Consejos para cuando se nos aproxima la muerte

Comunicación realizada el 14/04/2020 (transcripción íntegra)

Contenidos:
-         Este proceso es el mismo que durante el resto de la vida.
-         La importancia del perdón de los pecados.
-         Cualquier momento es bueno.
-         Obtener la gracia de evitar el sufrimiento de los contumaces.
-         Establecer el compromiso divino en la siguiente encarnación.
-         Cuando no tenemos tiempo en esta encarnación para poder reparar todos los daños producidos.
-         Hasta el último suspiro.
-         Los estímulos.
-         Fe, esperanza y amor.
-         El valor de unos instantes de arrepentimiento.
-         La bolsa de espiritualidad y la bolsa de iniquidad.
-         Unos minutos tan preciosos como el resto de los que disponéis en vuestra vida.
-         Comenzad ahora. No esperéis. Ahora es el momento.

SOLICITUD

¿Cómo puede hacer una persona para poder aprovechar su último periodo de tiempo de encarnación?

RESPUESTA

Este proceso es el mismo que durante el resto de la vida. Sed conscientes de la importancia del perdón de los pecados[1], porque cualquier momento es bueno para arrepentirse, cualquier momento es bueno para desarrollar el propósito de no volver a cometer los mismos errores, y cualquier momento es bueno también para comprometerse a reparar los daños causados, ya sea a lo largo de la vida presente o en la vida futura espiritual o, con toda probabilidad, en las siguientes encarnaciones.

Con ese compromiso consciente se puede obtener la gracia de evitar el sufrimiento de los contumaces, y permitir que cuando llegue el momento de volver a encarnarse, tengan la oportunidad de haber desarrollado un proceso de arrepentimiento consciente e iluminado que les permita una mayor facilidad a la hora de establecer su compromiso divino en la siguiente encarnación.

Es un cambio muy importante el que se provoca en el estado desencarnado cuando se ha producido el arrepentimiento del alma ante los pecados cometidos. Y aunque no tengamos tiempo en esta encarnación para poder reparar todos los daños producidos, hay veces que, con unas pocas palabras, se consigue corregir una relación tumultuosa, un trato degradante o el dolor de nuestros desprecios. Hasta el último suspiro dispone todo ser encarnado para mostrar compasión sobre sí mismo, entender lo limitado de sus capacidades y, con humildad, encomendarse a Dios, Padre Todopoderoso, para cumplir su voluntad en cada minuto de vida que le quede. Por ello, este proceso, aunque sea corto y la muerte esté acechando, puede obtener muchas ventajas en su progreso espiritual. Porque no hay mayor estímulo que los hechos que se ciernen sobre nosotros, y cuando se crece a través de ellos y se logra la fe en la mano del Señor sobre nuestra vida; la esperanza en su justicia, que nos permita ser redimidos, ser perdonados, incluso aunque hayamos reparado poco los errores cometidos; y el amor, que transforma nuestras vidas en todo momento, cualquier instante es adecuado para que el amor se pueda manifestar a través de nosotros y de nuestra voluntad.

Por tanto, hermanos, comprended la importancia que tiene que, hasta el último suspiro de vuestra vida, podáis aprovecharlo para poder avanzar en el camino del Padre. Pero no creáis con ello que llevar una vida sin decoro, una vida de oscuridad, apartados de su camino, va a poder ser compensada con unos instantes de arrepentimiento. Sí que van a contribuir, porque todo cuenta. Pero fijaos hasta qué punto tenéis llena la bolsa de espiritualidad y hasta qué punto la bolsa de iniquidad, porque se pesarán en la balanza de la vida. Todo cuenta.

Y si sois conscientes de que poco antes de la muerte tiene una gran importancia el arrepentimiento, también podréis comprender que son unos minutos tan preciosos como el resto de los que disponéis en vuestra vida. Porque nunca sabréis en qué momento vais a finalizar este trabajo. Por tanto, comenzad ahora. No esperéis. Ahora es el momento. Y la decisión os permitirá cambiar completamente y hacer que el resto de vuestra vida constituya un crecimiento para vuestra alma en el amor hacia todo, y en la caridad, en cada momento que surja con todos los hermanos que puedan estar necesitados de ella.

[1] Ver atículo El perdón de los pecados

Más artículos relacionados:

Más información:

Comentarios

  1. Todo lo que haces en la vida quedara reflejado en la eternidad. Por eso si hay arrepentimientos al final que sea de corazón sincero

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por aportar tus comentarios. Serán publicados tras la revisión por el administrador

Entradas populares de este blog

Índice

Solicitudes de Oraciones

Actividades de apoyo y ayuda