Acompañar el tránsito de la muerte del cuerpo físico y después de él

Comunicación realizada el 13 y 14/04/2020 (transcripción íntegra)

Contenidos:
-         La posibilidad de ofrecer la elección de entender la importancia del arrepentimiento.
-         Prestar atención a todos los Hermanos de Luz que vendrán a apoyarle.
-         Aprovechar lo que le queda de vida en este plano.
-         Poder seguir mostrando ternura y amor a todos sus seres queridos.
-         El proceso de acompañamiento constituye uno de los más sublimes modos de compasión.
-         Inducirles la importancia de arrepentirse de todos los errores cometidos en la vida.
-         Dar la oportunidad de que tomen decisiones.
-         El poder de la influencia que podamos realizar.
-         Recibir la intuición de los mensajes de los Hermanos de Luz.
-         El valor de la oración del alma.
-         Una vez que ya han desencarnado.
-         Facilitarles superar el estado de turbación que se produce tras la muerte.
-         Pedir por el bien de ellos.
-         No hay mayor felicidad que contribuir a la mejora del prójimo.

Cuando tenemos la certeza de que a una persona le queda poco para poder transitar del plano físico al mundo espiritual, tenemos la posibilidad de poder ofrecerle la elección de entender, en esos últimos momentos, la importancia que tiene el arrepentimiento, así como la confianza en que el túnel por el que pasará no será largo y oscuro, sino que podrá prestar atención a todos los Hermanos de Luz que vendrán a apoyarle; para que aproveche lo que le queda de vida en este plano y que se regocije por todo el bien que ha hecho, y que se arrepienta por todo el bien que no ha podido hacer. Que sepa que cuando abandone el cuerpo físico, tendrá la posibilidad de seguir mostrando ternura y amor a todos sus seres queridos, del mismo modo que hacemos en la distancia.

Cuando un ser querido se encuentra próximo a fallecer, el proceso de acompañamiento constituye uno de los más sublimes modos de compasión. Durante el proceso, en los últimos momentos, horas, días, o incluso meses, se puede ir induciendo a las personas a que entiendan la importancia de arrepentirse de todos los errores cometidos en la vida, y para ello es necesario que se hagan conscientes de las palabras amables, respetuosas, siempre exentas de culpa, siempre mostrando apoyo y compasión, siempre dirigidas a nivel general.

Dan la oportunidad a estas personas a que tomen decisiones, porque de nada sirve que seamos nosotros los que pidamos, si ellos no adoptan la decisión de desear redimirse. Por eso es tan importante el poder de la influencia que podamos realizar. Y siempre estaremos con posibilidad de recibir la intuición de los mensajes de los Hermanos de Luz, para que puedan ser ellos, a través de nosotros, los que puedan transmitir las palabras necesarias en cada momento. Esa es la frase que dijo Jesús a sus discípulos de que “no penséis lo que vais a decir, porque el espíritu hablará a través de vosotros”[1].

Por eso, entended todo el valor que tiene la oración del alma, que nos permite pedir, para que se nos dé. Y esa oración del alma está siempre basada en pedir para el mejoramiento de los demás. Y qué momento más trascendental y más urgente que pedir para las personas que están finalizando su experiencia física terrestre, para que puedan aprovechar este último periodo en una limpieza consciente de su alma. De poco sirve enviaros frases que os sirvan como referencia, porque no tenéis que aprender frases, sino entender la importancia de hablar en espíritu, para poder trasladar los mensajes de seres mucho más elevados que nosotros, a las personas que lo necesitan.

Igualmente, una vez que ya han desencarnado, que su alma ha dejado de estar vinculada al cuerpo físico, tenéis la oportunidad de poder serles de gran ayuda realizando las mismas peticiones a los Hermanos de Luz, que estarán siempre dispuestos a cumplir con vuestras solicitudes, siempre que estén dirigidas al crecimiento espiritual. Pedid ayuda para los hermanos desencarnados, para facilitarles superar el estado de turbación que se produce tras la muerte, para que puedan hacerse conscientes de vuestras oraciones, que puedan decidir, con humildad, pedir al Creador la ayuda necesaria para poder guiarse a través del camino luminoso que muestran los Hermanos Espirituales elevados, y eso lo podéis lograr a través de la oración, pidiendo tanto para que ellos escuchen y se hagan conscientes, como para que los Hermanos de Luz les apoyen en este proceso. Tened en cuenta que no debéis pedir con la intención de recibir un beneficio vosotros, sino por el bien de ellos, pero tened en cuenta que la satisfacción, la felicidad, brotará de vuestros corazones con este tipo de trabajos, porque no hay mayor felicidad que contribuir a la mejora del prójimo.

[1] “Mas cuando os entreguen, no os preocupéis por cómo o qué hablaréis; porque en aquella hora os será dado lo que habéis de hablar. Porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros” (Evangelio según San Mateo 10, 19-20).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Índice

Solicitudes de Oraciones

Actividades de apoyo y ayuda