde el odio nunca se puede justificar en los corazones de sus ciudadanos, y cuando se produce esta herida, es coloreada con el amor de los demás, como enseñanza inigualable para los que se despistan temporalmente.

 

La regeneración consiste en el trabajo constante de todos y cada uno, en apoyo de todos los demás. Ese es el verdadero fundamento que debe caracterizar vuestra actitud en la vida. Sed consecuentes con ello, porque en el momento en que difundáis estas enseñanzas y empiecen a llegar a los corazones de las personas, vais a tener la oportunidad de poder transformar este mundo de un modo rápido. Tened en cuenta que la regeneración implica que habrá personas que tengan que cambiar su comportamiento. Os vais a encontrar a vosotros mismos con dudas, y si preguntáis a vuestro Ángel de la Guarda, él os responderá.

 

Anteponed la prioridad de observaros a vosotros mismos, teniendo la voluntad de cumplir con el mandato del Padre Eterno. Más vale ser excesivamente bueno que ser un poco malvado. Más vale que os hagan el mal antes de provocarlo vosotros. Sed amor. El respeto a vuestros derechos debe ser solo mediante peticiones humildes y amorosas. Porque este ejemplo será el que permitirá que el mundo cambie, permitirá que se contagie a tantas y tantas almas, que se producirá esa pandemia de la que tanto estáis oyendo hablar actualmente, pero será una pandemia en la que os contagiaréis de amor, de caridad, de ayuda al necesitado. Y todas las personas que ya están preparadas, en el momento en que reciban los mensajes de vida, recibirán la señal en su corazón, una emoción que les hará vibrar y que les permitirá comprender que, efectivamente, han recibido la llamada del Padre Eterno, para cumplir con su destino.

 

Permitid que se extienda esta buena nueva y que llegue a todos los rincones del planeta. Traducidlo a todos los idiomas y consideraos protagonistas del cambio. Difundidlo en primera persona, decid “YO TE ENVÍO ESTO, PORQUE CREO EN ELLO”. Ningún ser corporal ha escrito esto. No busquéis al autor. Porque las verdades más importantes están viniendo de todos los Hermanos Espirituales que nos estamos distribuyendo en el mundo, para poder ayudaros en vuestro progreso regenerador. Así, todos sois importantes en vuestro proceso de enseñanza, en vuestro apostolado, y todos tendréis la recompensa del trabajo que realizáis. Tenéis que superar el miedo, porque os paraliza. Os preguntáis si esto es la locura de algún visionario, pero debéis oír a vuestro corazón. Escuchad los mensajes que a través de vuestra intuición os envía vuestro Ángel de la Guarda. Comunicaos con él todo lo que sea posible[1], porque es muy importante que entendáis que vuestros actos deben ser responsables y consecuentes con vuestra conciencia. Solo de ese modo podréis conectar, mente con mente y corazón con corazón, de todos vuestros hermanos.

 

Podéis comunicar este mensaje, pero es muy importante que quede vuestro testimonio personal, para que las personas que lo reciben entiendan que no es un mensaje más, sino que es una persona conocida la que lo envía. Y de personas conocidas a personas conocidas, en muy pocos días, estos mensajes que generamos tantos Hermanos de Luz, os van a poder llegar a toda la humanidad, para que cada uno tome la decisión personal que desee.

 

Sed valientes. Todo cambio requiere de mucha atención, para evitar dejarnos llevar por la inercia de todo lo que sabíamos hasta entonces, pero esa es la grandeza de la Ley de Dios, que nos permite mantenernos en lo que aprendemos, pero también nos permite modificar todo lo aprendido, de acuerdo a nuestra voluntad. Y hasta que se convierte en un hábito esa Regla de Oro de Jesús[2], es necesario actuar con calma, meditar todo lo que pensamos, todo lo que sentimos, observarlo y entender, sin hostilidad hacia nosotros mismos, cuáles son nuestras reacciones actuales y qué es lo que realmente queremos que sean, a través de nuestra transformación voluntaria.

 

Observad todo lo posible vuestro interior antes de actuar, para que sean vuestros actos siempre conscientes, de acuerdo a la voluntad que habéis adoptado, y para que cada una de vuestras actividades sean reflejo de vuestro proyecto de vida, que redundará en una transformación de la sociedad como nunca jamás había ocurrido en este planeta, y donde las almas más atrasadas tendrán la oportunidad de coger modelo de las que están más evolucionadas. Esa es la gran dádiva que dan los buenos espíritus para la evolución de sus planetas, para la regeneración.

 

Fijaos que los primeros cristianos también actuaron así. Fijaos que fueron vituperados, asesinados, insultados. Pero todos y cada uno de los que siguieron hasta el final del mensaje que el Maestro Jesús les marcó, están viviendo en la gloria de la evolución, y muchos de ellos han decidido venir en estas épocas para poder seguir mostrando las semillas del amor eterno de Dios Padre a través de sus hijos evolutivos.

 

Creced, hermanos, es la voluntad de Dios, y es el anhelo que está inscrito en vuestras almas para avanzar en la felicidad eterna, progresiva y evolutiva a la que estáis sometidos en vuestro proceso de perfección eterna hacia Dios.

 

Estamos a vuestro lado. Pedid y se os dará. Escuchad a vuestros Ángeles de la Guarda, porque recibiréis a través de vuestras intuiciones los mensajes necesarios, y a través de la colaboración con los demás hermanos, recibiréis el apoyo mutuo en cuanto a experiencias, en cuanto a vibraciones y en cuanto a vida física. No olvidéis que todo lo que hagáis en lo físico, en vuestros actos, es lo que más valor tiene. Convertid todas vuestras intenciones en actos, para construir ese mundo mejor que tenéis grabado en vuestro corazón.

 

[1] Comunicarse con el Ángel de la Guarda, Guía Espiritual o Hermano Mayor

[2] La solución a todo: La Regla de Oro de Jesús

 

* Nota del transcriptor: el 22/03/2020, al día siguiente de publicar este artículo, vi la película “Tomorrowland: El mundo del mañana”, que transmite este mensaje, pero que no deseo dar más pistas. Las historias deben vivirse en tiempo real.

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

La caridad (1)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Solicitudes de Oraciones

Actividades de apoyo y ayuda