Cómo canalizo o contacto con seres espirituales

Testimonio del transcriptor del 24/04/2020 (extracto textual de la sesión completa)

 

Contenidos:

-         Preparación. Actitud y peticiones.

-         Lo que yo percibo.

-         Comienzo.

-         Las canalizaciones y el contacto con nuestro ser interno.

-         Recepción de la información.

-         Todos los seres que actualmente poblamos el planeta, tenemos posibilidad de introspección.

-         El nivel espiritual y la frecuencia vibratoria.

-         Sintonizar con otras frecuencias.

-         Cómo variar nuestra vibración.

-         Cuándo se retiran los Hermanos de Luz.

-         Acoplamiento de los niveles vibracionales.

-         Cuando se manifiestan los seres espirituales.

-         Cómo registro la información recibida.

-         Sensaciones físicas.

-         La actitud dirige las preguntas.

-         El progreso que podemos tener de estas experiencias.

-         Consejos finales.

 

COMUNICACIÓN RECIBIDA

 

-       Espero con ilusión que llegue cada reunión de canalización, para poder hablar con vosotros.

 

Puedes hablar con nosotros a cada momento a través de tu pensamiento

 

-       Pero no sé cuándo son mis propios pensamientos o cuándo sois vosotros.

 

No es importante tampoco, porque nosotros nos comunicamos con tu espíritu, y tú recibes la información a través de tus pensamientos. El filtro de la Ley del Amor de la que os he hablado[1] es lo que marca la diferencia crucial en vuestro camino, si es el camino de Dios o si se aparta de él.

 

Solamente recibiréis esta información cuando tengáis la vibración adecuada. No podréis recibir información superior a lo que estéis en condiciones de captar. Por lo tanto, toda información que os llegue y que sea buena, bella y verdadera, forma parte de la vibración que recibís de todos los Hermanos Espirituales que están en la sintonía del camino del Padre Eterno.

 

Y vosotros también tenéis parte de la sabiduría acumulada en vuestras vidas anteriores y en la presente, pero pretender discriminar vuestros pensamientos de los que os llegan a través del subconsciente y de la intuición es un modo de perder el tiempo, porque todo va a pasar previamente por vuestra mente. Solamente os sorprenderéis de la coherencia de los mensajes que os aparecen, y os sentiréis felices. Pero si no los ponéis en práctica, se irán de nuevo.

 

TESTIMONIO DE EXPERIENCIA PERSONAL DEL CANALIZADOR

 

Para hacer canalizaciones y contactar con los Hermanos Espirituales, incluyo la petición, el agradecimiento, la humildad y la coherencia. Lo primero que hago es mantener una actitud receptiva y de agradecimiento a Dios, por darme la oportunidad de poder ser un instrumento de su voluntad y de poder aprender a través de los mensajes que pueda recibir. La actitud de agradecimiento está combinada con la actitud de humildad, porque estoy dispuesto a aprender de seres mucho más sabios que yo.

 

También, algunas veces, y especialmente lo recomiendo al principio de estas experiencias, les pido comprensión a los Hermanos Espirituales, porque tienen que adaptarse a mis limitaciones y, además, porque tengo que comprobar que toda la información que me llega es coherente, porque podría tratarse de mi propio pensamiento o de mensajes que me transmitiesen seres de bajo nivel espiritual, y necesito comprobar la información, como con cualquier persona encarnada en el plano físico. El hecho de creernos lo que nos diga cualquiera tiene sus riesgos, y en estas experiencias ocurre lo mismo. De hecho, si alguna información no puedo considerarla completamente segura ni la puedo comprobar, y si además me parece urgente comunicarla, incluyo una observación que indica esta puntualización.

 

Cuando la canalización la realizo en compañía de más personas, comenzamos con una oración colectiva, donde expreso en voz alta lo anterior y, para finalizar el proceso de preparación, realizamos una lectura y comentarios de El Evangelio según el Espiritismo (descarga gratuita en PDF o audiolibro), procediendo posteriormente al proceso de canalización.

 

Normalmente tenemos preparadas varias preguntas a poder hacer, pero los asistentes van realizando las que consideren adecuadas, de acuerdo con la evolución de la sesión.

 

Lo que yo percibo es una energía en la parte superior de la cabeza, unas veces desde la frente hasta la parte superior del cráneo, otras veces me cubre todo el cerebro. Podría expresarlo como que siento una vibración energética que cubre mis chakras frontal y coronario. Además, muchas veces también noto una vibración por toda la columna vertebral, una especie de escalofrío agradable. Y, creo que es especialmente importante, siempre percibo un agradable sentimiento de felicidad y amor desde el momento en que empiezo a pedir que se establezca el contacto, y esa sensación se mantiene durante todo el tiempo que estoy canalizando.

 

Hago una o más inspiraciones profundas, y me dejo llevar, atendiendo a los impulsos de hablar que me van surgiendo. Tengo la sensación de que la combinación de esto con la actitud emocional de felicidad y amor me preparan y me facilitan la comunicación.

 

Estas canalizaciones son exactamente lo mismo que el contacto con nuestro ser interno. De hecho, contactar con nuestro ser interno es una forma de canalización, y ese contacto permite que nos llegue la información que necesitamos, que se recibe a través de la intuición y del pensamiento. Esta información, que nos la transmite nuestro ser interno, puede ser propia o haberla recibido inmediatamente antes, o simultáneamente, de otros seres espirituales. Con esta comunicación nos hacemos conscientes de ella. Cada vez que hacemos una introspección estamos canalizando. Porque todos los seres que actualmente poblamos el planeta, tenemos posibilidad de hacerlo.

 

El nivel espiritual está vinculado a, o más bien tiene como consecuencia, una determinada frecuencia vibratoria. Esta frecuencia podría valorarse o entenderse como más elevada o más baja, según el nivel espiritual sea más elevado o más bajo. Y podríamos decir que esa frecuencia es la que emitimos y recibimos, por lo que podremos “sintonizar” con aquellas frecuencias que sean similares a la nuestra. Y esta vibración la hacemos variar con nuestras emociones. Así, una emoción egoísta, ligera, etc. generará una vibración que permitirá sintonizar con seres, ya sean espirituales o físicos, que estén en esa misma frecuencia. Igualmente, una emoción amorosa, pacífica, etc. emitirá una vibración que facilitará la sintonización con seres amorosos o pacíficos.

 

Por tanto, se puede afirmar que la energía que emanamos es afín a lo que somos y viceversa. Los seres espirituales que vienen estarán siempre en sintonía con la vibración de la energía que estamos emanando. Si estamos intentando comunicarnos sobre contenidos de “baja vibración”, es decir, sobre cosas mundanas y poco espirituales, lo que podrá aparecer serán espíritus de ese nivel vibracional, lo que se suele denominar como espíritus burlones o inferiores. Un espíritu superior no se va a dedicar a semejantes temas, y un espíritu inferior no tiene la capacidad de conocer cosas verdaderamente importantes.

 

Yo nunca he experimentado miedo durante las canalizaciones, pero si existiese en algún momento una sensación de miedo y de sus manifestaciones (egoísmo, codicia, odio, rechazo, etc.), los Hermanos de Luz se retiran. Cada acción tiene sus consecuencias, y la sintonización de mi frecuencia con la de ellos exige que mi nivel vibratorio se eleve. Esto me demanda un estado de tranquilidad y recogimiento que me permita superar mi humilde condición habitual. Los Hermanos de Luz se sacrifican, bajando su nivel vibracional para acoplarse al mío y logramos contactar. Estas experiencias me permiten conocerme en unos niveles nuevos, a los que hago lo posible por alcanzar en la vida cotidiana. Solo esto, ya es un privilegio que agradezco que me haya concedido Dios, por lo que mi compromiso para ser útil a su voluntad se hace más patente y decidido.

 

Dejo que venga la información. Yo no “veo” a estos seres, pero siento perfectamente que estoy dirigido por la información que estos seres me transmiten cuando comienzan a hablar. El que habla soy yo, y soy consciente de todo lo que ocurre, pero la información entra dentro de mí como por paquetes, y yo tengo que convertirla en palabras.

 

Al principio siempre saludan, y cuando empiezo a hablar, siguiendo este impulso, a continuación sale toda la información de un modo fluido, cuando celebramos las sesiones desde la posición de sentado y con los ojos cerrados. Sin embargo, cuando solicito el apoyo de los Hermanos cuando estoy paseando, por ejemplo, tengo que repartir la atención, y entonces la transmisión de la información me cuesta más, diría que es más pausada. En la posición sentado, cierro los ojos porque siento que me concentro mejor, pero no es imprescindible. De hecho, cuando comencé a canalizar lo hice a través del método de escritura automática, y también comencé con los ojos cerrados, pero la letra era muy irregular, por lo que probé con los ojos abiertos y conseguí hacerlo perfectamente. En cualquier caso, actualmente realizo las canalizaciones desde sentado y con los ojos cerrados o andando y con los ojos abiertos, y grabo las comunicaciones, que después transcribo a formato texto.

 

Como he comentado, mi nivel de consciencia es completo. Incluso, una vez, lo hice conduciendo, y mantenía la atención de la conducción perfectamente. Otros médiums pueden tener otras características, pudiendo ser inconscientes, expresarse a través del dibujo, pintura, etc. en mi caso, he logrado canalizar la información a través de la escritura y de la voz.

 

Hay sesiones que duran más de una hora, donde se mantengo sin apenas moverme, y después noto entumecimiento en algunas articulaciones, especialmente en las rodillas, cuando mantengo las piernas cruzadas. Esto es lógico, pero se me soluciona muy rápido. En otras ocasiones me siento de un modo normal y apenas noto ese entumecimiento, por lo que parece evidente que es una consecuencia del mantenimiento de una determinada postura y no por otra causa.

 

El objetivo que yo me marco siempre es estar abierto a las enseñanzas que puedan enviar y que sean buenas para mí y para las personas a las que se las pueda transmitir. En resumidas cuentas, se trata de valorar cómo puedo progresar yo y cómo puedo ayudar a que los demás progresen. Con esta actitud, las preguntas que podemos plantear nunca serán triviales.

 

El progreso que podemos tener de estas experiencias no solamente deriva del hecho de aprender, aplicar y transmitir las enseñanzas que ellos puedan dar. También se pueden dar testimonios de las experiencias individuales de cada persona, por ejemplo, en cuanto a las experiencias en el aprendizaje, el modo en que hemos contactado con los seres espirituales, el modo en que esto influye en nuestras propias vidas, cómo hemos puesto en práctica estas enseñanzas, etc.

 

Deseo hacer unas advertencias o consejos finales. Esto no es un juego ni permite satisfacer la curiosidad. Si deseas experimentar el contacto y las enseñanzas de los Hermanos Espirituales, te aconsejo que te prepares, porque puede ser más peligroso que escalar una alta montaña o hacer una expedición por una selva desconocida, ya que la experiencia me demuestra que hay tanto espíritus malos como buenos, y la mala práctica no produce buenos resultados. Es necesario estar muy preparado y los peligros son reales, pero la evolución que se logra con la experiencia no tiene comparación. Recomiendo una preparación inicial, estudiando los libros que sugiero leer u oír en primer lugar (acceder en descargas gratuitas de publicaciones espíritas) y contactando con algún grupo espírita, que pueda guiarte en el camino. Si no puedes hacerlo, puedes contactar conmigo (ver contactar o suscribirse). Haré lo posible para ayudarte.

 

[1] Ver artículo Cómo seguir el camino de Dios

 

Más información:

Índice

Contactar o suscribirse

La Ley del Amor (PDF)


Comentarios

Publicar un comentario

Gracias por aportar tus comentarios. Serán publicados tras la revisión por el administrador

Entradas populares de este blog

Índice

Solicitudes de Oraciones

Actividades de apoyo y ayuda